9 habilidades y mentalidades para el líder del futuro

¿Qué se necesita para tener éxito en la próxima década? Los libros de liderazgo abarrotan las estanterías, pero todos se centran en lo que se necesita para ser un buen líder en la actualidad. ¿Qué pasa con el futuro?

Para responder a esa pregunta, El futurista Jacob Morgan entrevistó a más de 240 directores ejecutivos y encuestó a casi 14 000 empleados para identificar tendencias y desafíos importantes que las empresas enfrentarán en 2030. Esas conversaciones me llevaron a mi libro, The Future Leader: 9 Skills and Mindsets to Succeed in the Next Decade, y le ayudaron a crear la mentalidad de «nueve notables» que explican las actitudes que, según él, los líderes deben adoptar. 

Morgan ofrece una visión de líderes servidores corporativos que encuentran motivación en visiones a largo plazo e ideales humanos. Pero también le preocupa que muchos líderes no estén comprometidos con un cambio significativo. Su descripción de cómo actúan los líderes con visión de futuro también puede guiar a los buscadores de empleo a encontrar un gran jefe en una organización impulsada por un propósito. 

Principales ideas de The Future Leader

  • Prepárate ahora para las tendencias en responsabilidad social corporativa, tecnología y globalización que darán forma al futuro del liderazgo. 
  • Para «futurizar» y «humanizar» su empresa, cultive «Nueve mentalidades y habilidades notables».
  • La mentalidad 1, el “Explorador”, brinda a los líderes curiosidad y adaptabilidad.
  • Mentalidad 2, el «Chef», encuentra un sabroso equilibrio entre las necesidades humanas y tecnológicas de una empresa («HumanIT»).
  • La mentalidad 3, el «Servidor», apoya a otros líderes, equipos, clientes y a sí mismo.
  • La mentalidad 4, el “Ciudadano Global”, abarca diversas experiencias, culturas y perspectivas.
  • Habilidad 1, el «Futurista», prepara una empresa mediante la investigación de escenarios y la planificación de muchas posibilidades.
  • La habilidad 2, «Yoda», utiliza la inteligencia emocional para crear un entorno de colaboración y seguridad psicológica.
  • La Habilidad 3, el «Traductor», escucha y se comunica de manera efectiva, alineando y conectando a todos en una organización.
  • La Habilidad 4, el “Entrenador”, motiva, involucra, inspira y enseña.
  • Skill 5, el «adolescente de la tecnología», se involucra sin miedo y de manera divertida con la tecnología.

Prepárate ahora para las tendencias en responsabilidad social corporativa, tecnología y globalización que darán forma al futuro del liderazgo. 

Los malos líderes dañan la satisfacción laboral de los empleados y su salud mental y física. Las empresas deben examinar sus prácticas para determinar si tienen los “filtros” correctos para identificar y desarrollar líderes de alta calidad que puedan satisfacer sus necesidades futuras. Los buenos líderes tienen un gran impacto en la retención, el compromiso, la productividad y las ganancias de los empleados. Sin embargo, una encuesta de 2018 indicó que solo el 19% de los empleados ven a sus gerentes como mentores. En todo el mundo, casi las tres cuartas partes de los millennials esperan dejar sus trabajos porque sus empleadores no fomentan su potencial de liderazgo.

“La percepción es la realidad, por lo que, si los empleados dicen que sus organizaciones no están preparadas para el futuro del liderazgo, entonces no lo están, independientemente de lo optimista que pueda ser el director ejecutivo”.

La inteligencia artificial (IA) y las tecnologías emergentes darán forma al futuro del liderazgo. La IA sofisticada debería liberar a los seres humanos del trabajo repetitivo y poco creativo, dejando a los líderes el desafío de poner a las personas a trabajar en trabajos que valen la pena. La automatización no debe reemplazar a los seres humanos; más bien, debería empoderarlos para resolver problemas. Una vez que las computadoras estén realizando el trabajo analítico básico detrás de la toma de decisiones, las habilidades interpersonales de los líderes serán aún más valiosas.

El rápido ritmo del cambio tecnológico seguirá acelerándose. Dell proyecta que el 85 % de los puestos de trabajo que estarán disponibles en 2030 aún no existen. Los futuros líderes deben sentirse cómodos con la experimentación y la incertidumbre, abiertos a las ideas y soluciones de los empleados y dispuestos a deshacerse de prácticas pasadas y adoptar nuevas políticas. Los millennials, que serán el 75 % de la fuerza laboral en 2030, buscan empleadores con altos estándares éticos. La friolera de 90% de los empleados potenciales quieren líderes transparentes. Y los consumidores son abrumadoramente más leales a los negocios transparentes. 

