Mindset, la actitud del éxito de Carol S.Dweck

Carol S. Dweck una de las principales investigadoras del mundo en el campo de la motivación y profesora de psicología Lewis y Virginia Eaton en la Universidad de Stanford en su libro Mindset, la actitud del éxito, presenta su investigación sobre por qué las personas tener éxito y cómo fomentar el éxito.  

Su trabajo durante muchas décadas ha llevado a lo que ella llama «teoría de la mentalidad«: que todas las personas tienen una mentalidad fija o una mentalidad de crecimiento. En su libro, explora cómo su forma de pensar afecta su trabajo, sus relaciones y su éxito en general; si las organizaciones también pueden decir que tienen mentalidades; y cómo puedes cambiar tu forma de pensar si no te gusta la actual. 

Para la autora el mundo está dividido entre las personas que están abiertas al aprendizaje y las que están cerradas, y este rasgo afecta todo, desde tu visión del mundo hasta tus relaciones interpersonales.

Ella explica que puedes tener una mentalidad cerrada con respecto a algunos rasgos y una mentalidad abierta con respecto a otros. La perspectiva que invita a la reflexión proviene del aprendizaje cuando necesita ajustar su mentalidad para seguir adelante. La autora amplía su punto básico al ver todas las áreas de las relaciones humanas a través del prisma de la mentalidad.

Principales ideas de Mindset

  • Las personas tienen una mentalidad fija o de crecimiento.
  • Las personas que creen que sus cualidades personales son inmutables tienen una “mentalidad fija”.
  • Las personas que creen que pueden mejorar o cambiar sus rasgos de personalidad con el tiempo tienen una «mentalidad de crecimiento».
  • Las personas con mentalidad de crecimiento creen que el futuro presenta una oportunidad para crecer, incluso en tiempos difíciles.
  • Las mentalidades producen visiones del mundo definidas, pero se pueden cambiar.
  • Los niños que son elogiados por su inteligencia tienden a adoptar una mentalidad fija y rechazar nuevos desafíos.
  • Jack Welch, que tenía una mentalidad de crecimiento, se hizo cargo de GE en 1980 cuando la empresa estaba valuada en $14 mil millones; 20 años después, tenía una valoración de $ 490 mil millones.
  • Los atletas con una mentalidad de crecimiento construyen personajes fuertes al desafiarse a sí mismos.
  • Históricamente, los ejecutivos de empresas que tienen una mentalidad fija y se consideran genios o visionarios no forman grandes equipos.
  • El entrenamiento y la enseñanza sobre la mentalidad son las mejores formas de aumentar la autoestima de los niños.

La mentalidad de crecimiento

Algunas personas son más inteligentes, más reflexivas o aventureras que otras. Durante años, los expertos atribuyeron tales diferencias a la combinación de entorno, fisiología y composición genética de cada individuo. Pero otros factores ayudan a determinar las características individuales, incluidos los rasgos que se derivan de tener una mentalidad “fija” o de “crecimiento”.

“La visión que adoptas de ti mismo afecta profundamente la forma en que llevas tu vida”.

Aquellos que ven su personalidad o inteligencia como inquebrantables tienen una «mentalidad fija». Creen que ni la personalidad ni la inteligencia están sujetas a cambios y sienten la necesidad de demostrar su valía constantemente en todas las situaciones. Las personas con una mentalidad fija a menudo desarrollan esta perspectiva a una edad temprana, generalmente debido a la influencia de sus maestros o padres. Alternativamente, las personas con una «mentalidad de crecimiento» creen que pueden mejorar o cambiar sus características de personalidad con el tiempo. Creen que el futuro ofrece oportunidades para crecer, incluso en tiempos difíciles.

“Las mentalidades enmarcan la cuenta corriente que está teniendo lugar en la cabeza de las personas”.

Para mostrar las diferencias entre la mentalidad fija y la mentalidad de crecimiento, un entrevistador preguntó a las personas qué harían si obtuvieran una C+ en un examen parcial y luego recibieran una multa de estacionamiento. Frente a los eventos acumulados, las personas con mentalidad fija decían que esta situación probaría que “el mundo me persigue” o que eran perdedores o idiotas. Las personas con mentalidad de crecimiento dijeron que trabajarían más duro en la escuela y estacionarían con más cuidado.

