El arte de pensar con claridad por Rolf Dobelli

El libro de Rolf DobelliEl arte de pensar, es un compendio de errores sistemáticos en la toma de decisiones. Rolf Dobelli desglosa las falacias lógicas más comunes que aquejan a la humanidad. Las falacias lógicas afectan a todos, son extremadamente difíciles de evitar y pueden entorpecer nuestra capacidad de toma de decisiones. Dobelli anima a los lectores a mejorar sus decisiones aprendiendo a reconocer estas falacias y a solucionarlas.

El arte de pensar se publicó en 2011, inmediatamente después de un período de expansión sin precedentes en el estudio psicológico. Dobelli no fue el único en aprovechar el mayor interés por la psicología antes mencionado. Según explican, Dobelli se inspiró para crear su propia lista de falacias después de leer un borrador inicial de Antifragile de Nassim Nicholas Taleb, que se publicó en 2013 (posteriormente Taleb acusó a Dobelli de plagiarlo). Otros libros, como Pensar rápido, pensar despacio de Daniel Kahneman, publicado en 2012, también exploraron las falacias psicológicas con gran éxito. Sin embargo, Dobelli es único en la amplitud de su contenido. La mayoría de sus contemporáneos se centraron en algunas falacias con una raíz común, mientras que Dobelli exploró 99 de las falacias más comunes, incluyendo cómo se forman y cómo superarlas.

Principales ideas de ‘El Arte de Pensar’

  • Los seres humanos están sujetos a errores cognitivos irracionales. Identificar el efecto de estos defectos en tus patrones de pensamiento te ayudará a tomar mejores decisiones.
  • El “sesgo de supervivencia” lleva a las personas a sobreestimar sus posibilidades de éxito.
  • En las garras de la «falacia del costo irrecuperable», la gente tiende a quedarse con un proyecto, incluso uno malo, una vez que ha invertido una cierta cantidad de «tiempo, dinero, energía o amor» en él.
  • El “sesgo de confirmación” impulsa a las personas a enfatizar los datos que confirman sus creencias y descartar la información que entra en conflicto con su visión del mundo.
  • La vida parece más fácil de entender cuando las historias la explican, pero el “sesgo de la historia” distorsiona la realidad.
  • Debido al “efecto de exceso de confianza”, los expertos generalmente sobreestiman cuánto saben.
  • Los humanos encuentran consuelo creyendo que pueden controlar el mundo que los rodea, incluso cuando no pueden. Esa es la «ilusión del sesgo de control».
  • El «sesgo de resultado» o «error del historiador» es la tendencia a evaluar las decisiones en función de los resultados en lugar del proceso.
  • La tristeza de la pérdida es más fuerte que la alegría de una ganancia comparable; eso es «aversión a la pérdida».
  • La “disonancia cognitiva” está en el trabajo cuando las personas reformulan los eventos negativos bajo una mejor luz.

Errar es humano

Los seres humanos son propensos a errores cognitivos, o barreras para el pensamiento claro y lógico. Todo el mundo experimenta patrones defectuosos en el proceso de razonamiento. De hecho, muchos de estos errores comunes tienen una historia que se remonta a siglos atrás. Incluso los expertos son víctimas de tales fallas, lo que podría explicar por qué los financieros supuestamente inteligentes retienen las inversiones durante demasiado tiempo. Identificar los “errores cognitivos sistemáticos” te ayudará a evitarlos. No puedes eludir estas irracionalidades por completo, porque eso requeriría un nivel de control y fuerza de voluntad más allá de la capacidad humana. Sin embargo, familiarizarse con estas trampas mejorará tu capacidad para tomar decisiones astutas. Presta atención a esta selección de errores cognitivos para evitar sus consecuencias:

“Sesgo de supervivencia”

Las historias de bandas de garaje que triunfan, los autores que publican éxitos de ventas o los atletas universitarios que firman con las grandes ligas por millones son tan inspiradores que las personas tienden a sobrestimar sus propias posibilidades de duplicar tales trayectorias profesionales. Este sesgo hace que la mayoría de la gente se concentre en las pocas estrellas que se elevan, no en los millones de humanos comunes que fallan. Esta tendencia es bastante perniciosa entre inversores y empresarios. La probabilidad de que una empresa emergente de tecnología se convierta en el próximo Google es casi nula, pero los financiadores y los expertos en tecnología arriesgan dinero persiguiendo esa oportunidad difícil de alcanzar. Sumérjete en la realidad y evite este escollo “visitando con frecuencia las tumbas de proyectos, inversiones y carreras que alguna vez fueron prometedores”.

