Nudge, Un pequeño empujón para tomar mejores decisiones

Nudge (o en su edición en castellano ‘Un pequeño empujón’) de Richard H. Thaler y Cass R. Sunstein está a la altura de su reputación como un texto fundamental en las políticas públicas. Su idea central es que la «arquitectura de elección», la forma en que se presentan y enmarcan las elecciones, puede impulsar el comportamiento económico. Esto da a los gobiernos (y a los actores del sector privado) un gran margen para influir en el comportamiento de los ciudadanos a través del poder de la psicología, «empujándolos» en una dirección positiva; pero al mismo tiempo preservando su libertad de elección.

El libro comienza explorando nuestros «sesgos y errores» como agentes económicos. Estos incluyen el efecto de foco; heurística de disponibilidad; anclaje y encuadre; inercia; etc. Si has leído ‘Pensar rápido y pensar despacio’ de Daniel Kahneman: Nudge toma muchos de los principios psicológicos de este libro y los aplica a la formulación de políticas, de una manera muy completa y equilibrada.

Esencialmente: los humanos no son criaturas racionales, por lo que es tarea de los gobiernos y otros «arquitectos de elección» ofrecer información completa, transparencia y opciones predeterminadas sensatas, mejorando los resultados de las políticas con un costo mínimo para el contribuyente.

Principales ideas de Nudge (Un pequeño empujón)

  • Las personas no eligen libremente, incluso cuando creen que lo hacen.
  • El contexto en el que tomas una decisión siempre da forma a tus elecciones.
  • Las personas a menudo cometen errores, especialmente en situaciones complejas o emocionales.
  • Debido a que las personas cometen errores, las organizaciones necesitan sistemas flexibles e indulgentes.
  • Configure las opciones de una manera que aproveche la forma en que los humanos toman decisiones. Puede empujar a las personas en direcciones beneficiosas.
  • Para ayudar a las personas a tomar mejores decisiones, bríndeles comentarios claros y frecuentes.
  • Para facilitar mejores decisiones, diseñe una opción predeterminada que beneficie a las personas a menos que elijan explícitamente lo contrario.
  • Ayude a las personas a comprender las implicaciones de sus elecciones ofreciendo ejemplos.
  • Use el enfoque RECAP para tomar decisiones: «Registre» cómo funciona un plan de acción elegido, «Evaluarlo» y «Comparar precios alternativos».
  • Para mejorar las decisiones de los votantes, hacer que las políticas públicas sean lo más transparentes posible.

Personas y elecciones

La gente toma decisiones todo el tiempo. Eligen qué ponerse, qué comer, cómo invertir su dinero y qué candidatos apoyar. Sin embargo, aunque a menudo eligen sin coerción, no eligen sin influencia. El contexto en el que las personas toman decisiones las influye notablemente y, a menudo, deliberadamente.

“Un empujón… es cualquier aspecto de la arquitectura de elección que altera el comportamiento de las personas de una manera predecible sin prohibir opciones o cambiar significativamente sus incentivos económicos”.

Quienes organizan las opciones y las presentan son “arquitectos de opciones”, y su arquitectura de opciones puede afectar las decisiones públicas y privadas de manera tan marcada que merecen una mayor atención.

Las cosas que influyen en las personas no siempre son racionales, y las personas no siempre son conscientes de lo que les influye. Piense en las moscas negras pintadas en los urinarios del aeropuerto Schiphol de Ámsterdam. Los hombres que usan urinarios a menudo no apuntan bien y hacen un desastre. Sin embargo, si les da un objetivo, incluso una mosca pintada, el derrame cae en picado (en este caso, en un 80%).

“Los detalles pequeños y aparentemente insignificantes pueden tener un gran impacto en el comportamiento de las personas”.

Cada presentación de elección está ponderada, porque la forma en que ofrece una opción le da forma. Esto significa que su elección no es entre enmarcar opciones o no enmarcarlas, sino entre enmarcarlas consciente y éticamente, o enmarcarlas.

Para lograr que la gente actúe mejor, puedes hacer una ley y castigarlos por no seguirla. O puede diseñar sus elecciones para «empujarlos» hacia mejores decisiones. Todavía son libres de hacer lo que quieran, incluso de actuar de manera autodestructiva, pero ha aumentado las probabilidades de que actúen con sensatez. Este enfoque “paternalista libertario” trata de cuidar a las personas guiándolas, en lugar de regularlas. Ser empujado puede ayudar, porque bajo algunas circunstancias, incluso cuando sabes mejor, no siempre actúas racionalmente.

“Los arquitectos de elección pueden realizar importantes mejoras en la vida de los demás mediante el diseño de entornos fáciles de usar”.

