Por qué más es menos: ‘The Paradox of Choice’ de Barry Schwartz

Siguiendo con las lecturas sobre la naturaleza y el comportamiento humano, hay un gran libro para hacernos pensar en las decisiones que has tomado y por qué y, a veces por qué no lo hiciste. Se trata de The Paradox of Choice, The: Why More Is Less (2004) de Barry Schwartz. Una lectura clásica que en tiempos de «abundancia digital» adquiere más relevancia.

La idea detrás del argumento de Schwartz es que en lugar de aumentar nuestra sensación de bienestar, una abundancia de opciones está aumentando nuestros niveles de ansiedad, depresión y pérdida de tiempo. Ya sea que estés deliberando entre cereales para el desayuno, series o programas de televisión, trayectorias profesionales, planes de pensiones o parejas de por vida, la cantidad de opciones que existen puede ser abrumadora. En el mundo moderno, sin embargo, la libertad de decidir quién eres y quién vas a ser es obligatoria.

En The Paradox of Choice, por ejemplo, explora el estrés que siente la gente cuando se enfrenta a una gran oportunidad y el arrepentimiento que se deriva de elegir mal (¿de quién es la culpa sino mía?). También analiza nuestra pérdida de presencia (¿por qué estoy haciendo esto cuando podría estar haciendo aquello?), nuestras expectativas elevadas (con tantas opciones, ¿por qué conformarse con menos?), y nuestro sentido de identidad empañado que proviene de comparar nuestras opciones con las elecciones de los demás (¿por qué sigo eligiendo las cosas equivocadas cuando Pepe siempre elige las correctas?). 

No encontrarás The Paradox of Choice en muchas colecciones de libros de UX, porque no es el típico libro de UX. Podría describirse mejor como un libro sobre la superación personal, aplicable a tu vida cotidiana, y no como un libro de ciencia como tal. El trabajo de Schwartz plantea un serio desafío a la noción de que más opciones generan más libertad y más libertad genera más felicidad. Como implica el subtítulo del libro, a veces mucho es simplemente demasiado.

Principales ideas de The Paradox of Choice

  • La vida moderna aumenta enormemente tus opciones.
  • Seleccionar entre muchas opciones es cognitiva y psicológicamente agotador. Mejor ser un «selector«, no un «recolector«.
  • Estar contento con lo suficientemente bueno es más satisfactorio que buscar la perfección. Ser un «satisfactor«, no un «maximizador«.
  • Enfrentar demasiadas opciones puede abrumar. Adoptar restricciones constructivas.
  • Agonizar por el exceso de posibilidades a menudo conduce a malas decisiones. 
  • Haz que tus decisiones cruciales sean definitivas. Las opciones que no puede volver a visitar son más satisfactorias.
  • Algunas elecciones conducen a la decepción. Limita tus ocasiones de arrepentimiento.
  • Decidas lo que decidas, anticipa que te adaptarás a la nueva normalidad. Dedica menos esfuerzo a elegir y se agradecido por lo que tienes.
  • Templa tus expectativas. Para evitar el descontento, no te compares con los demás.
  • En medio de una abundancia sin precedentes, ver la elección como una carga en lugar de un privilegio surge de los valores culturales y la psicología humana.

La vida moderna aumenta enormemente tus opciones.

¿Una cornucopia de elección te hace más feliz? En los últimos años, los consumidores han pasado más tiempo comprando pero lo disfrutan menos. La gama aparentemente interminable de opciones disponibles puede ser abrumadora. Las personas se enfrentan a decisiones cada vez más complejas sobre bienes y servicios de consumo, como contratos de telefonía móvil, planes de jubilación y enormes catálogos de series de TV. Además, navegan por muchas opciones sociales con respecto a su vida laboral, vida amorosa y vida espiritual.

“Nuestra cultura santifica la libertad de elección tan profundamente que los beneficios de las infinitas opciones parecen evidentes”.

La sociedad proclama un compromiso con la libertad y la autonomía individuales y ve la elección como un sello distintivo de la libertad: cuantas más opciones, más libertad. Pero demasiadas opciones no son tan liberadoras. De hecho, puede ser paralizante. Hazte cargo de tu toma de decisiones evaluando tus elecciones recientes. ¿Cuánto esfuerzo dedicaste (en tiempo, investigación o estrés emocional) en cada paso del proceso? ¿Cuánto benefició eso a tus resultados? Identifica categorías de decisiones para las que podrías usar reglas generales simples para minimizar la carga cognitiva y psicológica. Es posible que descubras que no necesitas tomar algunas decisiones en absoluto.

