Seguridad Espacial: La Defense Intelligence Agency publica su informe 2022

De acuerdo con la doctrina militar de los Estados Unidos hay cinco dimensiones o dominios de combate: Tierra, Mar, Aire, Espacio e Información (intenet/ciberguerra). En este caso, me interesa especialmente al ‘dominio Espacial’. A nadie se le escapa que, históricamente, una de los principales motores de inversión de la industria aeroespacial es la defensa.

Con el paso del tiempo EEUU se ha ido tomando más seriamente el Espacio. A nadie sorprende que desde 2019 la United States Space Force «se independizara» de las FFAA, posteriormente se crearía en 2021 la Space Warfighting Analysis Center (Centro de análisis de guerra espacial) responsable de realizar análisis, modelado, juegos de guerra y experimentación para crear conceptos operativos y orientación de diseño de fuerza para el servicio. Solo decir que las conversaciones entre esta agencia y el sector privado sobre la futura arquitectura espacial del pasado octubre de 2021 son material clasificado.

No obstante, podemos imaginarnos las intenciones. Hace pocos días, Frank Kendall (Secretario de la Fuerza Área de EEUU) afirmó que «es necesario transformar sin demora las prioridades, prácticas y gastos para el dominio para adaptarse adecuadamente a un teatro que es más volátil pero también cada vez más esencial para la seguridad y la vida cotidiana de EEUU».

El espacio ahora es un dominio de guerra”, dijo Kendall sin rodeos a una audiencia de altos funcionarios del gobierno, la industria, el ejército y el espacio comercial durante su discurso de apertura en el 37º Simposio Espacial en Colorado Springs. “Necesitamos transformar nuestras capacidades porque no ya puede instalar sistemas costosos y fáciles de atacar en el espacio y esperar operar con impunidad; esa era ha terminado, ha terminado por un tiempo”, dijo Kendall.

El problema fundamental que vemos es la creciente amenaza a la capacidad de Estados Unidos de proyectar poder para disuadir la agresión y, si es necesario, defender nuestros intereses y nuestros aliados”, dijo. “Esa amenaza creciente toma la forma de una variedad de amenazas a los sistemas y servicios basados ​​en el espacio de los que depende nuestra nación. Desde el asentimiento directo (armas antisatélite) hasta las armas coorbitales de varios tipos, nuestros satélites están cada vez más en riesgo; y los misiles de precisión de largo alcance ponen en riesgo a toda la fuerza conjunta”. Además, Kendall señaló que los sistemas de armas basados ​​en el espacio son una potente amenaza para las «fuerzas terrestres«.

Así las cosas, el sitio Payload escribe una breve reseña sobre Challenges to Security in Space de la Defense Intelligence Agency, una edición actualizada de un informe que publicó por primera vez en 2019. Los hallazgos no son necesariamente innovadores, pero tienen como objetivo comunicar el panorama de amenazas en rápida evolución en el espacio al público en general: 

  • La Defense Intelligence Agency (DIA)  dice que los esfuerzos de EE.UU. para garantizar que el dominio espacial “siga siendo seguro, estable y accesible… están bajo amenaza”.
  • En el caso de una guerra caliente entre las principales naciones con capacidad espacial, es poco probable que se salven los activos en órbita, desde satélites de comunicaciones hasta sensores ópticos. 
  • China y Rusia valoran la superioridad en el espacio”. (Nota del editor: lo mismo ocurre con los EE. UU.).

Eso fue entonces… La Defense Intelligence Agency (DIA) dice que los adversarios de EE.UU. prestaron atención a más de 30 años de operaciones militares de EE.UU. con apoyo espacial (toma la Guerra del Golfo y las municiones guiadas con precisión, como ejemplo). Y esto es ahora… Los adversarios «ahora están buscando formas de expandir sus propias capacidades y negarle a EE. UU. una ventaja espacial«.

El informe comienza señalando que China y Rusia aumentaron sus flotas espaciales operativas combinadas en un 70 % en poco más de dos años (después de un crecimiento de más del 200 % entre 2015 y 2018). Las dos principales naciones espaciales están mejorando simultáneamente sus capacidades espaciales y contra espaciales. Un continuo de capacidades contra espaciales, a través del Defense Intelligence Agency (DIA):

Fuente: Payload

Lo más relevante s/Payload

  • Para tener en cuenta: la flota de inteligencia, vigilancia y reconocimiento (ISR) de Beijing se situó en más de 250 en enero, solo detrás de la de los EE. UU. 
  • Cita destacada: «Rusia percibe la dependencia de EE.UU. del espacio como su talón de Aquiles, que puede explotarse para lograr los objetivos del conflicto ruso«. El informe, señala el autor, fue preparado antes de que Rusia invadiera Ucrania.
  • Otros para observar: Teherán y Pyongyang continuarán implementando “capacidades de guerra electrónica (Electronic Warfare) para negar o degradar las comunicaciones y la navegación basadas en el espacio”.

Espacio profundo

La competencia para explotar los recursos en la Luna, Marte e incluso los asteroides, «si bien es un esfuerzo incipiente en la actualidad», podría convertirse en un impulsor más importante para los principales estados y alianzas espaciales en el futuro. Pero esto parece estar impulsado principalmente por la especulación, ya que la DIA no llega a decir las formas en que se militarizan los programas de exploración del espacio profundo. 

Dos grandes actualizaciones del informe de 2019

# 1: La comercialización continúa a buen ritmo: la cantidad de lanzadores y operadores de satélites «se expandirá al menos hasta 2025»

#2: Un campo minado orbital: Las colisiones LEO (ver La amenaza de la basura espacial y el síndrome Kessler) son un riesgo creciente, debido a una cadencia creciente de lanzamientos, etapas superiores que despliegan múltiples naves y «fragmentación continua de colisiones, baterías, explosiones y otros eventos de prueba ASAT (arma antisatélite)». Se estima que el mayor riesgo = 600 000-900 000 piezas de «desechos letales no rastreables (LNT) no catalogados«, que varían de 5 mm a 10 cm de tamaño, se encuentran en LEO. 

Imagen: fuente Sociable.com

Post relacionados:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.