La economía ideal en el siglo XXI: ‘The New Economics: A Manifesto’ de Steve Keen

La cuestión de si la economía necesita reformas nunca parece desaparecer. La razón es simple, interesa mucho a mucha gente: ni más ni menos que cómo funciona realmente la sociedad humana, y cómo podría hacerse para que funcione mejor.

En la búsqueda de las causas y las reformas, los propios economistas no se ponen de acuerdo, quizás porque han acabado perdiendo la perspectiva adecuada (ver ¿Qué falla con la economía? de Robert Skidelsky).

Cada nueva crisis social y económica reaviva el debate, y la pandemia de Covid-19 no ha sido una excepción. No podría haber un mejor momento, por lo tanto, para que Steve Keen expusiera su visión de cómo hacer que la economía encaje en el siglo XXI en su libro The New Economics: A manifiesto

Shimshon Bichler y Jonathan Nitzan en su working papers on Capital as Power hacen una excelente disección del texto de Steve Keen.

En su opinión, el neoclasicismo, el paradigma que rige la economía moderna, se ha convertido en una seria amenaza:

«Considero la economía neoclásica no solo como una mala metodología para el análisis económico, sino como una amenaza existencial para la existencia continua del capitalismo y la civilización humana en general. tiene que irse.«

Palabras fuertes pero justificadas. Al fin y al cabo, la economía neoclásica es la base científica oficial del capitalismo, así como su principal defensa ideológica y, según Keen, falla en ambas tareas. Contrariamente a la opinión recibida, el neoclasicismo no puede explicar el capitalismo, ya sea en detalle o en conjunto, y las políticas que prescribe no apoyan, sino que socavan el mismo sistema que defiende. Debe desecharse, dice Keen, y el propósito de su libro es explicar por qué y esbozar lo que debería venir en su lugar.

Keen es uno de los principales críticos del mundo de la economía neoclásica. Su anterior libro, La Economía desenmascarada, riguroso pero accesible, desmanteló la microeconomía neoclásica.

Ahora, con The New Economics: A manifiesto se resume en tres temas clave:

  • La importancia del dinero, el crédito y la deuda
  • La economía es un sistema complejo
  • La economía ante el cambio climático.

La importancia del dinero, el crédito y la deuda.

Todo el mundo sabe que el capitalismo se trata de dinero, que el crédito es el rey y que la deuda está en todas partes. O quizás deberíamos decir, todos menos los macroeconomistas neoclásicos. En su opinión, el dinero, el crédito y la deuda, aunque prevalecen, en realidad no importan.

Los bancos crean dinero a través de la concesión de crédito y comprender el funcionamiento de los bancos es fundamental para la macroeconomía. La economía neoclásica omite en gran medida la banca y el dinero de la teoría y los modelos macroeconómicos, asumiendo que la banca solo afecta la distribución del dinero, no la cantidad.

La razón por la que ningún economista de la corriente principal previó la Gran Crisis Financiera de 2008 fue que no estaban analizando las finanzas necesarias. El factor común clave para los pocos economistas que predijeron la crisis fue la inclusión del dinero y la banca en su análisis y el uso de los conceptos de contabilidad en su pensamiento. 

Cuatro conceptos importantes entre los puntos presentados por Keen:

  1. Keen compara con cierto detalle las teorías contrapuestas sobre el dinero y la banca y muestra cómo algunos economistas entendieron correctamente el tema. Entre los que tienen entendimiento, destaca el trabajo de Hyman Minsky (basado en las teorías de Keynes e Irving Fisher), Wynne Godley, AR Holmes, Michael Hudson, Richard Werner, Joseph Schumpeter, Michael Kumhof y varios otros.
  2. También presenta el programa de flujo de procesos dinámicos, llamado Minsky en honor al gran economista, y demuestra cómo el modelo de fondos prestables no logra construir un resultado acorde con la forma en que se observa que funciona la economía. Por otro lado, el dinero producido por la creación de crédito se modela correctamente.
  3. En este capítulo (páginas 43-45) vemos cómo el concepto de los déficits del gobierno federal “desplazando” el crédito privado y disminuyendo el ahorro privado es diametralmente opuesto a lo que se observa en la economía. Los déficits gubernamentales no tienen un efecto directo sobre el crédito privado y aumentan directamente el ahorro y la inversión privados.
  4. También de la página 45, hay lo siguiente:

“Los déficits gubernamentales lejos de ‘cargar a las generaciones futuras’, enriquecen monetariamente a las generaciones actuales. Cualquier impacto en las generaciones futuras depende de las consecuencias económicas y políticas del gasto que genera el déficit, y pueden ser sustancialmente beneficiosas para el sector privado, en lugar de perjudiciales”.

En otras palabras, los déficits gastados sabiamente son beneficiosos ahora y en el futuro. Mi lista de déficits sensatos incluiría gastos en infraestructura, educación, investigación y atención médica.