Seleccionar entre muchas opciones es cognitiva y psicológicamente agotador. Conviértete en un «selector«, no en un «recolector«.

En la toma de decisiones, la evidencia anecdótica recopilada en línea o de conocidos a menudo supera las evaluaciones objetivas de fuentes publicadasLas personas generalmente toman decisiones basadas en lo que han escuchado más recientemente o con más frecuencia. Ese tipo de información puede volverse viral y parecer más creíble. La susceptibilidad humana a las peculiaridades psicológicas compromete la capacidad de las personas para elegir racionalmente entre unas pocas opciones. Por ejemplo, la perspectiva de pérdida es más angustiosa que tentadora la posibilidad de ganancia. Con más opciones y tareas más complejas, el error cognitivo se vuelve más probable, a pesar de las consecuencias potencialmente negativas.

“Debemos decidir, individualmente, cuándo la elección realmente importa y enfocar nuestras energías allí, incluso si eso significa dejar pasar muchas otras oportunidades”.

Las posibilidades pueden convertir a las personas de selectoras en recolectoras. Un elector adopta una perspectiva más amplia sobre las decisiones basadas en prioridades personales a corto y largo plazo. Los que eligen pueden discernir que ninguna de sus opciones disponibles puede ser correcta y que pueden tener que crear mejores opciones para ellos mismos. Por el contrario, los recolectores seleccionan rápidamente y luego esperan elegir sabiamente. La variedad y la cantidad de opciones disponibles pueden abrumar tanto a las personas que a menudo no pueden ubicar las opciones en un contexto personal significativo. Para convertirse en un selector, evalúe qué decisiones son importantes y cuáles puede tomar utilizando sus pautas establecidas y predeterminadas. Reduce la cantidad de tiempo y energía que gastas en decisiones sin importancia para redirigir tus mejores esfuerzos hacia decisiones que importan.

Estar contento con lo suficientemente bueno es más satisfactorio que buscar la perfección. Ser un «satisfactor«, no un «maximizador«.

Las personas que están satisfechas solo con el mejor resultado son maximizadoras. A medida que aumentan las opciones, la tarea de evaluar alternativas se vuelve cada vez más onerosa y, a menudo, imposible. Cuando los maximizadores finalmente eligen, a menudo están descontentos con una selección de alta calidad. Temen haber perdido una opción aún mejor. El satisfactor, por otro lado, tiene criterios específicos: un satisfactor selecciona la opción más adecuada sin dudarlo y sigue adelante. Él o ella gasta menos tiempo, energía y esfuerzo psicológico para lograr un resultado satisfactorio. Los satisfactores disfrutan más de los resultados positivos que los maximizadores y afrontan mucho mejor los resultados negativos. Mientras tanto, los maximizadores se arrepienten más de las decisiones.

“Cuando se tienen en cuenta todos los costos (en tiempo, dinero y angustia) involucrados en obtener información sobre todas las opciones, satisfacer es, de hecho, la estrategia maximizadora”.

Como estrategia, una elección suficientemente buena no es el “enemigo de lo mejor”; simplemente es mejor. Los maximizadores sufren cuando hay demasiadas opciones: se preocupan por las oportunidades perdidas y el estatus social. Los satisfactores, por el contrario, adoptan sus propios estándares y experimentan una mayor tranquilidad y satisfacción.

Enfrentar demasiadas opciones puede abrumar

La elección tiene un valor «instrumental» para obtener lo que deseas o necesitas, pero también tiene un valor «expresivo» al brindarle una forma de definir sus prioridades y a usted mismo como persona. Las sociedades occidentales valoran la autonomía y consideran que tener opciones expresivas es un eje de la autodeterminación. La capacidad de hacer una elección expresiva también tiene beneficios psicológicos, al igual que los sentimientos de impotencia o pérdida de control son profundamente angustiosos. Sin embargo, la proliferación de opciones no ha llevado a la percepción de un mayor control y autodeterminación. De hecho, tener demasiadas opciones hace que las personas sientan que tienen menos control. Con tantas opciones, ¿qué tan seguro está de que elegirás sabiamente?

“Aprovechamos al máximo nuestras libertades aprendiendo a tomar buenas decisiones sobre las cosas que importan, mientras… nos liberamos de la preocupación por las cosas que no importan”.

Los lazos sociales fuertes se alinean con la felicidad futura, aunque los lazos sociales limitan ciertos elementos de la libertad y elección individual. Las reglas, los hábitos y los estándares son restricciones que permiten a las personas tomar decisiones por defecto, dejándoles más tiempo y recursos emocionales para dedicar a las personas y decisiones que más importan.

