John Doerr y su plan para resolver la crisis climática

La leyenda del capital de riesgo, John Doerr, cree que tiene soluciones para la crisis climática que podrían ser tan rentables para la industria tecnológica y sus inversores como el boom de Internet.

Esta es la mayor oportunidad económica del siglo XXI” Doerr dijo en una entrevista reciente para la promoción de su último libro Speed & Scale. «Un plan de acción para resolver Nuestro Clima Crisis Ahora«, que dice ofrece soluciones innovadoras. Para empezar, «podemos crear 25 millones de puestos de trabajo en una economía de energía limpia«, predice.

En el prólogo del libro explica su epifanía. En 2006, organizó una cena después de una proyección de ‘Una verdad incómoda’ de Al Gore sobre la crisis climática. Fueron alrededor de la mesa para comentar el mensaje urgente de la película. Al parecer, su hija de quince años, Mary, declaró con espontaneidad y franqueza: «Tengo miedo y estoy enojada«. Luego agregó: «Papá, tu generación creó este problema. Será mejor que lo arregles«. Explica que “La conversación se detuvo en frío. Todos los ojos se volvieron hacia mí. No sabía qué decir”.

Como venture capital, su trabajo es encontrar grandes oportunidades, enfrentar grandes desafíos e invertir en grandes soluciones. Es conocido por respaldar a compañías como Google y Amazon desde el principio. “Pero la crisis ambiental empequeñeció cualquier desafío que hubiera visto” en palabras de Eugene Kleiner, el difunto cofundador de Kleiner Perkins, en Silicon Valley

Kleiner Perkins, cuenta John Doerr, con la que ha estado trabajando durante cuarenta años, dejó atrás un conjunto de doce leyes que han resistido la prueba del tiempo. La primera es la siguiente: No importa cuán innovadora pueda parecer una nueva tecnología, asegúrate de que los clientes realmente la quieran. Pero este problema me llevó a invocar una ley de Kleiner menos conocida: hay un momento en que el pánico es la respuesta adecuada.

Doerr se dio cuenta que ese momento había llegado. Ya no podían darse el lujo de subestimar nuestra emergencia climática. Para evitar consecuencias irreversibles y catastróficas, necesitaban (necesitamos) actuar con urgencia y decisión. Para Doerr, esa noche lo cambió todo.

Sus socios y él hicieron del clima una prioridad. Se tomaron en serio la inversión en tecnologías limpias y sostenibles o «Cleantech», como se les conoce en Silicon Valley. Incluso trajeron a Al Gore como socio más nuevo de la firma. Pero, sigue Doerr, a pesar de la excelente compañía de Al, su viaje al mundo de la inversión de cero emisiones fue bastante solitario al principio. Después de que el iPhone debutara en 2007, Steve Jobs los invitó a lanzar nuestro iFund para aplicaciones móviles desde la sede de Apple. Estaban escuchando grandes startups que construían un nuevo ecosistema alrededor del smartphone, tenía oportunidades por doquier.

Entonces, ¿por qué dedicar una porción de capital al territorio inexplorado de los paneles solares, las baterías de automóviles eléctricos y las proteínas sin carne? Porque parecía, dice Doerr, lo correcto, para la empresa y para el planeta. Doerr pensó que el mercado de tecnología limpia era una enorme oportunidad en ciernes. Creía que podían hacerlo bien haciendo el bien.

Kleiner Perkins persiguió apps móviles y emprendimientos climáticos al mismo tiempo, a pesar de los escépticos en ambos frentes. Sus inversiones en aplicaciones móviles les dieron un gran número de victorias rápidas. Sus Cleantech fueron más lentas desde el principio, y muchas de ellas fracasaron. Él mismo reconoce que, si ya es difícil construir una empresa duradera bajo cualquier circunstancia, es doblemente difícil construir una para enfrentar la crisis climática.

Kleiner Perkins fue largamente criticada. Pero con paciencia y persistencia, indica Doerr, apoyaron a sus fundadores. Para 2019, sus inversiones en Cleantech supervivientes comenzaron a funcionar, de $ 1 mil millones en inversiones de riesgo verde ahora valen $ 3 mil millones.

