El mundo actual es el resultado de cuatro grandes transiciones

Seguimos con el resumen y/o comentario de libros. Hoy toca ‘Grand Transitions‘ de Vaclav Smil. Es un libro amplio, analítico y científico. Muy del estilo del científico medioambiental.

Síntesis de Grand Transitions

Su tesis principal es que el mundo actual es el resultado de cuatro grandes transiciones. En esta crónica, basada en cifras, de las principales transiciones en materia de energía, agricultura, economía, demografía y medioambiente de los últimos 250 años, Smil ofrece argumentos equilibrados sobre los beneficios y los costos. Estas transiciones, escribe, dieron como resultado un mundo más seguro, saludable y rico para al menos la mitad de la población del planeta,pero también condujeron a la destrucción del medioambiente. Es un relato importante, aunque algunos lectores pueden sentir que el fuerte enfoque de Smil en los datos desvirtúa su narrativa.

Las principales ideas de Grand Transitions

  • Las naciones modernas experimentaron cinco grandes transiciones en los últimos siglos que mejoraron la calidad de vida, pero no sin consecuencias.
  • La transición energética de la madera a los combustibles fósiles impulsó todas las demás transiciones, para bien y para mal.
  • La transición demográfica hizo que la mayoría de las naciones pasara de tener altas tasas de natalidad y vidas cortas a lo contrario.
  • La transición económica, impulsada por la abundancia de energía, puso fin a miles de años de un crecimiento económico estancado.
  • La transición agrícola, de humanos y caballos a tractores y productos agroquímicos, desterró el hambre e impulsó la urbanización mundial.
  • Estos cuatro megacambios mejoraron el nivel de vida, pero provocaron una quinta transición, menos bienvenida, para el medio ambiente.
  • La continuidad de las transiciones, sobre todo en materia de energía, definirá el futuro.
  • La enormidad del cambio a las energías renovables, en combinación con las necesidades de los pobres del mundo, hace inútil cualquier esperanza de acabar con las emisiones para 2050.
  • Ignore tanto las profecías de la fatalidad como las predicciones de la utopía.
  • El retorno por 250 años de ganancias será enorme, lo que exigirá una cooperación a escala mundial.

Las naciones modernas experimentaron cinco grandes transiciones en los últimos siglos que mejoraron la calidad de vida, pero no sin consecuencias.

Cinco transiciones fundamentales –en demografía, agricultura, energía, economía y medioambiente– explican la alta calidad de vida actual, así como las amenazas a la prosperidad continua. Estos megacambios crearon tanto abundancia como efectos secundarios indeseables, y determinarán el destino de la vida en la Tierra en las próximas décadas.

La vida mejoró drásticamente a partir de mediados del siglo XIX, sobre todo en los países desarrollados. La transición de la agricultura de bajo rendimiento a la de gran escala y el uso de fertilizantes, por ejemplo, puso fin a las hambrunas que asolaban a las sociedades premodernas. Sin embargo, al mismo tiempo el cambio demográfico hacia el envejecimiento de la población en las naciones ricas, el crecimiento aún explosivo en los países pobres y el creciente costo de dos siglos y medio de expansión del impacto humano sobre el medio ambiente, podrían dificultar la vida de miles de millones de personas.

“Solo un retroceso económico mundial y la condena de miles de millones de personas a una vida de miseria continua podrían poner fin a las emisiones para 2050.”

Casi la mitad de los casi 8.000 millones de personas en el mundo viven en sociedades que aún no han completado los cinco cambios. Los beneficios que aportan las cinco transiciones –incluyendo menores tasas de natalidad, abundancia de alimentos y energía y una economía robusta– eludirán durante décadas a los miles de millones de personas que se están expandiendo en el África subsahariana y otros lugares. Mientras tanto, las consecuencias negativas de los cambios podrían afectar más a los pobres del mundo.

La transición energética de la madera a los combustibles fósiles impulsó todas las demás transiciones, para bien y para mal.

Hasta mediados del siglo XIX, los animales y los seres humanos suministraron la energía para la producción de alimentos, el transporte, la construcción, y demás. La vida de las personas era corta y el hambre, las plagas y la guerra eran omnipresentes. El punto de inflexión de la energía humana y animal a las máquinas se produjo a finales del siglo XIX.