El impacto de la mentalidad

La mentalidad tiene implicaciones significativas, aunque la mayoría de las personas son muy imprecisas al estimar sus propias capacidades. Las personas con una mentalidad fija tienden a tomarse cada fracaso como algo personal. Interpretan cualquier contratiempo, desde el despido hasta el desprecio romántico, como un mensaje de rechazo. Sentirse no deseados exacerba su baja autoestima. Las personas con mentalidad fija se esfuerzan por ocultar sus debilidades, pero creen que sus relaciones, sus rasgos y los rasgos de su pareja son inmutables.

“La pasión por esforzarse y apegarse a ello, incluso (o especialmente) cuando no va bien, es el sello distintivo de la mentalidad de crecimiento”.

Por el contrario, las personas con mentalidad de crecimiento creen que pueden cambiar sus rasgos de personalidad. Piensan que sus habilidades pueden crecer. Es más probable que desarrollen sus talentos. Les encanta aprender y se sienten frustrados cuando no están desarrollando su potencial. Tener una mentalidad de crecimiento ayuda a las personas a sobrellevar el estrés.

“En la mentalidad de crecimiento, no siempre necesitas confianza”.

La mentalidad también determina las cualidades de liderazgo, incluido el desempeño de las personas en la escuela. Los estudiantes de medicina con mentalidad fija perdieron interés en una clase importante cuando obtuvieron calificaciones de «C». Acostumbrados al refuerzo rápido, dejaban de interesarse cuando no ganaban recompensas rápidas. Los estudiantes con mentalidad de crecimiento prosperaron a medida que la clase se volvió más difícil.

“Las personas con una mentalidad de crecimiento no solo buscan desafíos, prosperan con ellos”.

La mentalidad juega un papel en el desarrollo del talento “natural”. Un investigador educativo descubrió que personas excepcionales, desde nadadores hasta músicos, no mostraban sus talentos hasta que estudiaban y se aplicaban. Por ejemplo, Mozart trabajó durante una década antes de escribir algo memorable. Sin embargo, los inventores y los artistas comparten la capacidad de aprender con el tiempo a medida que maduran. No confían únicamente en sus habilidades naturales. Las mentalidades son específicas de diversos talentos, por lo que un artista puede estar más abierto a nuevas ideas, pero socialmente más restringido.

Decirle a los niños que son inteligentes, al final, los hizo sentir más tontos y actuar como tontos, pero dicen que eran más inteligentes”.

La mentalidad afecta a las personas deprimidas. Los estudiantes deprimidos con mentalidad de crecimiento tienden a trabajar para resolver sus depresiones mientras mantienen sus horarios escolares y sus intereses externos. Los estudiantes con mentalidad fija se vuelven menos activos e involucrados cuando se deprimen.

Las personas con mentalidad fija reaccionan de manera diferente a los elogios que aquellas con mentalidad de crecimiento. Los niños que son elogiados por su inteligencia a menudo tienden a adoptar una mentalidad fija y a rechazar nuevos desafíos. En las pruebas, querían disfrutar de su éxito y no querían arriesgarse a revelar ninguna debilidad. A los estudiantes a quienes se les dijo que tenían altas habilidades no les gustó que les pidieran resolver problemas más difíciles. Dijeron que el trabajo extra les quitó el placer de aprender. Al mismo tiempo, los estudiantes que fueron elogiados por esforzarse dijeron que les gustaba trabajar en los problemas más difíciles. En los ensayos, elogiar la capacidad de un niño incluso funcionó para reducir su puntaje de CI, pero elogiar a un niño por esforzarse más aumentó los totales de CI.

“En la mentalidad fija, la pérdida de uno mismo por el fracaso puede ser un trauma permanente e inquietante”.

Etiquetar a las personas puede ser muy dañino, desde llamar a los niños «superdotados» o «excepcionales» hasta usar estereotipos sexuales y raciales negativos. Tales etiquetas en realidad pueden hacer que las personas se sientan inferiores y generar una profecía negativa y autocumplida. A menudo, ser etiquetado parece alentar a las personas a no estar a la altura de su potencial. Cuando las personas creen en estos estereotipos, a menudo mienten o exageran sus logros reales. Las opiniones de otras personas pueden ser dañinas. Cuando los maestros les dicen a las niñas que es posible que no sean buenas en matemáticas o ciencias, pueden llevarlas a tener un rendimiento inferior al esperado. Un estudio de adolescentes varones encontró que cuando se les pedía a los niños que validaran los estereotipos negativos sobre las niñas, reforzar esos estereotipos aumentaba la autoestima de los niños.

