Gestión del tiempo para mortales: Cuatro mil semanas

En un mundo que nunca parece haber suficiente tiempo para agendas atiborradas, cada vez parece más importante tomarte un tiempo para ti y disfrutar la experiencia de vivir. 

En mi caso, he tomado consciencia del tiempo con la edad (obvio) pero también con sucesos personales que te avisan que no viviremos eternamente. Hace unos meses leía un libro exquisito ‘El sueño del tiempo” que me ayudó a tomar perspectiva con una mirada histórica, filosófica, física y biológica del tiempo. Una reconstrucción a lo largo de la historia del tiempo, que explora su impacto sobre el envejecimiento y la longevidad. En su parte final, aborda la discusión sobre si la especie humana debería seguir buscando la inmortalidad física o es mejor priorizar otras cuestiones “más esenciales” que nos permitan conectar con el tiempo del mundo y de la vida. Quizás una mirada más optimista e inspiradora, realista y armónica.

Conectar con el tiempo implica tener el control de éste. Más específicamente, la percepción de que controlar nuestro horario nos acercará un paso más a la felicidad. En estos tiempos llenos mensajes que nos empujan a ‘hacer, hacer y no dejar de hacer cosas’ en pos de ser lo más productivos posible con la mínima inversión de tiempo, llega Oliver Burkeman con ‘Cuatro mil semanas’ y nos propone justo lo contrario: soltar, aprender a decir no y acortar nuestra lista de tareas pendientes.

Burkeman desafía a cambiar su perspectiva del tiempo y a aceptar que no puedes controlarlo ni administrarlo. En realidad, debemos reconocer los límites que impone el tiempo y disfrutar el tiempo que tienes hoy.

Principales ideas de Cuatro mil semanas

  • Los humanos pueden esperar disfrutar, en promedio, alrededor de 80 años o 4.000 semanas de vida.
  • Las percepciones de la gente sobre el tiempo cambiaron radicalmente con el inicio de la Revolución Industrial.
  • Aceptar la finitud, es decir, la limitación del tiempo, te acerca a disfrutar del presente.
  • El tiempo y el dinero no son análogos. No puedes controlar el tiempo.
  • Las personas impacientes no reconocen las limitaciones que impone el tiempo.
  • La paz mental proviene de aceptar la concreción del tiempo limitado.
  • Avanza en la vida a tu propio ritmo. Ningún camino único funciona para todos.

Los humanos pueden esperar disfrutar, en promedio, alrededor de 80 años o 4.000 semanas de vida.

Expresar una vida humana en términos tan crudos enfatiza su brevedad. Las personas a menudo establecen metas ambiciosas para su trabajo y su vida personal, pero pronto se dan cuenta de que les falta tiempo para cumplirlas. Tu experiencia con esta crisis de tiempo puede llevarlo a buscar técnicas de administración del tiempo. Sin embargo, estos métodos en realidad no pueden darte más tiempo; simplemente se enfocan en ayudarte a completar más tareas o perfeccionar tu rutina diaria. A menudo, esta eficiencia mejorada te hace sentir más ocupado, con menos control, más ansioso o incluso agotado.

“Esta es la verdad enloquecedora sobre el tiempo, que la mayoría de los consejos sobre cómo administrarlo parecen pasar por alto. Es como un niño pequeño escandaloso: cuanto más luchas por controlarlo, por hacer que se ajuste a tu agenda, más se escapa de tu control”.

A pesar de su productividad mejorada (más reuniones, más actividades para los niños, más tareas), es posible que desees dedicar su tiempo de manera más significativa. Quizás deseas centrarte en cuestiones sociales, como el cambio climático o la reforma política. Tal vez quieras trabajar con otras personas en su comunidad, disfrutar más horas con tus hijos, apreciar la naturaleza o pasar tiempo con tus padres ancianos.

En última instancia, si bien las técnicas de administración del tiempo pueden funcionar para ayudarte a hacer más, generalmente fallan porque no reconocen que el tiempo en sí mismo es limitado. Lograr más no cambia la cantidad de tiempo que tiene o las fuerzas que trabajan en tu contra para usar ese tiempo, como las distracciones, las presiones sociales y las redes sociales.