Los empleados priorizan el propósito y el significado. Los trabajadores que encuentran sus trabajos significativos son más productivos y se quedan más tiempo. Nueve de cada 10 empleados renunciarán a un aumento salarial para obtener un trabajo más significativo. Los líderes deben comprender los valores que impulsan a los empleados y mostrar cómo la historia de la empresa se alinea con esos valores. 

“Volver a capacitar y mejorar las habilidades de su fuerza laboral no es solo algo que se debe hacer porque tiene sentido comercial, sino porque muestra qué tipo de líder es usted y que está dispuesto a cuidar a su gente”.

Las corporaciones se enfrentarán a 83 millones de puestos vacantes para 2030 debido a la escasez mundial de trabajadores calificados. Las empresas deben continuamente “mejorar” y volver a capacitar a sus trabajadores en habilidades técnicas y habilidades interpersonales “blandas”. Prepárelos para unirse a equipos diversos e inclusivos, que se desempeñen mejor que otros equipos y que se ajusten a las preferencias del trabajador moderno. El aumento de la globalización significa que los líderes deben interactuar, aprender y comunicarse con trabajadores y clientes de innumerables culturas.

Para «futurizar» y «humanizar» tu empresa, cultiva «Nueve mentalidades y habilidades notables».

Futurizar significa liderar una organización hacia el futuro enfatizando el pensamiento a largo plazo sobre el corto plazo, manteniendo el ritmo y adaptándose al cambio tecnológico, y dejando de lado «la forma en que se hacen las cosas» para que pueda adoptar nuevos enfoques. Las metas a corto plazo, como las ganancias trimestrales, no inspiran el tipo de pensamiento que resolverá los desafíos futuros. Un entorno de cambios rápidos e incertidumbre es la nueva normalidad, y los líderes deben aceptarlo y adaptarse a él.

Humanizar significa priorizar la diversidad, mejorar las habilidades y la capacitación de los empleados, reclutar grandes talentos y contribuir al bien social. También significa poner a las personas primero en el trabajo, en la comunidad y en el mundo. Rodéate de personas de las que puedas aprender, aquellas que tienen fortalezas donde tú eres débil y desafían tu forma de pensar. Póngase en nuevos entornos, conozca gente nueva y cultive nuevas perspectivas. Mientras guía a otros, deje que ellos también lo guíen a usted.

“Estas mentalidades… son cruciales para su éxito como líder y, a escala, para el mayor éxito de su organización”.

Para convertirse en un futuro líder, adopta cuatro mentalidades («Explorador, Chef, Sirviente» y «Ciudadano global») y aprenda cinco habilidades («Entrenador, Futurista, Adolescente tecnológico, Traductor» y «Yoda»). Así es cómo:

La mentalidad 1, el Explorador, brinda a los líderes curiosidad y adaptabilidad.

Los exploradores son curiosos y de mente abierta. Aprenden constantemente y se adaptan ágilmente a las nuevas circunstancias. La curiosidad implica la voluntad de correr riesgos y cometer errores. Las personas curiosas son mucho más propensas a innovar. Los líderes curiosos toleran las incomodidades de los caminos desconocidos e inciertos. Pero centrarse en los resultados a corto plazo y la previsibilidad inhibe la curiosidad.

“La curiosidad es como la fuente de la juventud cuando se trata de un liderazgo efectivo”. ” (Bradley Jacobs, director ejecutivo, XPO Logística)

Las empresas que alientan explícitamente a sus empleados a experimentar y perseguir sus intereses cultivan la mentalidad Explorer. El papel del Explorador es hacer preguntas, desafiar la forma habitual de hacer las cosas y apoyar y celebrar a otros que hacen lo mismo. Date a ti mismo y a los demás un amplio tiempo de inactividad para reflexionar y preguntarse. Preste atención al marco de tiempo a largo plazo. Comprometerse con el aprendizaje continuo y el crecimiento personal. Disfruta aprendiendo de personas que no son como tú y disfruta la oportunidad de correr riesgos y aprender de tus errores.

Mentalidad 2, el «Chef», encuentra un sabroso equilibrio entre las necesidades humanas y tecnológicas de una empresa («HumanIT»).

