La nueva longevidad: cómo adaptarse a un mundo cambiante

El propósito de este post es entender la naturaleza humana y cómo nos estamos adaptando al desafío de unas vidas más largas y saludables. Hace unos días escribía La Dopamina es el arma secreta contra el envejecimiento para comentar un estudio innovador que revoluciona todo lo que sabíamos hasta ahora sobre esta molécula del cerebro, que tradicionalmente ha sido asociada a la motivación y a la búsqueda del placer, y que según las últimas investigaciones tiene influencia en los procesos del envejecimiento.

Para seguir con esa idea de adaptación vital y envejecimiento he querido buscar otra mirada, más enfocada a los desafíos que supone el progreso humano con la certeza que los avances tecnológicos no han ido acompañados de las innovaciones necesarias en nuestras estructuras sociales. En un era de cambios sin precedentes, tratamos de descubrir nuevas formas de vivir.

Este es justamente el tema central de The New Long Life: A Framework for Flourishing in a Changing World de Andrew Scott y Lynda Gratton (autora de La Vida de 100 Años). Los autores invitan a la reflexión acerca de las enormes oportunidades que se nos plantean. Cambios en nuestra forma de invertir en educación, nuestra forma de trabajar, consumir, construir nuestra vida social e incluso regularnos a nosotros mismos.

Algunas de las cuestiones más candentes que aborda The New Long Life se refieren a la intersección entre la revolución de la longevidad y el cambio tecnológico. ¿Cómo podemos trabajar durante más tiempo y financiar vidas más largas si los robots se llevan todos nuestros trabajos? ¿Cómo podemos combinar los avances tecnológicos con la innovación en nuestras estructuras sociales¿Cómo prosperamos, individual y colectivamente, en un mundo que está cambiando más rápido que nunca?

Andrew Scott es profesor de economía, y Lynda Gratton, quien se formó en psicología, es profesora en la London Business School. Combinando los campos de la economía y la psicología para un enfoque multidisciplinario de la longevidad, los autores ofrecen un «marco» para navegar por una vida más larga y de múltiples etapas en un mundo cambiante.

“La brecha entre el ingenio tecnológico y el social es cada vez más amplia. El ingenio tecnológico avanza, pero el ingenio social se está quedando atrás y, como resultado, nuestras normas sociales, las estructuras y los sistemas que son el contexto de nuestras vidas, aún no se han puesto al día”.

“Todos debemos prepararnos para ser pioneros sociales: este es el mensaje central de este libro”.

“Durante más de un siglo, la esperanza de vida de las mejores prácticas ha aumentado a un ritmo notable de dos a tres años cada década. Esto implica que, en promedio, cada generación vive de seis a nueve años más que la generación anterior”.

“El ritmo natural y la estructura de la narrativa de tu vida está marcado por el tiempo del calendario y el paso de los años. Frente a la longevidad, si queremos volver a imaginar la edad, primero debemos desvincular la idea de un vínculo simple entre el tiempo y la edad. Eso requiere imaginar que su edad es maleable: a medida que vive más tiempo y tiene mayores posibilidades de gozar de buena salud, lo que significa tener cuarenta, sesenta u ochenta años cambiará de manera profunda. Es la maleabilidad la que sustenta el rediseño de las etapas de la vida”.

Principales ideas de ‘La nueva longevidad

  • Los cambios tecnológicos y demográficos están desafiando la idea de una carrera
  • Necesitamos ingenio social
  • Tres pilares para rediseñar tu vida
  • Redefinamos la edad
  • Lo que significa para las corporaciones

Los cambios tecnológicos y demográficos están desafiando la idea de una carrera

Desde el comienzo de la era de las computadoras y las redes, el cambio tecnológico ha sido impulsado por una serie de «leyes» que han hecho que los cambios sucedan cada vez más rápido. La Ley de Moore, la idea de que la potencia de las computadoras se duplica cada 18 meses, ha demostrado ser muy confiable desde 1965, aunque los expertos dicen que pronto podría comenzar a disminuir. La Ley de Gilder establece que el ancho de banda crecerá tres veces más rápido que el poder de cómputo. La Ley de Metcalfe dice que el valor de una red aumenta en proporción al cuadrado del número de usuarios conectados. (Un número al cuadrado se multiplica por sí mismo.) Y la Ley de Varian se enfoca en la rápida multiplicación de posibles combinaciones de tecnologías existentes para crear “mash-ups” que resuelven más y más problemas.

