Un marco de inversión para predecir el futuro: Geopolitical Alpha de Marko Papic

Para tratar de interpretar el mundo, en tiempos revueltos, es necesario enternder cómo funciona la geopolítica y cómo piensan los líderes. Geopolitical Alpha: An Investment Framework for Predicting the Future de Marko Papic es una introducción completa e informativa, más allá de los titulares de las noticias. 

Geopolitical Alpha proporciona un gran marco para comprender la intersección de la política y las finanzas. Proporciona más que un análisis seco, está lleno de anécdotas e historias personales para ayudar a comprender mejor las complejidades de la política y los mercados globales. Una lectura obligada para cualquiera que desee interpretar los acontecimientos políticos de todo el mundo en la construcción de su cartera de inversión. 

Papic insta a prepararnos para una nueva era de políticas populistas y un gobierno más grande e intervencionista. Papic no argumenta ni a favor ni en contra de ninguna ideología en particular. Más bien, su trabajo es descubrir las tendencias que están dando forma a las políticas y las carteras de inversión. 

Desgraciadamente los pronósticos de Papic, en términos de inflación e incluso la estanflación, forman parte de nuestra actualidad. En Europa tenemos el mayor repunte inflacionario, batiendo récords.

Principales ideas de ‘Geopolitical Alpha

  • Los inversores no pueden darse el lujo de ignorar la política.
  • Leer las tendencias políticas no es fácil para los administradores de dinero profesionales.
  • Ten cuidado con el «error de atribución», la tendencia a dar crédito o culpar a un actor poderoso.
  • Las historias demasiado buenas para ser verdad suelen ser solo eso.
  • Ten cuidado al contratar consultores políticos: rara vez saben tanto como dicen.
  • La “teoría del votante medio” (MVT) sigue siendo una guía útil para los inversores.
  • La ortodoxia del libre mercado está dando paso a una nueva forma de populismo económico.
  • El enfoque de la geopolítica del presidente Donald Trump reflejó una corriente de pensamiento novedosa en la política exterior estadounidense. 
  • La teoría de la “restricción” asume que los votantes son racionales, pero ¿y si no lo son? 

Los inversores no pueden darse el lujo de ignorar la política.

En los últimos años, las decisiones políticas, las realidades y las turbulencias han agitado los mercados. La crisis de la zona del euro de 2010 fue un ejemplo de ello. En 2016, la votación del Brexit y la sorpresiva victoria presidencial de Donald Trump subrayaron aún más la nueva dinámica. Los inversionistas y ejecutivos deben estar preparados para cambios bruscos en los vientos políticos. Esto marca un cambio con respecto a la era «Ricitos de oro» que siguió al colapso de la Unión Soviética. En la década de 1990, un período de globalización y dominación estadounidense del mundo se combinaron para impulsar los mercados. Hasta 2010, los inversores tenían poca necesidad de pensar en política. El mundo había abrazado los mercados libres, los impuestos bajos y las políticas de laissez-faire. Ningún análisis político habría cambiado esa realidad. Los administradores de dinero podrían centrar su atención en la macroeconomía. 

“Los días en que los inversionistas y los tomadores de decisiones corporativas podían tener éxito sin tener mucha comprensión de la política serán una nota al pie de página en los anales de la historia”. ”

Las inclinaciones ideológicas de los votantes y los políticos han cambiado. El Consenso de Washington, guiado por una filosofía política que prescribía la gestión de la economía sin intervención, ha sido reemplazado por un enfoque decididamente más intervencionista. Los historiadores podrían ver la pandemia de coronavirus de 2020 como el punto de inflexión. En verdad, la tendencia comenzó mucho antes de que nadie hubiera oído hablar de COVID-19. En Estados Unidos, incluso los conservadores fiscales habían abandonado toda pretensión de presupuestos equilibrados y gobierno limitado. Los republicanos criticaron al presidente Barack Obama por aumentar el gasto federal, pero cuando Trump ingresó a la Oficina Oval, el gasto deficitario continuó. Eso no es solo porque los políticos son hipócritas, aunque ciertamente lo son. Más bien, las preferencias políticas de los votantes han cambiado desde 2010 y los políticos las han seguido. 

Leer las tendencias políticas no es fácil para los administradores de dinero profesionales.

