¿Qué falla con la economía? de Robert Skidelsky

Pocos ámbitos hay más discutidos que la «economía» dónde, como ya sabemos, la elección de determinadas políticas económicas en momentos oportunos implican decadencia (ver Principios para enfrentarse al Nuevo Orden Mundial de Ray Dalio).

Es necesario tomar distancia y ver las circunstancias con perspectivas. Los propios economistas no se ponen de acuerdo, quizás porque en busca de la certidumbre científica han acabado perdiendo la perspectiva adecuada. Justamente ese es el contexto de en ‘¿Qué falla con la economía? Manual urgente para combatir la incertidumbre de Robert Skidelsky.

El historiador Robert Skidelsky reconoce que el campo de la economía y sus practicantes han recibido muchas críticas, particularmente por no prever la crisis financiera de 2008 y por priorizar las matemáticas sin tener en cuenta la información del mundo real. 

El biógrafo de John Maynard Keynes, Skidelsky ha sido durante mucho tiempo un agudo observador de la escena económica y desempeñó un papel importante en la reactivación de las ideas keynesianas durante la última década. 

Robert Skidelsky en ‘¿Qué falla con la economía? Manual urgente para combatir la incertidumbre detalla los fracasos morales y del mundo real del pensamiento económico actual. Mi principal problema es que el autor parece querer «politizar» la economía de una manera que favorezca sus preferencias políticas implícitas.

Así afirma que «El único propósito defendible de la economía es ayudar a abolir la pobreza… Más allá de eso, no tiene un propósito obvio y debería dejar el escenario a otros«. Siempre había entendido que la economía tiene que ver con la satisfacción de las necesidades materiales de las personas y la sociedad; ayudar a aliviar la pobreza es un subconjunto de eso. Además, se ha dicho que el problema más generalizado de la vida económica es el del valor, que por supuesto tiene numerosas implicaciones.

¿Qué conclusiones para la economía como disciplina va a sacar el hombre que se ha identificado con el principal reformador de la economía en el siglo XX? La respuesta es: él no defiende, ni siquiera se esfuerza por, una teoría alternativa a la economía dominante, pero aboga por un pluralismo, del cual admite que no es nuevo

Muchos han defendido enfoques historicistas e interdisciplinarios desde que la economía surgió como una disciplina autónoma; se puede mencionar la escuela histórica, la socioeconomía, Marx y autores actuales. Skidelsky informa al lector sobre sus propios antecedentes en la historia. No cree mucho en el progreso acumulativo de la economía, pero tampoco escribe muchas páginas sobre autores olvidados que merezcan ser resucitados. En cambio, cita principalmente a contemporáneos, sin olvidar nunca mencionar el Premio Nobel.

Hay 14 capítulos, que van desde «Metodología» hasta «El futuro de la economía». El pluralismo es necesario no tanto porque un observador pueda ver un objeto desde diferentes ángulos, sino porque hay incertidumbre. Los individuos no son solo actores racionales; por lo tanto, son impredecibles. Hay complejidad, el poder interfiere con la lógica de la competencia y los actos de elección no son independientes. Es mejor centrarse en la riqueza que en cómo se utilizan los medios escasos para lograr determinados fines, porque lo que se considera escaso depende de las influencias económicas y de una dinámica social, y depende de la ética de acuerdo con estándares históricamente cambiantes. 

El surgimiento del sistema capitalista competitivo conduce al crecimiento económico, y la economía occidental se enfoca en este fenómeno por medio de teorías deductivas e inductivas. ¿Por qué Adam Smith no vio el proceso como el resultado de la organización de los príncipes, se pregunta Skidelsky? Los fundadores liberales de la economía clásica pensaban que los príncipes eran incapaces de hacerlo, responde. Puedo agregar que el pensamiento económico chino tradicional era diferente; atribuye característicamente el logro de la prosperidad a los buenos emperadores. 

Sin embargo, Skidelsky señala que el gobierno tuvo un papel decisivo en el desarrollo. Está el ejemplo histórico de Japón, estaba la idea de List de que la industria naciente necesitaba protección, y de ahí la discusión pasa a los debates sobre el desarrollo, la atribuye característicamente el logro de la prosperidad a los buenos emperadores. 

Skidelsky retoma la crítica de la teoría neoclásica después de estas lecciones rápidas sobre el crecimiento exitoso y fallido con su problemática de destrucción creativa. No trata de cuestionar la teoría neoclásica atacando una debilidad central, pero reúne numerosos argumentos y tiende quizás aquí a perderse, aunque elige un concepto, el equilibrio, como su enfoque. 

Modelos y Leyes

El capítulo siguiente es sobre “Modelos y Leyes”. ¿Será la teoría inductiva, deductiva o son las teorías al final sólo medios retóricos de persuasión? ¿Deberían las suposiciones ser realistas o adecuadas para una predicción efectiva o evidentes por sí mismas? ¿Cómo decide uno? Está el criterio de falsificación de Popper y un resumen de Kuhn y Lakatos sobre cómo se abren paso las revoluciones intelectuales y se establecen nuevos paradigmas. 

