Historia de la Estrategia por Lawrence Freedman

Si te interesa la estrategia en general hay varios libros que debes tener en cuenta. Dos de clásicos: ‘El Arte de la Guerra’ de Sun Tzu y ‘El Príncipe’ de Nicolás Maquiavelo. Como lecturas contemporáneas dos recomendaciones: Good Strategy/Bad Strategy de Richard Rumelt sobe el que ya escribí hace unos meses y ‘Estrategia. Una historia’ de Lawrence Freedman.

Sir Lawrence Freedman, una de las principales autoridades mundiales en materia de guerra y análisis estratégico, presenta una historia de la estrategia (“el arte de crear poder”) de gran variedad y erudición. De la obra de Freedman quizás esperes un libro sobre muchas campañas, batallas y generales. En realidad, lo que obtendrás, es algo bastante más sutil. Se trata más de una historia de las ciencias sociales vista a través de la lente de fijar la estrategia.

Su enfoque es completo y holístico; comenzando desde los primates y abarcando los tiempos bíblicos y todo el camino hacia la guerra moderna, Freedman estudia meticulosamente la evolución del pensamiento estratégico. Luego se adentra en el mundo de la estrategia empresarial, cómo evolucionó y cómo fue influenciado por las estrategias de guerra; un capítulo impecablemente investigado que incorpora un análisis de todas las principales teorías de gestión sobre la estrategia. También se examinan los elementos conductuales y sociales. Este libro es para entusiastas de la estrategia. Una lectura larga y pesada (768 págs) que resultará muy gratificante si realmente te sientes atraído por el mundo de la estrategia.

Principales ideas de ‘Estrategia’ de Lawrence Freedman

  • La estrategia se diferencia de la planificación porque abarca la presencia de conflicto y la interacción de fuerzas.
  • Los dos modos básicos de estrategia son la fuerza física y la astucia.
  • La estrategia adopta tres formas: violencia, astucia y formación de coaliciones.
  • Los desamparados, incluidos los radicales y revolucionarios, a menudo recurren a estrategias de astucia y formación de coaliciones.
  • Los avances en la estrategia se han producido a través de innovaciones, que a menudo surgen de la infraestructura o los desarrollos tecnológicos.
  • La Revolución Francesa y el advenimiento de las armas nucleares marcaron un hito en la historia de la estrategia militar.
  • La atención intensa a la estrategia corporativa a menudo no logra proporcionar los resultados deseados.
  • Las estrategias sociológicas enseñaron a los gerentes a considerar el lado humano de la vida empresarial.
  • En muchas esferas, el pensamiento estratégico se ha centrado en su dimensión cognitiva.
  • El uso de la narrativa como vehículo de estrategia ahora impregna el pensamiento estratégico militar, corporativo y político.

Estrategia

La gente quiere cambiar el curso futuro de los acontecimientos, redistribuir el poder y hacerse con el control de su entorno. Estos deseos no son fáciles de cumplir. Los intereses en conflicto de varias partes y otros factores impredecibles entran en juego. Por ejemplo, aquellos que quieren mover eventos pueden carecer de fuerza o poder suficiente. Este es el ámbito de la estrategia.

«El desafío para el estratega inteligente era anticiparse tanto al enemigo como a todos esos elementos de fricción y azar que se interponían en el camino».

La estrategia no es simplemente planificación. Los seres humanos usan la estrategia cuando reconocen que incluso los planes mejor trazados pueden salir mal, y luchan contra las fuerzas que frustran sus planes, incluidas otras personas, circunstancias y fortuna. A menudo, esas fuerzas responden y las personas deben responder a su vez. Esta interacción, una situación fluida que requiere flexibilidad y modificaciones constantes, es esencial para la estrategia.

«La estrategia sin tácticas es la ruta más lenta hacia la victoria. La táctica sin estrategia es el ruido antes de la derrota”.

Los chimpancés utilizan la estrategia durante los conflictos por el poder y el territorio, lo que sugiere que los elementos de la estrategia trascienden la experiencia humana. La Biblia da ejemplos tempranos de estrategia en acción; famosos entre ellos son la batalla de David y Goliat y la historia del Éxodo. En las historias bíblicas, el éxito a menudo depende de la fe o la obediencia a Dios.