Los inversores están formados en economía y valoración de activos, pero no en política. Los inversores profesionales han tardado en reconocer el cambio de paradigma. El análisis político ya no puede existir en un ámbito separado de la inversión. Los administradores de dinero deben ser no dogmáticos en su análisis político. Los profesionales de la inversión pueden casarse con una ideología hasta el punto de malinterpretar los cambios políticos. Mientras tanto, no espere que pagarle a un consultor le proporcione la inteligencia que necesita. En los mercados más grandes, como los de Estados Unidos, China y la Unión Europea, el poder político está disperso y la información procesable es esquiva. 

“Los mismos conjuntos de habilidades necesarios para realizar un análisis financiero no siempre conducen a un análisis político convincente”

El marco de «restricción» ayuda a los inversores a dar sentido a la escena política. Uno de sus pilares requiere un estudio de la realidad física, que permita previsiones razonables de lo que sucederá a continuación. El siguiente pilar del marco de restricciones consiste en diagnosticar las restricciones: barandillas del mundo real que determinan el camino de la política. Por ejemplo, la presencia de los republicanos moderados Susan Collins, Lisa Murkowski y John McCain en el Senado de los EE. UU. actuó como una restricción a los intentos del presidente Trump de anular la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio.

Ten cuidado con el «error de atribución», la tendencia a dar crédito o culpar a un actor poderoso.

Los humanos están programados para creer que un solo líder puede dar forma a los eventos. Una de esas conclusiones erróneas es que Vladimir Putin tiene como objetivo rehacer su país en el modelo de la otrora formidable Unión Soviética. Al principio, el argumento suena factible; Putin dirigió una invasión de Georgia y la anexión de Crimea, ambas señales de un líder acaparador de territorios. Sin embargo, un análisis más mesurado concluye que Putin, sin importar cuán hambriento de poder, simplemente no puede obligar a Rusia a recuperar la prominencia. Una restricción obvia a las ambiciones de Putin es económica: la Unión Europea compra el 80% de las exportaciones de gas natural de Rusia. Putin no puede permitirse alienar a la UE más allá de cierto punto. Lo que es más, el ejército mediocre de Rusia simplemente no está a la altura de la conquista mundial.

“El punto de partida para el análisis geopolítico siempre debe estar enraizado en el mundo material”.

A pesar de que Putin enfrenta límites en el mundo real en sus ambiciones, la idea de que los actores poderosos impulsan los eventos sigue siendo atractiva. Esto se debe en parte a que la cobertura de los medios se enfoca mucho en personalizar las noticias políticas. Tales historias son naturales. Los humanos quieren leer narraciones sobre otros humanos que dan forma al mundo. Sin embargo, un analista astuto no será víctima de esta falacia. Aquí hay una regla que ofrece una útil verificación de la realidad: «Las preferencias son opcionales y están sujetas a restricciones, mientras que las restricciones no son opcionales ni están sujetas a preferencias». Así que no importa cuántas esperanzas tenga Putin de recrear el imperio soviético, las barreras reales son simplemente demasiado imponentes para permitirlo.

Las historias demasiado buenas para ser verdad suelen ser solo eso.

Para los inversores que se aferrarían a una historia agradable, el mandato único del presidente argentino Mauricio Macri ofrece una advertencia. Elegido en 2015, Macri prometió enderezar un barco económico que había sido mal administrado durante medio siglo. Macri trajo austeridad a las costumbres derrochadoras de Buenos Aires. A los periodistas e inversionistas les encantan las historias de cambios y se convencieron a sí mismos de que Macri ganaría la reelección en 2019. Una evidencia obvia contradijo esa teoría. En 2019, el índice de miseria de Argentina, la suma de la inflación y el desempleo, se disparó. El índice de miseria no es una medida perfecta, pero ofrece un indicador de la situación política. Otra bandera roja para Macri llegó en marzo, cuando los encuestadores públicos dejaron de medir las opiniones sobre las posibilidades del titular.

“No hacía falta estar en Buenos Aires para ver que el índice de miseria de Argentina estaba en rojo”. 