Durante milenios, la humanidad dependió de la madera y otras fuentes de energía de origen vegetal, difíciles de almacenar y no portátiles, que producían una baja cantidad de energía utilizable y grandes cantidades de residuos. Los combustibles fósiles, ampliamente disponibles y baratos, desencadenaron un rápido crecimiento económico y una revolución agrícola que estimuló el aumento de la población y la urbanización.

El mundo impulsado por el petróleo y el gas dio lugar a una economía de servicios e información en todo el mundo desarrollado. América del Norte, Europa, Japón, Australia y, cada vez más, China, disfrutan de riqueza, salud y seguridad sin precedentes.

La transición demográfica hizo que la mayoría de las naciones pasara de tener altas tasas de natalidad y vidas cortas a lo contrario.

En el año 10.000 a. C., unos pocos millones de personas vivían como recolectores en los continentes habitables de la Tierra. Hacia el año 4000 a. C., la población del planeta era de aproximadamente 10 millones de personas. En una larga transición que se desarrolló durante este periodo, y más allá, los seres humanos establecieron un número creciente de asentamientos agrícolas. Los habitantes de las costas y lugares exuberantes disfrutaban de una vida más fácil y una dieta más amplia que los habitantes de las regiones áridas o montañosas.

Las transiciones posteriores fueron mayores y más rápidas, la población mundial alcanzó los 100 millones de habitantes en el año 500 a. C. y la gente pasó a vivir principalmente en sociedades complejas y sedentarias. Pero incluso en los primeros imperios de China, Roma y Oriente Medio, hace poco más de 2.000 años, las generaciones vivían y morían con poca diferencia en cuanto a su calidad de vida o gama de experiencias vividas.

Durante cientos de milenios, la mayoría de la gente no sobrevivía a la infancia. En consecuencia, aunque la tasa de natalidad era alta, las poblaciones se mantenían estables. No fue sino hasta finales del siglo XIX cuando el crecimiento de la población comenzó a acelerarse debido a las mejores condiciones de vida, la energía barata y la mejoría de la alimentación y la salud pública. En los últimos 100 años, la mayoría de las naciones pasaron a tener menos nacimientos, una mortalidad infantil mucho menor y una esperanza de vida mucho más larga.

“Entre 1850 y 2000, las esperanzas de vida más altas en Europa Occidental, América del Norte y Japón siguieron ganancias lineales, ya que sus medias para ambos sexos se duplicaron de unos 40 a casi 80 años.”

Sin embargo, los tiempos modernos observan tendencias diferentes en el crecimiento –y el descenso– de la población. En Japón, España e Italia, las tasas de natalidad sin nivel de reemplazo y los estrictos controles de la inmigración, hacen que el crecimiento de la población se invierta. Japón, por ejemplo, perderá una cuarta parte de su población a mediados del siglo XXI. Las predicciones anuncian que las personas de 80 años superarán en número a los infantes en 2050.

En China, las personas de 65 años o más constituirán más de una cuarta parte de la población a mediados de siglo. La población que envejece exige menos energía y alimentos, pero conlleva importantes retos económicos y de salud. Normalmente, cuanto más envejecen las personas, tanto más frágiles y vulnerables se vuelven, y más recursos públicos requieren. Una menor cantidad de trabajadores significa una economía más pequeña y un menor crecimiento a medida que aumentan los costos de jubilación y asistencia médica.

En el resto del mundo, las futuras cifras de población parecen seguir en aumento. En lugares como el África subsahariana y Pakistán, incalculables miles de millones de personas probablemente residirán en ciudades disfuncionales. La migración masiva a las ciudades de todo el mundo –que ha sido posible gracias a los avances en energía y agricultura– genera crecimiento económico, pero promueve la degradación medioambiental y expone a millones de personas a desastres naturales.

La transición económica, impulsada por la abundancia de energía, puso fin a miles de años de un crecimiento económico estancado.

La población mundial tardó más de 2.000 años –desde alrededor del año 500 a. C. hasta principios del siglo XIX– en aumentar de 100 millones a 1.000 millones, pero creció un 600 % –a 6.000 millones– en los 200 años siguientes, y se prevé que alcance los 10.000 millones para el año 2100. El crecimiento económico se tambaleó durante el mismo periodo, sin experimentar prácticamente ninguna ganancia neta hasta la Inglaterra del siglo XVII y mediados del siglo XIX, cuando la expansión de los combustibles fósiles en otros lugares permitió que las economías, al igual que las poblaciones, empezaran a experimentar un crecimiento constante y compuesto y un mayor nivel de vida.

