‘El fin del poder’ de Moisés Naim

“Gobernar ya no es lo que era”, principalmente por la “decadencia del poder”, escribe Moisés Naím en su libro El fin del poder. El poder ahora es más fácil de obtener, pero más difícil de mantener y usar. Los centros de poder tradicionales (gobiernos, grandes corporaciones privadas, etc.) se enfrentan cada vez más a «micropoderes» más ágiles, como piratas informáticos, activistas de un solo tema y partidos políticos marginales. Los actores establecidos ahora enfrentan el desafío de lidiar con la amenaza que representan los micropoderes.

El título del libro es engañoso: el poder no se está acabando. Más bien, según el autor, será cada vez más difuso y efímero, y quienes lo ostenten deberán actuar con rapidez para lograr sus objetivos.

Naím argumenta que la permanencia promedio de los directores ejecutivos y líderes estatales se está reduciendo y el poder cambia de manos con más frecuencia. Es menos probable que las empresas dominen sus mercados durante mucho tiempo. Los que están en el poder a menudo se ven limitados por actores que compiten entre sí. Además, los ciudadanos son cada vez más capaces de influir en los problemas sin una costosa red de apoyo. No está claro por qué el autor insiste en rechazar la importancia de Internet en todo esto; puede tener razón en que la tecnología no es el factor decisivo, pero seguramente es crucial.

Moisés Naím, en Rio de Janeiro el 14 de abril de 2008. Fuente World Economic Forum/Photo by Alexandre Campbell

Para muchos ciudadanos de diferentes países que han experimentaron protestas masivas, parece correcto. Y, sin embargo, ese argumento principal en El fin del poder que las cosas hayan cambiado radicalmente no es del todo convincente. Si bien el surgimiento de partidos marginales, piratas informáticos y protestas de jóvenes sin líderes es realmente fascinante, aún no está claro si cambian las dinámicas de poder subyacentes y cómo lo hacen. Después de todo, ¿qué logró el Tea Party en los Estados Unidos o el Pirate Party en Alemania? ¿Cambió algo fundamentalmente en Brasil después de las históricas protestas de 2013? ¿En qué se diferencian las protestas de hoy de las de los años 60? Mirando simplemente la difusión del poder, ¿en qué se diferencia fundamentalmente el surgimiento de las iglesias pentecostales y el declive del catolicismo en Brasil de, digamos, la Reforma protestante en Alemania en los siglos XVI y XVII? ¿En qué se diferencian las ONG modernas del movimiento global que acabó con la esclavitud hace más de un siglo? ¿Son realmente nuevos los actores terroristas no estatales como Al Qaeda? Y, lo que es más importante, ¿importan tanto como implica Naím? 

El autor puede tener razón en que las empresas suben y bajan más rápido que antes, pero no siempre se puede decir lo mismo de la política. La mayoría de los principales asesores de política exterior en los Estados Unidos han existido durante décadas, e incluso aquellos que apoyaron políticas desastrosas (como la Guerra de Irak) continúan ejerciendo el poder. A Barack Obama le importa lo que diga Henry Kissinger, quien ya asesoró al presidente Nixon hace cuarenta años. Una situación similar se puede observar en muchos otros países, donde las élites políticas permanecen en el poder durante mucho tiempo.

Naím cita a ex líderes como Fernando Henrique Cardoso y Bill Clinton, quienes dicen que tenían mucho menos poder del que la gente pensaba que tenían. Sin embargo, ¿fue eso realmente fundamentalmente diferente para los líderes del siglo XIX o principios del XX? La historia sugiere que incluso los gobernantes absolutistas enfrentaron fuertes restricciones, ya que las políticas impopulares podrían conducir a su derrocamiento. Después de la Segunda Guerra Mundial, el PIB de EE. UU. representó el 50 % del PIB mundial, lo que proporcionó a EE. UU. un poder aparentemente ilimitado y, sin embargo, a lo largo de la Guerra Fría, otros países pudieron restringir efectivamente a EE. UU. o establecer una autonomía considerable de la influencia de EE. UU.