En lugar de centrarse en encajar más en tu día, reconoce que la cantidad de tiempo en tu día no cambia y acepta los límites que engendra este hecho. No puedes controlar el tiempo. Responder a todos tus correos electrónicos o completar tus listas de tareas no te ayudará a tener tiempo para lo que realmente importa. En cambio, comprende cómo trabajar con su tiempo limitado y concéntrate en las actividades que más te importan.

Las percepciones de la gente sobre el tiempo cambiaron radicalmente con el inicio de la Revolución Industrial.

En la época medieval, las personas trabajaban en los campos de sol a sol. No sintieron ni la necesidad ni el deseo de lograr más o menos de lo que les permitía el día. El inicio de la industrialización y la actividad cooperativa en el siglo XVIII introdujo la productividad coordinada y las eficiencias mecánicas, lo que hizo necesario estructurar el tiempo y la producción entre los trabajadores. Las tareas se midieron y la gente comenzó a ver el tiempo como un recurso, para ser utilizado a su máxima capacidad. 

“Una vez que el tiempo es un recurso que se debe usar, comienzas a sentir presión, ya sea de fuerzas externas o de ti mismo, para usarlo bien y reprenderte cuando sientes que lo has desperdiciado”.

Esta transformación hacia la visualización del tiempo como un activo medible ejerce presión sobre ti para que lo uses sabiamente. Debes dar cuenta de cada hora, usándola para lograr algo que valga la pena o al servicio de una meta futura, y te esfuerzas por nunca sentir que perdiste el tiempo. Sin embargo, en lugar de controlar tu tiempo, pronto descubres que el tiempo te abruma y te controla. Ya no puedes separar tu autoestima de las formas en que pasas tu tiempo. Se vuelve casi imposible vivir en el momento presente. La gestión del tiempo, en última instancia, reduce tu disfrute del tiempo.

Una vez que aceptas que tu tiempo es realmente limitado, abordarás el tiempo de manera más racional. Es posible que reconozcas que hacer más raramente conduce a una mayor satisfacción o productividad, y puedes aprender que debes trabajar dentro de las limitaciones de tiempo naturales para crear experiencias más significativas. Cuando eliges tus actividades de acuerdo con lo que le permite tu tiempo, en lugar de presiones externas o expectativas irrazonables, dejas de pensar que has fallado y ya no experimentas FOMO (miedo a perderse algo).

La bandeja de entrada nunca vacía ejemplifica la ironía que presenta la gestión del tiempo: a medida que trabajas de manera eficiente con su correo electrónico para tener esa sensación futura de logro, generas más correo electrónico y, por lo tanto, nunca logras la satisfacción de vaciar tu bandeja de entrada. Siempre querrás alcanzar más objetivos, visitar más lugares y asistir a más eventos de los que el tiempo te permite. Hacer cualquier acción acumula un costo de oportunidad de elegir una actividad sobre otra. Reconoce estas limitaciones de tiempo. Concéntrate en las actividades laborales y de ocio que te importan y para las que realmente tienes tiempo.

Aceptar la finitud, es decir, la limitación del tiempo, te acerca a disfrutar del presente.

Con tiempo ilimitado, podrías pensar que disfrutarías más. Sin embargo, el filósofo sueco Martin Hägglund argumenta que tener un tiempo limitado en realidad te obliga a atesorar más tus experiencias. Una vez que reconozcas, por ejemplo, que no podrás pasar todas las vacaciones de verano con toda tu familia, aprenderás a apreciar los veranos que pasas de esa manera. Además, si consideras que tu tiempo en la Tierra es un regalo para usar en lugar de perderlo, es posible que incluso aprecies las tareas más mundanas, como vaciar el lavavajillas o esperar en la fila de la tienda de comestibles.

“Hay un tipo de liberación muy realista al comprender que hay ciertas verdades acerca de ser un ser humano limitado de las que nunca te liberarás. No puedes dictar el curso de los acontecimientos. Y la recompensa paradójica de aceptar las limitaciones de la realidad es que ya no se sienten tan restrictivas”.