El lado humano del trabajo se centra en el significado, el bienestar de los trabajadores, las relaciones productivas y una experiencia positiva para los empleados. El lado de TI se enfoca en herramientas, software, hardware, IA y automatización: todo lo técnico que mejora la eficiencia, el control de costos y la gestión de datos.  

“Ve la tecnología como un socio para los humanos, no como un reemplazo para ellos… La tecnología no lo controla, tú lo controlas”

La mentalidad de Chef combina elementos humanos y de TI para lograr el mejor resultado. Los chefs no temen a la tecnología ni permiten que domine a expensas de las personas. Usan la tecnología para mejorar la vida de las personas y hacer que la organización sea más humana. El chef prepara un lugar de trabajo deliciosamente significativo y con un propósito en el que las personas aportan lo mejor de sí. Un Chef mira más allá de la empresa a su papel en la comunidad más amplia, probando constantemente para ver que el equilibrio sea el correcto al solicitar la retroalimentación de las partes interesadas. El chef siempre está en «la cocina» con los trabajadores de línea y agradece la responsabilidad por las comidas resultantes.

Mentalidad 3, el Siervo, apoya a otros líderes, equipos, clientes y a sí mismo.

En las organizaciones saludables, la mentalidad de servidor es omnipresente. Todos sirven a los demás, sin límites de rango o rol. Servir a sus líderes significa resolverles problemas y facilitarles el trabajo. Servir a su equipo significa llevar a sus compañeros de equipo a un mayor éxito y crear otros líderes. Servir a su equipo no termina en la oficina. Ayudar a las personas más allá del lugar de trabajo. Servir a los clientes implica crear experiencias, no solo productos, y poner al cliente en el centro de tu cultura. Servirse a tí mismo implica un cuidado personal consciente que le permite ser un líder-servidor eficaz.

“La mentalidad de servicio no se trata solo de crear una mejor organización; se trata de crear una sociedad y un mundo mejor”.

Los líderes servidores conocen sus propias fortalezas y debilidades, y aprecian las habilidades y contribuciones de los demás. Esta mentalidad abraza la humildad y la vulnerabilidad. Deje que los demás lo vean como humano, con emociones, fortalezas y fallas. Para construir la mentalidad de Servidor, tome pequeñas acciones diariamente para apoyar a sus líderes, equipo, clientes y a usted mismo.

La mentalidad 4, el “Ciudadano Global”, abarca diversas experiencias, culturas y perspectivas.

La mentalidad de Global Citizen está abierta a toda la gama de diversidad humana en cultura, religión, etnia, raza, ideas y orientaciones sexuales. Insista en tener equipos diversos. Esta apertura genera comprensión y atrae y guía a los empleados de todo el mundo.

“Trabajará con, se comunicará, colaborará y guiará a personas que no piensan como usted, no se parecen a usted, actúan como usted o creen en las mismas cosas que usted cree”.

Cultiva la mentalidad de ciudadano global saliendo al mundo. Viaja cuando puedas. Sumérgete en culturas y entornos desconocidos para aprender a liderar desde diferentes perspectivas.

Habilidad 1, el «Futurista», prepara una empresa mediante la investigación de escenarios y la planificación de muchas posibilidades.

Hoy, ningún futuro único e inevitable va a ocurrir. Explorar el «cono de posibilidades», incluidos los escenarios que son deseables, probables o posibles pero poco probables, lo ayuda a anticipar los factores que pueden influir en el resultado. El futuro es suyo para lograrlo a través de un liderazgo sabio.

“El propósito y el significado no deben ser un privilegio en el trabajo; debería ser un derecho para cualquier empleado en cualquier nivel”.

Como futurista, maneje decisiones importantes haciéndose estas preguntas: ¿Por qué podría ocurrir o no ocurrir esto? ¿Qué más podría ocurrir? ¿Qué resultado quiero y cómo puedo promover ese resultado? ¿Qué otros factores podrían intervenir?

La habilidad 2, Yoda, utiliza la inteligencia emocional para crear un entorno de colaboración y seguridad psicológica.

La motivación y las habilidades sociales son componentes de la inteligencia emocional, junto con la empatía, que te ayuda a interactuar constructivamente, y la autoconciencia, que te ayuda a regular tus emociones y comprender cómo te ven los demás. La autoconciencia se correlaciona con el éxito. 