“Ilusión del cuerpo del nadador”

Quieres ponerte en forma. Admiras el físico esbelto de un nadador profesional, por lo que te diriges a la piscina local, con la esperanza de que tú también puedas lograr un cuerpo tan elegante. Has caído presa de la ilusión del cuerpo del nadador que te lleva a confundir los «factores de selección» con los resultados. ¿Michael Phelps tiene el cuerpo de un nadador perfecto porque entrena intensamente, o es el mejor nadador competitivo del mundo porque nació con una estructura delgada y musculosa? ¿Los cosméticos embellecen a las mujeres, o las modelos que ya son bellas exhiben los cosméticos de la mejor manera posible? ¿Harvard moldea a los mejores y más brillantes del mundo, o los niños más inteligentes eligen Harvard? Estos enigmas del huevo y la gallina nublan las aguas entre los criterios de selección y los resultados.

“Falacia del costo hundido”

El viejo dicho sobre «tirar el dinero bueno tras el malo» expresa el corazón de esta falacia: la tendencia a perseverar en un proyecto una vez que se ha invertido «tiempo, dinero, energía o amor» en él, incluso después de que la emoción o el potencial de ganancias hayan desaparecido. ido. Esta es la razón por la que los especialistas en marketing se apegan a las campañas que no muestran resultados, por la que las parejas permanecen juntas mucho después de que se apaga la chispa, por la que los inversores tienen acciones que siguen perdiendo valor y por la que Gran Bretaña y Francia invirtieron miles de millones en el avión Concorde cuando era claramente un fracaso. Al decidir cuánto tiempo quiere continuar con un proyecto, excluya los costos incurridos de su evaluación y quédese con el buen dinero.

«Sesgo de confirmación»

Las personas tienden a descartar la información que entra en conflicto con sus creencias. Los ejecutivos enfatizan la evidencia de que sus estrategias funcionan y racionalizan los indicadores contrarios. Sin embargo, las excepciones no son solo valores atípicos; a menudo refutan las ideas fijas. Si eres optimista, corroborarás tu punto de vista positivo en todo momento; si eres pesimista, encontrarás muchas razones para ver una situación negativamente. Las personas se enfocan en la retroalimentación que se ajusta a su visión del mundo. Los expertos en negocios y los gurús de la autoayuda inventan teorías usando datos que los corroboran e ignorando la evidencia contradictoria. Sus teorías fallan cuando la información que ignoraron surge de todos modos. Protégete de este sesgo emulando a Charles Darwin, quien investigó cada elemento que contradecía sus hallazgos anteriores.

“A la naturaleza no parece importarle si nuestras decisiones son perfectas o no, siempre que podamos maniobrar por nosotros mismos en la vida, y mientras estemos listos para ser racionales cuando se trata de la crisis”.

El material que sigue en Internet puede reforzar su sesgo de confirmación porque crea silos de personas de ideas afines. Cuando visitas un sitio político que refleja tus opiniones, justifica tu punto de vista. Sin embargo, los motores de búsqueda personalizan los resultados según su historial de búsqueda en línea y sus intereses, filtrando así los datos que difieren de sus puntos de vista. Combata el sesgo de confirmación buscando puntos de vista opuestos y voces disidentes y aventurándose en el territorio intelectual del otro lado. Las personas también caen en el “efecto de falso consenso”. Asumen que la mayoría de la gente comparte su visión del mundo. Si cree en el calentamiento global, espera que la mayoría de la gente esté de acuerdo con usted. Sin embargo, aquellos que niegan su existencia también creen que tienen la opinión mayoritaria. Además, la gente asume que quienes no están de acuerdo con ellos son idiotas o mal informados.

