‘Capitalismo y Libertad’ de Milton Friedman

Cuando el contexto y los datos nos avisan de la amenaza inminente del colapso económico y social, es el momento de desarrollar alternativas a las políticas existentes. Como se dice habitualmente, la oportunidad llega en los momentos de crisis. Paradójicamente, mirar al futuro es un excelente momento para revisar los clásicos en el ámbito de la Economía, como Capitalismo y Libertad de Milton Friedman.

Publicado por primera vez en 1962, Capitalismo y Libertad es una de las obras de teoría económica más importantes que se han escrito. Sesenta años después de su publicación sigue ejerciendo un poderoso influjo en el pensamiento económico y el trabajo de autoridades políticas y económicas de todo el mundo. Es cierto que hay partes de sus planteamientos han envejecido mal y que con ojos del mundo de 2022 no son admisibles (p.e. acerca el «peligro» de la responsabilidad social de las empresas), pero hay reflexiones de fondo sobre la libertad económica y política que hay que considerar.

Capitalismo y Libertad se publicó con el que el marco mental dominado por la Guerra Fría entre el socialismo soviético patrocinado por el estado y el capitalismo del mundo occidental, que terminó con una victoria decisiva para este último campo. Cuando el comunismo se derrumbó, los políticos e intelectuales de todas las tendencias llegaron a un veredicto similar: el capitalismo liberal-democrático era el único juego en la ciudad. Como dijo Margaret Thatcher, “no hay alternativa”.

Friedman ganó el Premio Nobel de Economía en 1976 y sus ideas ganaron cierto grado de aceptación general en los años de Reagan, aunque muchos de sus pensamientos siguen siendo controvertidos.

Como tal, fue ignorado, despreciado y odiado durante décadas por el establishment intelectual poskeynesiano. Desde entonces, esta visión que ha sido cuestionada cada vez más en la década desde el colapso financiero de 2008. Vuelve a estar de moda la idea de que el Estado puede y debe desempeñar un papel en la vida económica de nuestras sociedades. Desde la pandemia, esto se ha traducido -además- en control social.

Todo eso habría preocupado a Milton Friedman, uno de los economistas del siglo XX más estrechamente asociados con el argumento de que la libertad económica es el único garante de la libertad política. Como él lo vio, el camino al infierno realmente está pavimentado con buenas intenciones. Lo que comienza como una promesa para corregir los desequilibrios del mercado termina ayudando a los monopolios, socavando los niveles de vida y, paradójicamente, aumentando la desigualdad.

Es una lectura recomendada para busque una comprensión más profunda del papel del gobierno en una economía de libre mercado.

Principales ideas de ‘Capitalismo y Libertad’

  • El apoyo político para el control de la economía por parte del gobierno federal proviene de la Gran Depresión.
  • La Depresión surgió de la torpeza del gobierno, no de la inestabilidad del libre mercado.
  • El Sistema de la Reserva Federal respondió al desplome de la bolsa de valores de 1929 recortando drásticamente la oferta monetaria.
  • El capitalismo fomenta la igualdad social en todos los lugares donde existe, aunque gradualmente.
  • El llamado del presidente Kennedy a los ciudadanos para que «pregunten qué pueden hacer por su país» es un sentimiento indigno de un pueblo libre que vive en un país libre.
  • El control de la radio y la televisión por parte de la FCC es una mala economía y una reducción de la libertad de expresión.
  • Lo que hoy se considera conservador, una vez se consideró liberal, en el sentido de que promovía el derecho del individuo a tomar decisiones económicas libres.
  • La responsabilidad social de las empresas es operar dentro de la ley y obtener ganancias.
  • Los padres deben recibir cupones para enviar a sus hijos a donde quieran para la escuela.
  • La Seguridad Social es esencialmente una contribución ordenada por el gobierno a un fondo de pensión administrado públicamente.

