‘El ego es el enemigo’ de Ryan Holiday

Todos nosotros, en cada etapa de la vida, somos víctimas de nuestro propio ego. Nuestro ego nos lleva a esforzarnos demasiado, esperar demasiado, asumir que lo merecemos, todo antes de que hayamos hecho el trabajo. Si logramos el éxito nuestro ego nos hace hacer cosas que nos llevan al fracaso, si fallamos nuestro ego aplasta nuestros intentos de levantarnos y volver a intentarlo. Realmente, podríamos empezar a considerar la gestión del Ego como otro de los superpoderes del S.XXI.

Muy conectado a la lectura de hace unos días (La humildad es la nueva inteligencia en la era de las máquinas inteligentes) es importante hacer referencia al enfoque que le da Ryan Holiday en El ego es el enemigo. Su propósito no es animarte, inspirarte o hacerte sentir especial, sino hacerte pensar menos en ti mismo y liberarte para lograr el trabajo de cambiar el mundo que te has propuesto lograr

Ryan no trata el Ego en el sentido freudiano o de la psicología moderna, más bien usa la definición más común de Ego como una creencia malsana en nuestra importancia, arrogancia y ambición egocéntrica.

Mientras que los libros de historia están llenos de historias de genios obsesivos y visionarios que rehicieron el mundo a su imagen y semejanza con una fuerza pura, casi irracional, Ryan afirma que si buscas encontrarás que la historia también la hacen personas que lucharon contra sus egos en todo momento, que evitaron ser el centro de atención y que pusieron sus metas más altas por encima de su deseo de reconocimiento.

El libro está dividido en tres partes. Aspiraciones, Éxito y Fracaso. Ryan espera que los lectores obtengan humildad mientras aspiran, sean amables en el éxito y permanezcan resistentes durante el fracaso.

Principales ideas de ‘El ego es el enemigo’

  • El ego parece necesario para el éxito, pero la importancia personal impide tu carrera.
  • Ser grande es diferente de hacer grandes cosas.
  • Involucrarse en la construcción de una “marca personal” confunde lograr algo con hablar de ello.
  • Cultiva la moderación para controlar tus sentimientos de orgullo o ira.
  • “Despeja el camino” para otros, y ayudarás a determinar el camino que toman.
  • El ego socava la conexión y el compromiso con los demás que permiten que crezca el éxito.
  • La visualización de objetivos ayuda al comienzo de un proyecto, pero puede producir una impresión engañosa de progreso.
  • Mantén una “mentalidad de estudiante” para controlar tu ego reconociendo que siempre tienes más que aprender.
  • El ego es “la enfermedad de mí”; este mundo es mucho más grande que tú.
  • Abandona el apego del ego al éxito y comprométase con un camino de mejora constante.

¿Qué es el ego?

Cualquiera con ambición tiene ego. Las personas que utilizan sus habilidades para alcanzar sus metas tienen ego. Artistas, atletas, científicos y emprendedores logran sus objetivos aprovechando el enfoque y el deseo de crear y descubrir. Pero, con demasiada frecuencia, el ego impulsa estas actividades. El ego es necesario para salir adelante. Pero “una creencia malsana” en lo importante que eres tiene el impacto opuesto y bloquea tu progreso.

“Lo que nos hace tan prometedores como pensadores, emprendedores, creativos y emprendedores, lo que nos lleva a la cima de esos campos, nos hace vulnerables a este lado más oscuro de la psique”.

El ego alienta las fantasías perezosas y autocomplacientes. Definido como “ambición egocéntrica”, el ego socava la conexión con los demás y el compromiso que permite que crezca el éxito. Para evaluar sus fortalezas con precisión, adopta una combinación de confianza y humildad. Reconoce que el ego ofrece el consuelo de la autosatisfacción, pero está absorto en sí mismo y puede cegarte ante las oportunidades.

