Colapso: Por qué unas sociedades perduran y otras desaparecen

Muy a menudo, para entender el mundo en que vivimos/viviremos, hay que tratar de aprender acerca del auge y caída de algunas de las civilizaciones antiguas más fascinantes. Una lectura muy entretenida y recomendada es Colapso: Por qué unas sociedades perduran y otras desaparecen de Jared Diamond. Un libro en el que el autor no deja en ningún momento de extrapolar las conclusiones de la desaparición de grandes civilizaciones a la época moderna: sobrepoblación, agotamiento de recursos, ecología,… Todo lo que amenaza a la civilización actual ya acabó con varias culturas pasadas.

En este fascinante y sorprendente estudio, el ganador del premio Pulitzer, Jared Diamond, examina cómo y por qué algunas sociedades fracasan mientras que otras prosperan. Diamond convierte esta historia de sociedades fallidas en un cambio de página, mientras se resiste a la tentación de simplificar demasiado. Examina sin pestañear el canibalismo y el asesinato en masa en las infernales caídas de la Isla de Pascua y Ruanda. Sin embargo, también describe éxitos esperanzadores en Nueva Guinea, Japón y la República Dominicana. Este voluminoso tomo es bastante absorbente, aunque en algunas partes Diamond muestra la debilidad de un académico por la repetición y las advertencias. Aun así, este atractivo clásico ha pasado merecidamente mucho tiempo en las listas de los más vendidos. 

Principales ideas de ‘Colapso’

  • La sociedad moderna se enfrenta a la posibilidad de un marcado descenso en los niveles de vida globales.
  • Los colapsos sociales a menudo son el resultado de demasiadas personas que compiten por los recursos.
  • El colapso de la sociedad polinesia de la Isla de Pascua se produjo después de que los habitantes talaran los árboles de la isla para hacer estatuas y cocinar.
  • La sociedad de los Anasazi fracasó después de que un auge de la construcción agotara los árboles de su región.
  • La desaparición del imperio maya demuestra que una sociedad sofisticada en un clima hospitalario aún puede fracasar.
  • El colapso de las sociedades de la Isla de Pascua, Anasazi y Maya muestra que incluso las culturas indígenas y primitivas pueden tomar malas decisiones ambientales.
  • Durante eones, los montañeses de Nueva Guinea equilibraron población y sostenibilidad.
  • Japón ha mantenido sus bosques a pesar de su gran población.
  • El genocidio de Ruanda se basó en tener demasiada gente pero no suficiente tierra y alimentos.
  • Haití y la República Dominicana, que comparten una isla, muestran cómo naciones con recursos naturales similares crean resultados muy diferentes.

De la deforestación al asesinato en masa

Con el inminente cambio climático global, cuestionar el futuro de la sociedad parece razonable. ¿Pueden los recursos naturales del planeta sobrevivir a la creciente presión que la gente les impone? ¿Pueden mil millones de chinos disfrutar de una prosperidad al estilo estadounidense sin hacer que la ecología mundial caiga en picada? Examinar los éxitos y fracasos de las sociedades que ya enfrentaron estos desafíos es un paso lógico para responder esas preguntas. A lo largo de la historia, algunas sociedades han tenido éxito y otras han fracasado. ¿Por qué algunos prosperan mientras que otros se derrumban? Los recursos naturales son el hilo conductor más común.

«Mucho más probable que un escenario del fin del mundo… sería ‘solo’ un futuro con niveles de vida significativamente más bajos, riesgos crónicamente más altos y el socavamiento de… nuestros valores clave».

Las sociedades en entornos ricos en recursos pueden sobrevivir indefinidamente, pero las sociedades en climas más duros son vulnerables al fracaso, especialmente si toman malas decisiones. Los detalles difieren, pero la amplia gama de colapsos sociales sigue un arco similar. Una población confiada se multiplica a medida que la comida y otros recursos parecen ser abundantes. Luego llega un momento crucial, cuando los recursos naturales se vuelven escasos y ya no sustentan a todos en la sociedad. Siguen las luchas, el hambre e incluso el canibalismo y el asesinato en masa. Los historiadores encuentran que los colapsos ecológicos a menudo parecen derrotas militares, pero eso es un disfraz. El daño ambiental no causa todos los colapsos (no causó la disolución de la Unión Soviética, por ejemplo), pero desde la antigua América Central y la Isla de Pascua hasta las modernas Ruanda y Haití, los recursos naturales han sido fuente de conflicto humano.