Finalmente, Keen brinda una revisión muy completa de todo el proceso bancario involucrado en el financiamiento de los déficits federales. Se aclara cómo los déficits federales también pueden ser parte de la creación de dinero.

Las páginas 65-68 describen lo que se llama “Un Jubileo de la Deuda Moderna”. Esto debe ser leído y considerado cuidadosamente. Keen afirma que “la deuda privada, no la deuda pública, es la fuente principal de las crisis económicas”.

Después de que el jubileo de la deuda haya reducido el crédito privado a niveles manejables, Keen escribe:

“Un Jubileo de la Deuda Moderna podría ayudarnos a escapar de la trampa de la deuda a la que nos llevó la economía neoclásica. El próximo paso es evitar que esa trampa se repita, domesticando a los ‘caballeros itinerantes del crédito”.

La economía es un sistema complejo

El segundo punto de Keen es que los neoclásicos están encerrados en un modo de análisis obsoleto. La economía, al igual que nuestro cerebro y el ecosistema, señala, es un “sistema complejo”. Sus componentes interactúan de manera no lineal y los resultados de estas interacciones no lineales son intrínsecamente inestables. Sin embargo, el análisis neoclásico ignora estos patrones.

En general, sus modelos son más lineales que no lineales, y la forma en que se conciben y construyen conduce a la estabilidad más que a la inestabilidad.

Para los no economistas, este último tipo de modelado puede parecer desconcertante. Si el énfasis neoclásico en la linealidad y el equilibrio es correcto, ¿de dónde vienen los ciclos económicos y las grandes crisis como la Gran Depresión de la década de 1930 y la crisis financiera mundial de finales de la década de 2000? La respuesta neoclásica es simple: son ‘exógenas’. Vienen de fuera del modelo. En su esquema, el ciclo económico es culpa de los choques tecnológicos; la estanflación es culpa de los sindicatos codiciosos, los jeques petroleros de Oriente Medio y los dioses del clima; y las grandes depresiones se deben a errores de política monetaria y otras distorsiones diversas. Según los neoclásicos, todos estos factores son importantes; pero como son externos a la economía propiamente dicha, son problema de otros, no de ellos.

Y eso es aún más extraño. Si los factores importantes que afectan el cambio económico provienen de fuera del modelo, ¿por qué no internalizarlos? Solo piensa en lo escamoso que se vería si los físicos mantuvieran la flexión del espacio/tiempo, el entrelazamiento, la materia oscura y los agujeros negros exógenos a la física propiamente dicha. Pero los economistas neoclásicos no son físicos. Sí, dicen ser científicos. De hecho, desde su punto de vista, su economía es la ciencia social “más dura” de todas. Sin embargo, a diferencia de los físicos, los neoclásicos tienen otro papel, que es proteger y defender el sistema capitalista, y no hacerlo en absoluto.

La cuestión de si utilizar modelos complejos o lineales es un buen ejemplo. El dogma neoclásico enfatiza la «mano invisible». Una economía de libre mercado, estipula, no necesita instrucciones de Dios o de sus representantes terrenales. Se gobierna a sí mismo, automática y óptimamente. Abandonado a sus propios recursos, conduce a la prosperidad, la estabilidad y la justicia, y este supuesto resultado tiene un propósito. Hace que el capitalismo parezca el mejor de los mundos posibles y ofrece una consigna eficaz contra las formas alternativas de organización social. Está claro que no se puede renunciar. Y dado que el análisis de sistemas complejos muestra que este resultado es prácticamente imposible, sería un suicidio para los neoclásicos respaldarlo y mucho menos adoptarlo.

Impresionado por análisis de sistemas complejos, desarrolló un modelo no lineal similar al de Minsky (y posteriormente nombró su paquete de software en su honor). Usando agregados macroeconómicos muy simples, el modelo muestra cómo una mayor estabilidad económica fomenta la acumulación de deuda privada hasta que el sistema eventualmente se desmorona bajo el peso de la deflación de la deuda. La inestabilidad, demuestra su modelo, es inherente a la naturaleza de sistemas complejos del capitalismo.

El éxito de tales modelos pone a los neoclásicos en un aprieto. Por un lado, haber celebrado el final de profundas crisis mientras se gestaba una gran calamidad frente a sus narices los hacía parecer incompetentes, sino simplemente tontos. Por otro lado, se les sigue prohibiendo políticamente adoptar modelos no lineales como el de Keen, para que estos modelos no muestren que las crisis no provienen del exterior del capitalismo, sino del interior.

Su justificación habitual para rechazar el modelado no lineal es que carecen de «micro-fundamentos» o, en palabras simples, que no se basan en agentes autónomos que maximizan. Pero esta justificación está mal fundada y por las razones más vergonzosas.