«Las estrategias no eran tanto un medio para afirmar el control sobre las situaciones, sino una forma de hacer frente a situaciones en las que nadie tenía el control total».

Esta noción sustenta el papel de las batallas durante la Edad Media, como una especie de «litigio con Dios como juez». Los griegos identificaron dos modos principales de estrategia secular: “ biē ” y “ mētis ”, o fuerza física y astucia. Esta dicotomía proporciona un marco útil para comprender la estrategia a lo largo de la historia. Las concepciones modernas de la estrategia surgen de la fe de la Ilustración en la razón.

Formas esenciales de estrategia

La estrategia adopta tres formas, que los investigadores han observado en los chimpancés, así como en la estrategia humana, militar, política y corporativa. La primera es la violencia física. Los chimpancés muerden, pelean por parejas y van a la guerra en disputas territoriales. Los generales y sus ejércitos buscan destruir, agotar o abrumar a sus enemigos. Los radicales y revolucionarios pueden dañar la propiedad, cometer asesinatos o, durante campañas no violentas, absorber ataques contra ellos mismos.

“Está bien evitar las ilusiones de control, pero al final todo lo que podemos hacer es actuar como si pudiéramos influir en los eventos. Hacer lo contrario es sucumbir al fatalismo ”.

La segunda forma de estrategia es la astucia. Las actitudes culturales sobre la fuerza versus la intriga influyeron en el papel de la astucia en la estrategia. Para los desamparados, ser astuto puede proporcionar una ventaja sobre oponentes físicamente más fuertes. El antiguo estratega militar chino Sun Tzu honró a los generales que podían vencer a un enemigo mediante la estrategia y que defendían el uso del engaño y la sorpresa. Nicolás Maquiavelo informó de manera influyente sobre el engaño y la manipulación en la política florentina del siglo XVI.

«Manejar implicaba afrontar, lidiar con una situación que nunca podría controlarse por completo».

Los factores “espirituales” son parte de esta segunda forma de estrategia. Estos incluyen la moral de los soldados o civiles, sus estados psicológicos y cómo evalúan una situación y responden.

Los estrategas contemporáneos se basan en conocimientos que surgen de la psicología, como los intentos de interrumpir la capacidad de toma de decisiones de un enemigo o causar crisis emocionales. También se basan en herramientas cognitivas que incluyen propaganda, relaciones públicas y el uso de narrativas.

«Los planes no valen nada, pero la planificación lo es todo». (Dwight Eisenhower)

La tercera forma de estrategia es la formación de coaliciones. Los chimpancés forman coaliciones durante las guerras territoriales, y el aliado débil con partidos más fuertes para ganar el poder. En la elaboración de estrategias humanas, el objetivo puede ser la formación de una coalición.  

Estrategia a través de la historia

Los avances en la estrategia a menudo provienen de las innovaciones de grandes pensadores estratégicos. Piensa en Ulises, famoso por el Caballo de Troya, y Pericles, uno de los primeros practicantes de la narrativa estratégica. A lo largo de la historia, los avances o cambios importantes en la estrategia también siguieron eventos de época como la Revolución Francesa o el advenimiento de las armas nucleares. Los avances en tecnología, en áreas como armamento, transporte, comunicación, cartografía, procesamiento de información y matemáticas, impulsaron avances en la estrategia a medida que los pensadores adoptaron y explotaron estas nuevas herramientas.

“El conflicto no es un medio de resolver problemas; era el problema por resolver «.

Aunque los estrategas siempre apreciaron factores espirituales como la moral, el dominio cognitivo y psicológico se volvió cada vez más importante con los desarrollos modernos en psicología, neurociencia y filosofía. Las técnicas estratégicas contemporáneas pueden apuntar a cómo las personas funcionan mentalmente, toman decisiones, se forman opiniones o adquieren la capacidad de actuar.

La estrategia «corporativa» fue un ejemplo de pensamiento que ocultaba más de lo que revelaba para apoyar las estructuras de poder establecidas «.

Un ejemplo influyente es el «bucle OODA«, que introdujo el coronel John Boyd en la década de 1970. Un estratega podría desorientar y paralizar a un enemigo interrumpiendo su secuencia de «observar, orientar, decidir y actuar». Esta idea también inspiró la elaboración de estrategias comerciales. La dimensión cognitiva incluye los intentos de reforzar o socavar la moral o de influir en el sentimiento, como ocurre con la propaganda electoral o las campañas no violentas de los movimientos estadounidenses de derechos civiles. En los negocios, la estrategia en sí misma podría funcionar como una táctica poderosa para hacer cumplir la ideología y mantener las estructuras de poder.