Auge y caída de la Isla de Pascua

Esta remota isla volcánica en el Pacífico Sur presenta uno de los mayores misterios de la historia. Los habitantes de la isla de Pascua tallaron enormes estatuas de piedra, algunas de hasta 70 pies de alto y con un peso de 270 toneladas. A pesar de su clima templado y rico suelo volcánico, la isla tiene desventajas para los habitantes humanos. Los cocos y otros cultivos tropicales no crecen bien. Los fuertes vientos constantes plantean problemas a los agricultores. Las precipitaciones son escasas. El océano es frío, por lo que la isla carece de arrecifes de coral ricos en peces. Todos estos factores desafiaron a los polinesios que colonizaron la Isla de Pascua, aunque estaban acostumbrados a los hábitats más acogedores en otras partes de la Polinesia. Los primeros colonos comían pájaros y marsopas, que abundaban hasta que los colonos los cazaron en exceso. La falta de agua dulce hizo que los isleños bebieran jugo de caña de azúcar y sufrieran altos niveles de caries. Aún,

La sociedad de la Isla de Pascua prosperó durante siglos. El apogeo de la construcción de estatuas duró 300 años, pero las estatuas tenían un precio elevado. Debido a que construir, colocar y erigir las estatuas requería trabajo humano, los habitantes de la isla de Pascua necesitaban alimentos adicionales. Mover las estatuas involucró cuerdas, trineos, palancas y escaleras, lo que llevó a los isleños a talar sus palmeras de 60 pies de altura, que alguna vez fueron densas, y otras especies de árboles grandes. El clima frío significaba que los árboles no se replicaban tan rápido como en climas más cálidos. Los isleños también cocinaban sobre fuegos de leña, por lo que la gente finalmente desnudó la isla. Con la deforestación vino la extinción de las aves terrestres, alimentos básicos de la dieta local. Los habitantes de la isla de Pascua sin darse cuenta importaron ratas en canoas polinesias. Las ratas proporcionaron alimento pero contribuyeron a la extinción de las aves.

“El panorama general de la Pascua es el ejemplo más extremo de la destrucción de los bosques en el Pacífico y… el mundo: todo el bosque ha desaparecido y todas sus especies de árboles se han extinguido”.

Para 1650, había comenzado el colapso de la sociedad de la Isla de Pascua. Sin más madera, la gente quemó pasto, hierbas y restos de caña de azúcar como combustible. La deforestación dejó a los isleños incapaces de construir canoas de pesca. Sin más pájaros ni peces para comer, los isleños consumieron ratas y se consumieron entre ellos. Estaban tan desesperados por nutrirse que no solo se involucraron en el canibalismo, sino que también abrieron los huesos para llegar a la médula. El insulto más grave que un isleño podía lanzar a un enemigo era: “La carne de tu madre se me clava entre los dientes”. A finales del siglo XVII, la isla de Pascua se vio envuelta en una guerra civil. Cuando el Capitán Cook llegó en 1774, se encontró con isleños hambrientos y una sociedad que parecía incapaz de haber construido las grandes estatuas de la isla. La Pascua ofrece un escenario de pesadilla: poco después de alcanzar su punto máximo en población, consumo de recursos y construcción de monumentos, la sociedad se desintegró de una manera fea. Hoy, Isla de Pascua permanece desprovista de árboles.