Para la década de 1870, la vida había mejorado para muchos de los habitantes del mundo. Por ejemplo, una abuela francesa que se había pasado la vida esparciendo estiércol de vaca a mano y viviendo en una choza de paja, podía visitar a su hijo, un empresario que ha triunfado por esfuerzo propio, en su apartamento de París.

“Poco a poco, el consumo privado se convierte en la parte principal del crecimiento del PIB, que ahora representa alrededor del 70 % del PIB en los países prósperos.”

En China, el progreso llegó rápidamente. En 1945, una familia rural medio muerta de hambre vivía como sus antepasados cientos de años antes. Dos generaciones más tarde, sus hijos y nietos podrían poseer automóviles de lujo, asistir a escuelas privadas, vivir en casas amplias en comunidades urbanas cerradas y poseer casas vacacionales en el extranjero.

La transición agrícola, de humanos y caballos a tractores y productos agroquímicos, desterró el hambre e impulsó la urbanización mundial.

La agricultura supuso en su día la mayor parte del PIB de la mayoría de los países y, hasta 1800 en Estados Unidos, representaba al menos tres cuartas partes del empleo. En laactualidad, la agricultura da empleo a menos del 2 % de la población activa estadounidense, aunque los rendimientos aumentaron un 400 % en el siglo XX. Este desarrollo eliminó la hambruna en gran medida.

“Todos los países prósperos han estado produciendo una cantidad de alimentos sustancialmente superior a la que podrían consumir incluso las poblaciones francamente glotonas.”

El petróleo, la maquinaria, los pesticidas, los herbicidas y los fertilizantes impulsaron el aumento de la producción agrícola y la reducción en grandes magnitudes de la mano de obra. El 4 % de la energía total del mundo se destina a la producción de alimentos; el nitrógeno y los fosfatos son tan decisivos como los combustibles fósiles para alimentar al mundo.

El consumo de carne y productos lácteos ha disminuido en algunas partes del mundo, pero el creciente apetito mundial por la carne desvía una parte cada vez mayor de la producción mundial de granos a la alimentación animal. A pesar de que la población mundial es de casi 8.000 millones de personas, los animales de granja, y no los humanos, constituyen la mayor biomasa de mamíferos del planeta.

Estos cuatro megacambios mejoraron el nivel de vida, pero provocaron una quinta transición, menos bienvenida, para el medio ambiente.

La agricultura contribuye de forma masiva a los problemas medioambientales, como la deforestación, el envenenamiento de los océanos y los lagos a través del escurrimiento de fosfatos y nitrógeno, y las enormes emisiones de gases de efecto invernadero, principalmente procedentes de la producción de carne.

La industria cárnica mundial representa alrededor del 80 % del uso de antibióticos. Los ganaderos los utilizan, principalmente, para acelerar el crecimiento de pollos, cerdos y vacas. Este mal uso de los antibióticos genera formas de bacterias resistentes. Las bacterias resistentes a los antibióticos plagan los hospitales del mundo y ponen en grave riesgo a la población mundial. 230-231 Los países ricos desperdician entre el 35 % y el 40 % de los alimentos que producen. Estas cifras no incluyen el desperdicio de energía alimentaria asociado a la sobrealimentación, una condición que contribuye a saturar los sistemas de salud.

“Ningún otro cambio medioambiental tiene tantas consecuencias como el aumento de las concentraciones atmosféricas de gases de efecto invernadero en general y de COantropogénico en particular.”

Los últimos cuatro siglos de dependencia de los combustibles fósiles, combinados con miles de años de deforestación en Europa, China y, más recientemente, en Norteamérica y en las selvas tropicales del Amazonas, causan estragos en el resto de la vida en la Tierra. A pesar del éxito muy reciente en la reforestación de partes del planeta, los seres humanos invaden casi dos tercios de la tierra del planeta que no está cubierta por hielo, y le roban a casi toda ella, incluidos los océanos, enormes cantidades de vida silvestre y agua dulce.

La destrucción desenfrenada del medio ambiente ha ido más allá de la extinción masiva de especies vegetales, animales y acuáticas, hasta la crisis existencial del calentamiento global.