Cambiando tu mentalidad

Si bien las mentalidades producen visiones del mundo definidas, las personas pueden cambiarlas aprendiendo nuevas habilidades. Se puede enseñar a los seres humanos cómo reaccionar de nuevas maneras, cómo enfrentar los desafíos y pensar de manera diferente. Por ejemplo, cuando los atletas con una mentalidad de crecimiento se desafiaron a sí mismos, desarrollaron rasgos de carácter positivos. Según los investigadores deportivos, los atletas con mentalidad de crecimiento no se detenían solo en ganar. Se concentraron en el proceso e ignoraron las distracciones, disfrutando tanto del desafío como de la conclusión. Aprendieron del fracaso y reconocieron que el trabajo arduo traía ganancias personales. Por el contrario, los atletas con mentalidad fija se obligaron a ganar para demostrar que eran mejores que sus competidores. Cuando perdían, estaban abatidos.

Talento y Enseñanza

Los negocios de hoy adoran el talento. Esto, sin darse cuenta, ha cultivado ciertas mentalidades. Enron buscó personas talentosas con títulos avanzados. Problemáticamente, también desarrolló una cultura interna en la que las personas no podían fracasar sin dañar su reputación y la imagen de la empresa. Enron odiaba admitir errores y valoraba mucho la imagen. Cuando los inversionistas investigaron sus actividades, la mentalidad fija de sus ejecutivos los llevó a estar a la defensiva y mentirosos.

“En la mentalidad fija, el ideal es la compatibilidad instantánea, perfecta y perpetua”.

Las investigaciones muestran que las empresas con líderes que tienen una mentalidad de crecimiento tienden a buscar empleados que puedan abordar las deficiencias y encontrar soluciones. Estos ejecutivos creen en la capacidad de las personas para crecer y superar los problemas. Un estudio comparó empresas según las ganancias o pérdidas del valor de sus acciones. Cuando comparó empresas con un crecimiento excepcional (medido por los precios de las acciones) con empresas que no crecieron, o que obtuvieron ganancias y luego se desvanecieron, descubrió que el éxito corporativo estaba ligado a líderes que examinaron constantemente los procesos de la empresa y desafiaron sus fallas. Por ejemplo, el director ejecutivo de Circuit City celebró debates en su sala de juntas para analizar problemas apremiantes y así poder cuestionar y aprender de otros miembros de la junta.

“La mentalidad fija hace que te preocupes por el juicio, y esto puede hacerte sentir más cohibido y ansioso”.

Otro estudio encontró que definir una tarea para los estudiantes y explicar cómo se mediría el éxito podría determinar qué mentalidad desarrollaron los estudiantes. Los investigadores dieron a dos grupos de estudiantes una meta de alta producción para cumplir. Le dijeron a un grupo que se mediría por cuánto sabían sus miembros sobre un proceso específico (generando una mentalidad fija). Les dijeron a los otros estudiantes que debían desarrollar nuevas habilidades para que pudieran aprender mientras trabajaban (estimulando una mentalidad de crecimiento). Al principio, ambos grupos no lograron cumplir las metas. Pero con el tiempo, los miembros del grupo con mentalidad de crecimiento aprendieron de sus errores, se motivaron unos a otros y superaron al otro grupo.

“Malcolm Gladwell, el autor… ha sugerido que, como sociedad, valoramos los logros naturales y sin esfuerzo sobre los logros a través del esfuerzo”.

El entrenamiento y la enseñanza sobre la mentalidad son formas productivas de aumentar la autoestima de un estudiante. La clave es mostrarle al estudiante que el mentor está interesado en hacer avanzar al estudiante, en ayudar al proceso de crecimiento general del estudiante.

Sin embargo, los maestros deben tener cuidado con su lenguaje. El elogio ciego a menudo funciona en contra de los estudiantes, ya que puede enviar mensajes contradictorios sobre qué tan rápido aprenden los estudiantes, la efectividad de sus hábitos de estudio o cuánta habilidad tienen. Elogie a los estudiantes por sus esfuerzos y logros, para que puedan enfrentar desafíos más difíciles. Los niños pueden interpretar incluso comentarios inocuos, como «Aprendes rápido porque eres muy inteligente», en el sentido de que aprender lento es malo.

“Benjamin Barber, un eminente sociólogo, dijo una vez: ‘No divido el mundo en débiles y fuertes, o en éxitos y fracasos… Divido el mundo en aprendices y no aprendices’”.