A pesar de las claras advertencias, los inversionistas estaban seguros de que Macri ganaría. Se basaron en parte en las encuestas internas de Macri, que mostraban al titular con una cómoda ventaja. En cambio, Macri ni siquiera logró salir de las primarias. Cuando perdió cómodamente en agosto, el peso argentino se desplomó frente al dólar estadounidense y el principal índice bursátil de Argentina se desplomó un 43%. Un fondo de cobertura que había apostado por el segundo mandato de Macri perdió mil millones de dólares en un mes. En retrospectiva, los administradores de dinero habían ignorado lo obvio y se convencieron a sí mismos de que todo estaba bien. Confiaron en la inteligencia sobre el terreno para afirmar sus puntos de vista, pero estos inversores ignoraron la realidad de que su información de primera mano provenía de solo un puñado de fuentes, no de una amplia representación del electorado.

Ten cuidado al contratar consultores políticos: rara vez saben tanto como dicen.

En una charla de 2017 en los Hamptons, los asesores políticos insistieron en que Trump no reduciría los impuestos. Un informante señaló la deuda pública de 15 billones de dólares del Tesoro de EE. UU. y opinó: “No hay forma de que el presidente Trump vaya a aumentarla”. La evaluación sonaba creíble. Después de todo, el orador era cercano a Trump. En cambio, a fines de 2017, Trump impulsó un recorte de impuestos masivo que disparó las acciones. ¿La leccion? Los consultores políticos rara vez pierden sus trabajos por malas predicciones.

“Para una comunidad epistémica que tiene su detector de mentiras en alto cuando se trata de mercados, los inversores son terriblemente crédulos cuando se trata de información de habitaciones llenas de humo en DC”. 

Los administradores de dinero que pagan por el análisis político deben conocer el puntaje. Ningún exfuncionario del gobierno puede mantener el acceso a información clasificada mientras trabaja para el sector privado. Y ninguna empresa privada puede invertir una suma que se acerque a las decenas de miles de millones de dólares que gastan las agencias de inteligencia estadounidenses en la recopilación y el análisis de datos. Eso no significa que deba ignorar a los expertos por completo. En cambio, intente buscar académicos que realicen investigaciones originales, así como ex burócratas que se hayan retirado de las agencias gubernamentales.

La “teoría del votante medio” (MVT) sigue siendo una guía útil para los inversores.

MVT surgió en la década de 1950 como una teoría influyente en la ciencia política. Si bien MVT ha perdido popularidad entre los politólogos, aún puede ayudar a los inversores a comprender la política y tomar mejores decisiones. MVT dice que ganar cualquier elección requiere un proceso de tres pasos: primero, el candidato identifica el tema político más importante. A continuación, el político determina cómo se siente el votante medio sobre ese tema. Luego, el candidato imita la opinión del votante medio y navega hacia la victoria.

“Otra forma de pensar en el votante medio es como el espíritu político de la nación”. ”

Trump ganó en 2016 al asegurar que el tema central en la mente de los votantes era la batalla que enfrentaba la globalización contra el nacionalismo económico. Y correctamente adivinó que los votantes típicos eran más propensos al nacionalismo de lo que pensaban los políticos tradicionales. Al atender al punto medio del electorado, dice MVT, un político puede maniobrar por sí mismo hacia la victoria. Lo mismo ocurre con un referéndum, como la votación del Brexit de 2016. Los defensores del Brexit demostraron que entendían los deseos del votante medio. En las democracias, el votante medio toma las decisiones. El poder se acumula sólo para los políticos que entienden esta realidad.

La ortodoxia del libre mercado está dando paso a una nueva forma de populismo económico. 

En las elecciones de 2016, los ciudadanos comunes señalaron que sus gustos se habían alejado de la ortodoxia del laissez-faire y se habían inclinado hacia el populismo y el intervencionismo económico. En 2009, el muy debatido paquete de estímulo que representó el 5% del PIB de EE. UU. tardó cinco meses en aprobarse y casi no recibió apoyo de los republicanos. Cuando la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica de Coronavirus se presentó ante el Congreso en 2020, se aprobó rápida y unánimemente, a pesar de que el estímulo representó el 11% del PIB de EE. UU.