Aspirando a la Grandeza

La grandeza es a menudo un acto silencioso. El difunto piloto de combate y estratega de la Fuerza Aérea de los EE. UU. John Boyd ayudó a revolucionar la guerra moderna en las fuerzas armadas de los EE. UU., pero el público en general no lo conoce. Para enfatizar la diferencia entre trabajar por el reconocimiento y trabajar para lograr algo, preguntó a los soldados que comandaba si querían “ser o hacer”. Simplemente ser alguien es mucho más fácil que realmente hacer las cosas.

“El ego es el enemigo de lo que quieres y de lo que tienes: De dominar un oficio. De verdadera intuición creativa. De trabajar bien con los demás. De generar lealtad y apoyo. De longevidad. De repetir y retener tu éxito.”

Aunque la sabiduría popular alienta a las personas a “encontrar su pasión”, ese puede ser un consejo equivocado. La pasión conduce al entusiasmo a expensas de la deliberación reflexiva. La energía y el entusiasmo de la pasión pueden ocultar debilidades que eventualmente aparecerán. En lugar de la pasión impaciente, busca el propósito con razones y objetivos.

Practica la moderación. La ira, el resentimiento y el orgullo nublan tu pensamiento. No eres especial solo porque fuiste a una buena escuela, trabajaste duro o proveniste de una familia rica o influyente. Puede que no te guste cuando tu jefe es grosero o tus colegas son frustrantes, pero ser reactivo y afirmar que se merece algo mejor no te llevará a ninguna parte. Tales comportamientos provienen del ego. Ser moderado te permite concentrarte en el trabajo que tienes entre manos y valorar las lecciones que surgen en el camino.

“La estrategia del lienzo”

La estrategia del lienzo se basa en la noción de moderación, de ser “un lienzo para que otras personas pinten”. Aléjate de la satisfacción a corto plazo del resentimiento y muévete hacia el enriquecimiento a largo plazo del desarrollo personal. Para seguir la estrategia del lienzo, ten en cuenta estas ideas cuando se inicie por primera vez en el mundo laboral:

  • Probablemente necesitarás mejorar y cultivar una mejor actitud.
  • Tú “no eres tan bueno” como puedes creer, ni tan importante.
  • No lo sabes todo y necesitas aprender más de lo que te enseñó tu educación.

Tu éxito a menudo vendrá junto con el éxito de los demás. Trabaja para facilitar el trabajo de otras personas. Si bien una sensación inicial de sumisión puede confundir a tu ego, comenzar desde abajo te brinda la oportunidad de aprender cómo funciona realmente algo. Supera tu ego encontrando ideas para compartir con tu jefe o a tus compañeros. Haz las pequeñas tareas que otros evitan. Cuando “despejas el camino” para otras personas, ayudas a determinar el rumbo que tomarán.

Problemas con las narrativas

Sé alguien que hace cosas en lugar de alguien que habla mucho. Las RRSS fomentan la conversación en lugar de la productividad. Publicar actualizaciones en LinkedIn y Twitter te engaña para que te concentres en el discurso sobre la acción. Llenar cuadros con texto promueve la presentación falsa de confianza, habilidad y logro. No creas en tu propia autopromoción. Ese es tu ego inflándose a sí mismo.

“Cuanto más difícil sea la tarea, más incierto el resultado, más costosa será la conversación y más lejos de la rendición de cuentas real”.

La bloguera de Gawker, Emily Gould, describió el desafío al que se enfrentó para completar su novela. Tenía un «trato de libro de seis cifras», pero su escritura se atascó porque siempre estaba publicando en Tumblr o Twitter o navegando por sitios web. Estas eran distracciones del trabajo real que tenía que hacer, pero se convenció a sí misma de que era trabajo: estaba construyendo su marca personal. En la búsqueda incesante de construir, curar o refinar una marca personal, las personas pierden de vista la diferencia entre los logros reales y los anuncios ficticios de sí mismos. Toda esa publicación y toda esa charla consumen la energía que necesita para tu trabajo real. A algunas personas les gusta murmurar los pensamientos que los llevan a resolver un problema, pero algunos estudios sugieren que hablar en voz alta ralentiza el proceso de descubrimiento. Igualmente, la visualización de objetivos ayuda al comienzo de un proyecto, pero después de un tiempo produce la impresión engañosa de progreso. Cuando un proyecto es difícil, hablar no ayuda.