Finalmente, la disminución de la movilidad social en los Estados Unidos y una creciente concentración de recursos pueden sugerir que el poder no es tan efímero como sugiere Naím. Las escuelas de la Ivy League de hoy están llenas de estudiantes cuyos padres donaron millones o asistieron a las mismas escuelas (o ambas). Lo mismo ocurre en potencias emergentes como Brasil o China, donde los lazos familiares siguen siendo muy importantes.

No obstante, Naím apunta a una serie de cuestiones fascinantes que merecen reflexión, y tiene fundamentalmente razón en su afirmación de que cuanto más difuso sea el poder, más difícil será resolver desafíos globales como el cambio climático.

Principales ideas de El fin del poder

  • El gran gobierno, las grandes empresas y organizaciones ya no monopolizan la influencia.
  • Más personas e instituciones han ganado poder.
  • El poder se evapora más rápido hoy que antes. Lo consigues y lo pierdes rápidamente.
  • Gobiernos e instituciones esposados ​​enfrentan situaciones en las que no se hace nada.
  • El sistema de partidos polarizado de Bélgica, por ejemplo, bloqueó la formación de un gobierno durante “541 días consecutivos” en 2010 y 2011.
  • El poder descentralizado afecta la capacidad de toma de decisiones de individuos e instituciones.
  • La difusión de la autoridad significa que menos personas u organizaciones pueden reparar oficialmente los agravios o brindar protección.
  • El mero número o masa de personas, equipos o armas importa menos ahora. Los actores más pequeños y ágiles derrotan o dañan fuerzas más grandes, mejor equipadas y más ricas.
  • El conocimiento y las ideas combinados de los empleados de una empresa, más su creatividad, marca y patentes, empequeñecen el valor de sus activos tangibles.
  • El poder excesivamente concentrado conduce al abuso y la apatía. El poder totalmente disperso conduce a la parálisis y la anarquía. La sociedad debe encontrar el equilibrio.

Olas de poder

Aunque la concentración de poder ha aumentado y disminuido a lo largo de los siglos, la influencia de los poderosos ha crecido desde la Revolución Industrial. Desde principios de 1900, las naciones, la iglesia, las instituciones y las organizaciones se han vuelto más grandes y complejas, adquiriendo mayor alcance y poder. Como resultado, el mundo es ahora un lugar más estable y seguro. Desde la Segunda Guerra Mundial, la democracia ha florecido y ha fomentado la estabilización de instituciones internacionales como las Naciones Unidas.

Los economistas Max Weber y Ronald Coase argumentan que el poder funciona mejor a través de sistemas grandes, organizados y burocráticos. Ser más grande es mejor para lograr la entrega confiable y justa de bienes y servicios. Los gobiernos deben ser grandes para hacer y hacer cumplir las leyes, defender a las naciones y regular las economías. Las grandes empresas disfrutan de economías de escala, lo que reduce los precios y mejora la calidad.

La Gran Depresión, que castigó a los jugadores pequeños, y las dos guerras mundiales, que requirieron una organización nacional masiva, llevaron a la gente a creer en concentrar el poder en grandes gobiernos, grandes corporaciones y otras instituciones dominantes. El final de la Segunda Guerra Mundial vio el crecimiento de GM e IBM, así como de grandes ejércitos permanentes e instituciones transnacionales. Los acuerdos internacionales, como los tratados comerciales y alianzas como la OTAN y el Pacto de Varsovia, concentraron aún más el poder en instituciones y coaliciones, cuya influencia creció durante décadas.

La caída del Muro de Berlín

Nadie puede decir cuándo comenzó a desmoronarse la vieja estructura de poder. El 9 de noviembre de 1989, el día en que cayó el Muro de Berlín, es un buen punto de partida. El posterior colapso de la URSS sugirió un mayor poder para los EE. UU., la superpotencia restante. Sin embargo, los insurgentes, los terroristas y las naciones que no cooperaron negaron a EE. UU. el ejercicio de un poder y una hegemonía sin precedentes.

