Superpoder del Siglo XXI: Concentrarse en la era de la distracción

Dentro de la serie de las habilidades profesionales esenciales, que se conviertes an auténticos «superpoderes para profesionales del siglo XXI» es esencial referirnos a la capacidad de concentración, a la capacidad del trabajo profundo.

La concentración conecta claramente con la corriente de la «productividad» y también del «minimalismo«. Cal Newport es unos de los apóstoles del minimalismo digital, que en 2016 publicó Deep Work que ahora edita Península en español como Céntrate (Deep Work): Las cuatro reglas para el éxito en la era de la distracción

Explica que el trabajo que exige su total concentración es intrínsecamente valioso y gratificante. Debe ser capaz de realizar un «trabajo profundo» para tener éxito en una economía de la información. Sin embargo, las personas enfrentan cada vez más distracciones o presiones sociales que las impulsan a realizar trabajos superficiales. Newport desarrolla tus ideas con una combinación de investigación formal, historias y relatos personales sobre los desafíos y recompensas del trabajo profundo. Brinda consejos para organizar su vida de modo que respalde el trabajo profundo, que considera valioso, productivo y poco común. 

Esta fue una lectura bastante inspiradora pero difícil de cumplir. Va contra la corriente de tantos hábitos y modas sociales y laborales actuales. El libro se divide en dos amplias secciones: la primera es el por qué: por qué el trabajo profundo es bueno pero por qué no sucede; el segundo es el cómo: consejos para hacer que suceda un trabajo profundo en su vida, con enfoques muy diferentes dependiendo de la naturaleza de la vida y el trabajo de cada uno.
El libro sí señala que el trabajo profundo realmente no es para todos: por razones diferentes pero relacionadas.
Muy recomendable para cualquier persona interesada en cómo trabajar mejor a nivel individual o cómo se podría hacer mejor el trabajo a nivel organizacional. 

Principales ideas ‘Céntrate (Deep Work)’

  • El “trabajo profundo” es un trabajo profesional que requiere un enfoque y concentración intensos.
  • El trabajo profundo es esencial y fundamental para el trabajo del conocimiento.
  • Es necesario para dominar temas complejos más rápidamente.
  • La cantidad de trabajo de élite que produce es igual al tiempo que dedicas a tu tarea multiplicado por la intensidad con la que te concentras.
  • Los obstáculos y las demandas conflictivas aumentan día a día y dificultan el trabajo profundo.
  • El trabajo profundo promueve un sentido de fluidez, significado y santidad.
  • Evalúa tus hábitos y acciones con el objetivo de estructurar tu tiempo para proteger la atención que necesitas para un trabajo profundo.
  • Algunas personas integran el trabajo profundo en sus vidas en unidades diarias.
  • Otros, como Bill Gates, se retiran del mundo periódicamente durante períodos de completa concentración.
  • Para promover el trabajo profundo, «abraza el aburrimiento», «abandona las redes sociales» y «estimación de los tiempos» de tu vida.

«Trabajo profundo» y por qué es importante

El trabajo profundo es un trabajo profesional que requiere un enfoque completo y una concentración total. El trabajo profundo lleva tus habilidades creativas y analíticas al límite. Para lograr verdaderos logros en el arte, la ciencia, los negocios u otros campos, debes trabajar profundamente. Para comprender el trabajo profundo, compáralo con el «trabajo superficial» ordinario. El trabajo superficial es el trabajo que puedes hacer mientras estás distraído. No le pides mucho a tu mente y aportas poco que sea nuevo o valioso.

«Trabajo profundo: actividades profesionales realizadas en un estado de concentración sin distracciones que llevan tus capacidades cognitivas al límite».

Las tendencias actuales te empujan a ti, y al resto del mundo, hacia el trabajo superficial. Este impulso para conectarse en red, twittear, responder rápidamente y realizar múltiples tareas puede llenar tus días con un trabajo superficial. Pero eso es peligroso. A menudo, las personas automatizan el trabajo superficial o lo saltan. Poner el trabajo superficial en el centro de su actividad profesional pone en riesgo tu carrera. El trabajo superficial tiene un valor limitado; el trabajo profundo ofrece un valor profundo. Poder hacer un trabajo profundo es cada vez más importante.

«Es necesario un trabajo profundo para exprimir hasta la última gota de valor de su capacidad intelectual actual».

La tecnología impone nuevas demandas a los trabajadores y muchos luchan por mantenerse al día. Entre otros desafíos, la tecnología está fragmentando y reestructurando la economía. Esto elimina algunos trabajos, pero recompensa a otros. Las empresas necesitan «trabajadores altamente calificados» que puedan dominar la tecnología compleja.