Los anasazi y los mayas: de la sofisticación a la extinción

La antigua sociedad Anasazi en Nuevo México también colapsó. Al igual que los habitantes de la isla de Pascua, los anasazi vivían en un clima menos que ideal. El sudoeste de los EE. UU. es seco, con pocas precipitaciones, suelos infértiles y bosques de crecimiento lento. Aun así, los Anasazi desarrollaron una cultura sofisticada. Cuando se mudaron por primera vez al Cañón del Chaco alrededor del año 600 EC, vivían bajo tierra. Durante los siguientes 100 años, construyeron casas de piedra de un piso. En los siglos siguientes, refinaron sus técnicas de construcción. Algunos edificios tenían hasta seis pisos de altura, tenían hasta 600 habitaciones y estaban construidos con troncos de hasta 16 pies. Este auge de la construcción condujo a la deforestación. A medida que los árboles desaparecieron, también lo hicieron los ciervos, un alimento básico en la dieta, reemplazado por conejos y ratones. En algunos casos, Anasazi hambrientos decapitaba ratones y se los comía enteros. Las fuentes de alimentos pronto se volvieron más espantosas. Los hallazgos arqueológicos muestran evidencia de huesos humanos hervidos. Hacia 1200, los Anasazi desaparecieron.

“Como la mayoría de los líderes a lo largo de la historia humana, los reyes y nobles mayas no prestaron atención a los problemas a largo plazo, en la medida en que los percibían”.

Los mayas también lograron mucho y luego colapsaron. Pero a diferencia de la Isla de Pascua y el Cañón del Chaco, el hábitat maya en la Península de Yucatán en México y partes de América Central no era ecológicamente frágil. Los mayas crearon una sociedad sofisticada. Construyeron grandes ciudades y monumentos, incluso obras públicas. Debido a que sus precipitaciones tropicales variaban mucho de un año a otro, los mayas crearon embalses. El de Tikal en Guatemala tiene agua suficiente para sustentar a 10.000 personas durante un año y medio. Aun así, la población maya creció desde el siglo III hasta el siglo VIII (la población máxima se estima en 3 a 14 millones), luego disminuyó y finalmente colapsó. ¿Por qué? Por una razón, la sociedad maya luchaba por alimentar a su gente. El maíz, su cultivo principal, producía poca proteína y los mayas no domesticaron animales para trabajo o alimento. 

Con escasez de alimentos, los mayas, a diferencia de los aztecas y los incas, nunca se convirtieron en una sociedad poderosa y centralizada. En cambio, los asentamientos rivales lucharon mientras la superpoblación pasaba factura. A medida que los mayas talaban árboles para obtener leña y madera, las laderas que alguna vez fueron verdes se volvieron infértiles. Una gran sequía que alcanzó su punto máximo en 800 significó el fin de la sociedad maya. La sequía y la deforestación anterior hicieron que los alimentos escasearan y provocaron la guerra por los escasos recursos. En una espiral descendente, la guerra constante cortó la producción agrícola. Es probable que la sociedad maya no colapsara de golpe, sino que las comunidades más estresadas colapsaron primero. las laderas que alguna vez fueron verdes se volvieron estériles. Una gran sequía que alcanzó su punto máximo en 800 significó el fin de la sociedad maya. La sequía y la deforestación anterior hicieron que los alimentos escasearan y provocaron la guerra por los escasos recursos. En una espiral descendente, la guerra constante cortó la producción agrícola. Es probable que la sociedad maya no colapsara de golpe, sino que las comunidades más estresadas colapsaron primero. las laderas que alguna vez fueron verdes se volvieron estériles. Una gran sequía que alcanzó su punto máximo en 800 significó el fin de la sociedad maya. La sequía y la deforestación anterior hicieron que los alimentos escasearan y provocaron la guerra por los escasos recursos. En una espiral descendente, la guerra constante cortó la producción agrícola. Es probable que la sociedad maya no colapsara de golpe, sino que las comunidades más estresadas colapsaron primero.