El precio de camelot

«No te preguntes qué puede hacer tu país por ti, pregúntate qué puedes hacer tú por tu país«. El llamado al servicio del presidente John F. Kennedy, que marcó el comienzo de la era de Camelot, es notable por lo que revela sobre la era del gran gobierno en la época de la Guerra Fría. Por elogiada que sea, ninguna de las dos mitades de la declaración expresa ideales dignos de personas libres en una democracia libre. Que el líder de su gobierno le diga que no debe tener expectativas del gobierno es una preocupación. Mientras que la frase «lo que su país puede hacer por usted«, por otro lado, coloca al gobierno en el papel de patrón, capaz de hacer cosas por usted que de otro modo no podría hacer por sí mismo. La declaración implica que el gobierno es amo y señor, para ser servido por la ciudadanía. La verdadera pregunta para un pueblo libre es cómo usar el gobierno para cumplir con las responsabilidades, lograr metas y objetivos comunes y, lo que es más importante, defender las libertades mutuas. La pregunta: «¿Cómo pueden los ciudadanos servir a su gobierno?» amenaza con meterte en una máquina del tiempo para un viaje de regreso a la era del rey Jorge III. La pregunta más importante para los ciudadanos de una democracia es: ¿Cómo podemos aprovechar la promesa del gobierno y al mismo tiempo evitar su amenaza a nuestras libertades?

“El hombre libre no preguntará qué puede hacer su país por él ni qué puede hacer él por su país”.

La Constitución sugiere dos respuestas: Primero, el alcance del poder gubernamental debe estar limitado y equilibrado por intereses contrapuestos. La segunda respuesta es que la autoridad gubernamental debe dispersarse. Si se va a ejercer el poder del gobierno, es mejor a nivel de condado que a nivel estatal, y mejor a nivel estatal que a nivel federal.

La base económica de la libertad

La política y la economía se consideran campos separados, en gran medida desconectados. Tomemos por ejemplo el término «socialismo democrático». La implicación es que un país podría adoptar el sistema económico ruso y aun así mantener, a través de arreglos políticos, la libertad de los individuos. En realidad, la conexión entre la economía y la política es tan fuerte que tal punto de vista debe ser una ilusión. Una sociedad socialista no puede actuar como garante de las libertades individuales.

“El poder del gobierno debe ser dispersado… Si no me gusta lo que hace mi estado, puedo mudarme a otro. Si no me gusta lo que impone Washington, pocas alternativas tengo en este mundo de naciones envidiosas”.

La libertad económica es parte integral de la búsqueda del bienestar. Que los ciudadanos estadounidenses estén obligados por ley a dedicar el 10% de sus ingresos a la compra de un contrato de jubilación exigido por el gobierno, el Seguro Social, que es dudosamente administrado por el gobierno, es un ejemplo de una afectación política a la libertad individual. Claramente, la libertad económica es una parte importante de la libertad total que un individuo disfruta o no disfruta.

“La gran tragedia del impulso a la centralización, así como del impulso para ampliar el alcance del gobierno en general, es que en su mayoría está dirigido por hombres de buena voluntad que serán los primeros en lamentar sus consecuencias”.

Por otra parte, si bien la libertad económica es un elemento necesario de la libertad, no es una condición suficiente. Varios países en varios momentos han negado la libertad personal al mismo tiempo que utilizaron la empresa privada como su principal forma de organización económica. La Italia fascista, la España fascista, Alemania en varios momentos, Japón antes de la Primera Guerra Mundial y la Rusia zarista fueron sociedades que promovieron la empresa privada en ausencia de democracia.

“El gobierno nunca puede duplicar la variedad y diversidad de la acción individual”.

Para defender cualquier cosa, la gente primero debe ser capaz de ganarse la vida. Esto se convierte inmediatamente en un problema en una economía socialista, donde todos los puestos de trabajo están bajo el control del gobierno. Sus opciones políticas son algo limitadas cuando no puede criticar al gobierno sin criticar a su empleador. Piensa en Winston Churchill. Desde 1933 hasta el estallido de la guerra, a Churchill no se le permitió hablar en la radio británica. La radio era un monopolio del gobierno administrado por la BBC, y la opinión de Churchill de que el pueblo británico debe tomar medidas para defenderse se consideró demasiado «controvertida».