Para tomar mejores decisiones sobre cómo usar su tiempo, considere estos enfoques:

  • Procrastinar: aprende a juzgar qué actividades debes posponer para otro momento.
  • Negligencia: prioriza lo que importa e ignora el resto.
  • Límite: acepta tu capacidad finita para trabajar y limita tus proyectos para permitir un mejor enfoque.
  • Conciliar: aceptar que cada acción requiere elegir entre alternativas.
  • Experiencia: concéntrate en los momentos de hoy y rehusa fijarte únicamente en los resultados futuros.

Vives en un mundo lleno de distracciones; de hecho, las redes sociales se basan en esta verdad: las empresas y los motores de búsqueda diseñan sus sitios web para persuadirlo de que siga desplazándose. Algunas distracciones te benefician. No querrás estar tan concentrado en una tarea que no puedas escuchar a tu hijo llorar o quedar cautivado por una mágica puesta de sol. Sin embargo, la distracción a menudo afecta la forma en que pasas tu tiempo e intentas dar forma a lo que deberías encontrar importante. La distracción es parte del ser humano, pero comprende que a menudo la usas para evitar sentirte aburrido. El aburrimiento les parece a muchos una pérdida de tiempo, pero es, de hecho, un recordatorio incómodo de la naturaleza finita del tiempo. Acepta ese malestar. Apóyate en lo finito y comprométete con formas más valiosas de usar tu tiempo.

El tiempo y el dinero no son análogos. No puedes controlar el tiempo.

Muchas personas planeas eventos en tus vidas para asegurar un resultado satisfactorio en el futuro. Sin embargo, esta planificación a menudo se produce a expensas de experimentar plenamente el momento presente. Además, exigir certeza en el futuro crea una ansiedad innecesaria y una posible decepción. Ciertamente, debes establecer metas y planificar eventos, pero debes moderar sus expectativas y saber que no siempre puedes controlar los resultados. Por ejemplo, criar niños requiere prestar cierta atención a su futuro, pero los padres deben equilibrar esto con permitir que sus hijos disfruten de las experiencias de ser niños. De manera similar, cuando te obsesionas con “usar bien tu tiempo”, pierdes el enfoque en disfrutar el momento. En cambio, date cuenta de que solo puedes controlar el presente y deja de vivir con el temor de que lo estás desperdiciando.

“La verdad, entonces, es que gastar al menos parte de su tiempo libre ‘despilfarrando’, enfocado únicamente en el placer de la experiencia, es la única manera de NO desperdiciarlo”.

Un enfoque en el disfrute futuro también hace que muchos intenten usar su tiempo libre de manera productiva, para beneficio futuro, y en ese contexto, lo que debería ser un tiempo divertido pronto se convierte en una tarea. Considera al corredor, por ejemplo, que no corre por placer sino para entrenarse para una carrera de 10 km. Deja de mirar el descanso y la ociosidad como una pérdida de tiempo. Lo ve como una necesidad. Las reglas para el sábado, en un momento, requerían que la gente descansara. El mundo de hoy ya no abraza esta filosofía. Sin embargo, cuando aprendes a enfocarte en una actividad no como un medio para un fin sino como una meta en sí misma, obtienes más valor y placer de ella.

Reconoce, también, que no necesitas ser muy hábil en algo para disfrutarlo. El senderismo es un gran ejemplo. Dar un paseo y terminar nunca es el objetivo de ir de excursión. Del mismo modo, no tienes como objetivo llegar a un punto de dominio para que ya no necesite caminar. Tales actividades te enseñan paciencia y humildad; al mismo tiempo, te liberan de la ansiedad de tener que hacer algo que valga la pena.

Las personas impacientes no reconocen las limitaciones que impone el tiempo. 

En cierto sentido, el mundo se mueve mucho más rápido hoy: la tecnología aumenta la velocidad a la que realizamos las tareas básicas. Esto aumenta las expectativas de la gente y su impaciencia. Los recientes aumentos en la ira al volante y el auge de las citas políticas, así como la disminución de la lectura por placer, ejemplifican esta impaciencia social. Muchos creen que avanzar más rápido en las tareas les da más control y los hace más felices. Sin embargo, cuando incorporas la paciencia a tus actividades diarias, en realidad te liberas de las limitaciones del tiempo y te permites experimentar los momentos que hacen que tu vida sea especial. Notas más y aprendes a sentir placer en el acto de hacer las cosas.

