Los próximos 500 años: rediseño de la vida para ser una Civilización Espacial

¿Solos y hacia dónde?

Una de las preguntas más recurrentes de los humanos es si estamos solos en el Universo. Con el estado del arte actual hay pocas certezas. Solo sabemos que el Universo es inabarcable y que probablemente seamos los únicos seres vivos existentes… Al menos esta es la conclusión después de leer una de los más completos y actualizados libros sobre astrobiología ¿Estamos solos? En busca de otras vidas en el Cosmos de Carlos Briones.

Si esa es nuestra realidad, quizás haya que preguntarse a dónde vamos desde aquí como especie. Para responder a esta pregunta está The Next 500 Years: Engineering Life to Reach New Worlds de Christopher Mason, dando las mejores y más realistas sugerencias que nadie haya concebido jamás.

Christopher Mason es genetista y biólogo computacional en Weill Cornell Medicine en Nueva York, y ha trabajado con la NASA en varios proyectos, incluido el análisis de datos celulares y de ADN del año del astronauta Scott Kelly en el espacio (ver Resistencia, un año en el Espacio del propio Scott Kelly). Su experiencia en genética es clara y evidente en su libro, y es este conocimiento lo que le ha dado a él y a sus colegas la confianza para elaborar un plan de 500 años para que la humanidad se extienda no solo a los otros planetas de nuestro Sistema Solar, sino también a las estrellas en naves de vasta generación.

The Next 500 Years es ambicioso, complejo, desafiante y, sobre todo, significativo. En este excelente libro Mason ha logrado fusionar descripciones claras de algunos de los procesos científicos contemporáneos más avanzados con especulaciones informadas y predicciones sobre cómo seremos dentro de 500 años en un mundo vibrante con una narrativa convincente. 

La motivación para esta futura diáspora escribe Mason, no es solo nuestra supervivencia, sino la supervivencia de toda la vida biológica, de la cual somos los guardianes autoproclamados. Mason llama a esto ética de ontogénica, que propone que tenemos la obligación de proteger la vida para que tenga la oportunidad de alcanzar su potencial. Al editar nuestro código genético y los genes de otras especies, Mason muestra cómo podemos adaptarnos a los desafíos que plantea la expansión en el espacio: radiación, temperaturas extremas, cero o microgravedad, falta de luz solar, entornos hostiles o biosferas, y cualquier otra cosa que el Universo se preocupa por arrojarnos.

Además, estamos al comienzo de poder adaptar nuestro código genético en este momento. Las técnicas como CRISPR (recomendable lectura Editando genes: recorta, pega y colorea de Lluís Montoliu) nos permiten editar secuencias genéticas y, aunque esas tecnologías todavía están en pañales, a medida que comprendamos mejor el genoma humano, los futuros genetistas podrán editar genes que podrían causar enfermedades y reemplazarlos con genes. eso podría hacer que los humanos sean más resistentes a la radiación, la microgravedad o la luz solar limitada, por ejemplo. Yendo aún más lejos, es posible que puedan escribir genomas completamente nuevos, en lugar de simplemente editar los existentes. Al hacerlo, adaptaremos el cuerpo humano a nivel genético para sobrevivir más allá de la Tierra.

Una mirada de optimismo-ficción

Esta es la parte del ‘sí’ a la respuesta a la pregunta sobre la precisión de las predicciones de Mason sobre el futuro. Tenemos esta tecnología y una comprensión cada vez mayor del genoma humano en este momento, y solo mejorará y tendrá un papel enorme que desempeñar en nuestro futuro. Imagina poder curar todas las enfermedades genéticas, o eliminarlas del genoma de un bebé cuando todavía es un embrión. Incluso el envejecimiento podría encontrar una cura en nuestros genes. Y si podemos hacer que el espacio sea menos hostil haciendo que nuestros cuerpos sean más resistentes a él, eso seguramente eliminará algunos de los límites para que los seres humanos exploren el espacio. Con ese fin, entender los cambios que 12 meses en el espacio hicieron en el cuerpo de Scott Kelly es un punto de partida importante, que ocupa gran parte del primer capítulo de The Next 500 Years.