Especialización

En el pasado, las empresas contrataban a personas de su grupo de trabajo local o pagaban a personas para que se reubicaran. En ese entorno, los expertos locales cosecharon recompensas. Ahora, las empresas pueden pedir a los especialistas que trabajen a distancia. Esto desplaza a los trabajadores locales al tiempo que valida a las super-expertos. Empuja los mercados laborales hacia un modelo de «el ganador se lo lleva todo». De hecho, la tecnología de la información permite que las «superestrellas» en un campo multipliquen su influencia y recompensas. Para ganar un lugar en uno de los grupos de empleo que la economía de la información recompensa más, debes dominar las «cosas difíciles» y aprender material complejo rápidamente. Eso requiere alta concentración. Y debes «producir a un nivel de élite». Para eso, el trabajo profundo es fundamental; enfoca tu atención y habilidad como una lente.

«Práctica deliberada»

El trabajo profundo implica períodos de práctica deliberada. En esos momentos, te concentras en la habilidad específica que estás tratando de desarrollar y no cambias de tarea. La práctica deliberada requiere una «concentración ininterrumpida». Obliga a circuitos neuronales específicos a dispararse repetidamente, fijando estas habilidades en su lugar. El trabajo profundo le ayuda a alcanzar mejores resultados. La cantidad de trabajo de élite que produces es igual al tiempo que dedica a su tarea multiplicado por la intensidad con la que te concentras. Si cambia de tarea con frecuencia, sufre un «residuo de atención»: parte de su atención se aferra a una tarea anterior, lo que reduce su nivel de rendimiento. Obtenga retroalimentación para corregir su práctica y hacerla más productiva.

«Trabajo superficial: tareas no cognitivamente exigentes, de estilo logístico, a menudo realizadas mientras están distraídas».

El trabajo profundo es poco común y muchos aspectos del entorno empresarial moderno van en tu contra. La gente tiende a hacer lo que es más fácil en un momento dado. En el mundo empresarial actual, eso significa cada vez más mantenerse conectado y concentrarse en la rapidez con la que puede responder a los mensajes, en lugar de evaluar la calidad de la respuesta o el mejor uso de su tiempo. Las personas ahora tienden a dedicar menos tiempo a priorizar tareas y asegurarse de que están haciendo lo más importante. Simplemente se sumergen, utilizando «el ajetreo como un indicador de la productividad». Esto es comprensible: puedes medir la velocidad y la finalización de tareas, pero no puedes medir la profundidad. Medir el trabajo del conocimiento puede ser ambiguo. Aquellos que buscan métricas pueden aprovechar factores, como la velocidad, que tus jefes pueden medir con claridad.

«Culto a Internet»

Las personas actúan como si usar Internet y aprovechar al máximo su conectividad equivale a hacer un trabajo revolucionario. Hoy en día, las empresas cuyos servicios o productos no tienen nada que ver con la web invitan a las personas a que les den me gusta en Facebook. Las empresas presionan a los trabajadores del conocimiento para que usen Twitter y otros canales de redes sociales. Esto dispersa su atención en lugar de permitirles que se concentren en el enfoque que es crucial para su contribución real. El uso de Twitter los aleja. Esto es lamentable, porque el trabajo profundo es más importante para la sociedad y para quienes lo hacen que el trabajo superficial.

A qué le «prestas atención»

Los estudios de la conciencia defienden los méritos del trabajo profundo. Winifred Gallagher, escritora científica, pasó años estudiando cómo la atención da forma a la calidad de vida. Descubrió que la forma en que manejas tu atención es increíblemente importante para llevar una buena vida, más importante que tus circunstancias. Tu cerebro crea tu experiencia de acuerdo con lo que le prestas atención; dónde te enfocas y cómo enfocas las experiencias dan forma a tus emociones y resultados, «hasta el nivel neurológico». Acentuar los aspectos positivos de tu realidad entrena tu «corteza prefrontal» para evitar que tu amígdala se dispare con tanta fuerza en respuesta a «estímulos negativos». En el trabajo profundo, te enfocas en temas que importan. Eso da nueva forma a tu realidad de manera positiva. Los desafíos del trabajo profundo y su naturaleza estructurada generan el estado psicológico conocido como “fluir».

«Sin estructura, es fácil permitir que su tiempo se dedique a lo superficial: correo electrónico, redes sociales, navegación web».