La «guerra de las narrativas»

Después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 y la guerra irregular que siguió, los estrategas militares estadounidenses llegaron a apreciar la importancia del «entorno de la información». Estados Unidos tuvo que «aprender a conceptualizar sus victorias en términos de dar forma a las percepciones a lo largo del tiempo más que en términos de enfrentamientos decisivos que aniquilaron al enemigo«. El ejército estadounidense reconoció que estaba librando una guerra de narrativas. La noción de que las narrativas pueden servir como poderosos vehículos de estrategia, que las batallas se pueden librar con historias, ha llegado a impregnar el pensamiento estratégico no solo en el ejército, sino también en los negocios, la política y el cambio social.

Estrategia militar

Hasta finales del siglo XVIII, los ejércitos eran relativamente pequeños, los planes de batalla eran simples y las guerras no decidían el destino de las naciones. Tres factores cambiaron esto. La Revolución Francesa trajo las primeras reuniones de ejércitos de masas. Las mejoras de utilidad militar en la infraestructura y las tecnologías, especialmente el transporte y la cartografía, permitieron grandes ejércitos y movimientos geográficos. Como general, Napoleón Bonaparte innovó el despliegue de ejércitos de masas. Los teóricos de la guerra Carl von Clausewitz y Antoine Henri de Jomini escribieron libros en el siglo XIX que se basaron en las prácticas de Napoleón para proporcionar teoría y orientación a generaciones de líderes occidentales. 

«La protesta se convierte en una táctica eficaz en la medida en que provoca brutalidad y opresión en la estructura de poder».

La guerra moderna introdujo aniquilar al enemigo, no simplemente derrotarlo. Una «estrategia de agotamiento» buscaba lograr la victoria fuera de la batalla. Una fuerza más débil podría prevalecer a través de una voluntad más fuerte, intimidando al enemigo con «moral y determinación para conquistar», en palabras de un mariscal de campo británico. Este enfoque, el «culto a la ofensiva», prevaleció en Europa durante el siglo XIX.

«No se debe hacer nada para disminuir las consecuencias asesinas de una guerra nuclear porque no se debe hacer nada para alentar la idea de que vale la pena comenzar».

Alemania trató de romper la moral civil durante la Primera Guerra Mundial con el uso del poder aéreo. El concepto de guerra de «cerebros», que apunta a las mentes y la voluntad de los enemigos en lugar de su fuerza física, vino de los británicos. Sir Basil Liddell Hart abogaba por llevar a cabo la guerra de manera indirecta, usando la sorpresa para confundir al enemigo e inducir una retirada con la intención de evitar la batalla.

La «narrativa» era otra forma en que los débiles podían enfrentarse a los fuertes: menos músculos pero mejores historias «.

Con el desarrollo de las armas nucleares, la guerra misma se volvió imposible de ganar. La estrategia militar cambió para apoyar el objetivo de evitar la guerra. La Corporación RAND se convirtió en un centro para estudiar problemas militares utilizando poderosos enfoques computacionales. Las simulaciones por computadora y la teorización matemática proporcionaron la base para las decisiones sobre estrategia y operaciones. La teoría de juegos, que surgió por primera vez en la década de 1920, desempeñó un papel central.

«Se prefería una batalla de narrativas a una batalla real».

La atención se centró en técnicas cognitivas y psicológicas. La teoría de la guerra de guerrillas y la contrainsurgencia señaló la importancia estratégica de las percepciones populares. La influyente teoría OODA de Boyd entró en escena en la década de 1970. Las innovaciones tecnológicas en armamento demostraron su poder con la Operación Tormenta del Desierto en 1990. El efecto paralizante de «conmoción y pavor» prometía un nuevo tipo de «guerra relativamente civilizada». Sin embargo, los ataques terroristas al World Trade Center en 2001 marcaron el comienzo de una era en la que dominaban los enfoques de contrainsurgencia y la importancia del «entorno de la información» se hizo evidente.

