Cinco prioridades para organizaciones que quieren aprovechar el futuro

Es imposible predecir en manos de quién estarán los grandes negocios del mundo en los próximos decenios ¿Serán grandes gigantes de Internet? Recuperarán el terreno perdido los emporios clásicos? O quizás grandes plataformas surgidas de la colaboración, que desplazan el eje del poder de la corporación centralizada, al colectivo como proponen los máximos creyentes del consumo colaborativo? La experiencia nos demuestra que el futuro no será blanco o negro, pero es innegable que hay movimiento

seguir leyendo

Escoge ¿Eres víctima o culpable?

Hace unas semanas tuve ocasión de compartir una larga y abierta conversación sobre estrategia empresarial con altos directivos. Tomé un montón de notas que he ido repasando y repensando varias veces. Sentía la necesidad de hacer algún aclarado y compartir algunas de las perlas apuntadas. Hace unos años habría pensado que estas notas aplican a empresas del sector tecnológico, la paradoja es que hoy creo que son aplicables a casi cualquier sector de actividad. Aquí

seguir leyendo

Principios de la nueva era, reflexiones para inquietos y supervivientes

No hay destino, hay movimiento. Hace más de un año escribí crea tu territorio y viaja hacia él. Durante este tiempo no he hecho más que confirmar lo que compartía entonces, especialmente con “Todo va muy rápido. Demasiado, pero nosotros no podemos ralentizarlo. Incluso los destinos cambian. En esa modernidad líquida tan bien descrita por Zygmunt Bauman los destinos cambian de lugar y los que no varían, pierden encanto con más rapidez que aquella a

seguir leyendo

¿Eres un globo, zeppelin, cohete o avión?

En una mayoría de categorías de producto, los cambios se suceden a gran velocidad. Los ciclos de vida del producto se acortan. Son exigencias comerciales del guión, en una película en la que los consumidores, suelen rendirse con frecuencia al mantra de lo último. Da igual que sea pagando más por esa exclusividad temporal, haciendo sacrificios impensables o simplemente comportándonos como auténticos fanboys. Lo último atrae. Muchas veces sin saber a qué demonios nos estamos

seguir leyendo