Agonizar por el exceso de posibilidades a menudo conduce a malas decisiones

Insistir en los costes de oportunidad en sí mismo impone un coste de oportunidad. Cada decisión entre opciones viables implica compensaciones; sopesar esas compensaciones afecta cuán satisfactoria se siente una elección. El precio de una compensación es otro coste de oportunidad. Hacer cualquier elección significa que otras opciones ya no están disponibles. La teoría económica estándar dice que la única opción que debería contar al evaluar el coste de oportunidad es la siguiente mejor opción a la que se renuncia, pero la mayoría de la gente no lo ve de esa manera. Cuantas más opciones tenga que parezcan viables y atractivas, mayor será el costo de oportunidad percibido, incluso si solo es posible una opción a la vez. Las opciones de compensación hacen que las personas estén menos satisfechas con su selección que si no tuvieran ninguna opción. Luchar con los costes de oportunidad hace que las personas sean infelices, y las personas infelices toman peores decisiones.

“Aprender a elegir es difícil. Aprender a elegir bien es más difícil. Y aprender a elegir bien en un mundo de posibilidades ilimitadas es aún más difícil, quizás demasiado”.

Manten tu número de alternativas lo suficientemente bajo como para que el malestar emocional no afecte la calidad de tus elecciones. Para reducir el estrés de elegir entre alternativas, colócate el límite del satisfactor y elije una alternativa lo suficientemente buena sin preocuparte de si has sopesado cada opción hasta el último gramo.

Haz que tus decisiones importantes sean definitivas

Las personas a menudo están dispuestas a pagar una prima por la posibilidad de cambiar de opinión sobre una compra. Las decisiones importantes de la vida, sin embargo, generalmente vienen con una política de no devolución o cambio. Las personas que toman decisiones sabiendo que pueden cambiar de opinión se sienten menos satisfechas con sus decisiones que aquellas que no tienen esa opción. La capacidad de revisar una decisión hace que sea más probable que cambie de opinión y se sienta menos satisfecho.

“A medida que aumenta el número de opciones que enfrentamos, la libertad de elección eventualmente se convierte en una tiranía de elección”.

Cuando una decisión es irreversible, el que elige hace más trabajo psicológico para justificar la elección. Es menos probable que el elector sin respaldo se detenga en el atractivo de las alternativas perdidas. Si tomas una decisión que consideras irreversible, pondrás tus mejores energías para que funcione lo mejor posible.

Algunas elecciones conducen a la decepción. Limita tus ocasiones de arrepentimiento.

El sentimiento de haber perdido una mejor alternativa se denomina remordimiento del comprador, un arrepentimiento que socava la satisfacción. El deseo de evitar el arrepentimiento convierte a las personas en maximizadoras. Cuanta más responsabilidad sienten las personas por una elección, más probable es que se arrepientan si no sale bien. Cuantas más opciones enfrentan las personas, más oportunidades tienen de tomar una decisión que puede llevar al arrepentimiento. La gente imagina todo tipo de escenarios de elección «contrafactuales» que alimentan aún más el arrepentimiento. Con frecuencia expresan estos pensamientos en términos de «si tan solo», en blanco y negro. El pensamiento contrafactual tiende a centrarse en aspectos de la situación sobre los que una persona tenía cierto control, lo que hace que sea más probable que provoque arrepentimiento.

“Con cada ‘si tan solo’ que generes vendrá un poco más de arrepentimiento y un poco menos de satisfacción con la elección que realmente hiciste”.

Las personas se involucran en dos tipos diferentes de pensamiento contrafáctico. Los “contrafactuales ascendentes” son estados imaginarios en los que las cosas podrían haber sido mejores, lo que lleva al arrepentimiento. Los “contrafactuales a la baja” son estados imaginarios en los que las cosas podrían haber sido peores, lo que inspira gratitud por un resultado relativamente mejor. Si bien puede aprender experimentando contrafactuales ascendentes, intente practicar el pensamiento contrafactual descendente.

Decidas lo que decidas, anticipa que te adaptarás a la nueva normalidad. Dedica menos esfuerzo a elegir y se agradecido por lo que tienes

Las personas se adaptan a las condiciones que son comunes en su entorno. Con la adaptación hedónica, el placer se convierte en comodidad, que experimentas como una decepción. La persecución perpetua de nuevos placeres, que inexorablemente se vuelven mundanos, te pone en la rueda de ardilla hedónica.

“La adaptación al placer es inevitable y puede causar más decepción en un mundo de muchas opciones que en un mundo de pocas”.