La tendencia hacia una autoridad centralizada y altamente concentrada ahora está disminuyendo. El cambio de influencia de occidente a oriente, de los medios de comunicación a las redes sociales, y de instituciones y líderes a movimientos e individuos, informa el panorama cambiante del poder. El poder resulta más difícil de manejar y hay menos disponible para todos. Cualquiera que posea influencia hoy en día la encuentra “más difícil de usar y más fácil de perder”. Adquirir poder es más fácil que en el pasado: considere a aquellos que obtienen una influencia rápida pero fugaz a través de las redes sociales, pero las personas y las instituciones obtienen menos poder, lo ejercen con menos potencia y lo pierden más rápidamente. Debido a los datos rápidos y ubicuos, más personas miran, cuestionan y desafían a cualquier persona o cosa que tenga poder.

De pocos a muchos

Los micropoderes, como las milicias insurgentes, los movimientos de ciudadanos, los grupos de interés especial y los individuos decididos, pueden obstaculizar, estancar e incluso derrotar a fuerzas más grandes y mejor organizadas. A principios del siglo XIX, los insurgentes tenían solo un 10% de posibilidades de ganar sus guerras. Hoy en día, los insurgentes decididos derrotan a ejércitos de billones de dólares más a menudo de lo que fallan.

El reflujo del poder y la caída de dictadores beneficia a millones de personas. Pero si se elimina demasiada autoridad, la sociedad se desliza hacia la anarquía a medida que se derrumban las barreras al poder. Los sistemas políticos, por ejemplo, intentan excluir a los contendientes que no pertenecen a un partido establecido, y las grandes empresas reducen los precios temporalmente para aplastar a la nueva competencia. Sin embargo, los micropoderes derrotan regularmente a los megapoderes, a veces esperándolos o interrumpiendo sus negocios u otros puntos de poder.

Los directores ejecutivos y las corporaciones tienen mandatos mucho más cortos que sus predecesores. Las empresas de Fortune 500 rara vez permanecen en ese rango por mucho tiempo porque las nuevas empresas perturban sus mercados. En la filantropía, las grandes organizaciones de ayuda internacional apoyadas por el estado ceden territorio e influencia a miles de pequeñas organizaciones sin fines de lucro. Generalmente, esta disminución de potencia es progresiva. El poder excesivamente centralizado conduce a abusos e incluso a la tiranía. Sin embargo, el desembolso de poder fragmenta la autoridad y obstaculiza la realización de cualquier cosa. La difusión de la autoridad significa que no existe una persona u organismo oficial para la reparación o protección. A medida que el poder se evapora y las instituciones se desmoronan, su debilitamiento pone en riesgo la estructura de la sociedad.

“Las revoluciones del Más, la Movilidad y la Mentalidad”

Los “pequeños” se benefician de tres fuerzas sociales recientes, que interactúan para abrumar, eludir y socavar los poderes arraigados:

  1. “Más”: las personas en todo el mundo tienen más alimentos, educación y conectividad, y mejor salud. Cuando más personas tienen más conocimientos y más acceso entre sí y a la información, gestionarlos se vuelve más difícil. Los ciudadanos más informados conducen a más levantamientos populares, por ejemplo, la Primavera Árabe.
  2. “Movilidad”: las personas se mueven más de las granjas a las ciudades, entre ciudades y entre trabajos, empresas, lealtades y naciones. Las personas son más difíciles de controlar cuando simplemente pueden alejarse. Los bienes, el dinero, los servicios y la información llegan más lejos y más rápido, allanando el camino para los recién llegados y desafiando a las poblaciones e instituciones establecidas.
  3. “Mentalidad”: las actitudes y mentalidades de las personas se han vuelto menos tolerantes y más desconfiadas del poder. A medida que las personas obtienen más, quieren y esperan más. Se vuelven más críticos con las instituciones, incluido el gobierno, las corporaciones y la iglesia.

Estas revoluciones derriban barreras de larga longevidad, debilitando el poder de las grandes empresas e instituciones, que a menudo ignoran a los retadores hasta que es demasiado tarde. La mayoría de los poderes arraigados no hablan el mismo idioma que las personas microempoderadas y los grupos que los amenazan.

