Tecnología, deflación, espiral de deuda y caos

Este es un post que resumen el interesante libro de Jeff Booth, empresario canadiense. ‘The Price of Tomorrow’. El libro es una advertencia sobre dos tendencias peligrosas que cree que no están recibiendo suficiente atención. La primera es que la tecnología y la deflación de precios provocarán un desempleo generalizado y duradero. El segundo es que la economía mundial se sustenta en una montaña inestable de deuda.

El autor hace referencia a Ray Dalio, (Principios para superar crisis de gran endeudamiento) y recuerda que solo hay cuatro palancas que los gobiernos pueden utilizar para escapar de las crisis de deuda. La carga de la deuda actual es tan grande que cualquier solución a largo plazo debe lidiar con ella, por lo que categorizaremos las soluciones propuestas según cómo intentan utilizar una de las cuatro formas de escapar de la carga de la deuda:

  1. Austeridad: gastar menos
  2. Incumplimiento / reestructuración de la deuda
  3. El banco central imprime dinero u otras garantías
  4. Transferencias de dinero de quienes tienen más de lo que necesitan a quienes tienen menos (impuestos mucho más altos para los ricos)

Ha habido muy poca mención de las dos primeras palancas. Como el autor explica en el c capítulo 1, debido a la deflación, la austeridad crearía un círculo vicioso de retroalimentación y un colapso en los precios de los activos, combinado con un menor empleo que daría lugar a incumplimientos de deuda o reestructuraciones. Por eso, la austeridad (palanca I) y los incumplimientos de la deuda y la reestructuración (palanca 2) están indisolublemente vinculados. Que comencemos con la reestructuración o la austeridad es indiferente; la deuda deberá reestructurarse. También es el más doloroso de soportar para la sociedad a corto plazo, por lo que podría ser la razón por la que prácticamente no hay diálogo sobre ninguna de estas soluciones.

Paradójicamente, la deuda en el mundo ya es tan alta que no es solo la austeridad lo que desencadenaría una caída de los precios de los activos y un círculo vicioso de retroalimentación. La desaceleración del crecimiento por sí sola podría desencadenar esta reacción en cadena, ya que la deuda se vuelve inservible sin un crecimiento lo suficientemente rápido.

Quizás es por eso por lo que casi todas las propuestas actuales aterrizan hoy en dos campos generales en lados opuestos del espectro político: por un lado, los que usan la palanca 3, y por el otro lado, los que usan la palanca 4. Las soluciones en ellos son en gran medida similares en sus resultados, pero tienen muchas formas diferentes. Veamos los dos lados.

Entorno continuo de tasas de interés bajas o negativas, impresión del banco central, teoría monetaria moderna u otras garantías para mantener la “fiesta en marcha”.

La mayor ironía de este campo es que tiene la mayor creencia en una economía de libre mercado y en el capitalismo, pero al mismo tiempo no se da cuenta de que el capitalismo de libre mercado no es lo que está sucediendo hoy.

Muchas de las políticas actuales en todo el mundo podrían clasificarse aquí, junto con muchas otras propuestas sobre la mesa. Cuando escuches sobre la flexibilización o el estímulo del banco central, piensa en este campo. Tasas de interés negativas, política monetaria moderna, imprimir dinero y llevarlo a manos de los gastadores, recortes de impuestos nacionales y locales para aumentar el gasto, no importa cuál sea el nombre o qué forma adopte, todas estas soluciones mantienen la fiesta en marcha generando más deuda. Realmente no importa si esa deuda es gubernamental, corporativa o personal. Todo estimula la economía o partes de la economía a corto plazo, al tiempo que genera más dolor a largo plazo.

Reorganizar las sillas de cubierta en el Titanic

A corto plazo, este enfoque puede tener éxito porque las personas se sienten más ricas, es decir, hasta que vence la factura. Como vemos en las empresas que no logran hacer la transición a una nueva realidad económica, se necesita un liderazgo audaz (no lo hay) para hacer lo que se necesita a largo plazo, porque el dolor a corto plazo es demasiado grande. Pero como consecuencia de no tomar medidas audaces a largo plazo, la empresa se ve obligada a declararse en quiebra más adelante. El autor llama a esta estrategia de “patear la lata” en el camino o -mucho más explícito- “reorganizar las sillas de cubierta en el Titanic”. Otra forma de ver esta estrategia es «crecimiento a cualquier costo para la sociedad».

Llegará un día, probablemente más temprano que tarde, en que nos demos cuenta de que lo único que impulsa nuestras economías es la explosión de la deuda. Si los gobiernos necesitan incurrir en enormes déficits con tasas de interés extremadamente bajas por temor a que el crecimiento falle, incluso en economías que están funcionando casi al pleno empleo, imagine cómo la deuda y los déficits explotan en una recesión o depresión cuando la economía se tambalea. Una vez que los tenedores de bonos determinen que los gobiernos tienen poca capacidad para pagar o pagar la deuda, la prima de riesgo (o las tasas de interés) de la deuda aumentará. Claro, los gobiernos pueden monetizar y hacer que sus monedas no valgan nada, pero a medida que otros bancos centrales también monetizan, la estrategia en sí misma se vuelve irrelevante.