«Tu autoconciencia establecerá el límite superior para todas… las habilidades que son importantes… en el siglo XXI». (Dra. Tasha Eurich)

Los líderes con habilidades de Yoda son grandes oyentes. Dirigen con preguntas de «cómo» y «por qué» en lugar de órdenes. Incluyen a los miembros del equipo en la toma de decisiones y reconocen sus contribuciones, manejan los conflictos abierta y tranquilamente y fomentan el entusiasmo y el compromiso. Cultiva la empatía imaginándote en el lugar de los demás, escuchando sin juzgar y reconociendo activamente que las emociones de los demás son similares a las tuyas. Haga una pausa después de escuchar antes de actuar o responder. Tenga en cuenta las causas específicas de sus reacciones emocionales y desarrolle planes para manejarlas cuando surjan. Solicite comentarios sinceros y cree un contexto seguro para que las personas compartan sus puntos de vista.

La Habilidad 3, el Traductor, escucha y se comunica de manera efectiva, alineando y conectando a todos en una organización.

“La comunicación es liderazgo.” Escuchar es la clave para entender a los empleados, clientes, competidores y al mundo en general. Escuchar significa no solo oír, sino buscar intencionalmente comprender. Cuanto más alto esté en la jerarquía, mayor será la distancia entre usted y la mayoría de los empleados. Escuchar cierra la brecha. Crea un ambiente seguro para que todos se sientan capacitados para hablarte con franqueza.

“Es esencial practicar una comunicación consistente, confiable, efectiva, reflexiva, predecible, compasiva y cortés todos los días”. (Melissa Reiff, directora ejecutiva, The Container Store)

La comunicación hace posible que un grupo se una en torno a un plan. Diferentes canales de comunicación requieren diferentes técnicas y se adaptan a diferentes audiencias. Aprenda los conceptos básicos de escuchar y comunicarse: haga contacto visual, no interrumpa y use el lenguaje corporal y las señales verbales para demostrar que está prestando atención. Demuestra que comprendes los sentimientos del hablante. Haga preguntas constructivas que fomenten la comprensión y el descubrimiento, pero no se apodere de la conversación. Establezca un flujo de toma y daca. Ofrezca amablemente sugerencias y alternativas. Manténgase alerta sobre cómo su audiencia recibe su mensaje.

Skill 4, el Coach, motiva, involucra, inspira y enseña.

Para motivar a las personas, el Coach -como agente de cambio- determina lo que más valoran y encuentra la forma de ofrecérselo. Un entrenador inspira e involucra a las personas en una variedad de formas, incluida la colaboración cercana, el pensamiento creativo y la conexión emocional. El compromiso de los empleados es el resultado de experiencias positivas en el lugar de trabajo en tecnología, espacio físico y cultura corporativa. 

“Una de las cosas más importantes que puede hacer un líder es crear otros líderes”.

El futuro de una empresa depende de cómo actúe ahora para asegurarse de que tenga el liderazgo adecuado más adelante. Como entrenador, su mayor responsabilidad y privilegio es ayudar a otros a llegar más lejos que usted. Construya relaciones con sus compañeros de trabajo basadas en una conexión más allá de sus roles comerciales. Aprenda lo que les importa y lo que les angustia, y cómo es su vida familiar. Descubra sus fortalezas y debilidades, sus aspiraciones y pasiones personales. “Centrado” – la capacidad de estar total y conscientemente presente – es el rasgo más importante del líder inspirador.

Habilidad 5, el adolescente tecnológico, se involucra sin miedo y de forma lúdica con la tecnología.

La tecnología es omnipresente y fundamental para el éxito empresarial. Pero los líderes no necesitan saber cada detalle de cómo funciona: la habilidad importante es comprender el impacto que las tecnologías actuales y emergentes tendrán en su negocio. La nueva tecnología no intimida a los adolescentes tecnológicos. Saltan directamente y comienzan a experimentar con entusiasmo para ver qué pueden hacer.

“No puedes controlar la velocidad de la tecnología, pero puedes controlar tu forma de pensar y tu respuesta”.

Determina qué nuevas herramientas son más prometedoras para tu empresa. Reúne a un grupo de gurús de la tecnología con mayor competencia que la suya y pídeles que los entrenen. Ser un aprendiz constante mantiene a los líderes enchufados y conectados.

Foto de Skitterphoto en Pexels

Post relacionados:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.