“Se necesita un tipo especial de humildad para comprender que sabes menos, incluso cuando sabes y comprendes más y más”.

Las historias de éxito hacen que el éxito parezca inevitable. Mirar hacia atrás a tu propia historia es peligroso porque puedes rechazar todas las piezas que no se ajustan a la narrativa que quieres contar. Tal narración puede ofrecer una claridad falsa y distraerlo de recordar el trabajo que le permitió alcanzar sus metas. Las narrativas del éxito inducen a error al sugerir que son concluyentes, que la historia termina después del éxito. Pero en la vida, la historia continúa. 

Enfoque de aprendizaje

El orgullo es peligroso. Inhibe el aprendizaje. En su lugar, mantén una “mentalidad de estudiante” para controlar tu ego reconociendo que siempre tienes más que aprender. El éxito no te convierte en un maestro. Frank Shamrock, campeón mundial de artes marciales mixtas, enseña que todo el mundo necesita “un más, un menos y un igual”. Aprende de alguien que tenga más habilidad que tú, alguien que actúe como maestro. Benefíciate de enseñar a alguien que sabe menos que tú, porque ser un profesional requiere comprender su tarea lo suficientemente bien como para describírsela a los demás. Trabajar con alguien de tu nivel te ayuda a cultivar la delicadeza y la destreza.

“El ego necesita honores para ser validado. La confianza… es capaz de esperar y concentrarse en la tarea en cuestión, independientemente del reconocimiento externo”.

Mantener una mentalidad de estudiante es más fácil al comienzo de tu carrera. El éxito trae la tentación de sobreestimar tu conocimiento. John Wheeler, un físico que ayudó a desarrollar la bomba de hidrógeno, dijo: “A medida que crece nuestra isla del conocimiento, también crece la orilla de nuestra ignorancia”. Cuanto más sabes, más te das cuenta de que necesitas aprender.

“La necesidad de ser mejor que, más que, reconocido por, mucho más allá de cualquier utilidad razonable, eso es ego”.

El gran jazzista Wynton Marsalis le dijo una vez a un aspirante a músico que fuera humilde, explicando que la humildad es evidente en aquellos que no creen que ya lo saben todo. A medida que aprendes, descubres los procesos que te permiten aprender de manera más efectiva. Repite esos procedimientos para asegurar tu aprendizaje continua.

La “teoría de la disrupción” propone que todas las industrias eventualmente encontrarán un cambio que nadie predijo. Cuando eso sucede, los modelos comerciales establecidos, que ya se sienten demasiado cómodos con su enfoque familiar, no responderán de manera efectiva porque han dejado de aprender y crecer. Los recién llegados son más ágiles; dado que todavía tienen una mentalidad de aprendizaje, ven una oportunidad de satisfacer una necesidad del mercado y aprovecharla. Estudian a sus competidores para saber qué cambios los ayudarían a crecer.

“Estándar de rendimiento”

El entrenador de fútbol americano profesional Bill Walsh estableció un estándar de desempeño como gerente general de los San Francisco 49ers. En el transcurso de tres años, tomó un equipo que obtuvo calificaciones como uno de los peores de la liga y lo convirtió en campeón del Super Bowl. La gente contó la historia de este ascenso diciendo que Walsh tuvo una visión de la victoria del Super Bowl del equipo y la ejecutó. Se negó a aceptar esa narrativa. En cambio, Walsh describió cómo se centró en lo que los miembros del equipo debían hacer, cuándo debían hacerlo y cómo debían hacerlo.

“Impresionar a la gente es completamente diferente de ser verdaderamente impresionante”.

Walsh inculcó un sentido de excelencia al insistir en pequeñas reglas de comportamiento: los jugadores deben pararse mientras están en el campo de práctica; los entrenadores deben presentarse con camisa y corbata por dentro; el vestuario debe estar limpio. Bill Walsh esperaba que el equipo se desempeñara bien dentro y fuera del campo. Después de ganar el Super Bowl, el equipo tuvo dos años terribles porque los jugadores se volvieron demasiado confiados y satisfechos de sí mismos. El equipo tuvo que aceptar que el Estándar de rendimiento era su camino hacia la victoria antes de comenzar a ganar nuevamente y convertirse en campeones recurrentes.