El colapso de estas tres sociedades desacredita un mito común: que, en comparación con las sociedades modernas, los pueblos indígenas son innatamente más sensibles ecológicamente, más en armonía con el mundo natural y menos propensos a saquear los recursos naturales que los sustentan. La verdad es mas complicada. Casi todas las sociedades, sin importar la raza o la ubicación, se esfuerzan por nutrir los recursos que parecen inagotables, hasta que, de repente, desaparecen. Antes de que llegaran los europeos, los hawaianos nativos y los maoríes cazaron hasta la extinción a la mitad de las poblaciones de aves en Hawái y Nueva Zelanda. Hace unos 46.000 años, los cazadores de Australia acabaron rápidamente con sus grandes marsupiales. Así como las sociedades modernas no ofrecen garantías contra el colapso, las antiguas sociedades indígenas no fueron inmunes al desastre ecológico.

El colapso vikingo en Groenlandia

Las llamadas sociedades primitivas no son las únicas que colapsan. Los europeos sufrieron un notable fracaso en Groenlandia. En el primer milenio, los marineros vikingos noruegos establecieron dos frágiles puestos de avanzada, uno en Islandia y el otro en Groenlandia. Los vikingos se establecieron en Groenlandia en el siglo IX y establecieron una sociedad esquelética que sobrevivió varios cientos de años. Unos 5.000 noruegos vivían en Groenlandia. Se aferraron a las tradiciones vikingas, pero su vida diaria era muy diferente a la que vivían en Noruega. La agricultura era tan difícil que la mayoría de los isleños nunca probaron el pan ni la cerveza. Comían principalmente caribúes y focas y, sorprendentemente, casi nada de pescado, a pesar de las ricas aguas que los rodeaban. Uno solo puede suponer que los nórdicos de Groenlandia desarrollaron un tabú cultural contra los peces, quizás después de que un pez contaminado enfermó a un miembro de alto rango de la sociedad.

“La tragedia de los nórdicos de Groenlandia… lleva un mensaje esperanzador: incluso en entornos difíciles, los colapsos de las sociedades humanas no son inevitables; depende de cómo responda la gente”.

La cultura vikinga apreciaba el trabajo del hierro para fabricar hachas y otras herramientas, por lo que los vikingos cortaron una gran cantidad de árboles para quemarlos mientras forjaban el acero. Los vikingos también pastaban vacas, cerdos y ovejas. Ambas prácticas resultaron temerarias en Islandia y Groenlandia, donde la vegetación era escasa y los árboles crecían lentamente. Los colonos vikingos despojaron rápidamente el paisaje de Islandia, pero la sociedad islandesa sobrevivió durante siglos. En Groenlandia, la destrucción ambiental significó la ruina. La falta de árboles dejó a los groenlandeses incapaces de fabricar armas, lo que los puso en igualdad de condiciones contra los inuits a los que más tarde se enfrentaron en la batalla. A lo largo de la historia, los europeos disfrutaron de ventajas tecnológicas sobre sus adversarios. En Groenlandia, sin embargo, vikingos e inuits lucharon entre sí con armas similares. Y los groenlandeses vikingos se negaron a aprender del conocimiento local superior de los inuits. Mientras los inuit vivían en iglús, los vikingos arrancaban hierba valiosa para construir casas de turba. Mientras que los inuit usaban kayaks de piel de foca para pescar y cazar ballenas, los vikingos se quedaron en tierra. Los últimos groenlandeses nórdicos desaparecieron alrededor de 1275, después de haber muerto de hambre y congelados. Los groenlandeses se vieron obligados a comerse a sus perros de caza y a sus corderos; al estar tan desesperados por la comida, sacrificaron su futura prosperidad para satisfacer sus necesidades inmediatas.