En su libro de 2011 All Things Shining, Hubert Dreyfus y Sean Dorrance Kelly presentan un argumento filosófico a favor del trabajo profundo. Examinan cómo el significado y el carácter sagrado han cambiado con el tiempo. Lo sagrado parece más lejano que antes. Ellos rastrean este acceso cada vez menor a la Ilustración, específicamente a René Descartes, y a la demanda de que los individuos deben determinar qué es significativo para ellos mismos. Dreyfus y Kelly proponen la artesanía como una solución.

«Para tener éxito con un trabajo profundo, debes reconfigurar tu cerebro para que te sientas cómodo resistiendo los estímulos que distraen».

Focalizar permite a los artistas pasar de tener que crear significado a encontrar significado en los objetos que crean. El trabajo profundo permite que los trabajadores del conocimiento regresen a lo realmente importante.

Hay cuatro reglas te ayudarán a adoptar un trabajo profundo:

1. «Trabajar profundamente»

Haz el trabajo profundo una parte regular de tu vida. Elimina las distracciones y aumenta tu nivel de concentración. Muchas distracciones vienen del interior. Los deseos básicos como la comida y el sexo pueden distraerte. Otras distracciones son sociales y tecnológicas, como el deseo de revisar su correo electrónico o ver televisión. Desarrollar una rutina de trabajo profunda te ayuda a mantener tu concentración. Algunas personas siguen una “filosofía monástica”, aislándose por completo del mundo. Se desvinculan del correo electrónico durante períodos de tiempo, tal vez de forma permanente, y se centran por completo en el trabajo intelectual.

«En lugar de programar un descanso ocasional de la distracción para poder concentrarse, deberíaa programar el descanso ocasional del enfoque para ceder a la distracción».

Otros encuentran que esto no les funciona debido a tus obligaciones profesionales. Siguen una “filosofía bimodal” y alternan períodos prolongados de trabajo profundo con períodos en los que se concentran en otros lugares. Algunos académicos, por ejemplo, agrupan sus clases y se centran en la enseñanza durante un semestre y luego centran su atención en la investigación durante el resto del año.

«Aquellos que usan su mente para crear cosas valiosas [son] raramente descuidados en tus hábitos de trabajo».

Otras personas encuentran que una «filosofía rítmica» funciona mejor: programan un trabajo profundo a la misma hora todos los días. Aplican un «método de cadena» en el que añaden un nuevo eslabón de trabajo profundo cada día. Las personas que carecen de control sobre sus horarios diarios o que fácilmente «cambian a un modo de trabajo profundo», encuentran útil la «filosofía periodística». Estos pensadores aprovechan cualquier interrupción o brecha en sus horarios para trabajar profundamente en tus proyectos centrales.

“Cuando termines de programar tu día, cada minuto debe ser parte de un bloque. De hecho, le has dado un trabajo a cada minuto de su jornada laboral».

Una vez que encuentres un enfoque que funciona para ti, ritualiza tu elección para desarrollar hábitos que apoyen el enfoque. Piensa en dónde harás tu trabajo profundo y cuánto tiempo te concentrarás. Planifica cómo «apoyará tu trabajo». ¿Necesitas comer primero? ¿Dar un paseo? ¿Cómo mantendrás la concentración mientras trabajas y cómo medirás tus resultados? ¿Prohibirás Internet hasta que haya terminado o controlará cuántas palabras escribes? Hacer «grandes gestos» ayuda a solidificar el enfoque. JK Rowling se registró en un hotel para terminar de escribir el último libro de Harry Potter. Bill Gates tomó «Think Weeks» cuando dejaba Microsoft y se iba a una cabaña para leer y concentrarse.

2. «Abraza el aburrimiento»

Las personas en el mundo de hoy sufren una adicción a la distracción. El enfoque que requiere el trabajo profundo significa que debes escapar de esa adicción. Sin embargo, sin distracciones, te aburrirás. Cuando intentes concentrarte intensamente, anhelarás algo para romper el tedio. Pero si dejas de luchar contra ese aburrimiento y lo reconoces como una prueba de tu concentración, puedes convertir la concentración en un «hábito», algo que haces con regularidad porque es bueno para ti.

3. «Salir de las redes sociales»

Las redes sociales son entretenidas y te mantienen en contacto con la gente. Estos beneficios son menores en comparación con lo que le cuestan las redes sociales. Al considerar el uso de cualquier herramienta de redes sociales, identifica qué factores crean «éxito y felicidad en tu vida profesional y personal». Utiliza esa herramienta solo si ofrece más beneficios que negativos.

«Piensa de antemano qué vas a hacer con tus noches y fines de semana antes de que comiencen».