Tampoco es prudente proteger a los niños del fracaso. No ser el mejor, o fallar, sucede a menudo en la vida. Es una ocurrencia común. Los padres que se enfocan solo en ser los mejores no brindan ninguna posición sustituta para el niño si él o ella no gana, dejando que el niño culpe a otros, devalúe la actividad o convierta el fracaso en una profecía autocumplida.

Abrir y cerrar: mentalidad y liderazgo

Un líder que muestra una mentalidad fija puede llevar a una empresa al fracaso. Un investigador descubrió que los ejecutivos corporativos que se enfocan en su reputación personal lo hacen a expensas de sus empresas. Por ejemplo, Lee Iacocca ayudó a resucitar a Chrysler, pero luego se concentró en su propia reputación. Mientras estaba preocupado, la compañía declinó.

“Cuando se evocan los estereotipos, llenan la mente de las personas… con preocupaciones secretas sobre la confirmación del estereotipo”.

El mismo investigador encontró que los ejecutivos que se consideran genios o visionarios no construyen grandes equipos. Albert Dunlap, un especialista en reestructuraciones corporativas que siempre estaba dispuesto a demostrar su valía nuevamente, se incorporó a Sunbeam en 1996. Despidió a la mitad de los empleados y vio que las acciones se apreciaban tanto que no pudo vender la empresa. Enfrentado a dirigir Sunbeam, despidió a las personas que no estaban de acuerdo con él y tuvo que inflar los ingresos. A los tres años fue destituido.

Los ejecutivos con mentalidad de crecimiento están en el extremo opuesto. Por ejemplo, tomemos a Jack Welch, quien asumió el control de GE en 1980 cuando estaba valuada en $14 mil millones. Veinte años después, tenía una valoración de $ 490 mil millones.

Welch obtuvo el puesto más alto de GE al admitir que no era un genio y prometer que estaba listo para aprender. Ese tono funcionó. Se propuso generar más aportes de los empleados y romper las barreras internas arbitrarias. Con frecuencia se reunía con los empleados de la línea de montaje para conocer sus opiniones.

En una ocasión se dirigió a un pequeño club de altos directivos de GE y preguntó sobre los planes y actividades del grupo. Aproximadamente un mes después, el presidente del club anunció que los miembros se convertirían en voluntarios de la comunidad y que el club abriría su membresía. Dos décadas después, cuenta con 42.000 miembros.

Welch también despidió a cuatro gerentes que cumplieron con sus objetivos financieros, pero no estuvieron a la altura de los valores de GE. Cometió un error costoso cuando GE compró Kidder, Peabody & Co., pero aprendió de ello. La compra le costó a GE cientos de millones de dólares y le enseñó a Welch la delgada línea entre el fracaso y el exceso de confianza.

Los buenos líderes tienen un deseo de aprender. Los estudios encontraron que no existe tal cosa como un «líder natural». Las personas se convierten en líderes cambiándose a sí mismas. En lugar de tratar de identificar a los futuros líderes por su «talento natural», las empresas deberían distinguir a los candidatos de liderazgo en función de su potencial de desarrollo individual y luego brindarles oportunidades para aprender nuevas habilidades. De hecho, cuando las empresas brindan a los empleados nuevas oportunidades para aprender, les permiten avanzar, ganar más y estar mejor preparados para los desafíos de la vida.

En el amor y la guerra

Las personas con mentalidad abierta reaccionan de manera diferente en las relaciones personales que las personas con mentalidad fija. Las personas con mentalidad fija buscan afiliaciones espontáneas y rupturas dramáticas. Tienden a ser lentos para perdonar, ya que eso puede considerarse una debilidad o podría suponer un riesgo de rechazo. Cuando las relaciones van mal, las personas con mentalidad fija se ven obligadas a culpar a sus parejas. Desvían cualquier culpa personal. En casos extremos, una persona puede ser tan competitiva que eclipsa los logros y la identidad de su pareja.

Su visión del mundo puede ser una fuente de felicidad o ansiedad dependiendo de cómo interprete los eventos y cuán extremadamente reaccione. Las personas con mentalidad fija tienden a juzgar. Los psicólogos han utilizado la terapia cognitiva para alentar a las personas a preguntarse por qué emiten juicios extremos sobre los demás y si sus opiniones están justificadas. Esta es una forma de romper el ciclo de mentalidad fija y abrir nuevos caminos para el crecimiento.

Post relacionados:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.