¿Es ética la exploración espacial? Argumentos en contra

Después de ¿Es ética la exploración espacial? Toca la segunda parte de “Argumentos en contra” a partir de la lectura de Space Ethics de Brian Patrick Green.

Como introducción un irónico video de Emily Calandrelli (Space Exploration is the Worst) avisando sobe las «amenazas» de la exploración espacial.

En contra de ir al espacio: los costes

Primero, la exploración espacial es extremadamente costosa. Por ejemplo, el programa Apollo le costó a los Estados Unidos entre 20 y 28 mil millones de dólares en el momento en que estaba en funcionamiento (o entre aproximadamente 220 y 750 mil millones de dólares actuales).

Aunque los costes de viajar al espacio han caído drásticamente, entrar en órbita sigue siendo caro.  El problema de los costos se manifiesta no solo en el gasto directo de gastar el dinero en proyectos con beneficios específicos y limitados, sino también en lo que no se financia. Este problema ético es particularmente grave con la exploración espacial financiada por el gobierno (la financiación privada es otro problema, aunque relacionado). Cuando se gasta dinero en proyectos relacionados con el espacio, no se gasta en otros buenos proyectos. Hay innumerables problemas urgentes aquí en la Tierra que se gastan en proyectos relacionados con el espacio, no se gastan en otros buenos proyectos. Hay innumerables problemas urgentes aquí en la Tierra que parecerían ser un mejor uso de nuestros recursos limitados.

No haré una lista de los proyectos que se podrían financiar con ese presupuesto, pero en la práctica, los programas de exploración espacial y contra la pobreza no compiten realmente en un presupuesto. El dinero restado del espacio no se destina directamente a alimentar a los pobres (aunque se podría argumentar que deberían hacerlo).

La exploración espacial es una forma de I + D y, como tal es una inversión de futuro. Incurrimos en los costos y riesgos presentes con la esperanza de obtener recompensas y oportunidades futuras. No olvidemos que una tecnología derivada promovida por la exploración espacial, las células solares fotovoltaicas (PV), se está volviendo bastante útil para proporcionar energía eléctrica a las personas pobres y remotas aquí en la Tierra. Entonces, aunque la I + D puesta en las células fotovoltaicas durante las últimas décadas sin duda podría haber ayudado de inmediato a muchas personas en el pasado, sin esa investigación, las personas no se beneficiarían de las células fotovoltaicas en la actualidad. Las compensaciones entre las necesidades inmediatas y las necesidades futuras son difíciles de sopesar y pueden ser una auténtica fuente de debate ético.

Sin embargo, la preocupación por el presente no debería cerrar por completo la I + D para el futuro porque sabemos que, dada nuestra tecnología actual (basada en combustibles fósiles y otras prácticas destructivas para el medio ambiente), no podemos seguir sobreviviendo de forma sostenible en el planeta. Necesitamos un progreso tecnológico espectacular.

En contra de ir al espacio: el riesgo

Como segunda razón, el autor argumenta que la exploración espacial es una empresa arriesgada, y la gente ha muerto y seguirá muriendo a medida que avanza la exploración.

No hay forma de hacer que la exploración espacial sea 100% segura, al igual que no hay forma de hacer que la exploración aquí en la Tierra sea 100% segura. Siempre existirá el riesgo de que algo salga mal, aunque ciertamente hay formas de hacer las cosas más seguras.

Por supuesto, la vida en la Tierra también es peligrosa. El riesgo no es absoluto, solo puede ser relativo; por ejemplo, el transporte aéreo comercial es mucho más seguro que otras formas de transporte habituales. Pero la exploración espacial aún no es una actividad «segura», y puede que nunca lo sea debido a las enormes energías y velocidades involucradas, sin mencionar los efectos de la radiación, la microgravedad, la falta de acceso a las necesidades básicas de salud humana, la dependencia sobre satisfacer las necesidades de forma artificial (por ejemplo, atmósfera, comida y agua), etc.

Sin embargo, un aspecto perverso de hacer que la exploración espacial sea más segura es que también puede encarecerla, agravando así el problema del costo y el problema concomitante de la justicia. Dado eso, sería mejor dejarlo en manos de las personas, asumiendo al menos algún estándar de seguridad razonable. En cualquier caso, esta cuestión no debería poner fin a los planes de exploración espacial humana.