Esta idea contradice una postura popular expresada como «simplemente maximizar las opciones», lo que significa que cuantas más opciones, mejor. Suena bien, pero simplemente no es cierto. Las personas tienen problemas con las decisiones porque el cerebro tiene dos sistemas distintos.

El “sistema automático” proporciona respuestas emocionales inmediatas. Las respuestas llegan de forma rápida, sencilla y, a menudo, intuitiva. Utiliza este sistema cuando sabe algo muy bien, como cuando habla su idioma nativo o cuando actúa por costumbre. Por otro lado, el «sistema reflexivo» requiere un pensamiento consciente, por ejemplo, el esfuerzo adicional que podrías realizar para aprender y hablar un idioma extranjero. Puedes entrenar tu sistema reflexivo, pero se mueve más lento y, al principio, usarlo parece laborioso.

Pulgares hacia arriba

Para razonar sobre las cosas más fácilmente, las personas aplican «reglas generales» a situaciones comunes. Desafortunadamente, eso trae un grupo de sesgos en juego. Uno es «anclaje», en el que un hecho familiar influye en su razonamiento posterior. Las personas también toman decisiones basadas en la “disponibilidad”. Juzgan el riesgo en función de la facilidad con la que pueden obtener información relacionada. Si ha pasado por un terremoto, es más probable que compre un seguro contra terremotos, incluso si vive en un lugar donde los terremotos son muy poco probables. Si presenta opciones a personas que razonan en base a experiencias vívidas pero no representativas, ayúdeles a razonar mejor ofreciéndoles ejemplos en los que las cosas funcionaron bien. Una tercera heurística que lleva a la gente por mal camino es la “representatividad”. La gente juzga una situación en función de lo similar que parece a situaciones pasadas.

“Un sistema bien diseñado espera que sus usuarios se equivoquen y es lo más indulgente posible”.

Los seres humanos también tienden a ser demasiado optimistas. Por ejemplo, el 90% de todos los conductores creen que tienen habilidades por encima del promedio. Las personas también valoran las ganancias y las pérdidas de manera desproporcionada. Una vez que algo es tuyo, quieres conservarlo. No quieres sufrir una pérdida. El “sesgo del statu quo” relacionado ocurre porque a la gente le gusta que las cosas permanezcan igual. Para ayudarlos a tomar decisiones productivas que les resulten cómodas, haga algo tan simple como establecer su situación actual como su opción predeterminada (por ejemplo, cuándo es el momento de renovar los planes de seguro), en lugar de pedirles que evalúen todas sus alternativas cada vez. La desventaja de este sesgo es el «comportamiento sin sentido» basado en la inercia. Por ejemplo, si comienza a comer y se distrae, por ejemplo, con un programa de televisión, probablemente seguirá comiendo en piloto automático. Para combatir tales tendencias, establezca incentivos que lo involucren emocionalmente, como una apuesta de pérdida de peso con un amigo. Finalmente, las personas ven las cosas de manera diferente en función de cómo se enmarca un problema. Es más probable que acepte una operación si le dicen que 90 de cada 100 personas que la tuvieron siguen vivas cinco años después que si le dicen que 10 de cada 100 personas mueren a causa de ella.

“Los humanos son fácilmente empujados por otros humanos. ¿Por qué? Una de las razones es que nos gusta conformarnos”.

Las “influencias sociales” también tienen un fuerte impacto. Es más probable que haga algo si ve que lo hacen con frecuencia o si sus compañeros lo hacen. El deseo de seguir el clima social es tan fuerte que puede cambiar tu percepción de la realidad; es posible que realmente veas un objeto de manera diferente si tus compañeros insisten en que se ve de cierta manera. Esto significa que puede guiar a las personas a un mejor comportamiento simplemente diciéndoles lo que están haciendo los demás. También puede hacer que una acción sea más probable al “prepararla”, es decir, preguntar a las personas qué tan probable es que hagan algo, como votar, hace que sea más probable que lo hagan. Las personas aprenden a tomar buenas decisiones cuando tienen muchas oportunidades de intentarlo, cuando reciben una retroalimentación clara y cuando pueden controlar sus impulsos.

Decisiones de duelo

Las personas necesitan ayuda para tomar decisiones si hay mucho en juego (opciones de atención médica), si la situación es compleja y rara (comprar una casa) o si la naturaleza humana los desviaría (ahorrar dinero versus apostar). Si el beneficio es inmediato (el helado sabe bien), pero los riesgos o los costos se demoran (sus arterias se obstruirán y engordará), obtener asesoramiento sobre opciones saludables puede ayudar. Algunos piensan que las mejores opciones provienen de tener opciones totalmente gratuitas en un mercado libre, pero ese no es el caso. Las personas toman malas decisiones si creen en datos incorrectos, carecen de hechos clave o son engañadas por alguien con intereses financieros egoístas.