“He llamado a este alejamiento de las políticas de laissez-faire del Consenso de Washington el Consenso de Buenos Aires”. ”

Durante décadas, las prescripciones del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional han dominado la formulación de políticas mundiales. El Consenso de Washington sostiene que los impuestos bajos y los déficits modestos son la receta para un crecimiento sostenible. El enfoque alternativo emergente es decididamente poco ortodoxo. La intervención del gobierno se convertirá en la regla, incluso después de que pase la recesión del coronavirus. Los inversores deben prepararse para una nueva era marcada por un gasto de mentalidad populista que estimula el crecimiento. Es probable que esto signifique una regulación más agresiva, más casos antimonopolio e impuestos más altos. Para las acciones de EE. UU., eso significa el fin de superar al resto del mundo. Los inversores a largo plazo deberían infraponderar los activos estadounidenses. Europa también aceptará el Consenso de Buenos Aires, pero su cambio será menos discordante que el de Estados Unidos. Dado que los déficits ya no frenan el gasto público, la inflación es el resultado probable. De hecho, la década de 2020 podría ser un período de estanflación.

El enfoque de Trump sobre la geopolítica reflejó una nueva línea de pensamiento en la política exterior estadounidense.

Donald Trump enfatizó tres temas principales. El primero fue el “transaccionalismo”; en opinión de Trump, Estados Unidos no debería ayudar a otras naciones en la búsqueda de objetivos políticos vagos. Si los aliados estadounidenses quieren protección, deben pagar por ella. El siguiente fue el «mercantilismo»; Estados Unidos se volvería rápidamente contra los amigos que se jactaban de tener superávit comerciales. El principio final fue el «nacionalismo»; Estados Unidos antepondría sus propios intereses y dejaría de intentar imponer sus valores en otros lugares.

“Confiar en la geopolítica de forma aislada es como conducir un automóvil con un espejo retrovisor, un sistema GPS y un parabrisas completamente negro”.

Trump no logró impulsar muchas de sus políticas en el Congreso. Sin embargo, los presidentes tienen amplia autoridad para imponer aranceles. Trump aprovechó esta apertura para lanzar una guerra comercial con China. Mientras tanto, Trump usó una ley de reconciliación presupuestaria de décadas de antigüedad para impulsar sus recortes de impuestos de 2017 en el Congreso. Debido a que los recortes de impuestos se consideran parte del proceso de reconciliación presupuestaria, los proyectos de ley de impuestos se limitan a 20 horas de debate en el pleno del Senado. Eso evita que los opositores hagan maniobras obstruccionistas, una distinción crucial en el proyecto de ley de impuestos de 2017. De la misma manera, espere que el presidente Joe Biden utilice la reconciliación para aumentar los impuestos sobre las ganancias de capital, incluso con la mayoría mínima en el Senado.

La teoría de las restricciones supone que los votantes son racionales, pero ¿y si no lo son?

Las restricciones y MVT son formas útiles de analizar la política. Las restricciones ayudan a definir lo que es posible; MVT permite que el medio pasado por alto tenga su opinión. Sin embargo, ambas herramientas luchan para hacer frente a la irracionalidad. Si el votante medio es ahogado por los extremistas que inundan las redes sociales, entonces MVT pierde su poder para predecir los resultados políticos. El miedo es intangible, pero incluso la emoción puede convertirse en una «restricción material». Si, por ejemplo, los votantes típicos de repente creen que COVID-19 los amenaza a ellos y a sus familias, entonces ese mismo miedo se convierte en una barrera para las decisiones políticas.

“Como pronosticador geopolítico, tengo que bañarme en la indiferencia nihilista”

Los votantes no son los únicos que caen presa de la irracionalidad. Los inversores también pueden comportarse tontamente. Esto quedó ilustrado por la venta masiva de acciones en los primeros días de la pandemia de coronavirus. Una caída del 36% en los mercados de valores ignoró algunas de las limitaciones planteadas por la pandemia. Una de esas limitaciones era que la enfermedad afectaba de manera desproporcionada a los ancianos. Con las personas más jóvenes en menor riesgo, quedó claro un camino para controlar la enfermedad. Mientras tanto, el votante estadounidense promedio se había desplazado hacia la izquierda hasta tal punto que se hizo políticamente posible una respuesta sólida del gobierno a la pandemia.

Rusia invade Ucrania, con Marko Papic

Foto de Michael Steinberg en Pexels

Post relacionados:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.