Aceptar el fracaso

Los errores son inevitables. Ser un emprendedor o una persona creativa requiere tomar riesgos, y los riesgos no siempre funcionan. El problema no es fallar. El problema es identificarse con el fracaso. El ego cree que las únicas opciones son el éxito o el fracaso. Eso es confusión del ego. El fracaso no es indicativo de quién eres, solo de lo que hiciste. El ego trata de demostrar que el fracaso es, o se convertirá, en éxito.

Steve Jobs fue despedido de Apple, la empresa que fundó, debido a su enorme ego. Jobs estaba enojado y luchó contra la decisión de la compañía, pero no permitió que lo arruinara. Vendió todas menos una acción de Apple y decidió intentarlo de nuevo. Aprendiendo de sus fallas de gestión, fundó la compañía de animación Pixar y reconstruyó lentamente su reputación. Eventualmente regresó a Apple y la convirtió en una compañía aún mejor de lo que podría haber construido antes de aprender lecciones de vida tan duras.

“No puedes aprender si crees que ya sabes.”

Al igual que con Jobs, el fracaso es una oportunidad para aprender. Cuando el éxito comience a decaer, no te apegues aún más a tu trabajo, proyecto u objetivo. Reconocer que algo salió mal; trata de identificar cómo tu comportamiento contribuyó a ese error y comienza a cambiar.

Compruébalo tú mismo

Cuando las personas tienen éxito por primera vez, pueden entregarse a un comportamiento salvaje. El éxito puede transformar esa confusión y conducta errática en seguridad en uno mismo y valentía. Si tu éxito provino de una conjetura sorprendente, reconoce que no sabías qué te llevaría al éxito. Cuando otros aplauden tu grandeza, mantente sobrio.

Considere a Angela Merkel de Alemania, una de las mujeres más poderosas del mundo. Cuando el presidente ruso, Vladimir Putin, trató de intimidarla al permitir que su perro de caza interrumpiera una reunión, ella no se lo tomó como algo personal ni reaccionó mal a pesar de que su disgusto por los perros es de conocimiento común. En medio de la adversidad se mantuvo “firme, clara y paciente”. Como dijo una vez Merkel: «No se pueden resolver… las tareas con carisma».

El éxito tiene el efecto adverso de hacer que las personas se sientan más grandes que la vida. El estrés refuerza su sentido de importancia. Del mismo modo, las reprimendas o los fracasos hieren los egos inflados de las personas. Doma tu ego observando la inmensidad del universo; “meditar en la inmensidad”. Observa la naturaleza. Encuentra algo que te permita conectarte. Suelta el deseo de ego de venganza o sus esfuerzos por reforzar su valor. Mira lo grandioso que es el mundo. El ego es “mi enfermedad”, pero el mundo ofrece mucho más que tú.

Hacer las cosas con el propósito de hacerlas. Que el esfuerzo sea suficiente. Cuando un proyecto se enfoca solo en el éxito, tu ego tiene el control. Su trabajo podría ser ridiculizado o saboteado. Es posible que el reconocimiento nunca llegue en las formas que busca: elogio público, éxito financiero o aprobación de la persona cuyo respeto desea. Enfócate en tus expectativas, no en las de los demás. El ego impulsa el deseo de triunfar. Deja que el esfuerzo que pones en tu trabajo sea suficiente éxito. Si no es así, entonces tal vez este no sea el trabajo que deberías estar haciendo.

Aprende lo que te importa

El ego hace todo sobre el yo. La autoconciencia genuina disminuye el ego al permitir que el yo crezca y cambie. Pregunta: «¿Qué es importante para mi?» para que te centres en la autoevaluación y no en medidas externas. Aprende lo que te importa para que puedas ser fiel a ti mismo. Reconoce que el mundo tiene mucho que seguir enseñándote. Abandona el apego del ego al éxito. Comprométete, en cambio, con un camino de mejora constante.

Imagen de mohamed Hassan en Pixabay

Post relacionados:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.