“Si los arquitectos de elección quieren cambiar el comportamiento y hacerlo con un empujón, podrían simplemente informar a las personas sobre lo que están haciendo otras personas”.

Utilice la arquitectura de elección para diseñar un «camino de menor resistencia» que beneficie a las personas. La forma más sencilla es establecer un valor predeterminado que sea fácil de usar, automático y sin complicaciones. Suponga que las personas cometerán errores y diseñe su sistema en consecuencia. Facilite que las personas corrijan sus errores o cambien de opinión. Idealmente, el sistema debería funcionar incluso si las personas cometen errores menores pero comunes. Por ejemplo, los diseñadores de cajeros automáticos utilizan este tipo de arquitectura de elección al exigirle que retire su tarjeta de crédito antes de que la máquina emita efectivo. Diseñe su sistema para que la gente obtenga retroalimentación. Haz que sea fácil de entender. «RECAP» («Registrar, evaluar y comparar precios alternativos») es una táctica útil que puede usar para guiar a las personas que toman decisiones difíciles de calcular, como elegir entre planes de telefonía celular. Dicho programa documentaría el uso de teléfonos celulares, por ejemplo, y proporcionaría datos claros sobre exactamente cuánto cuestan las diferentes opciones, como una llamada a otro país. Dividir una decisión compleja en distintos elementos o etapas y compararlos por atributos (precio a precio, velocidad a velocidad). Finalmente, ofrezca incentivos, como recompensas o ahorros, pero asegúrese de que quienes toman las decisiones puedan vincular la recompensa a la decisión.

Empujando a la gente sobre el dinero

La mayoría de la gente sabe que debe ahorrar dinero, pero muchos no ahorran lo suficiente y es posible que ni siquiera estén seguros de qué cantidad es suficiente. La mayoría de los consejos de ahorro van en contra de la naturaleza humana y les piden a las personas que hagan cálculos complejos. Para ayudar a la gente a ahorrar, empújelos. Cuando sea el momento de que los empleados se inscriban en el plan de jubilación de su empresa, haga que la inscripción sea la opción predeterminada. Las personas pueden optar por no inscribirse o pueden renunciar en cualquier momento, pero la inercia y el statu quo conspiran para evitar que hagan lo que es bueno para ellos. Pruebe un programa «Ahorre más mañana» que «invita a los participantes a comprometerse por adelantado a una serie de aumentos de contribución [de la cuenta de ahorros]» a medida que aumentan sus salarios. Este enfoque reconoce que las personas temen perder y pueden percibir los ahorros como una pérdida de ingresos disponibles, por lo que vincula los aumentos en su tasa de ahorro con aumentos paralelos en sus salarios. Cuando las personas ganan más, la empresa automáticamente deduce más de los ahorros. No tienen que decidir ahorrar.

“La arquitectura de buena elección no necesita originarse con un profesor torpe y un poderoso algoritmo informático. Puede ser una creación de uno o dos funcionarios escolares locales”.

Incluso cuando las personas invierten, la naturaleza humana a menudo las lleva a invertir en los lugares equivocados en el momento equivocado. Debido a que las personas se siguen unas a otras, un aumento del mercado en un sector atraerá nuevos inversores mucho después de que esas acciones se hayan sobrevaluado. La gente tiende a invertir demasiado en las acciones de sus empresas ya diversificar poco. Ayude a los inversores de su organización proporcionando una opción predeterminada o un número limitado de opciones (por ejemplo, tres opciones, en función de su tolerancia al riesgo). Espere que la gente se equivoque y déles la oportunidad de reequilibrar y diversificar sus cuentas con el tiempo. Proporcionar información sobre cómo la inversión se traduce en resultados. Simplifique otras decisiones financieras aplicando el proceso RECAP. Por ejemplo, envíe un estado de cuenta anual que detalle las tarifas que cobró su organización y por qué; aclarar las fuentes de la deuda y las implicaciones de los préstamos. Las personas que se ocupan de los programas gubernamentales necesitan especialmente estos servicios. Por ejemplo, si está diseñando un plan de inversión para la jubilación, podría exigir que todos usen un plan, eliminando todas las opciones. O podría ofrecer opciones guiadas, por ejemplo, estableciendo selecciones predeterminadas bien diseñadas, lo que incluye permitir que las personas inviertan por su cuenta.

Empujando a las personas sobre la salud

En los EE. UU., los cambios problemáticos en la Parte D de Medicare demostraron el papel de la arquitectura de opciones. Este programa voluntario estaba destinado a ayudar a las personas mayores a pagar las recetas. Pero el programa trató de maximizar las opciones y causó muchos problemas a los pacientes.