Estas leyes amenazan o ponen en duda el futuro de la mayoría de los trabajos existentes. Algunos serán reemplazados por máquinas. Otros serán redefinidos e involucrarán trabajo humano aumentado por máquina. Por ejemplo, se espera que la automatización reduzca la cantidad de conductores en los Estados Unidos en dos tercios. Además, se espera que cada vez más trabajos que implican el uso del poder intelectual experimenten cambios profundos. “Durante gran parte de la historia, el ingenio humano creó herramientas que aumentaban y sustituían el poder físico: el hacha de piedra, la rueda, la jenny giratoria. Usar máquinas que aumenten o sustituyan el poder intelectual es mucho más revolucionario y más difícil de entender”.

Como resultado, las carreras lineales serán desafiadas profundamente. “Todo esto apunta a un panorama dinámico y cambiante de trabajos y carreras en las próximas décadas”. El aprendizaje permanente se convertirá en la norma, ya que las habilidades laborales adquiridas a una edad temprana no serán suficientes“Los trabajos tradicionales y las relaciones a largo plazo con un empleador están desapareciendo”.

Al mismo tiempo, estamos pasando por una revolución de la longevidad. Hemos ganado dos o tres años extra de vida cada década durante dos siglos. Vivimos mucho más tiempo que nuestros abuelos. Y la mayor parte de estos años adicionales de vida se gastan con buena salud. El envejecimiento también afecta a la sociedad en su conjunto: con la transición demográfica se produce un aumento significativo de la proporción de personas mayores de 65 años. “Hoy por primera vez en la historia de la humanidad hay más personas vivas mayores de sesenta y cinco años que menores de cinco.» Esto desafía los sistemas de pensiones, la atención de la salud y la equidad intergeneracional.

Necesitamos ingenio social

La revolución industrial produjo mucho ingenio social. Por ejemplo, las pensiones estatales se introdujeron en la Alemania de Bismarck en 1889 y luego fueron copiadas por muchos otros países. Hoy en día, la financiación de las pensiones estatales ante los cambios demográficos se considera un desafío. “Los gobiernos están actuando elevando la edad de jubilación y reduciendo la generosidad de las pensiones”.

El ingenio social de hoy tendrá que centrarse en reinventar carreras en la mediana edad y remodelar la política corporativa para ayudar a las personas a trabajar más tiempo. A medida que los gobiernos y las corporaciones se ven obligados a abordar los problemas prácticos asociados con una vida más larga, los individuos también experimentarán inevitablemente más transiciones y necesitarán ingenio para continuar prosperando.

Muchas de las categorías e instituciones con las que crecimos deberán redefinirse. Y ahí es donde tendrá que empezar el ingenio. “Durante este período de transición, su identidad ya no es lo que era, y aún no está claro lo que podría ser”. Para Gratton y Scott, tendremos que convertirnos en “pioneros sociales”, lo que requiere una buena dosis de curiosidad: Aquellos que tienen curiosidad llegan más fácilmente a soluciones creativas y, lo que es más importante, es menos probable que caigan presa de estereotipos y suposiciones erróneas. . .. De manera crucial, también significa tener la determinación y el coraje para tomar medidas”.

Tres pilares para rediseñar tu vida

A nivel individual, lo que está en juego es un “rediseño completo de la vida”. Se apoya en tres pilares:

  • Tu historia: cuando navegues por tu vida más larga de múltiples etapas y tomes decisiones, necesitarás una narrativa que cree significado y un sentido de identidad;
  • Exploración: para poder realizar múltiples transiciones, deberá aprender y explorar continuamente;
  • Relaciones: Mantener relaciones significativas y desarrollar un fuerte sentido de conexión son claves para navegar una vida de incertidumbre y transiciones. “Son las amistades profundas, ricas y largas las que tienen el impacto más positivo y profundo en los resultados de la vida ”.

Redefinamos la edad

“Frente a la longevidad, si queremos volver a imaginar la edad, primero debemos desvincular la idea de un vínculo simple entre el tiempo y la edad. Eso requiere imaginar que tu edad es maleable. . .” ¿Qué es la edad de todos modos? Hay edad cronológica, biológica, sociológica y subjetiva.

La edad cronológica es la base de las tres etapas de la vida, pero es un concepto bastante reciente en la historia humana. “Durante la mayor parte de la historia humana, las personas en realidad no sabían su fecha o incluso el año de nacimiento. La edad cronológica se volvió dominante solo cuando los gobiernos comenzaron a recopilar registros de nacimiento en el siglo XIX. . . el resultado es una forma de determinismo numérico”.