El papel del gobierno en una sociedad libre

Las políticas económicas conservadoras, aquellas que permiten que gobierne la libre elección en el mercado, son en realidad liberales. Son liberales en el sentido de que promueven la discusión libre y la cooperación voluntaria, e implican que cualquier forma de coerción es inapropiada y contraproducente. La crítica común a los gobiernos totalitarios es que creen que el fin justifica los medios. Sin embargo, esta crítica está mal expresada, porque si el fin no justifica los medios, ¿qué lo hace? Más bien, es la ineficacia de los medios que emplean para lograr los fines que buscan lo que realmente es el problema. Desgraciadamente, la libertad absoluta es imposible, y así nacen el gobierno y la política. Si alguien anhela gastar más en defensa militar y usted anhela menos, no pueden estar ambos satisfechos. La disputa sólo puede resolverse a través de la política. Mientras que un mercado libre reduce la tensión en el tejido social al permitir la elección, el uso de canales políticos, aunque inevitable, tiende a causar tensión en la cohesión social que es parte integral de una sociedad estable.

“Lo que necesitamos con urgencia, tanto para la estabilidad económica como para el crecimiento, es una reducción de la intervención del gobierno, no un aumento”.

El sistema monetario plantea dificultades particulares. Que el gobierno imprima el dinero ha sido universalmente aceptado. Sin embargo, sin comprender por qué la política monetaria es una prerrogativa gubernamental, se corre el riesgo de permitir que el gobierno invada gradualmente otras áreas en las que no tiene esa autoridad. Por ley, el gobierno no solo se ha otorgado a sí mismo el monopolio de ganar dinero, sino que también ha prohibido por ley que cualquier otra persona compita. La aceptación del monopolio legalmente impuesto por el gobierno sobre el dinero -una tremenda influencia en los precios, la economía y el bienestar individual- sugiere que la autoridad indiscutible del gobierno en otras áreas de la sociedad debe ser monitoreada cuidadosamente.

Un proyecto de obras públicas: la Gran Depresión

La idea de que el gobierno debe intervenir en los asuntos económicos para asegurar el «pleno empleo» y el «crecimiento económico» tiene sus raíces en la Gran Depresión. Esto es bastante irónico dado que la Gran Depresión fue provocada por la mala gestión del gobierno y no por la inestabilidad en la economía privada. En 1930 y 1931, el Sistema de la Reserva Federal ejerció su responsabilidad sobre la política monetaria con tanta ineptitud que convirtió una contracción económica moderada en una gran catástrofe. Desde agosto de 1929 hasta octubre de 1930, la Reserva Federal permitió que el dinero cayera casi un 3%. Cuando los bancos comenzaron a quebrar en noviembre y diciembre de 1930, el Sistema de Reserva ignoró las señales de advertencia y se olvidó de proporcionar liquidez al sistema. En septiembre de 1931, Gran Bretaña abandonó su patrón oro y sacó su oro de los EE. UU. A pesar de que el índice de reserva de oro de la Reserva Federal estaba en su punto más alto, el Sistema de la Reserva respondió aumentando la tasa de descuento, la tasa de interés a la que prestaría dinero a los bancos, con más fuerza que nunca. En los siguientes seis meses, desde agosto de 1931 hasta enero de 1932, aproximadamente uno de cada 10 bancos en los EE. UU. quebró, lo que provocó una crisis de liquidez en toda regla.

“No toda escolarización es educación y no toda educación escolarización. El tema apropiado de preocupación es la educación. Las actividades del gobierno se limitan principalmente a la escolarización”.

La Gran Depresión nació de algo que no debería haber sido más que una importante corrección económica. El papel del gobierno es hacer lo que el mercado no puede hacer por sí mismo: esencialmente determinar y hacer cumplir las reglas del juego. Visto desde esa perspectiva, el papel del gobierno en varias áreas clave adquiere una nueva luz.

Educación y Tío Sam

El sistema de escuelas públicas representa una extensión indiscriminada del papel del gobierno. Ciertamente, hay «efectos de vecindario» de la educación pública: es difícil administrar una democracia sin una población alfabetizada. El impacto en un barrio solo justifica ciertos tipos de escolarización. No justifica la formación profesional, por ejemplo, que no forma al estudiante ni para la ciudadanía ni para el liderazgo. Los gobiernos deben fomentar un nivel mínimo de educación a través de un sistema de cupones por una cantidad específica por niño por año, en función de su propia decisión de cómo gastarlo.