Negocio

Al igual que los gobiernos y sus líderes, las empresas y los directores ejecutivos ya no disfrutan del poder que tenían en la década de 1990 y principios de la de 2000. A pesar de la noción común de que la influencia corporativa ha crecido en los últimos años, el control del poder por parte de las empresas y los directores ejecutivos es más tenue que nunca, y su uso del poder es necesariamente más circunspecto. Los dos o tres jugadores dominantes que encabezan industrias enteras (petróleo y gas, banca y medios de comunicación, por nombrar algunos) se han fragmentado en jugadores pequeños y medianos que controlan más participación de mercado que en el pasado. Los organismos de control, los reguladores gubernamentales, los ciudadanos preocupados y otros limitan el poder corporativo. Hoy en día, un error en el trato a los trabajadores o un desastre ambiental, incluso un simple lapsus, puede tener consecuencias destructivas, ya que se corre la voz y los clientes reaccionan a la velocidad del rayo.

En el otro extremo de la escala, la tendencia a la desregulación, la explosión de las comunicaciones, las tecnologías baratas y efectivas, el acceso más fácil al capital, las reglas relajadas para establecer empresas y el costo muy reducido de traer ideas al mercado erosionan las barreras que alguna vez fueron desalentadoras. entrada que disfrutan los jugadores consagrados. En muchos casos, las empresas nuevas y desconocidas superaron a sus famosos rivales más grandes al explotar las revoluciones de la movilidad y la mentalidad. En 2007, por ejemplo, Microsoft pagó 6.300 millones de dólares por aQuantive, una empresa de publicidad en Internet, y News Corporation pagó sólo 5.600 millones de dólares por The Wall Street Journal.

Nunca en el campo de los conflictos humanos tan pocos han tenido el potencial de causar tanto daño a tantos a tan bajo costo”.

Cada vez más, los «intangibles» son la clave del valor de la empresa. El conocimiento y las ideas combinados de los empleados de una empresa, más su creatividad, valor de marca y patentes, empequeñecen el valor de sus activos tangibles. Esta tendencia favorece a los advenedizos que exploran los márgenes de las industrias y los mercados con más agilidad que los gigantes establecidos. Donde los conglomerados alguna vez obtuvieron una ventaja a través de «economías de alcance», como la reducción de costos y el aprovechamiento del conocimiento al expandirse a negocios relacionados, los participantes exitosos, como Zara, compiten en velocidad.

“La lección de que un atacante solitario o un pequeño grupo de combatientes comprometidos pueden infligir daños severos a una gran potencia ha entrado en la mente de millones de personas y no será desaprendida”.

En lugar de producir ropa en masa en busca de una ventaja de economía de escala, Zara crea ropa rápidamente y en lotes pequeños para capitalizar los gustos y tendencias locales. Los productos de Zara pasan del concepto a los estantes en tan solo dos semanas. Esta disrupción del mercado ocurre más allá del mundo desarrollado. Cada vez más, jugadores pequeños y desconocidos emergen de lugares inesperados para dominar industrias enteras. Arcelor Mittal de India, por ejemplo, es ahora el mayor productor de acero del mundo. Hoy en día, a los productores de los países en desarrollo les resulta más fácil iniciar empresas y comerciar a nivel mundial. Esto socava aún más las ventajas y el poder de las empresas establecidas. Las nuevas bolsas de nicho desafían a instituciones venerables como la Bolsa de Valores de Nueva York. Quizás lo más perturbador para el Exchange es la creciente popularidad de los «fondos oscuros», que funcionan de manera opaca, fuera del escrutinio público.

Naciones y gobiernos en punto muerto

Los gobiernos “en punto muerto” luchan por hacer algo. El sistema de partidos polarizado de Bélgica, por ejemplo, bloqueó la formación de un gobierno durante “541 días consecutivos” en 2010 y 2011, haciendo que el sistema de EE. UU. pareciera efectivo en contraste. Los políticos deben negociar y entrar en coaliciones con partidos marginales y de un solo interés para formar gobiernos. En naciones cuyas capitales antes tenían un poder centralizado, las regiones y ciudades periféricas ganaron más voz y autonomía. En otros casos, especialmente en los EE. UU. durante las elecciones de George W. Bush de 2000 y en Italia en las décadas de 1990 y 2000, los tribunales ejercen poderes que alguna vez fueron exclusivos de los políticos y el electorado.