La continuidad de las transiciones, sobre todo en materia de energía, definirá el futuro.

Los hogares y los electrodomésticos más eficientes, así como el creciente uso de fuentes de energía renovables, como la eólica y la solar, ya suponen una menor dependencia per cápita de los combustibles fósiles en países desarrollados. Las necesidades de miles de millones de personas en países en vías de desarrollo, y la dificultad de pasar de una infraestructura y una economía mundiales construidas para los combustibles fósiles, significa que la transición a fuentes de energía renovables llevará mucho más tiempo del que esperan los optimistas.

“La transición a los combustibles fósiles aún no se ha completado a escala mundial.”

El uso mundial de carbón y petróleo como porcentaje del consumo total de energía ha tocado techo, e incluso ha empezado a disminuir, pero grandes partes del mundo siguen haciendo la transición hacia los combustibles fósiles. Su único camino para salir de la pobreza requiere un uso adicional intenso de estos combustibles.

La enormidad del cambio a las energías renovables, en combinación con las necesidades de los pobres del mundo, hace inútil cualquier esperanza de acabar con las emisiones para 2050.

Hasta ahora, las energías renovables apenas han reducido la dependencia general de los combustibles fósiles. Los consumidores de los países occidentales ricos pueden adoptar los autos eléctricos y los paneles solares, pero no pueden negar a los de países pobres la calidad de vida que solo pueden proporcionar grandes cantidades de consumo de petróleo y gas.

“En 2019 los combustibles fósiles seguían proporcionando casi el 85 % de todo el suministro moderno de energía primaria.”

Solo los esfuerzos masivos, combinados y cooperativos de las naciones del mundo impulsarán el enorme cambio hacia las energías renovables. Incluso con una cooperación internacional sin precedentes, pasarán muchas décadas antes de que se produzca el punto de inflexión para abandonar los combustibles fósiles y pasar a las energías renovables.

Ignora tanto las profecías de la fatalidad como las predicciones de la utopía.

El futuro, incluso a pocas décadas adelante, sigue siendo profundamente incierto. Las principales transiciones operan en una red de interdependencia, lo que da lugar a complejidades que hacen que incluso las predicciones a corto plazo no sean más que conjeturas.

Algunos científicos y activistas predicen una catástrofe para la humanidad, incluso su extinción, durante el próximo siglo. Otros creen que una utopía impulsada por la tecnología llegará antes de mediados de siglo. No existen pruebas convincentes que respalden los temores catastróficos de los pesimistas ni la visión de un futuro de abundancia y bienestar sin precedentes.

Aunque no es probable que el mundo se desprenda de los combustibles fósiles, tampoco se colapsará. Los umbrales y puntos de inflexión relacionados con el clima son, en el mejor de los casos, conjeturas. El llamado aumento máximo de la temperatura de 1,5 ºC probablemente se producirá y el calentamiento continuará más allá de ese punto.

“No ha habido nada inevitable en la trayectoria de nuestra especie. Su evolución podría haber sido descarrilada o terminada por muchos acontecimientos.”

Las personas sensatas no contarán con las fantásticas nociones de una inminente singularidad, en las que las soluciones impulsadas por la IA proporcionen lujo y ocio ilimitados a la humanidad. Aquellos que predicen una era de energía gratuita e ilimitada, en la que las preocupaciones medioambientales simplemente se desvanecen, son probablemente ilusos.

El retorno por 250 años de ganancias será enorme, lo que exigirá una cooperación a escala mundial.

Aunque los esfuerzos contra el calentamiento global hasta la fecha –incluyendo las promesas y compromisos internacionales, los impuestos sobre el carbono y similares– han sido insuficientes, los efectos del calentamiento global, por muy malo que sea, probablemente no serán fatales.

“El catastrofismo recurrente –ya sea climático o de recursos– me resulta aburrido y poco convincente, pero tengo una reacción similar ante las visiones opuestas del futuro.”

La humanidad se adaptará, como lo ha hecho en el pasado. El esfuerzo masivo requerido para vivir con la nueva normalidad tendrá lugar, aunque sea por necesidad. Se producirá una transición gradual a las energías renovables, lo que permitirá que el medio ambiente se recupere mientras se desarrolla una nueva fase de la historia humana.

Image by jplenio from Pixabay

Post relacionados:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.