“Incluso los inversores más sofisticados a veces pueden encontrar abrumadora la decisión sobre cómo invertir su dinero, y recurren a reglas generales simples”.

Por ejemplo, los planes diferían de un estado a otro, por lo que algunos pacientes se enfrentaban a inscripciones aleatorias, con criterios locales complejos sobre cuándo comenzaba y terminaba la cobertura. El plan era tan complejo que los pacientes desconcertados inundaron sus farmacias, muchas personas mayores quedaron excluidas y muchas terminaron en el programa equivocado. La elección de la arquitectura salió mal. Para arreglar la situación, los planificadores podrían usar RECAP para educar a la gente sobre el programa.

“Aunque las reglas generales pueden ser muy útiles, su uso también puede conducir a sesgos sistemáticos”.

Las donaciones de órganos salvan vidas; Sin embargo, EE. UU. tiene escasez de donantes y muchas personas mueren antes de obtener los órganos que necesitan. ¿Cómo podría la arquitectura de elección hacer más probable la donación de órganos? El gobierno podría instituir la «extracción de rutina», en la que los estados asumen el derecho a extraer órganos, pero esto viola la práctica común y muchas religiones. En la actualidad, muchos estados utilizan el “consentimiento explícito”: las personas deben inscribirse activamente para ser donantes de órganos. Cambie eso a «consentimiento presunto» cambiando el valor predeterminado, y obtendrá más donaciones mientras mantiene la autodeterminación. Una variación más suave podría ser la “elección obligatoria”, que requiere que las personas elijan una forma u otra cuando obtienen sus licencias de conducir.

“Cuando los mercados se vuelven más complicados, los compradores sin sofisticación y sin educación se verán especialmente perjudicados por la complejidad”.

Los peligros ambientales plantean grandes desafíos, pero son difíciles de corregir porque la gente no ve la relación entre sus acciones y los resultados no deseados. Para animar a las personas a tomar mejores decisiones ambientales, aclare estos vínculos. Poner etiquetas informativas en los alimentos es un gran comienzo. Cuando la Agencia de Protección Ambiental compiló datos sobre sustancias químicas tóxicas almacenadas en los EE. UU. y exigió a las empresas que revelaran si producían tales sustancias químicas, muchas empresas mejoraron voluntariamente sus prácticas para evitar ser incluidas en una «lista negra ambiental», a pesar de que no conllevaba sanciones formales. .

Empujar a las personas sobre temas sociales

Una forma de resolver la controversia social sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo y empujar a las personas hacia decisiones matrimoniales más reflexivas es sacar al gobierno del negocio del matrimonio. Los gobiernos formalizarían uniones civiles entre dos personas cualesquiera para resolver problemas de parentesco y certificar parejas legales. Las organizaciones individuales podrían ocuparse de los matrimonios y definirlos libremente. Si una iglesia quisiera limitar los matrimonios a un hombre y una mujer, podría hacerlo. Cualquier grupo podía sancionar el matrimonio como quisiera, creando un mercado libre para el matrimonio, en lugar del monopolio gubernamental existente. El gobierno podría y debería establecer valores predeterminados para garantizar el bienestar de los niños, sin importar quién esté en la unión civil. El modelo de matrimonio de talla única de hoy en día empuja a las parejas a dar las cosas por sentadas y a no discutir qué modelo realmente funcionaría mejor para ellas.

“Si los incentivos y los empujones reemplazan los requisitos y las prohibiciones, el gobierno será más pequeño y más modesto. Entonces, para ser claros: no estamos a favor de un gobierno más grande, solo por una mejor gobernanza”.

La calidad de la escuela es otra área que necesita una mejor arquitectura de elección. La elección de escuela debe estar ampliamente disponible. Para que funcione mejor, los sistemas escolares deben publicar información clara y accesible sobre la calidad de la escuela (puntajes de exámenes, naturaleza de las instalaciones). Las escuelas también deberían animar a los estudiantes a ir a la universidad. Tal empujón puede ser tan simple como exigir a los estudiantes de último año de secundaria que presenten una solicitud en al menos una universidad antes de poder graduarse o enseñarles los beneficios pragmáticos de asistir a la universidad, como mayores ingresos.

“Los paternalistas libertarios se preocupan por la libertad; son escépticos acerca de los enfoques que impiden que las personas sigan su propio camino”.

La acción del gobierno debe ser lo más transparente posible. El gobierno debe brindar antecedentes sobre cómo toma decisiones, quién vota y qué implican sus votos para el ciudadano promedio. Esto ayudaría a los miembros menos poderosos de la sociedad sin incomodar mucho a los ciudadanos más sofisticados.

Foto de SHVETS production en Pexels

Post relacionados:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.