Mercados libres y discriminación

El capitalismo ha alimentado el aumento de los derechos civiles y la igualdad entre los diversos grupos étnicos en todas partes. Los puritanos y los cuáqueros que se asentaron en el Nuevo Mundo pudieron acumular suficiente capital para comprar su pasaje, a pesar de los prejuicios sociales en su contra. Los judíos se preservaron durante la Edad Media en gran parte debido a la existencia de un sector de mercado que les permitió mantenerse. El primer paso que dieron los siervos de la Edad Media hacia la libertad fue sustituir los arreglos de estatus por acuerdos contractuales. La ironía de la política actual, por lo tanto, es que los grupos minoritarios frecuentemente han abogado por cambios políticos y sociales para restringir las fuerzas libres del capitalismo en la sociedad.

“Por regla general, cualquier minoría que cuente con una acción mayoritaria específica para defender sus intereses es miope en extremo”.

La belleza de una sociedad capitalista es su tendencia a extraer eficiencia económica de otras características irrelevantes, ya sea la herencia étnica o la pigmentación de la piel. Cuando compras pan no sabes ni te importa quién recogió el trigo. Si tiene un precio unos centavos demasiado alto, bueno, ¡eso sí te importa! Que un grupo minoritario confíe en la acción de la mayoría para proteger su arduo trabajo, en lugar de confiar en la actividad del libre mercado, es, en el mejor de los casos, miope.

La responsabilidad social de las empresas

La idea de que las empresas tienen una «responsabilidad social» más allá de obtener ganancias es peligrosa. Muestra un concepto erróneo fundamental de la naturaleza de una economía de libre mercado. En una economía libre, la obligación social de las empresas es aumentar sus ganancias dentro de la ley. Eso es todo. Que los líderes corporativos acepten la responsabilidad de hacer más que aumentar el valor de los accionistas podría socavar los cimientos de nuestro sistema económico. Por razones relacionadas, no hay justificación para la intrusión del gobierno en:

  • Subsidios de precios y apoyos a la agricultura.
  • Aranceles a la importación o restricciones a la exportación.
  • Control gubernamental sobre la producción, como el programa agrícola.
  • Control de los alquileres.
  • Salarios mínimos legales y regulación detallada de las industrias.
  • Precios máximos legales, como el máximo legal de cero depósitos a la vista de los bancos comerciales.
  • El control de la radio y la televisión por la Comisión Federal de Comunicaciones.
  • Presentar programas de seguridad social que requieran que las personas gasten una fracción específica de sus ingresos para comprar una anualidad de jubilación y que compren la anualidad de una empresa pública.
  • Licencia estatal de profesionales, que es esencialmente un impuesto.
  • Vivienda pública.
  • Reclutamiento militar en tiempo de paz.
  • El sistema de Parques Nacionales. Esto debería ser privado.
  • El sistema de correo. No debería ser ilegal que una empresa privada transporte correo.
  • Carreteras de peaje de propiedad y operadas por los gobiernos.

Conclusión

A pesar del historial deficiente de los programas gubernamentales, por alguna razón la carga de la prueba parece recaer sobre quienes se oponen a los nuevos programas, más que sobre quienes los apoyan. Los efectos beneficiosos de la intervención estatal son inmediatos, directos y visibles, mientras que los efectos negativos son graduales, indirectos y ocultos

La libertad hoy enfrenta amenazas de dos direcciones obvias. Uno es la amenaza externa proveniente de hombres malvados que prometen enterrarlo. El otro es más sutil. Es la amenaza de aquellos que revisarían un sistema en lugar de aceptar el ritmo constante, aunque gradual, de su mejora. La amenaza interna proviene de aquellos de buena voluntad y buenas intenciones que desean reformar el sistema de libre mercado a través de la intervención y centralización del gobiernoPor todo esto, la lectura de Capitalismo y Libertad, aunque hay que contextualizarla 60 años después, es un auténtico acto revolucionario. Necesario en un momento, tal como escribía hace unas semanas en el que “seguimos creyendo que tenemos un capitalismo social de mercado, pero en realidad ya estamos sometidos a las dos versiones más salvajes: el capitalismo financiero y la centralización del Estado del capitalismo político chino”. Necesitamos aplicar mucho pensamiento crítico y defender el derecho a la libertad.

Imagen: Reagan White House Photographs, 1/20/1981 – 1/20/1989 Collection: White House Photographic Collection, 1/20/1981 – 1/20/1989 – https://catalog.archives.gov/id/75856317

Post relacionados:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.