Estrategia politica

Tanto en el ámbito político como en el militar, quienes han tratado de ganar o mantener el poder emplearon estrategias de violencia, astucia y construcción de coaliciones. Radicales y revolucionarios reconocieron que la violencia sería necesaria para completar sus luchas. Como desvalidos que luchan contra el poder del estado, trabajaron para despertar el poder de las masas. Los revolucionarios buscaron concienciar a las clases trabajadoras y brindarles una identidad de clase, una visión de sus intereses reales y visiones inspiradoras de un mundo nuevo.

«Los hechos cuentan, pero las historias venden». (James Carville)

Los teóricos europeos observaron que los líderes de la élite dependían de las creencias de la gente para mantener a las masas satisfechas. El marxista italiano Antonio Gramsci describió la «capacidad de las élites para dominar a través del poder de las ideas en lugar de la fuerza bruta» y lo llamó hegemonía. Las estrategias políticas que dependían de la persuasión o manipulación más que de la violencia reflejaban una apreciación del impacto de la propaganda, la opinión pública, la ideología y el consentimiento.

El movimiento estadounidense de derechos civiles utilizó la no violencia en una «campaña notablemente exitosa». Su impacto dependió de eventos económicos y políticos que ganaron poder a través de la cobertura de los medios. En esencia, los líderes de derechos civiles colocan a las élites poderosas entre la espada y la pared, haciéndolas sufrir dolor económico o cobertura mediática negativa y, por lo tanto, obligándolas a ceder.

El final de la década de 1960 trajo consigo el desencanto por la no violencia. Los miembros de los movimientos radicales contra la guerra y de derechos civiles a menudo recurrían a la violencia. Al mismo tiempo, la noción de que las construcciones mentales dan forma a la experiencia humana del mundo estaba ganando popularidad. Proporcionó una alternativa a la violencia como una forma de alterar las estructuras de poder. Los éxitos políticos republicanos a finales del siglo XX demostraron el poder del lenguaje. Las estrategias de campaña del consultor político demócrata James Carville mostraron que las historias podrían interrumpir el ciclo OODA y causar desorientación. Tales narrativas también podrían generar apoyo y solidaridad. En la década de 1990, las élites y los radicales aceptaron el concepto de narrativa como «el instrumento esencial en las batallas por las ideas».

Estrategia de negocios

La estrategia ayuda a los gerentes a determinar cómo desplegar el poder que ya tienen. Las cuestiones del poder en sí mismas no suelen entrar en las discusiones de estrategia empresarial, que daban por sentadas las estructuras esenciales de poder y, en cambio, se centraban en cuestiones de cómo aplicar ese poder para tomar decisiones. Pero el poder no es absoluto. Los gerentes trabajan en un entorno aún más complejo que el que enfrenta un líder militar. Independientemente del esfuerzo que hagan para controlar su entorno y asegurar sus objetivos deseados, los gerentes, como todos los demás, se enfrentan a una realidad intratable. Han implementado una serie de enfoques diferentes para la toma de decisiones, ninguno de los cuales ha proporcionado los resultados esperados.

En 1964, las corporaciones recurrieron al pensamiento estratégico para aplicar la razón a la toma de decisiones comerciales. A medida que estas decisiones se complicaron cada vez más, los procesos de planificación tuvieron una gran influencia en el pensamiento corporativo. Finalmente, se puso en duda el valor de la planificación estratégica. Dos enfoques para la toma de decisiones tomaron su lugar, uno con sus raíces en la economía y el otro basado en la sociología. En un entorno empresarial en constante cambio, los modelos económicos ayudaron a los gerentes a comprender la dinámica a la que se enfrentaban, pero no pudieron proporcionar respuestas sólidas.

Las estrategias sociológicas se centraron en las relaciones sociales y pidieron a los gerentes que consideren el lado humano de la vida empresarial. Por ejemplo, el consultor estratégico Gary Hamel sugirió que los gerentes podrían tener éxito si atienden las relaciones y las necesidades psicológicas y emocionales de los trabajadores. Esta línea de pensamiento enfatizó la flexibilidad, la innovación y la democracia en el lugar de trabajo. En un entorno incierto, algunos pensadores sugieren seguir una «estrategia sin diseño» o una «estrategia alternativa», alentando a los gerentes a «evitar el control y seguir el flujo de la organización».

Post relacionados:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.