Piensa en esto como «la ley de los pocos vitales», o «la regla del 80/20» o el «principio de Pareto». Identifica tus dos o tres objetivos principales en el ámbito personal y profesional. Nombra las dos o tres actividades principales que contribuyen a alcanzar estos objetivos. Revisa las herramientas de red que usas ahora. Evalúa su impacto en la consecución de tus objetivos. Utiliza Internet para un propósito sustantivo, no para entretenimiento.

4. «Estimación del uso del tiempo»

El trabajo superficial desplaza al trabajo profundo más valioso. El trabajo profundo es agotador porque te lleva al límite. La mayoría de las personas tienen una capacidad máxima de cuatro horas de trabajo profundo al día. Tienes que llegar a ese nivel. Comenzar con una hora no es infrecuente.

«En un entorno empresarial sin una retroalimentación clara sobre el impacto de varios comportamientos en el resultado final, tendremos hacia los comportamientos que son más fáciles en el momento».

Muchas personas sobreestiman cuánto trabajan y subestiman cuánta televisión ven. Programa literalmente «cada minuto» de tu jornada laboral. Agrupa lotes de actividades relacionadas. A medida que utilizas este programa, verás que tus estimaciones de tiempo probablemente no estén correctas; es probable que subestimas la cantidad de tiempo que requieren las nuevas actividades. Experimentarás interrupciones. Cuando sucedan estas cosas, haz un nuevo horario. Con el tiempo, mejorarás en la estimación de su uso del tiempo. Programa «bloques condicionales de desbordamiento» de tiempo después de una actividad. Si la primera actividad se agota, continúa concentrándote en ella. Si terminaste antes de la fecha límite original, planea una segunda actividad. Deja tiempo para la inspiración espontánea. Adherirse estrictamente a un horario no es el objetivo. Tu objetivo es usar tu tiempo intencionalmente.

Herramientas de trabajo profundo

«Cuantifica la profundidad de cada actividad». Calcula cuántos meses te tomaría capacitar a un nuevo empleado inteligente para completar este trabajo. Cuando sepas cuánto esfuerzo requiere un trabajo, ubícalo en un espectro de profundidad. Oblígate a moverte hacia el extremo más profundo del espectro. Elabora un «presupuesto de trabajo reducido». Determina cuánto de tu tiempo pasas «en trabajos superficiales». La mayoría de las personas necesitan dedicar del 30% al 50% de su tiempo a trabajos superficiales: asistir a reuniones, responder correos electrónicos, completar trámites y cosas por el estilo. Si el trabajo superficial constituye todo o casi todo su trabajo, planifica tu transición a un trabajo más profundo.

«La capacidad de realizar un trabajo profundo es cada vez más escasa al mismo tiempo que se vuelve cada vez más valiosa en nuestra economía».

Aplica el principio de «productividad de horario fijo» para mejorar tu trabajo. Si trabajas en un trabajo de oficina tradicional, esto significa terminar todo tu trabajo a las 5:30 pm. Esto sirve como un antídoto contra la creencia de que debes trabajar más horas y durante el fin de semana para tener éxito. Se más selectivo sobre las tareas que realizas y las reuniones a las que asistes. Selecciona el trabajo que dé forma a su «destino profesional».

Protege tu tiempo

Es más difícil ponerse en contacto contigo para proteger tu tiempo de trabajo profundo y agotar tus aguas poco profundas. Debido a que enviar correos electrónicos es fácil, la gente lo hace de manera informal. Muchos destinatarios sienten la obligación de responder. No lo hagas. Responde de forma selectiva. Haz que las personas que se pongan en contacto contigo «trabajen más». Por ejemplo, en lugar de ofrecer una dirección de correo electrónico general, utiliza un “filtro de remitente”: un breve prefacio que pide a los corresponsales que se comuniquen contigo para brindarle oportunidades específicas relacionadas con actividades particulares.

“Identifica los factores centrales que determinan el éxito y la felicidad en tu vida personal y profesional. Adopta una herramienta solo si tus impactos positivos en estos factores superan sustancialmente tus impactos negativos «.

Trabaja más cuando respondas correos electrónicos. No respondas rápidamente para expresar interés general o acuerdo. Continúa con los detalles. Si alguien pide reunirse contigo y estés de acuerdo, enumera las horas específicas en las que está disponible y pídele a la persona que acepte una de ellas. Si has recibido una solicitud para ayudar con un proyecto, brinda esa ayuda y define el siguiente paso, para que no envíes correos electrónicos de un lado a otro. No respondas correos electrónicos ambiguos y abiertos, notas que no te interesen o correos electrónicos que no ofrecen ningún beneficio si respondes y no hay penalización si no lo haces.

Foto de Andrea Piacquadio en Pexels

Post relacionados:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.