Historias de éxito: Nueva Guinea y Japón

Por supuesto, algunas sociedades aprendieron a equilibrar la necesidad inmediata de alimentos y vivienda con la necesidad a largo plazo de mantener los recursos. Nueva Guinea, por ejemplo, ha albergado habitantes humanos durante unos 46.000 años. En la década de 1930, los pilotos de aviones que lo sobrevolaron por primera vez se sorprendieron al ver tierras altas densamente pobladas con agricultura avanzada. Los montañeses eran analfabetos y poco sofisticados. Vestían ropa escasa, vivían en chozas con techo de paja y carecían de herramientas de metal. Sin embargo, sus métodos de cultivo eran muy complejos. Usaron rotación de cultivos, sistemas de retención de suelo y fertilizantes. A diferencia de los anasazi, los isleños de Pascua y los mayas, donde los reyes y otros gobernantes disfrutaban de los privilegios del poder, la sociedad de Nueva Guinea no tenía signos de jerarquía. Todos vivían en el mismo tipo de chozas. Tomaron decisiones de abajo hacia arriba después de largas discusiones en las que todos podían comentar. La sociedad montañesa de Nueva Guinea tuvo éxito en parte porque controló a su población a través de guerras constantes, infanticidio y formas naturales de anticoncepción y aborto.

“Pero también somos los primeros en disfrutar la oportunidad de aprender rápidamente de los desarrollos en sociedades en cualquier otro lugar del mundo… y del… pasado”.

Nueva Guinea usó la toma de decisiones de abajo hacia arriba para administrar sus tierras de cultivo, pero Japón preservó sus bosques con otra táctica: el control de arriba hacia abajo. Los visitantes se sorprenden al descubrir que los bosques y las montañas cubren las cuatro quintas partes de Japón, la nación desarrollada más densamente poblada del mundo. La gestión forestal de arriba hacia abajo de Japón comenzó después de que la tala de árboles en el siglo XVII creara una crisis. En 1657, con la inminente deforestación y el aumento de la erosión, el shogun de Japón hizo de la preservación de la madera una prioridad nacional. Esta filosofía predominó durante dos siglos, reforestando con éxito la tierra. Japón cambió al carbón como fuente de calor, pasó de la agricultura a la pesca para alimentar a las masas y desaceleró el crecimiento de la población. El cambio tuvo un costo: Japón salvó sus árboles, pero su apetito por los peces ahora amenaza la pesca.

Fracasos: Ruanda y Haití

Durante seis espantosas semanas en 1994, miembros de la tribu hutu de Ruanda mataron a 800.000 miembros de la tribu tutsi rival. Occidente entiende ampliamente que el genocidio de Ruanda fue el resultado del odio étnico entre hutus y tutsis. Sin embargo, las diferencias entre ellos son mínimas; vivían y trabajaban juntos y hablaban el mismo idioma. La causa raíz del derramamiento de sangre es tan incomprendida como simple. Ruanda tiene demasiada gente y muy pocos recursos. Debido a que su altitud evita la propagación de la malaria y su suelo es fértil, la densidad de población de Ruanda se encuentra entre las más altas del mundo. Muchos ruandeses sobreviven como agricultores de subsistencia en pequeñas parcelas de menos de un acre por familia. La tierra es tan escasa que los adultos jóvenes deben vivir con sus familias hasta los 20 años. En 1990, dos quintas partes de la población de Kanama, Ruanda, consumían menos de 1.600 calorías al día, una dieta de hambre. Sus residentes incluían solo un tutsi, pero también vio derramamiento de sangre cuando los hutus mataron a otros hutus. No fue una limpieza étnica; fue una limpieza de población.

“Una base para la esperanza es que, de manera realista, no estamos acosados ​​por problemas insolubles”.

Haití ofrece otro ejemplo de colapso social, y la República Dominicana, el vecino de Haití en la isla Hispaniola, muestra cómo se vería Haití si hubiera tomado decisiones diferentes. Los haitianos pobres en tierra han talado casi todos los árboles para obtener leña, deforestando el 99% del país. Los bosques todavía cubren el 28% de la República Dominicana. Cuando Haití obtuvo la independencia en 1804, era el más rico de los dos. Luego, ambas naciones sufrieron décadas de pobreza y caos. Cuando la República Dominicana abrazó una economía moderna, su fortuna superó con creces la de Haití. La República Dominicana prosperó en parte al negarse a permitir la tala ilegal o rapaz. El registro ambiental dominicano no es perfecto, sin embargo, una vista aérea de La Española cuenta la historia: el lado haitiano es marrón y sin árboles; el lado dominicano es verde y frondoso.

Foto de Aura López en Pexels

Post relacionados:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.