‘Cuando caen los gigantes’ de Michael J. Panzner

Es numerosa la literatura cuyo propósito es ayudarte a entender el Mundo y el futuro. En ocasión quería referenciar When Giants Fall: An Economic Roadmap for the End of the American Era de Michael J. Panzner. El autor defendía en 2009 los turbulentos cambios económicos que debían ocurrir en los próximos años y examina las oportunidades económicas resultantes.
El futuro es «formidable»: guerra nuclear, rebeliones sangrientas, desglobalización, xenofobia y lucha darwiniana por la supervivencia. Al menos así es como Michael J. Panzner prevé el futuro y lo escribe con prolífica persistencia en When Giants Fall. Según él, con los días de EE.UU. como una superpotencia hegemónica están llegando a su fin, el vacío de liderazgo emergente alterará profundamente las actuales alianzas políticas, económicas y militares. Algo que ya comentado tras la lectura de Principios para enfrentarse al Nuevo Orden Mundial de Ray Dalio.

Este cambio tectónico en el orden global estará marcado por una violencia creciente y un colapso de los mercados y mecanismos financieros. A pesar del panorama sombrío, el veterano financiero que ha trabajado para HSBC y JP Morgan Chase no está tratando de asustar a los lectores: postula un plan de juego para sobrevivir, incluso prosperar. “La era post-estadounidense bien puede representar una oportunidad singular, cuando uno puede lograr objetivos financieros que nunca pensó posibles”, dice. Aunque el libro apunta a los inversores estadounidenses, los de mercados emergentes como India también podrían ganar. Este es el por qué:

Pensar en pequeño

El autor recomendaba identificar las industrias preparadas para enfrentar los próximos desafíos es el primer paso. La verdadera prueba es elegir los valores (stocks) correctos. A medida que el mundo se adapta a la realidad del agotamiento de los recursos, el autor espera un cambio estructural más amplio que favorezca a las empresas más pequeñas y las empresas con ventajas de ubicación. Las corporaciones más grandes que disfrutaban de salarios globales y diferenciales de costos de producción encontrarán que sus ventajas se erosionan frente a la creciente reacción contra la subcontratación y la era del aislacionismo, presagia. Los inversores harían bien en apegarse a las empresas con un fuerte enfoque nacional en lugar de las multinacionales. La inferencia para los inversores indios es invertir en empresas de telecomunicaciones, servicios públicos y bienes de consumo locales como Marico.

Apuesta por las materias primas

A pesar del reciente derrumbe del mercado de materias primas, el autor presenta argumentos serios para invertir en ellas, particularmente en las que son escasas. La creciente prosperidad en el mundo en desarrollo impulsará la demanda de productos básicos y dará como resultado una búsqueda desesperada de estos activos. Las naciones ricas en materias primas jugarán duro económicamente, elevando los precios. “El hecho de que tengan un atractivo universal significa que poderosos intereses estarán al acecho para adquirir estos recursos para sí mismos, mediante el engaño o la fuerza”, señala el autor.

Por supuesto, se aplican condiciones. Por un lado, solo unos pocos elegidos están preparados para hacerlo bien, gobernados por estructuras de mercado, dinámicas de producción y logística. Por lo tanto, debe poseer directamente el activo principal o invertir en industrias aliadas. Para los inversionistas globales, Panzner sugiere a Canadá como el destino ideal. Ricos yacimientos de hidrocarburos y enormes extensiones de tierra cultivable lo convierten en el mejor situado, seguido de Brasil, Nueva Zelanda, Tailandia y Vietnam.

La importancia de la moneda

Con la estrella estadounidense en declive, se cuestiona la aceptación casi universal del dólar como moneda de reserva internacional. Es cada vez más probable que las materias primas mundiales clave, como el combustible, pronto tengan un precio en yuanes, rublos y monedas de otros campeones de los mercados emergentes. Esto reducirá la necesidad de adquirir y mantener dólares con fines transaccionales. Las instituciones con asignaciones de cartera que están sobre ponderadas en activos denominados en dólares tendrán que ajustar las tenencias, y los inversionistas indios deberían hacer lo mismo. Cuanto antes lo haga, mejor será: el sonido del rebaño apresurándose a deshacerse de sus montones de dólares desencadenará un efecto dominó y el ancla de la estabilidad se convertirá en peso de plomo.

Invertir en bienes raíces

Obvio, pero la clave está en considerar el tipo de propiedad. La vivienda, la propiedad comercial y la industrial permanecerán estancadas, mientras que las tierras de cultivo, las propiedades que contengan yacimientos minerales o las que ofrezcan protección contra elementos naturales o geopolíticos hostiles tendrán ventaja. A medida que la escasez de combustible dicta cada vez más dónde elige vivir la gente, los cálculos del autor sugieren que las ciudades pequeñas y medianas adyacentes a los sistemas de transporte público y vías fluviales navegables a prueba de inundaciones serán atractivas. Del mismo modo, invertir en metros podría ser arriesgado, dada su excesiva dependencia de la energía y su falta de autosuficiencia. En el caso de mercados emergentes como India, las propiedades inmobiliarias en áreas metropolitanas ya están sobrevaloradas; a los inversionistas les conviene buscar ofertas en ciudades y pueblos más pequeños.

Los argumentos parecen razonablemente sólidos, pero el libro que pretende ser una guía práctica es más un registro de todo lo que se ha dicho durante los últimos dos siglos. Ya sea un intento de validar su postura o mostrar la amplitud de su investigación, Panzner dedica tanto espacio a citar a economistas, periodistas, políticos, autores y actores como a escribir sus propios puntos de vista.

Por lo tanto, el libro no logra esbozar sugerencias precisas y se conforma con resaltar tendencias generales. En lugar de sugerir el mejor curso de acción, Panzner enumera múltiples opciones: aquellos que piensan que los precios de las acciones caerán pueden hacer apuestas a largo plazo, incluida la venta de acciones o futuros de índices bursátiles en corto, o incluso tratar de negociar repuntes contratendencia. No es muy útil, ¿verdad?

El autor de ‘Cuando caen los gigantes’ habla de forma provocativa sobre un mundo que está cambiando drásticamente respecto a lo que conocemos hoy dadas las tendencias económicas y demográficas del nuevo milenio

Consejos de Panzner para empresas

  • En un mundo con recursos limitados, las ventajas como los diferenciales de costos de producción global se disiparán. Los empresarios tendrán que enfocarse más localmente.
  • Las empresas que tienen en cuenta las interrupciones y la incertidumbre en sus planes tendrán una ventaja.
  • La subcontratación de la producción podría resultar más costosa cuando se tienen en cuenta los costos económicos y políticos de un nuevo mundo geopolítico.
  • Buscar formas de transformar los desechos en productos utilizables. Esto impulsará la eficiencia y generará beneficios ecológicos en un mundo cada vez más consciente del medio ambiente.
  • Los mayores ganadores serán las empresas que puedan brindar seguridad y formas para que los clientes se protejan contra una creciente plétora de amenazas.

Foto de Skyler Ewing

Post relacionados:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.