Como hemos visto a lo largo del libro, esta estrategia solo tiene un final:

  1. mayor desigualdad,
  2. personas que pierden la esperanza en el sistema debido a que no pueden llegar a fin de mes,
  3. más polarización,
  4. un aumento de líderes que usar la polarización para crear narrativas de “nosotros contra ellos” para consolidar el poder, y
  5. revoluciones y guerras comunes. Esta Solución, al final, es una disolución.

Mayores impuestos a los ricos, renta básica garantizada

Se basa en el principio de que el sistema debe ser justo para los desfavorecidos, por lo que debemos gravar más a los ricos para pagar los servicios a los pobres.

Todas las soluciones en este grupo requieren transferencias de riqueza y, por eso, son profundamente impopulares para muchos de los que tienen riqueza. Es difícil ver que el dinero que cree que ha ganado debido a su ingenio o trabajo duro vaya a manos de otras personas que considera que no han trabajado tan duro. El argumento de quienes tienen riqueza es que cuanto más alta es la tasa impositiva para los ricos, más desincentivo hay para asumir riesgos, innovar y ser un fuerte contribuyente a la sociedad.

Una de las propuestas más destacadas de este campo es la renta básica universal. Se ha incorporada en numeras agendas políticas. La idea es simple en su premisa: aumentar los impuestos a los ricos para dar un ingreso básico mínimo ya sea que la gente trabaje o no, recargar a la gente si trabaja en una cantidad máxima, pero tampoco exigirles que trabajen por su salario.

La idea no es nueva, varias propuestas se remontan a muchos años atrás En teoría, suena razonable. Incluso para el capitalista más ardiente, podría ser egoísta.

El capitalismo se derrumba en un mundo donde no hay compradores. La pérdida de empleo y la desigualdad de ingresos reducirán el número de personas que pueden participar en la economía. En algún punto de ese continuo de menos personas que participan en la economía, las matemáticas no funcionan y el sistema colapsa de todos modos. Eso significa que, aunque el ingreso básico universal suena radical para algunos, al menos es una alternativa a ese resultado.

En ejecución, se vuelve mucho más difícil. La renta básica universal es esencialmente una versión de la transferencia de riqueza. Más allá de los argumentos tradicionales de la derecha de que desincentiva el trabajo y, como resultado, incentiva a las personas a que no se les pague por nada, existe una gran cantidad de desafíos adicionales debido a la complejidad para determinar el salario adecuado. ¿Cómo diferenciaría el gobierno los salarios en función de las necesidades, eligiendo vivir en una ciudad frente a otra, por ejemplo, debido a los diferentes costos de vida? ¿Qué pasaría si alguien eligiera vivir en una ciudad cara porque las oportunidades de trabajo eran más altas allí pero aun así no podía encontrar trabajo? ¿El ingreso básico sería mayor para esa persona? ¿Qué pasa con las personas con discapacidad o dependientes?

Determinar la cantidad correcta de ingreso básico diferenciado para las necesidades se vuelve difícil de lograr de manera razonable, especialmente porque cuanto mayor es el subsidio, mayor es el impuesto a los ricos, lo que a su vez crea un polvorín de división en el que cada lado cree que se están aprovechando de ellos.

Sin embargo, el problema más importante con la solución es simplemente este: no se ocupa de la causa raíz. La deflación está siendo causada por la tecnología y, por eso, viajará en la misma ola exponencial que la tecnología. Eso significa que la tasa de deflación (sin imprimir más dinero) solo se acelerará a partir de aquí. La abundancia que nos brinda la tecnología no requiere nuevos empleos netos en todo el mundo. Elimina el trabajo y los trabajos que ya tenemos. Ese efecto negativo sobre el empleo se acelerará a nivel mundial. Al cimentarnos en una sociedad de clases dual, solo ignoramos el cambio estructural subyacente que lo causó en primer lugar. Es probable que ignorar esa razón subyacente cree aún más división.

¿Quién controla el dinero?

Las dos soluciones anteriores no consideran que, dado que la deuda global ya es tan alta y se está expandiendo rápidamente, se necesita un restablecimiento de la deuda en cualquier solución verdaderamente viable. Ese reinicio probablemente será doloroso y podría borrar grandes fortunas de la noche a la mañana y al mismo tiempo crear otras nuevas.. Habrá ganadores y perdedores dependiendo de dónde se realicen las apuestas.

Para ser justos, Booth no pretende tener todas las respuestas. “Está claro que hay que hacer algo. Pero debido a que los problemas son tan complejos y espinosos por naturaleza, es fácil hundir la cabeza en la arena y esperar que otros los resuelvan. Escribí este libro para que todos hablemos y pensemos, y nos hagamos las grandes preguntas

Imagen: ‘The Price of Tomorrow’

Post relacionados:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.