Pero, como indica Doerr, “no hay tiempo para celebrar la victoria”. A medida que pasan los años, el reloj climático sigue corriendo. El CO2 ya supera el límite superior para la estabilidad climática. Al ritmo actual, superaremos los 1.5 grados Celsius sobre las temperaturas medias preindustriales de la Tierra, el umbral, dicen los científicos, para el daño planetario severo. Los efectos del calentamiento global desbocado ya son evidentes: huracanes devastadores, inundaciones bíblicas, incendios forestales incontrolables, olas de calor asesinas y sequías extremas.

Doerr advierte que no se están reduciendo las emisiones lo suficientemente rápido como para superar el daño inmediato. Dijo esto en 2007, y lo repite ahora: lo que estamos haciendo no es suficiente.  A menos que corrijamos el rumbo con velocidad urgente y a gran escala, estaremos mirando un escenario apocalíptico. El derretimiento de los casquetes polares ahogará a las ciudades costeras. Las cosechas fallidas conducirán a una hambruna generalizada. A mediados de siglo, mil millones de almas en todo el mundo podrían ser refugiados climáticos.

Doerr es un optimista tecnológico. Confía plenamente en lo que él denomina “poderoso aliado en esta lucha: la innovación”. Sus afirmaciones tienen una base sólida, ya que, en los últimos quince años, los precios de la energía solar y eólica se han desplomado un 90 por ciento. Las fuentes de energía limpia están creciendo más rápido de lo que nadie esperaba. Las baterías están ampliando la gama de vehículos electrificados a un costo cada vez menor. Una mayor eficiencia energética ha reducido drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero.

Aunque hay muchas soluciones en la mano, su implementación no está ni cerca de donde debe estar. Se necesita una inversión masiva y una política sólida para hacer que estas innovaciones sean más asequibles. Necesitamos escalar los que tenemos, inmediatamente, e inventar los que todavía necesitamos. En resumen, necesitamos tanto el ahora como lo nuevo.

Entonces, ¿dónde está el plan para hacer el trabajo? Francamente, dice Doerr, eso es lo que ha faltado: un plan procesable (o sea, viable). En realidad, hay muchas maneras en el papel de llegar a cero emisiones netas de carbono, el punto en el que no agregamos más gases de efecto invernadero a la atmósfera de los que podemos eliminar. Pero por desgracias se suelen confundir las listas de objetivos (o de las buenas intenciones) con los planes. Y no es lo mismo. Tampoco, afirma Doerr, lo son la ira y la desesperación no son planes, ni las esperanzas ni los sueños.

Y aquí es donde aparece Mr.OKR. Necesitamos un plan accionable. En realidad, esa es la razón de su nuevo libro. Con la ayuda de algunos de los principales expertos mundiales en clima y tecnología limpia, ha escrito Speed & Scale para mostrar precisamente cómo podemos llevar las emisiones de efecto invernadero a cero neto para 2050. Su esperanza, dice, es aprovechar los triunfos y lecciones duramente ganados de nuestros pioneros y héroes climáticos, muchos de ellos aclamados en estas páginas. Ellos son los que abren nuevos caminos al ejecutar mejor y de manera más inteligente.

Un plan es tan bueno como su implementación”, afirma Doerr. Para lograr esta misión monumental, tendremos que hacernos responsables en cada paso del camino. Esa es la gran lección que aprendí de su mentor, Andy Grove, el legendario CEO de Intel. “Es un mantra que ha visto probado una y otra vez: las ideas son fáciles. La ejecución lo es todo

Para ejecutar un plan, se necesitan las herramientas adecuadas. En su libro anterior, Mide lo que importa, describió un protocolo de establecimiento de objetivos simple pero poderoso que Andy Grove inventó en Intel. Conocidos como OKR (u Objetivos y Resultados Clave), guían a las organizaciones a centrarse en algunos objetivos esenciales, a alinearse en todos los niveles, a estirarse para obtener resultados ambiciosos y a realizar un seguimiento de su progreso a medida que miden lo que importa.

Ahora, propone que apliquemos OKR para resolver la crisis climática, el mayor desafío de nuestras vidas. Pero antes de ir a por todas (y esta es una proposición de todo o nada), Doerr se pregunta.

  • ¿Tenemos suficiente tiempo? Esperemos que sí, pero nos estamos quedando sin él, rápidamente.
  • ¿Tenemos mucho margen de error? No. Ya no.
  • ¿Tenemos suficiente dinero? Todavía no.

