Nikodemo sueños con plazos de entrega

El pasado jueves celebrábamos una cena todo el equipo de Nikodemo. Había ganas de ritualizar la nueva etapa. Por un lado conocer las dos incorporaciones al equipo, así como detallar a todas las novedades y planes de la empresa para estos próximos meses. Y es que lo que resta del año 2008 promete ser muy movido.

Un montón de iniciativas que cristalizarán en los próximos meses. Parece sorprendente como un equipo tan pequeño (hasta ahora 8 personas) puede hacer tantas cosas.

La compañía padece todos los síntomas de cualquier empresa con crecimiento acelerado, con la ventaja (o desventaja según como se mire) de un dominio absoluto de perfiles creativos (la derecho del cerebro).

La entrada de LaCaixa ha acelerado lo que ya veíamos desde hace tiempo, la necesidad de equilibrar un poco más la balanza, incorporando profesionales del lado más izquierdo-racional.

En esto estamos justamente ahora. Aterrizar, estructurar y planificar, racionalizar en definitiva el torrente de creatividad y hacer que sea “creatividad con los pies en el suelo”.

Estoy convencido que lo difícil ya lo hemos hecho: convertir en ventaja el hecho que el talento individual trabaje en equipo (“none of us is as smart as all of us”). Esto es, confirmando que ninguno de nosotros es tan inteligente como todos nosotros juntos. Algo que compruebo a diario.

El equipo de Nikodemo es entusiasta y comprometido hasta la médula. Han aguantado y mucho. Aunque suene a algo increíble, la agenda vital de todos (sin excepción) está sincronizada con el proyecto. Eso no evita las fricciones y las crisis dentro del equipo. Nadie dijo nunca que trabajar en equipo y bajo presión, fuera fácil.

Es una compañía que a pesar del buen ambiente, se trabaja mucho. En la medida que puede, la empresa cuida al equipo, pero el nivel de exigencia es altísimo. El trabajo es su propia recompensa, aunque agradecerían un aumento de sueldo y unas oficinas un poco más decentes…

Desean pertenecer y hacer algo especial. “Make a dent in the universe” (algo así como “hacer mella en el universo”) dijo Steve Jobs acerca del equipo que creo el ordenador Macintosh.

El optimismo y la energía positiva son imprescindibles, pero no suficiente. Hay que hacer que suceda. Y es que los grupos talentosos aunque tengan grandes sueños y proyectos importantes, tienen que cumplir con los plazos entrega…

Post relacionados:

  • No Related Posts
Esta entrada fue publicada en creatividad, empresa, nikodemo. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.