La edad cronológica no tiene en cuenta lo que más importa: la salud y el comportamiento. La narrativa actual de nuestra sociedad que envejece se centra en la edad cronológica. Sin embargo, “cómo envejeces no es el destino. Está profundamente influenciado por tus acciones y creencias.” El ADN juega un papel bastante pequeño en la forma en que envejecemos. Redefinir la edad requiere que adoptemos la maleabilidad de la edad y nos centremos en el tiempo que se avecina. También implica cómo pensamos en los demás. «Esta es la esencia de la ‘edad sociológica’, una medida ‘de afuera hacia adentro’ que impulsa las expectativas que tienes de los demás».

Nuestras normas sociales actuales sobre la edad están desactualizadas. Causan muchos problemas en el mercado laboral. Las corporaciones tienden a asumir que las personas de 50 y 60 años son menos productivas y capaces de aprender, por ejemplo. Pero estos estereotipos basados ​​en la edad “no son solo un prejuicio contra los demás, también son un prejuicio contra tu propio futuro. Esto inevitablemente limitará sus oportunidades a largo plazo y el alcance de sus ‘yoes posibles'».

Una solución es pasar más tiempo con personas de diferentes edades. Otra es practicar la imaginación de nuestro propio futuro. 

Lo que significa para las corporaciones

A nivel corporativo, romper el vínculo entre la edad y la etapa requiere crear “múltiples puntos de entrada que permitan a las personas aumentar y reducir su compromiso con el trabajo y remodelar la jubilación y la productividad”. Es un desafío importante para las corporaciones que tienden a someter a los graduados a procesos de selección homogéneos. Es más difícil evaluar las habilidades de personas con diferentes edades y experiencias. Además, hasta ahora, la mayoría de los empleadores han ofrecido a los empleados opciones binarias entre trabajar a tiempo completo o jubilarse a tiempo completo. En el futuro, las vías de jubilación opcionales diseñadas para ayudar a los trabajadores a abandonar progresivamente la fuerza laboral pueden volverse más comunes. Un plan de jubilación por etapas puede incluir pasar de un trabajo de tiempo completo a uno de medio tiempo en los seis meses o el año previo a la jubilación.

Será necesaria una cultura de flexibilidad para que las corporaciones aborden la revolución de la longevidad. “Cuando todos quieren flexibilidad, el sistema se vuelve más fácil de administrar”. En una vida de múltiples etapas, todos requerirán más flexibilidad. En el pasado, la flexibilidad laboral se otorgaba esencialmente a las madres, que pagaban un alto precio por ella en términos de ingresos y promociones.

Las empresas también tendrán un papel fundamental que desempeñar en la promoción del aprendizaje a lo largo de toda la vida“Este material se puede personalizar y curar para desarrollar competencias y permitir que las personas trabajen a su propio ritmo”. Gratton y Scott mencionan el ejemplo de Unilever, que creó una plataforma de aprendizaje que ofrece a los empleados “una gama seleccionada de opciones para leer y mirar” .

Por último, pero no menos importante, las corporaciones tendrán que asumir un gran desafío cultural si quieren “deshacerse de la discriminación por edad”. La mayoría de los trabajadores de 45 a 74 años todavía experimentan discriminación por edad. Nuestras suposiciones sobre la edad tienden a ignorar la maleabilidad de la edad. “La maleabilidad de la edad muestra la variación en la forma en que las personas envejecerán y los diferentes sectores imponen diferentes demandas a los empleados. También resulta que hay muchas otras variables, como la educación, que ejercen una influencia mucho mayor en la productividad que la edad por sí sola”.

No son solo los empleados los que se enfrentan a la discriminación por edad, también son los consumidores. A medida que la sociedad se transforma por esta transición demográfica, será cada vez más crítico para las corporaciones asegurarse de que su base de empleados coincida con la realidad del mercado y que los empleados comprendan las necesidades y características cambiantes de sus clientes.

The New Long Life es una lectura obligada para individuos, corporaciones y gobiernos que desean prepararse para esta nueva era de longevidad. El regalo de una vida más larga no tiene que ser visto como un problema social. Como explican Gratton y Scott, el ingenio social debería ayudarnos a prosperar y a vivir una vida mejor y más larga.

Foto de Andrea Piacquadio en Pexels

Post relacionados:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.