El astronauta de la NASA Scott Kelly pasó 340 días consecutivos en el espacio, y estudios posteriores revelaron que el tiempo pasado en órbita había alterado temporalmente su biología celular. Imagen: NASA.

El libro está repleto de ideas embriagadoras, y su entusiasmo y optimismo son contagiosos a medida que el texto avanza en los primeros capítulos, apenas deteniéndose para respirar mientras casualmente menciona nociones como el fin del Universo junto con discusiones sobre ética y ciencia genética.

Al final del segundo capítulo, Mason ya está hablando sobre la reestructuración del espacio-tiempo en un futuro lejano para garantizar que la vida pueda sobrevivir para siempre, y la ética de hacerlo si esa reestructuración impide la progresión de un universo cíclico que podría crear un nuevo universo incluso. más adecuado para la vida que el nuestro!

En el Capítulo 3, Mason nos trae de vuelta a la Tierra con la primera fase de su plan de diez fases para enviar a la humanidad a las estrellas. La primera fase se refiere al ‘Panorama de la genómica funcional‘ y habla de nuestras habilidades actuales para secuenciar y editar genomas. Hay mucha jerga y detalles aquí, ya que Mason se adentra en lo que mejor conoce, y como alguien con una comprensión modesta de los conceptos, admito que me perdí en algunos de los detalles. Afortunadamente, hay suficiente para que el lector siga aproximadamente lo que sucede si no tiene la formación técnica necesaria.

Cada fase posterior nos lleva un poco más hacia el futuro. Se describe que la Fase 2, la ‘Ingeniería preliminar de los genomas‘, tendrá lugar entre 2020 y 2040; La Fase 3, ‘Pruebas a Largo Plazo de Ingeniería Celular y Humana‘, cubre los años de 2040 a 2100.

Mason enfatiza que, en el futuro, nuestro genoma ya no decidirá nuestro destino, ni como individuos ni como especie. Editar y reescribir nuestro genoma nos dará libertad celular, en el sentido de que nos cambiaremos a nosotros mismos para poder tener acceso a entornos demasiado hostiles para vivir en la actualidad. Incluso plantea brevemente la idea de los ‘humanos verdes’: humanos con cloroplastos en la piel para hacer la fotosíntesis de la luz solar, tal vez mientras viven en un mundo oscuro y distante donde cada fotón cuenta. Me encantaría ver este concepto en la ciencia ficción.

Una idea que a Mason claramente le gusta es la de las ‘exomatrices’. En lugar de someter a las mujeres al proceso doloroso y a veces peligroso del parto, los niños podrían desarrollarse dentro de un útero artificial fuera del cuerpo, construido a partir de información genética no necesariamente limitada a solo dos padres del sexo opuesto, sino potencialmente a una multitud de padres, dando a la niño la genética más preferida posible. 

El desarrollo de úteros externos no solo mejoraría las cosas para la madre y el niño; podrían usarse en el espacio, tal vez en el largo viaje de una nave generacional, o incluso en otro planeta, vigilados por guardianes robóticos, la información genética transmitida a ese planeta desde la Tierra y las células esencialmente impresas y ensambladas en un embrión humano Una nueva población modificada de humanos podría crecer en un planeta lejano, eliminando las dificultades de los viajes espaciales humanos. 

Mason incluso plantea brevemente la idea de los ‘humanos verdes’: humanos con cloroplastos en la piel para hacer la fotosíntesis de la luz solar, tal vez mientras viven en un mundo oscuro y distante donde cada fotón cuenta.