Los inversores y los gobiernos están dando un paso al frente. Pero, como reconoce al autor, se necesita mucha más financiación, tanto del sector público como del privado, para desarrollar y escalar tecnologías para una economía limpia. Sobre todo, insiste, tendremos que desviar los billones gastados en energía sucia a opciones de energía limpia, y usar esa energía de manera más eficiente.

Para Doerr los datos son claros. El momento es ahora. Afirma estar comprometido a usar su tiempo, sus recursos y cualquier conocimiento que tenga para trabajar con todos para construir un futuro neto cero. Doerr es claro: “Los invito a unirse a nuestro esfuerzo en speedandscale.com. Para poner nuestro plan en acción, necesitamos todas las manos en la cubierta. Sobre todo, tendremos que ejecutar nuestro plan con una velocidad y una escala sin precedentes. Eso es lo que más importa.”

Ha escrito este Speed & Scale para líderes de todo tipo, para cualquier persona en cualquier lugar que pueda mover a otros a actuar con ellos. Es para empresarios y líderes empresariales que pueden movilizar el poder de los mercados. Para líderes políticos y políticos dispuestos a luchar por nuestro planeta. Para ciudadanos y líderes comunitarios que pueden presionar a sus funcionarios electos. Y también, para los líderes de la nueva generación, como Greta Thunberg y Varshini Prakash, que mostrarán el camino hacia 2050 y más allá.

Doerr apela al liderazgo de las personas. Speed & Scale está escrito para el líder que todos llevamos dentro. Su enfoque no es de impactar nuestras decisiones de consumo para cambiarnos el comportamiento. Doerr da por sentado que las acciones individuales son necesarias y esperadas, pero no serán suficientes para alcanzar este enorme objetivo. Tiene claro que solo una acción concertada, colectiva y global puede llevarnos más allá de la línea de meta a tiempo.

En sus últimos quince años apoyando proyectos de inversión Cleantech tiene claras las conclusiones: las empresas de tecnología limpia exigen más dinero, más agallas, más tiempo y más perseverancia que cualquier otra cosa. Sus horizontes se extienden más de lo que la mayoría de los inversores pueden soportar. Doerr argumenta que las empresas son más que obtener beneficios, están ayudando a “sanar la Tierra”.

El libro es una colección de historias de su propio viaje a través de estos campos minados y los de docenas de otros líderes climáticos, muchos de los cuales ha estado orgulloso -dice- de respaldar como inversor.

Su plan es alcanzar el cero neto para 2050, y los obstáculos que se tendrán que superar. Y para esta misión se necesita a todo el mundo, empresarios incluidos. Que son aquellos individuos resistentes que hacen más con menos de lo que nadie cree posible, y lo hacen más rápido de lo que nadie cree posible.

Obviamente un plan no es una garantía. Recordemos a Richard Rumelt (Buena y mala estrategia: la diferencia y por qué es importante). Una transición oportuna a un futuro neto cero no es algo seguro. Pero, aunque pueda ser menos optimista que algunos, toca asumir ciertas dosis de esperanza (e impaciencia).

Si en algún momento ha tocado ser optimista respecto a la tecnología es ahora. Doerr esquiva la trampa del solucionismo tecnológico” de Morozov: “Aunque podamos resolver todos nuestros problemas, quedará pendiente por resolver los dilemas políticos y morales más profundos y persistentes que nos trae la tecnología”.

Una coalición de primeros impulsores de más de 30 empresas, incluida Apple, Amazon, Delta Air Lines y Salesforce, “se compromete a impulsar alternativas comercialmente viables para descarbonizar las ciudades industriales, los sectores industriales y más», dijo Biden hace unos días..

Para llegar allí, el libro de Doerr presenta un plan de acción de seis objetivos: electrificar el transporte, descarbonizar la red, reparar los alimentos, proteger la naturaleza, limpiar la industria y eliminar el carbono, para reducir las emisiones a la mitad para 2030, reducirlo a la mitad nuevamente en 2040. y eliminarlos por completo para 2050.

Agarrémonos a la que sea quizás la última esperanza: fijar objetivos, definir planes concretos … y empresarios con los hagan posible.

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

Post relacionados:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.