Se reserva un ataque especial para la econometría. ¿No es a menudo tal la complejidad que el arte de calibrar el modelo es lo que realmente genera los resultados? Las narrativas dan significado en situaciones complejas; si se cree en las narraciones depende de si se confía en el narrador, sin embargo, las narraciones aclaran algo. Y así llegamos a McCloskey, quien aprueba la corriente principal porque es retóricamente efectiva. Las tendencias se pueden predecir, pero la validez de las regularidades subyacentes cambia con las condiciones históricas. La ley de Verdoorn, por ejemplo, pierde su importancia a medida que disminuye la participación de la industria en la producción. Lo que queda de las teorías está ligado a circunstancias que cambian con las transformaciones históricas, de ahí que las escuelas históricas obtengan una reivindicación.

Homo oeconomicus

La discusión se dirige entonces a las disciplinas vecinas. Estudios de psicología, por qué los participantes del mercado se comportan de la forma en que lo hacen. Se vuelve a criticar el concepto de homo oeconomicus

La incertidumbre no debe ser reemplazada por probabilidad; los crímenes no pueden reducirse a acciones racionales. La economía del comportamiento no es una alternativa completa. Una serie de conceptos desarrollados por la economía del comportamiento, como el sesgo de confirmación o la falacia del costo irrecuperable, parecen, no obstante, atractivos para Skidelsky. 

Sociología y economía

El capítulo sobre sociología y economía es interesante. El sujeto en sociología no es necesariamente el individuo, sino el sistema, dentro del cual el individuo reacciona a las normas. Skidelsky opone el holismo sociológico al individualismo metodológico, citando a Marx. La sociología histórica siguió a Marx, comenzando aquí con la de Tönnies. comunidad y sociedad, luego sigue un resumen de las ideas centrales de Max Weber y la oposición entre racionalidad comunicativa y estratégica propuesta por Habermas. ¿Es el interés propio, tal como se desarrolla en las sociedades modernas, suficiente para establecer relaciones de obligación? La historia de la modernización se delinea de otra manera según Polanyi

Economía institucional

Skidelsky se siente menos atraído por el nuevo institucionalismo (capítulo ‘Economía institucional’), que comenzó con la introducción de los costos de transacción para explicar el cambio histórico. El papel del poder en la economía es un tema que los economistas han tendido a descuidar, quizás debido a su asociación con el marxismo. Skidelsky distingue entre la actitud liberal, donde el poder existe, pero puede ser controlado por medio de una separación de poderes, la doctrina marxista, que discute el poder en relación con la lucha de clases, la ideología y la falsa conciencia (Gramsci), y un enfoque “maquiavélico”: según Pareto, las élites gobernantes se suceden unas a otras. Los economistas conceptualizan el mercado como un ámbito libre de relaciones de poder, excepto por las distorsiones causadas por todas las formas de competencia imperfecta. Skidelsky los enumera y luego pregunta dónde reside el poder en la economía como disciplina académica. Hay una autonomía relativa, pero no obstante una fuerte influencia ideológica salvo las distorsiones causadas por todas las formas de competencia. 

Pensamiento e historia económica

Dos capítulos se ocupan de la historia del pensamiento económico y de la historia económica, respectivamente. Skidelsky explica aquí con mayor detalle por qué el economista puede beneficiarse del estudio de la historia del tema; los escritos de los disidentes contienen un arsenal de herramientas. Sin embargo, no hay mucho espacio en este libro para ejemplos sorprendentes. Es lógico que, tras la crítica a la econometría, la cliometría no sea bien recibida. Me gusta especialmente la síntensis del autor respecto al estudio de la historia de las ciencias económicas «es como rebuscar en un ático repleto de trastos antiguos, un pasatiempo bastante agradable, pero que no tiene ninguna utilidad práctica«.

Una conclusión

Una conclusión es que la economía debe volver a convertirse en una ciencia moral. El capítulo hace hincapié en Amartya Sen y su teoría de las capacidades. Los economistas deberían volverse más modestos (el capítulo se titula “Abandonar la omnisciencia”). Esto se ilustra mediante la teoría keynesiana de la probabilidad. Hay declaraciones a las que podemos asignar un valor numérico de probabilidad, otras declaraciones que son capaces de una clasificación ordinal solo en cuanto a su plausibilidad y, finalmente, muchas, que desafían la cuantificabilidad en conjunto. Pero “el proyecto de mejorar la forma de hacer economía no puede depender de un regreso a Keynes”. Necesitamos una “ontología mejorada”, teniendo en cuenta el papel de las ideas, del poder, de la tecnología. No solo se deben tener en cuenta los individuos, sino también los gobiernos y las corporaciones, los grupos intermedios entre los individuos y el estado. Se puede agregar que este postulado fue algo natural para la escuela histórica, contemporánea a los primeros neoclásicos. 

Como era de esperar, las propuestas para “El futuro de la economía” (el título del último capítulo) son poco concretas y se refieren más a la actitud que se debe tomar que a configuraciones institucionales concretas.

Skidelsky ofrece nada menos que un análisis detallado del estado de la economía. Aunque probablemente su intención era escribir en términos sencillos y en un tono tranquilo, a menudo, hay oraciones y párrafos enteros que tienes que leer dos o tres veces. Es una lectura interesante, pero densa. Nada aconsejable para el profano en la materia y solo apto para economistas, estudiantes de economía cualquiera que busque ese conocimiento.

Post relacionados:

Un comentario

  1. En los actuales momentos es de suma importancia volver a retomar muchas propuestas clásicas de economía, pero no para detenerse en el pasado, sino para dar respuestas al presente y al futuro no tan inmediato

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.