Las personas son notablemente incapaces de anticipar cómo se sentirán en el futuro. Constantemente sobrestiman qué tan bien los hará sentir una experiencia positiva o qué tan mala será una experiencia negativa. Dado que casi todas las elecciones implican una predicción de cómo te sentirás, el fenómeno de la adaptación significa que cuanto más esfuerzo pongas en una elección, mayor será la decepción que puedas sentir cuando la adaptación entre en acción. Los maximizadores pagan el precio más alto por esto. Anticipar la adaptación mitiga la decepción y el arrepentimiento. Hace que una estrategia «satisfactoria» sea más atractiva, ya que la mayoría de las opciones resultan en un resultado emocional a temperatura ambiente de todos modos. Adoptar una “actitud de gratitud” para moderar el efecto normalizador de la adaptación. Para restablecer tu percepción, cada día haz una lista de cinco cosas por las que estás agradecido. 

Templa tus expectativas. Para evitar el descontento, no te compares con los demás.

La variedad de elecciones y el grado de control que las personas tienen en la vida contemporánea las llevan a tener altas expectativas sobre sus elecciones. Esto alimenta la inclinación a ser un maximizador. Las altas expectativas hacen más probable la decepción, especialmente después de la adaptación. Manten tus expectativas relativamente humildes y modera tu número de experiencias cumbre para seguir encontrándolas placenteras.

“Las altas expectativas pueden ser contraproducentes. Probablemente podamos hacer más para afectar la calidad de nuestras vidas controlando nuestras expectativas que haciendo prácticamente cualquier otra cosa”.

La comparación social importa en cómo juzgas el éxito de tus decisiones. Al igual que con los contrafactuales, importa si las personas se comparan hacia arriba o hacia abajo. La comparación social es más difícil de controlar solo, ya que el entorno moderno constantemente proporciona retroalimentación social. Trata de ajustar cuánta atención le prestas a tener estatus. Parece que todo el mundo quiere ser un gran pez en su pequeño estanque, y los medios de comunicación e Internet hacen que todo el mundo se sienta como un gran estanque. El sistema social y económico global de estatus y riqueza desiguales convierte la competencia posicional y la insatisfacción en el statu quo. Cuantas más opciones implica una elección, más probable es que una persona mire cómo eligen otras personas. Los maximizadores están más preocupados por las comparaciones sociales que los satisfactores.

En medio de una abundancia sin precedentes, ver la elección como una carga en lugar de un privilegio surge de los valores culturales y la psicología humana.

Tener amplias opciones puede generar resultados objetivamente mejores, pero las personas podrían sentirse peor al respecto. Las personas a menudo se culpan a sí mismas cuando sus elecciones resultan en decepción. Culparse a sí mismo es más fácil con una variedad de opciones disponibles que con solo unas pocas opciones.

“Casi todas las experiencias que la gente tiene hoy en día se percibirán como una decepción y, por lo tanto, se considerarán un fracaso, un fracaso que podría haberse evitado con la elección correcta”.

Los maximizadores son los que más sufren por las altas expectativas y la culpa. Las tendencias de maximización y los marcadores de depresión clínica se correlacionan fuertemente. Cada aumento en las opciones y el control puede hacer que las personas se sientan más responsables de su propio destino y engendrar expectativas de logro poco realistas. En su lugar, piensa como un satisfactor y termina con una sensación de logro.

Foto de cottonbro en Pexels

Post relacionados:

Un comentario

  1. Creo que fue en una charla de TED donde vi este concepto por primera vez. Tu artículo me ha refrescado aquel vídeo y me ha hecho darle vueltas para buscar contraejemplos. He encontrado uno que no sé justificar.

    Me refiero a la tendencia en el sector de los videojuegos de los conceptos de «elige tu propia aventura» (heredado de la literatura) y de «mundos abiertos». El videojuego clásico siempre se ha articulado a través de fases o episodios. Incluso hay una forma de referirse a aquellos juegos más modernos que no dejan muchas opciones, les llaman «pasilleros».

    Y sin embargo aparece un tipo de juego en el que puedes tener o no bien definido el objetivo (lo has de descubrir), en el que tienes misiones secundarias que debes decidir si hacer o no, algunos cierran opciones para avanzar en historias, finales alternativos que hacen que no llegues a ver todo lo que pasa en el juego (solo lo que has elegido), un mundo abierto que hace improbable que veas todos los escenarios del juego,…

    Es una tendencia que no acabo de entender. Un ejemplo de este tipo de juegos seria «Elden Ring». Quizás el aumento de elecciones contribuya a hacer la experiencia más real, y eso mitigue la angustia por la pérdida.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.