“Sesgo de la historia”

Las personas encuentran la información más fácil de entender en forma de historia. Los hechos son secos y difíciles de recordar; los cuentos son atractivos. Las personas encuentran más fácilmente el significado de los acontecimientos históricos, la política económica y los avances científicos a través de las historias. Confiar en narrativas para explicar el mundo conduce a un sesgo de la historia que, desafortunadamente, distorsiona la realidad. Digamos que un automóvil cruzaba un puente cuando la estructura se derrumbó. Un periodista cubre la historia averiguando sobre el conductor, detallando su historia de fondo y entrevistándolo sobre la experiencia. Esto pone una cara al incidente, algo que los lectores quieren y necesitan. Pero ignora otras preguntas pertinentes: ¿Qué causó la caída del puente? ¿Hay otros puentes en riesgo? ¿Han investigado las autoridades el cumplimiento del puente con las normas de ingeniería? Para disipar la falsa sensación de conocimiento que otorgan las noticias, aprender a leer entre líneas y hacer las preguntas no formuladas. El “error de atribución fundamental” es un concepto erróneo relacionado. La gente tiende a dar crédito o culpar a una persona en lugar de un conjunto de circunstancias. Por lo tanto, los directores ejecutivos reciben un crédito indebido por las ganancias de una empresa, las multitudes animan a los entrenadores cuando los equipos ganan y los directores reciben la ovación cuando las orquestas se desempeñan bien.

“Efecto de exceso de confianza”

La mayoría de la gente cree que son inteligentes y pueden hacer predicciones precisas basadas en su conocimiento. En la mayoría de los casos, no pueden. Las personas, especialmente los especialistas y expertos, sobrestiman cuánto saben. Los economistas son notoriamente malos para predecir el desempeño del mercado de valores a largo plazo, por ejemplo. A pesar de las estadísticas que indican lo contrario, los dueños de restaurantes creen que sus restaurantes superarán el promedio, aunque la mayoría de los establecimientos de comidas cierran dentro de los tres años. El efecto del exceso de confianza se ve agravado por la tendencia a subestimar el tiempo y los costos de los proyectos, como el Big Dig de Boston y la Ópera de Sydney. Contrarresta este error cognitivo volviéndote pesimista, al menos en términos de planes que requieren tu tiempo o el dinero que tanto te costó ganar.

“Conocimiento del chofer”

El físico Nobel Max Planck dio su discurso de presentación con tanta frecuencia que su chofer podía recitarlo. De hecho, eso es lo que hizo el conductor un día, mientras Planck, con un sombrero de chofer, observaba desde la audiencia. Cuando alguien hizo una pregunta que el conductor no pudo responder, señaló a Planck y bromeó: “¡Qué pregunta tan simple! ¡Mi chofer lo atenderá! Las personas que operan bajo esta falacia de pensamiento confunden la credibilidad del mensaje con el mensajero. Los espectadores respetan a los presentadores de noticias como periodistas serios, pero muchos son simplemente lectores bien peinados. Los directores ejecutivos reciben un crédito indebido por el talento para el espectáculo, no por la perspicacia comercial. Warren Buffett contrarresta este sesgo invirtiendo solo dentro de lo que él llama su «círculo de competencia»: su conciencia de lo que sabe y lo que no sabe. Los verdaderos eruditos ven sus límites, mientras que los expertos elaboran teorías de humo y espejo.

“Ilusión de control”

Un hombre con un sombrero rojo llega al centro de la ciudad todos los días a las 9:00 a.m. y agita su sombrero como un loco durante cinco minutos. Un día, un oficial de policía le pregunta qué está haciendo. “Estoy manteniendo alejadas a las jirafas”, responde. “Aquí no hay jirafas”, afirma el oficial. “Entonces debo estar haciendo un buen trabajo”, responde el hombre. Al igual que el tipo del sombrero rojo, las personas se atribuyen el mérito de influir en situaciones en las que tienen poco control. Eligen números de lotería porque creen que tienen más posibilidades de ganar de esa manera que con los números que la máquina asigna al azar. La ilusión de control hace que los humanos se sientan mejor. Esta es la razón por la que funcionan los «botones de placebo«. Las personas presionan un botón en una intersección y esperan pacientemente una señal de «caminar», incluso si el botón no está conectado a la señal.

