El Software-as-a-Service se impondrá en el sector espacial

El modelo de negocio SaaS se ha convertido en el estándar. Utilizando la nube y un modelo de servicio de suscripción de referencia, el sector logra ingresos recurrentes constantes, alta renovación de clientes y escalabilidad. McKinsey estima que los proveedores de SaaS controlan alrededor del 75 por ciento de todos los ingresos de software empresarial, en comparación con solo el 6 por ciento en 2010. El mercado global de SaaS valía $ 192 mil millones en 2019 y se espera que crezca a $ 253 mil millones en 2023. Aquí hay lecciones para el sector espacial, ya que la industria todavía se esfuerza por demostrar su capacidad para traducir $ 26 mil millones en inversiones durante la última década en negocios sostenibles que resuelven problemas reales para un gran número de clientes.

Hasta ahora miedo al parche de software

Como explica Nicholas Kellet (Software Will Eat the Space Industry), la industria espacial se ha centrado tradicional y comprensiblemente más en los avances de la tecnología de hardware: “el espacio es difícil” y lanzar y mantener cosas en órbita es increíblemente arriesgado, costoso y difícil. Una industria a la que no le gusta el riesgo, que no quiere «moverse rápido y romper cosas» a través de un parche de software defectuoso.

Hasta hace poco, el número de lanzamiento eran bajos y las misiones requerían planificación y decisiones de hardware tomadas con mucha anticipación. Esto significa que la potencia de procesamiento disponible para ejecutar software espacial se había quedado muy por detrás de lo que Silicon Valley consideraría de vanguardia, limitando lo que podría usarse.

Las consideraciones de seguridad nacional y el papel del gobierno como cliente principal también pueden haber influido en la determinación de qué código era viable. El modelo de contratación de extra-coste pudo haber desalentado la evolución del software, ya que no hubo presión para reducir los costes de desarrollo. Y sin muchos clientes intermedios no gubernamentales, la industria se ha mantenido relativamente alejada del desarrollo de software.

Sin duda hay otras razones, pero el resultado parece claro: el software aún “no se ha comido a la industria espacial”. Pero la Space Tech está acelerando y esto está cambiando rápidamente.

Espacio como servicio (Space-as-a-Service)

Poco a poco, la industria está siendo presionada, también por los modelos comerciales de New Space, la reducción de los costos de lanzamiento y el aumento de los lanzamientos, y por la amplia disponibilidad de AI, big data y tecnologías de computación en la nube. La pandemia de COVID y los impactos del cambio climático han comenzado a causar rupturas económicas, sociales y políticas globales que seguramente acelerarán estas tendencias.

Cuando Marc Andreessen escribió la famosa frase de “El software se está comiendo el mundo” se refería a los servicios online, en concreto lo que ahora conocemos como ofertas «as a service» (los tipos principales son Plataforma, Infraestructura, Software y Datos).

Las características de estos modelos como servicio son:

  • Están medidos (pago por uso).
  • Son ubicuos (están disponibles a nivel mundial, con conectividad a Internet).
  • Pueden escalar de miles a millones de usuarios.
  • Son configurables por sus usuarios.
  • El proveedor de servicios puede innovar rápidamente y agregar nuevas funciones.
  • Utilizan protocolos de codificación de software abiertos populares para una fácil integración de software.

Estamos presenciando la rápida aparición del Espacio como servicio, que es otra forma de decir que “el software se está comiendo la industria espacial”. Y en este sentido, ha habido algunos anuncios recientes que son trascendentales.

Aparecen estrellas binarias

Microsoft anunció Azure Space, una «nueva iniciativa que ofrecerá innovación para satisfacer las necesidades de la misión de la industria espacial«. Están colaborando con socios ilustres como SpaceX y SES para ofrecer un mejor acceso a los datos de observación de la Tierra por satélite, conectividad a Internet, servicios de estaciones terrestres y más.

Los ejemplos que dan son «integrar las estaciones terrestres de SpaceX con las capacidades de red de Azure«, «SES usa Azure Orbital como una plataforma clave para proporcionar servicios administrados basados ​​en la nube como seguridad mejorada, SD-WAN y otras funciones de red«, y «permitiendo a los clientes de Azure Orbital … utilizar la plataforma para programar contactos satelitales y llevar datos a Azure para su procesamiento y almacenamiento«.

Se unen al pionero Amazon, que lanzó AWS Ground Station el año pasado. Esa oferta brinda a cualquier empresa del mundo la capacidad de aprovechar el hardware de la estación terrestre, sin mucha complejidad, a través de servicios de software online. Además, Amazon anunció en septiembre del 2020 el nombramiento de Peter Márquez como el primer Head of Space Policy de AWS.

Ambos movimientos indican que estos dos gigantes de software y cloud apuestan por ofrecer capacidades de hardware espacial a través de simples servicios de software online a la carta. Algo que demuestra la viabilidad – de hecho, la inevitabilidad – del espacio como servicio y la creciente importancia del desarrollo de software para el sector espacial.

También nos dice que tanto Microsoft y Amazon se convertirán en estrellas binarias de este nuevo firmamento, ejerciendo una enorme gravedad sobre los desarrolladores de software, porque los desarrolladores de todas las industrias están familiarizados con ellos, pueden crear soluciones rápida y fácilmente en ellos y tienen incentivos profesionales para mejorar sus habilidades en estas plataformas.