Las revoluciones más, móviles y de mentalidad desgastan el poder nacional de otras formas. El autor Thomas Friedman señala que a medida que los países adoptan políticas que maximizan las ventajas económicas, al mismo tiempo atan las manos de sus líderes. Este enigma es la “camisa de fuerza dorada”. A medida que las naciones ingresan en múltiples pactos globales, como los acuerdos de libre comercio, sacrifican cada vez más su poder para actuar unilateralmente. Y los inversores los castigan. Cuando los inversores huyen, los ciudadanos sufren, lo que provoca una reacción violenta contra el líder que intentó ejercer el poder autónomo en primer lugar.

“Cuando las personas son más numerosas y viven vidas más plenas, se vuelven más difíciles de regir y controlar”.

Las naciones con grandes ejércitos y armas avanzadas alguna vez definieron el poder por el número de sus tropas, tanques, barcos y misiles. Hoy, las barreras al poder destructivo son tan bajas que los terroristas pueden comprar armas que causan caos y pánico en las grandes naciones. El armamento costoso y tecnológicamente avanzado de las naciones líderes (aviones de combate y tanques) tiene menos impacto en los conflictos modernos que los «dispositivos explosivos improvisados» que los insurgentes construyen por unos pocos cientos de dólares o los drones económicos disponibles para más naciones, grupos e individuos. Los terroristas suicidas, que infligen más daño que otras fuerzas, representan una amenaza que ni siquiera los ejércitos bien equipados pueden contrarrestar.

Los grupos no estatales y los actores individuales golpean muy por encima de su peso. Demuestran repetidamente la capacidad de hacer funcionar una fuerza mucho más grande o de perturbar economías enteras a través del terror o los ataques cibernéticos. Los terroristas ágiles, los traficantes de drogas, los piratas y otros delincuentes pueden esquivar, socavar o subvertir las fuerzas armadas más poderosas del mundo.

Organizaciones gigantescas

La OTAN se mantuvo sin oposición a principios de la década de 1990 tras la ruptura del Pacto de Varsovia. Con Estados Unidos a la cabeza, reunió los recursos y la influencia de gran parte de Europa y otras naciones occidentales. A pesar de la participación de la OTAN en Afganistán, Estados Unidos tiene la carga de vigilar el mundo. Los países de la OTAN responden ante los votantes y las organizaciones no gubernamentales, los partidos de oposición y otros intereses en el país. Estas fuerzas restringen la asistencia de las naciones a los esfuerzos de combate de la OTAN.

La dependencia de las organizaciones de ayuda más grandes del mundo, como USAID, disminuye frente a miles de fundaciones privadas, que van desde la Fundación Gates hasta pequeños participantes que conectan directamente a donantes y receptores cotidianos, como Kiva. En las últimas décadas, por ejemplo, miles de nuevas iglesias pentecostales han aparecido en los EE. UU., América Latina y otros lugares, quitando a millones de fieles y sus diezmos de las iglesias católica y anglicana. Su crecimiento disminuye la influencia y relevancia de las principales religiones. Los medios de comunicación, que alguna vez gobernaron unos pocos jugadores importantes, hoy están erizados de millones de blogs, revistas en línea, periódicos advenedizos y nuevos actores de televisión.

El futuro y la interdependencia de las naciones

Ni una superpotencia ni una coalición de naciones dominarán el siglo XXI. Más bien, una interdependencia de las naciones dará voz e influencia a miles de actores en un mundo de poder fracturado y crecientes filibusteros. Los jugadores deshonestos con ideas marginales o peligrosas obtendrán una voz e influencia. La propagación de malas ideas, combinada con la incapacidad de abordar desafíos como las enfermedades contagiosas y el cambio climático, amenaza a la civilización. Para hacer frente a estas amenazas, la sociedad debe restaurar su fe en las organizaciones e instituciones.

Imagen de PayPal.me/FelixMittermeier en Pixabay

Post relacionados:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.