“Sesgo de resultado”

El sesgo de resultados, o «error del historiador«, describe la tendencia a evaluar las decisiones en función de los resultados, no de los procesos. Por ejemplo, en retrospectiva, está claro que el ejército estadounidense debería haber evacuado Pearl Harbor antes de que los japoneses atacaran. La decisión de quedarse parece deplorable a la luz del conocimiento actual. Sin embargo, los altos mandos militares en ese momento tuvieron que decidir en medio de señales contradictorias. Un mal resultado no significa necesariamente que la decisión haya sido mala. La suerte, el momento y otros factores externos entran en juego. Evita este sesgo centrándote en el proceso y los datos disponibles en ese momento en lugar de concentrarse únicamente en los resultados.

“Aversión a la pérdida”

Encontrar 100€ te haría feliz, pero esa felicidad no sería igual a la angustia que sentirías si perdieras 100€. El golpe emocional negativo de una pérdida es más fuerte que la alegría positiva de una ganancia comparable; La aversión a las pérdidas explica por qué los inversores ignoran las pérdidas en papel y mantienen las acciones en caída. Los especialistas en marketing explotan la aversión a las pérdidas para vender productos y conceptos. Por ejemplo, persuadir a la gente para que compre aislamiento para el hogar describiendo cuánto dinero perderán sin él es más fácil que convencerlos de que lo compren mostrando los ahorros que ganarán. El “miedo al arrepentimiento” es primo de la aversión a la pérdida. Una mala decisión evoca sentimientos desagradables. Si dejas pasar una ganga hoy, es posible que te arrepientas mañana. Este miedo hace que las personas permanezcan en sus zonas de confort con inversiones, riesgos personales y compras.

«Disonancia cognitiva»

La fábula de Esopo sobre el zorro que murmuraba “uvas agrias” cuando no podía alcanzar la fruta que colgaba sobre su cabeza ilustra un error de razonamiento frecuente. Los humanos reinterpretan los eventos cuando los resultados no salen como ellos quieren. La disonancia cognitiva está en juego cuando, ante el rechazo, de una escuela, trabajo o equipo, por ejemplo, decides que no querías estar allí de todos modos. También es un factor cuando las personas revisan sus inversiones y encuentran razones para seguir creyendo que tomaron decisiones inteligentes a pesar de la evidencia de lo contrario.

“Esencialmente, si piensas demasiado, cortas tu mente de la sabiduría de tus sentimientos”.

La «justificación del esfuerzo» es una forma de disonancia cognitiva que hace que las personas racionalicen su comportamiento. En este caso, la gente llega a creer que la cantidad de esfuerzo que ponen en una tarea o proyecto se traduce en un mayor valor. IKEA explota esta tendencia a su favor al comprender que cuando las personas ensamblan un mueble, se sienten más apegadas a él. Del mismo modo, los difíciles exámenes de ingreso a la escuela o las iniciaciones en clubes hacen que la aceptación parezca más valiosa. No dejes que la justificación del esfuerzo influya en tu objetividad en el trabajo. Cuanto más tiempo y esfuerzo dedican las personas a un proyecto, menos capaces son de juzgarlo con claridad.

“Ceguera alternativa”

Los humanos no piensan en todas sus alternativas cuando contemplan una oferta. Digamos que una comisión de planificación de la ciudad propone construir un estadio deportivo en un terreno baldío. Los partidarios argumentan que la arena crearía empleos y generaría ingresos. Piden a los votantes que decidan entre un lote baldío y un estadio, pero no mencionan otras opciones, como construir una escuela. Tomar decisiones informadas significa dejar de lado las opciones. Irónicamente, la gente moderna sufre de demasiadas opciones. Esa es la “paradoja de la elección”. En tu mercado, debes seleccionar entre muchas marcas de yogur y docenas de botellas de vino. Aunque tener opciones es bueno, demasiadas opciones hacen que las personas se paralicen, usen criterios limitados o cuestionen continuamente sus opciones.

Deformación profesional

Mark Twain dijo en broma: «Si su única herramienta es un martillo, todos sus problemas serán clavos«. Esta declaración resume maravillosamente este falso hábito de razonamiento. La gente quiere resolver problemas con las habilidades que tienen. Un cirujano recomendará cirugía, no acupuntura. Los generales optan por el compromiso militar, no por la diplomacia. La desventaja es que las personas a veces usan las herramientas incorrectas para tratar de resolver problemas. Busca en tu caja de herramientas el equipo adecuado y el marco cognitivo adecuado.

Imagen de Florin Radu en Pixabay

Post relacionados:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.