La corrección política mata el sentido común: ‘La mente parasitaria’ de Gad Saad

En un contexto donde los intereses más espúreos se defienden con tanques o desinformación, es necesario aprender sobre la naturaleza humana y las batallas ideológicas. Después de las lecturas de Greene (Las Leyes de la Naturaleza Humana), Lakoff y Haidt (Marcos mentales y manipulación emocional), y Pablo Malo (La humanidad y los peligros de la moralidad) tocaba ahondar en esta línea de la “corrección política” que tanto amenaza el compromiso de Occidente con la libertad y la razón.

Con el telón de fondo de la invasión rusa de Ucrania, hace pocos minutos leía una noticia extraída de CNews donde Dominique Reynié, de Fondapol Institute afirmaba: «Encontramos que Gazprom financiaba ONG ambientales que proporcionaban ministros a varios gobiernos, como Bélgica, que entonces defendían el abandono de la energía nuclear».

Comento esta anécdota para ilustrar la opresión de la corrección política y hay que ser más crítícos y escépticos que nunca. Para ilustrarlo una lectura como La mente parasitaria: Cómo las ideas infecciosas están matando el sentido común del Gad Saad. Profesor de marketing y presentador del popular programa en Youtube ‘The Saad Truth’. Gad Saad es uno de los pensadores más conocidos que luchan contra la opresión de la corrección política. 

La mente parasitaria es la lectura incómoda que todos necesitamos para sentirnos un poco más cómodos en la vida que probablemente nos va a pasar, nos guste o no.

Sí, incómodo para todos, independientemente de cuáles sean tus opiniones sobre los temas analizados en el libro. Si estás de acuerdo con Saad, que es mi caso para la mayoría de los temas, la parte incómoda es que tenemos que perder un tiempo valioso para lidiar con ideas idiotas, completamente sin fundamento, que amenazan las libertades científicas y sociales.

Los que no estén de acuerdo con Saad, es probable que ya se sientan incómodos en el mundo en el que viven lo que activa su deseo de hacernos la vida imposible al resto de nosotros también, al actuar de acuerdo con sus puntos de vista y tratar de convertirlos en la nueva norma. Creo que poco a poco encontrarán alternativas a sus perspectivas, algunas que tengan sentido incluso fuera de su pequeño grupo de personas con ideas afines.

El índice de La mente parasitaria es un impresionante “Quién es Quién” de ideas idiotas que desafortunadamente impregnan nuestro mundo, especialmente el occidental, durante las últimas décadas. La parte afortunada es que Saad es fantástico para desenredar el lío conceptual y sus implicaciones sociales al aplicar estrategias de pensamiento crítico y respaldar sus puntos de vista con una variedad de datos científicos enraizados en campos como la psicología evolutiva.

Una selección de los temas tratados en el libro: “Espacios seguros” universitarios, ideología de género, transactivismo, feminismo académico, posmodernismo, victimismo generador de identidad y racismo. Saad también escribe sobre la verdad y los sentimientos heridos, la libertad de expresión y las empresas de redes sociales, «anti-ciencia, anti-razón y otros movimientos antiliberales». También anima los lectores a usar su voz para lograr un cambio social, recomienda no señalar la virtud y sugiere que tengamos el coraje de luchar contra estas ideas ridículas y apoyemos las nuestras.

No estoy de acuerdo con todas sus conclusiones, pero todo eso es parte del juego. En cualquier caso, un libro que cita a Ludwig von Mises y Thomas Sowell es uno de los que tener en cuenta.

Algunas de las ideas que estraigo de La mente parasitaria son:

Los patógenos están matando el sentido común

La mente parasitaria: Cómo las ideas infecciosas están matando el sentido común desenmascara lo que él denomina «patógenos de ideas». Estas no son solo malas ideas, son en gran medida irracionales y con frecuencia se pueden refutar. La mayoría de los patógenos de ideas examinados en el libro son una afrenta al sentido común y la antítesis del debate.

Debido a la naturaleza endeble de estos patógenos de ideas, con frecuencia los infectados no están dispuestos a participar en el debate público. 

Muchos de los que infectan y difunden estos patógenos de ideas luchan para censurar y eliminar de la plataforma a quienes expresan información y opiniones contrarias a sus posiciones. ¿Cómo podría este tipo de represión ayudar a alguien? 

La autocensura es una amenaza para la libertad de expresión

Saad cree que la autocensura es una amenaza para la libertad de expresión. De hecho, tenemos el derecho garantizado al debate y a las pruebas científicas, incluso en un momento en que la verdad ya no tiene los seguidores que alguna vez tuvo. Como ilustra ampliamente Saad en La mente parasitaria, la sociedad se está volviendo la espada contra sí misma. Argumenta que las universidades no valoran el coraje. Abundan las pruebas de que el pensamiento de grupo y el conformismo son más importantes que el conocimiento para muchos en el mundo académico. Los colegios y universidades se están deteriorando a medida que disminuye la diversidad intelectual. Un pensamiento aterrador para la sociedad. 

“Experto” puede ser subjetivo

Saad también demuestra que el término “experto” es subjetivo. Muchas de las personas anunciadas como expertos, líderes intelectuales y autoridades serían descritas con mayor precisión como activistas o guerreros de la justicia social. Por esta razón, no importa cuán de buena fe puedan parecer las credenciales de alguien, hacemos un servicio cuando cuestionamos. Saad alienta el uso sin restricciones de nuestra inteligencia y razón para revelar o acercarnos a la verdad. 

Saad describe el síndrome parasitario del avestruz 

La mente parasitaria es una exploración de una guerra que continúa contra la verdad. Saad acuñó el término Síndrome Parasitario del Avestruz, que define como “pensamiento desordenado que lleva a las personas afligidas a rechazar verdades y realidades fundamentales”.  

Muchas de las voces más fuertes que braman en nuestros medios y en la cultura popular provienen de personas con síndrome parasitario del avestruz. Sus ideas no están enraizadas en la razón. ¿Por qué deberíamos tener miedo de estos negadores de la realidad? ¿Cómo pueden difundir la doctrina ilógica y políticamente correcta que suele estar en desacuerdo con el mundo real? Estas son las preguntas que me planteé mientras leía La mente parasitaria

El mundo necesita personas con determinación y coraje

Al comentar sobre La mente parasitaria, Jordan Peterson psicólogo clínico y autor del bestseller 12 Rules for Life: An Antidote to Chaos y considerado por New York Times como uno de los «intelectual más influyentes en el mundo occidental en este momento» comentó: “Lea este libro, fortalezca su determinación y ayúdenos a todos a volver a la razón”. Se necesita urgentemente un fortalecimiento de la razón. Espero que la declaración de despedida de Gad Saad en los «Agradecimientos» sea tenida en cuenta. “A todos aquellos que a lo largo de la historia han luchado por la ciencia, la razón, la libertad individual y la dignidad individual, el mundo se lo debe”. Así sea.

La historia ha demostrado que a veces son las acciones y las palabras de unos pocos las que mueven montañas. Confío en que quien lea La mente parasitaria se sienta inspirado a ser esa persona. Nuestro regreso a la razón solo puede lograrse a través del coraje de las personas.

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

Post relacionados:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.