“Podríamos tratar de incorporar a nuestra vida diaria más cosas que hacemos por sí mismas, es decir, para pasar parte de nuestro tiempo en actividades en las que lo único que intentamos obtener de ellas es el hacer mismo.”

Considera algunas de estas formas en las que puede incorporar más paciencia a su vida:

  • Aceptar los problemas y desafíos cotidianos como componentes esenciales de una existencia humana significativa.
  • Toma las cosas en partes más pequeñas en lugar de tratar de abordar un proyecto de una sola vez. Evita apresurarte a través de la experiencia.
  • Mantén el rumbo de tu carrera para sacar a la luz tu originalidad.

Claro, puedes eliminar todas las distracciones, es decir, otras personas, para obtener control sobre su tiempo. Sin embargo, haces esto a expensas de la interacción social y, en última instancia, de tu felicidad. Tener todo el tiempo del mundo pierde su atractivo cuando no puedes compartir tus experiencias con los demás. Te beneficias emocionalmente cuando renuncias a cierto control de tu tiempo para sincronizarte con familiares y amigos. La vida diaria a menudo dificulta la coordinación de horarios, pero considere los beneficios de priorizar las conexiones humanas sobre las actividades digitales y de permitir que los ritmos de familiares y amigos tengan prioridad.

La paz mental proviene de aceptar la concreción del tiempo limitado.

Cuando tratas de controlar tu tiempo, intentas dominar algo que no se puede domar: la creencia de que una vez que logres esto, encontrarás la felicidad y la relajación. De hecho, una vez que logres tus objetivos, encontrarás más cosas que hacer. De hecho, siempre tendrás mucho que hacer, pero el tiempo para hacerlo no cambia. Debes tomar decisiones y aprender que no puede controlar todos los resultados futuros. ¿La recompensa? Puedes dedicar tu tiempo a lo que realmente te importa.

“Una vez que ya no necesite convencerse de que hará todo lo que debe hacerse, podrá concentrarse en hacer algunas cosas importantes”.

Hazte las siguientes preguntas para ayudarte a evaluar tu relación con el tiempo y aceptar tus limitaciones:

  • ¿Evita nuevas actividades, temiendo que el resultado pueda causar incomodidad, incertidumbre o decepción?
  • ¿Te mantienes en estándares imposiblemente altos?
  • ¿Vives el día de hoy como un viaje hacia la persona que sientes que deberías ser?
  • ¿Dudas en dedicarte a una actividad en la que no sientes que tienes la experiencia?
  • ¿Abordarías algo de manera diferente si no necesitaras ver su finalización?

Cuando ves tus ansiedades o cargas desde la perspectiva de la historia humana, comienzas a verlas como menos relevantes y te das cuenta de que el mundo sigue avanzando. Considere a los albañiles del viejo mundo que construyeron su catedral durante varias vidas; muchos no lograron completar sus proyectos, pero todos contribuyeron a un resultado final espectacular. Ponte a prueba para aprender desde esta perspectiva y elige vivir el momento.

Avanza en la vida a tu propio ritmo. Ningún camino único funciona para todos.

Para aceptar tu finitud y disfrutar de las experiencias de la vida diaria, debes aceptar los límites de tu productividad. Aborda solo lo que realmente puedas lograr. Trate de completar los proyectos abiertos antes de comenzar otros nuevos.

“El gran beneficio del bajo rendimiento estratégico, es decir, nominar de antemano áreas completas de la vida en las que no esperas la excelencia de ti mismo, es que enfocas ese tiempo y energía de manera más efectiva”.

Renuncia a la necesidad de lograr el éxito en todos los aspectos de tu vida, pero date crédito por lo que ya has logrado. Busca el asombro y la novedad en los momentos ordinarios. Aceptar la incertidumbre y abordarla con curiosidad. Sobre todo, practica la paciencia.

FoImagen de silviarita en Pixabay

Post relacionados:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.