Alrededor de esta etapa, Mason se estaba volviendo excesivamente optimista…. Sin embargo, al pensar en el futuro creo que es importante preguntarse también, «¿qué puede salir mal?«

La edición genética es una herramienta enormemente poderosa, pero cuando entramos en discusiones sobre bebés diseñados, exouterinos y la edición de nuestro código genético, no es difícil ver cómo estas tecnologías también podrían usarse para fines nefastos, o crear más cismas en la sociedad entre los ricos. y los que no tienen, lo que hace que la brecha entre ricos y pobres sea aún mayor. Y así como la ciencia ficción nos ha alertado sobre los riesgos potenciales de la inteligencia artificial, también nos ha mostrado los riesgos de la eugenesia. Si estas tecnologías no están disponibles para todos, no es difícil ver cómo los ricos podrían formar su propia súper raza de élite, capaz de superar cualquier cosa que podamos hacer los homo sapiens ordinarios. De esta manera se encuentra el conflicto y la distopía si no tenemos cuidado, y esas definitivamente no son cosas que queremos llevar con nosotros a las estrellas si podemos evitarlo.

Para ser justos, Mason aborda algunas de estas preocupaciones en una discusión sobre capacitismo, pero me gustaría haber encontrado más profundidad. Cualquier plan para el futuro también debe incluir la conciencia de cómo podemos evitar algunas de las trampas que podemos imaginar. Siento que esto falta un poco en el plan maestro de Mason.

Visión pesimista

Y aquí es donde llego a la parte ‘no’ de mi respuesta a la pregunta en la parte superior de esta revisión. Predecir el futuro simplemente a través del progreso de la tecnología ignora la imprevisibilidad humana: nuestra capacidad de hacer cosas sorprendentes y, a veces, no del todo lógicas, y de que la codicia y la avaricia entren en conflicto con la generosidad y el desinterés. No sabemos cómo reaccionará la sociedad ante las sofisticadas tecnologías de edición genética que describe Mason, y cómo podríamos fusionar esas tecnologías con otras, quizás algunas que aún no se han inventado, y cómo podrían influir en nuestras infraestructuras sociales y económicas, y viceversa. La especulación es divertida y puede actuar como una guía cuando entramos en el futuro, pero nunca debemos esperar que el futuro resulte como lo imaginamos, porque en mi experiencia, nunca sucede.

También creo que Mason está minimizando los desafíos de vivir en el espacio y en otros mundos. Él predice que para 2150 no solo tendremos una colonia permanente en la Luna, sino que también estaremos en camino de desarrollar una ciudad permanente en Marte. Es cierto que esto parece mucho más realista que la escala de tiempo de Elon Musk, pero incluso con modificaciones genéticas, Marte será un mundo increíblemente difícil para vivir, y podemos olvidarnos de terraformarlo: Marte tiene una atmósfera con fugas y no hay manera de tapar esa fuga. Y quién sabe qué hostilidad nos espera en exoplanetas que pueden o no tener alguna similitud con la Tierra.

Marte será un mundo duro para vivir. ¿Podemos adaptarnos genéticamente para sobrevivir allí mejor? Imagen: Vuelo récord del Helicóptero Ingenuity Mars de la NASA

Piensa en el entorno hostil de un planeta o una luna como si fuera una gran pared de ladrillos. Nuestro uso de la tecnología, incluida la edición genética para modificarnos a nosotros mismos y al medio ambiente, socavará este muro, pero sigue siendo una pregunta abierta sobre cuánto del ladrillo podemos eliminar al socavarlo. Mason, por otro lado, sugiere que podremos golpearlo con un mazo.

Y espero fervientemente que tenga razón. Pero creo que es importante hacer de abogado del diablo porque el futuro nunca es sencillo. Aun así, combinando la edición genética con otras tecnologías como la inteligencia artificial, con la potencia de cálculo como la computación cuántica, y quizás tengamos un futuro interesante por delante.