Del CapEx al OpEx

Mientras suceden estos movimiento, el sector espacial está comenzando a ponerse al día con algunas de estas tendencias en el ámbito tecnológico más amplio, comenzando con la compra de servicios de suscripción (OpEx) en lugar de la compra de hardware (CapEx).

Sin embargo, existen algunos aspectos estructurales únicos para las empresas espaciales. Las empresas terrestres pueden implementar una aplicación en la nube con inversiones iniciales relativamente pequeñas. Esto les permite alcanzar rápidamente los primeros ingresos. Impulsar el crecimiento más allá de eso requiere una importante inversión de capital continua para escalar los recursos de ventas y marketing. Las empresas espaciales, por otro lado, requieren grandes cantidades de capital inicial para desplegar los satélites y otras tecnologías en tierra antes de que la red esté en su lugar para permitir los primeros ingresos. Luego, pueden escalar rápidamente con altos márgenes y requisitos de capital decrecientes.

Con la aparición de las dos estrellas binarias, más la aparición de empresas que están reduciendo los costes de colocar satélites en órbita permite consolidar la categoría Space-as-a-Service para etiquetar a una amplia franja de empresas que prestan prestación de servicios en lugar de compras relacionadas con satélites, estaciones terrestres y, en última instancia, entrega de datos específicos y patentados.

SaaS vertical para el sector espacial

Un ingrediente crucial para hacer que los servicios espaciales funcionen para el cliente es eliminar la complejidad, el riesgo e incluso la visibilidad del componente espacial. A los suscriptores no les importarán las fechas de lanzamiento y las especificaciones de los sensores tanto como recibir sus datos a tiempo y de una manera muy simple.

Esto se logra al contar con la infraestructura, los procesos y la I + D existentes que continúan funcionando como parte de un negocio principal (suscripciones SaaS verticales reales), así como mediante la creación de nuevos modelos comerciales para el componente de infraestructura que reflejan los precios mensuales basados ​​en el servicio. Los proveedores que ya han perfeccionado las operaciones espaciales para ejecutar sus negocios principales estarán mejor preparados para respaldar las suscripciones de sus clientes. Esto también refleja los aprendizajes del sector de la computación en la nube. 

En última instancia, este tipo de oferta debe llegar al punto en que un cliente no experto recibe una clave API para controlar su aplicación espacial a través del software y luego paga una tarifa mensual por el acceso. No debería ser nada más complicado que eso. Si bien la industria aún no ha llegado a ese punto, se está moviendo es esta dirección.

También hay una gran cantidad de funciones de software de venta superior que pueden estar disponibles, como la optimización automatizada de aplicaciones y la implementación directa de análisis de inteligencia artificial / aprendizaje automático (AI / ML) en órbita. Como por ejemplo Exo-Space que soluciona la latencia de envío de datos permitiendo el acceso seguro a la información espacial 10 veces más rápido al procesar datos en órbita.

Ejemplos de Software-as-a-Service en el espacio

Como nos cuenta Debra Werner las empresas de software “ponen al equipo de servicio en torno al software, para que el cliente pueda usarlo desde el primer día”, dijo Dan Ceperley, director ejecutivo y cofundador de LeoLabs. una empresa privada que rastrea objetos y escombros en órbita a través de una red de radares, A través de su plataforma, LeoLabs permite a sus clientes buscar satélites, ver patrones de tráfico y recibir advertencias cuando las naves espaciales corren el riesgo de colisionar.

Fuente: LeoLabs

El software como servicio primero fue posible gracias a las redes de servidores masivos y luego se extendió mediante la infraestructura en la nube. La caída de los precios de los satélites y de los lanzamientos, la proliferación de estaciones terrestres y, en el caso de LeoLabs, los radares de seguimiento de satélites abrieron el camino para Space as a Service.

Maxar ha desarrollado su propia infraestructura espacial integrada (con satélites propios) y capacidades de inteligencia de la Tierra.  que hacen visible el cambio global, la información procesable y el espacio accesible. Los datos listos para el análisis (ARD) le dan al usuario el control y alinean sus datos con su misión. Vaya directamente al #analysis con pilas preprocesadas de #imagery están alineadas y producidas según un estándar establecido, lo que le permite ahorrar tiempo y dinero. Por tanto, hay grandes barreras de entrada, pero en cambio existen oportunidades para distribuir ese costo de infraestructura entre una gran base de clientes.

Fuente: Planet

O la misma Planet, que puede vender imágenes y feeds de datos varias veces a varios clientes. Negocio con coste marginal que tiende a cero. Es decir, el coste incremental de vender una fuente de datos a un segundo usuario es casi nada.

La buena noticia es que con estas infraestructura espacial (Space as a Service) se puede desarrollar un ecosistema espacial, de startups y pymes que no tiene porque estar en EEUU. Dos ejemplos próximos:

Earth Pulse, una empresa de análisis satelital impulsado por IA. Sus clientes seleccionan lo que quiere medir y el área de interés, captura de todos los datos satelitales necesarios y procesa a través de IA para simplificar y automatizar el proceso, integrando otras fuentes de datos.

Rokubun procesan datos generados en las constelaciones de satélites de navegación, democratizando la navegación de precisión para el mercado masivo, ofreciendo soluciones de posicionamiento dirigidas a dispositivos y servicios basados ​​en la localización y, en particular, a los Vehículos Aéreos No Tripulados (UAV), automóviles conectados, etc. Esos datos brutos recopilados pueden procesarse posteriormente dentro del servicio en la nube de Rokubun, JASON.

Imagen: Source Microsoft

Post relacionados:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.