En contra de ir al espacio: desestabilización política

Como tercera consideración, la exploración del espacio y el movimiento de los seres humanos hacia un medio político multiplanetario podría ser social y políticamente desestabilizador. Si bien los nuevos asentamientos humanos en el espacio pueden no dañar directamente a los habitantes indígenas inteligentes, como sucedió en la Tierra durante la época del colonialismo, incluso sin perturbar a los habitantes indígenas, las ideas sociales y políticas nuevas y desestabilizadoras pueden extenderse a la Tierra.

La historia está repleta de revoluciones e inestabilidad. Las nuevas ideologías desarrolladas en el espacio podrían tener efectos similares. Además, debido a las intensas energías necesarias para los viajes espaciales y otras actividades en el espacio, los asentamientos espaciales tendrían un “terreno elevado” tecnológico y físico natural en cualquier tipo de conflicto con la Tierra. La guerra interplanetaria es ahora una completa ficción, pero con el advenimiento de los asentamientos en el espacio puede convertirse en una posibilidad clara.14 | Si vamos a tener asentamientos en el espacio, también deberíamos aprender de alguna manera a vivir en paz.

A diferencia de aquellos que desean ir al espacio para salvar a la humanidad, hay personas que dicen que la humanidad es destructiva y, por lo tanto, debería quedarse en la Tierra para contener sus tendencias destructivas o, de hecho, merece extinguirse porque es incorregiblemente malvada. Estos eco-nihilistas, como los llama la especialista en ética espacial Kelly Smith, argumentan en contra de la exploración espacial porque simplemente esparciría los males de la humanidad al resto del universo.

La crítica menos severa de que los humanos deberían mejorar con respecto al medio ambiente ya sea en la Tierra o en cualquier otro lugar, es claramente cierta y debe aceptarse; Pero no es un punto tan fuerte como para merecer detener por completo la exploración, el uso y la colonización del espacio.

En contra de ir al espacio: amenazas exteriores

El último argumento que aporta el autor tiene que ver con “abrir la caja de Pandora”. Habilitar nuevas amenazas, a saber: microbios u otros organismos capaces de dañar o matar a los seres humanos, a otras formas de vida de la Tierra o a la ecosfera;  descubrimiento de inteligencias extraterrestres (ETI) o artefactos peligrosos.

Entonces, ¿deberíamos ir?

Green se posiciona a favor de la exploración, el uso y el asentamiento del espacio ético y reflexivo. Evidentemente el desacuerdo ciertamente puede ser razonable y, a medida que avanzamos hacia el futuro, el conocimiento y los contextos también cambiarán. El autor reconoce que si la respuesta a «¿Deberíamos ir?» fuera «No» probablemente no habría escrito Space Ethics.

Para analizar el posicionamiento ético del autor no debemos olvidar, com él mismo reconoce, que su formación es en filosofía occidental, incluidas las tradiciones éticas históricamente cristianas y específicamente católicas. Y aunque el libro se argumenta filosóficamente y no apela ni se basa en la religión, se toma la religión en serio como una fuerza en la psicología humana, la sociedad y la cultura, una que debería ser cuestionada por su relevancia ética y valor. Por lo tanto, incluyo algunas herramientas éticas que están históricamente asociadas con la filosofía católica. Incluye estas herramientas éticas porque cree que son útiles y espera que otras tradiciones éticas también agreguen sus herramientas al “conjunto de herramientas de ética espacial”.

La ética espacial, reconoce el autor, no es algo sencillo; de hecho, puede ser una de las áreas más complicadas en las que la ética humana se involucrará, ya que llega al significado fundamental de la existencia humana y el propósito en el universo. Alinear la exploración espacial con la ética, la humanidad hay que hacerlo con cuidado.

La humanidad como especie podría contentarse con quedarse aquí en la Tierra, cuidando el planeta y entre ellos y evitando los peligros y costos de la exploración. Sin embargo, esta evitación del espacio es un camino puramente teórico hacia el futuro, y uno que requeriría la supresión activa de varias organizaciones e individuos que desean profundamente explorar el espacio. En la práctica, esta supresión no solo sería costosa sino también contraproducente.

La exploración y el uso del espacio podrían, en última instancia, ser de gran beneficio para los habitantes de la Tierra, incluso a pesar de su costo y peligro relativo. Y quizás el principal beneficio de la exploración y el uso del espacio es que hace posible el asentamiento de otros lugares en el espacio, proporcionando así «copias de seguridad» de la humanidad y la vida en la Tierra en caso de que ocurra un desastre en la Tierra.

Foto de Mikhail Nilov en Pexels

Post relacionados:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.