Avanza la economía de la lealtad: clientes como accionistas

Decía Meter Druker que “El verdadero negocio de cada empresa es hacer y mantener clientes”. Desde mucho antes que se acuñara el término marketing, allá en los inicios del S.XX, cualquier negocio ha tenido claro que los negocios se basan en la construcción de relaciones rentables con sus clientes. Algo fundamental, ya seas una tienda de barrio o una operadora de telecomunicaciones (aunque a veces no lo parezca). Durante decenios las marcas se ha esforzado

seguir leyendo

Monedas virtuales y economía de lealtad

Como a otros muchos, tengo especial interés por las monedas virtuales. Me atrae la idea que algún día se pueda crear una moneda “de curso legal” para todo Internet, algo por otro lado realmente imposible que suceda. Reconozco que bien podría ser una de las utopías de la república imaginaria de Internet… Desde hace tiempo comunidades virtuales como Habbo o SecondLife, juegos multijugador como WoW han acuñado sus propias monedas virtuales. Otros monstruos como Facebook,

seguir leyendo

La lealtad no se lleva este otoño

La crisis se empieza a notar en mi entorno. El mismo día me entero que dos personas, con puestos de responsabilidad en sus respectivas compañías, han sido despedidas. Una en una conocida empresa de telecomunicaciones (Ono) que “sólo” despedirá a un tercio de la plantilla. ¿Las causas? las habituales. “El empeoramiento de la situación económica y la búsqueda de una reducción de costes…” y –atención- “…medidas para incrementar la calidad del servicio y la atención

seguir leyendo

Tattoo de Cálico Electrónico

Un fan de Cálico Electrónico nos ha mandado estás imágenes mostrando feliz su tatuaje. Raúl, cuando lo ha visto, se le saltaban las lágrimas de emoción. No es para menos. Esto es un caso auténtico de creación de vínculos emocionales con tu cliente. Además, en el caso Nikodemo, construido de forma viral y buzzmarketing, sin inversión publicitaria. Sólo así se explica el haber superado los 50 millones de visitas en la web. Si esto no

seguir leyendo