Mason predice que la nave de primera generación que transportará humanos a otro sistema estelar se lanzará alrededor del año 2401. En esta etapa del libro, hemos dejado atrás las explicaciones detalladas y cuidadosas de los genomas y la reescritura celular, y nos encontramos en la tierra de la especulación. exploración cósmica. Mencioné que los primeros capítulos estaban llenos de jerga y detalles, ya que Mason se encontró en su elemento. Los capítulos posteriores son más vagos, con algunas inexactitudes a medida que Mason pasa de la genética a la astronomía y la cosmología. Su definición de planetas del tamaño de la Tierra y similares a la Tierra, y las diferencias entre los dos conceptos, no está clara, mientras que estar en la zona habitable de una estrella no garantiza que un planeta tenga agua. También combina el posible ‘Big Rip’ al final del Universo («átomos en planetas que se separan», como él dice) con la muerte por calor,

Los planetas más parecidos a la Tierra que se conocen actualmente, en comparación con la Tierra (con una clasificación de 1); sin embargo, sus clasificaciones se basan en observaciones incompletas. Cuando lleguemos a estos planetas, podemos encontrarlos completamente extraños o inhóspitos, y vivir en ellos será difícil. Imagen: PHL@UPR Arecibo.

Aun así, la ambición del libro se muestra realmente en los capítulos finales. Mason describe tres componentes de un ecosistema: 1) productores, 2) consumidores y 3) descomponedores. Pero luego sugiere un cuarto componente: guardianes, diseñados para proteger el ecosistema. Y esos guardianes somos nosotros, irónicamente, dado el daño que hemos causado al ecosistema de la Tierra. Pero seguir el paradigma de la ética ontogénica de Mason significaría que aprenderíamos las lecciones de nuestros errores y protegeríamos la vida y la biología en el Universo, no las pisotearíamos. A medida que viajamos a nuevos mundos, nos convertiremos en los arquitectos e ingenieros de la diversidad genética, y cuando avancemos hacia nuevos pastos, podríamos dejar atrás a otros guardianes, tal vez primates elevados o inteligencia artificial. 

El final de la Fase 8 en el plan de Mason vería este sistema de guardianes establecido a medida que damos los pasos finales para convertirnos en «entidades interestelares», con naves de generación autosuficientes con guardianes a bordo o enviadas por adelantado. Y no se trata solo de proteger la vida derivada de la Tierra: si encontramos vida en otras partes del cosmos, también debemos protegerla y adaptarnos a las biosferas en lugar de hacer que las biosferas se adapten a nosotros. (Aquí es donde creo que el argumento para establecerse y adaptar Marte cae en un punto de vista ético en caso de que encontremos microbios marcianos nativos, pero ese es un tema para otro día).

En resumen, Mason ha elaborado un libro que invita a la reflexión y que debería suscitar más de un debate, y creo que eso es todo lo que cualquier autor podría pedir. Para los genetistas que no están familiarizados con los conceptos de cosmología y exploración espacial, probablemente sea una revelación. Para los futuristas entusiastas del espacio, es una oportunidad accesible de aprender sobre genética y cómo se puede utilizar la ciencia genética para ayudarnos. Mason no tiene miedo de hacer declaraciones audaces, confía en sus opiniones y le gusta pensar en grande.

Para reflexionar

Las fases finales de su plan de 10 fases verían a la humanidad alcanzar su destino, pero ¿por qué detenerse en los planetas? Hay todo un Universo fuera de control que tendríamos que domar para asegurar la longevidad de la vida en el futuro más profundo imaginable. Todavía no sabemos si vivimos en un Universo que será desgarrado por la energía oscura, o moriremos de entropía en la muerte por calor, o todos se derrumbarán. Si los humanos humildes podrían cambiar algo de esto es una especulación incontestable por ahora. 

La exploración espacial implica un debate ético importante (¿Es ética la exploración espacial?). El libro genera, obviamente, muchas dudas. El espacio debería implicar nuevos modelos de sociedad en el espacio. La “amenaza” de las nuevas tecnologías es un hecho. Mis dudas surgen de mi preocupación de que cuando todas estas tecnologías se desaten, ¿actuaremos de manera positiva? 

Imagen de Pete Linforth en Pixabay

Post relacionados:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.