La economía ante el cambio climático

El último punto clave de Keen es que la economía neoclásica se abstrae de la naturaleza, y que esta abstracción no solo es teóricamente engañosa sino profundamente peligrosa para el capitalismo, la raza humana y el planeta. La vida de manera más general.

Si la economía sigue creciendo tan rápido como lo hizo durante el siglo pasado, aproximadamente un 2,3 por ciento anual, en unos 1400 años la humanidad necesitará toda la energía emitida por el sol, y en unos 2500 años necesitará la energía generada por el sol. Vías Lácteas enteras, es decir, suponiendo que no nos dejemos de existir mucho antes.

En poco más de 400 años, incluso sin contar el calentamiento global, la energía de desecho de la industria humana elevará la temperatura promedio a 100 grados centígrados, que es cuando el agua hierve, aunque, para entonces, la planta ya se habría vuelto inhabitable.

Los neoclásicos, sin embargo, no lo ven así. Para aquellos de ellos que se ocupan de este tema, el cambio climático no es realmente un problema. Incluso si ocurre, argumentan, su impacto en la economía será insignificante. Según una estimación de consenso citada por Keen, un aumento global de 3 grados centígrados para 2090 reducirá el crecimiento anual del PIB en un minuto, 0,015 por ciento. En otras palabras, la humanidad está segura sin hacer nada al respecto.

El problema con estas predicciones fáciles y recomendaciones de políticas de no hacer nada, dice Keen, es que no tienen fundamento. No solo carecen de sentido, sino que contradicen la visión consensuada de los científicos reales de que el cambio climático hará que gran parte del mundo sea inhabitable, al tiempo que socavará la vegetación y otras formas de vida.

Entonces, ¿de dónde viene esta profunda división entre las «dos culturas»? Para Keen, el culpable original es Milton Friedman, quien convenció a sus compañeros neoclásicos de que, en ciencia, las suposiciones no importan. Puedes asumir lo que quieras. Lo único que importa son sus predicciones. Y así es exactamente como los neoclásicos modelan su mundo.

Y ese no es el final. En sus obras, los neoclásicos ignoran la agitación sociopolítica que comenzará mucho antes de que se sienta el impacto total de estos procesos naturales. Y guardan un silencio total sobre los mercados financieros, cuya anticipación prospectiva de estos cambios podría sacudir al mundo antes de que cualquiera de sus consecuencias materiales y sociales se haga realidad.

Para los neoclásicos, suponer que estas condiciones desaparecen es sensato. Después de todo, su papel principal no es buscar la verdad, sino defender el capitalismo. Y dado que la mayoría de los científicos están convencidos de que el capitalismo calienta la planta, la respuesta neoclásica es que este calentamiento es intrascendente.

Keen ve un rayo de esperanza. En su opinión, las optimistas predicciones climáticas neoclásicas resultarán totalmente erróneas; la gravedad de este fracaso ayudará a exponer los fundamentos fraudulentos del dogma neoclásico; y esta exposición abrirá la puerta a una “nueva economía” donde las suposiciones importan y donde el dinero, la complejidad y la naturaleza se toman en serio. Con suerte, sobreviviremos para verlo suceder.

Más allá de la economía

Keen ofrece reemplazar el dogma neoclásico con una nueva forma de pensar, investigar y comprometerse con la economía. Y si bien estamos de acuerdo en que el neoclasicismo es una religión disfrazada de ciencia, desde nuestro punto de vista, lo que debería reemplazarlo no es un tipo diferente de economía, sino una nueva teoría del capitalismo en términos más generales.

Todas las teorías económicas, incluido el neoclasicismo, se relacionan con entidades y fuerzas no económicas. Todos están de acuerdo, de buena o mala gana, en que la política, la sociología, la antropología, la psicología, las relaciones internacionales y otros aspectos de la sociedad afectan la economía. Pero estos efectos, ya sean de apoyo o de distorsión, se suponen externos a la economía propiamente dicha. Y esta suposición es fundamental. Aunque los efectos de estos llamados factores externos alteran los resultados económicos, dejan intactas las categorías económicas mismas. Y esta bifurcación, argumentamos, es el talón de Aquiles de todas las teorías económicas, ortodoxas y heterodoxas, antiguas y nuevas.

Para Keen, el capitalismo no es un sistema económico, sino un modo de poder conflictivo. Quienes gobiernan este modo de poder (sus capitalistas dominantes, los políticos, los principales académicos, los formadores de opinión y las diversas organizaciones que controlan) hacen todo lo posible por ocultar sus características de poder. Por eso la economía neoclásica, en deuda con sus maestros, nunca puede ser una ciencia. Pero el problema asedia a todas y cada una de las teorías económicas que mantienen el poder fuera de sus categorías básicas.

En realidad, como dice la crítica, The New Economics: A manifiesto no está escrito para interpretar la economía, sino para cambiarla.

Foto de sergio souza

Post relacionados:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.