Se acabó la fiesta, el fin de los intocables

Aunque parezca un contrasentido, estos tiempos de apretarse el cinturón y recortes desesperados, tienen su lado positivo. Se empieza a cuestionar casi todo y algunas posturas abusivas, que hasta el momento tenían bula papal, son puestas bajo el foco crítico de la opinión pública. Empezaré por el final. Ahora descubrimos, con una mezcla de sorpresa y cabreo colectivo, que unos directivos de cajas y bancos, que han tenido que ser rescatados con dinero público (o

seguir leyendo

El nuevo optimismo

Estaba leyendo el informe de octubre del MillwardBrown sobre perspectivas de consumo e índice de confianza del consumidor. Hay varias cuestiones que me han llamado la atención. Como cuenta el informe “se observa que se ha salido de la situación casi paranoica que se vivió en el segundo semestre de 2008”. Poco a poco se están sentando las bases para una moderada reactivación del consumo aunque continuamos con el freno de mano puesto. Una conclusión

seguir leyendo

Inacción y relevo generacional

Que hable de parálisis en la administración, de decisiones precipitadas y de necesidad de relevo generacional no tiene mérito alguno. Al fin y al cabo cada vez me siento más disidente en casi todo. Que lo diga Adolf Todó, director general de Caixa Catalunya (Todó asegura que la inacción es letal y habrá que hacer reformas), entidad en verdaderos aprietos financieros y controlada por ese anacronismo que es la Diputación de Barcelona, es una noticia

seguir leyendo

Tecnología o adoptar un funcionario

Sé que es un tema recurrente y reiterativo en tiempos de crisis. Casi aburre hablar, de ello pero cuando ayer leí (vía Andreu Veà) el artículo “Cada empleado paga 4.500 euros por los funcionarios” se me removieron las tripas. El artículo de Expansión tiene un sesgo claro hacia una determinada idea de estado. Cuando conviene habla del total de la administración, y cuando no conviene, se refiere sólo a la administración autonómica. Hacer comparaciones es

seguir leyendo