El fin del superciclo de 40 años: envejecimiento, más inflación y menos desigualdad

La historia económica reciente ha estado dominada por un puñado de tendencias importantes. Entre estas se encuentran el sólido crecimiento económico mundial, la creciente desigualdad económica en la mayoría de los países ricos, las tasas de interés históricamente bajas y la ausencia de inflación. 

En The Great Demographic Reversal, el controvertido libro de Charles Goodhart y Manoj Pradhan, se argumenta que dos de los factores que impulsaron estas tendencias, el aumento masivo en la oferta laboral efectiva mundial y el «exceso de ahorro» global, están a punto de cambiar a la inversa, lo que ralentizará el crecimiento económico, reducirá la desigualdad, causará subir los tipos de interés y desencadenar la inflación. Fácilmente podemos vivir con un crecimiento más lento y una disminución de la desigualdad será bien recibida en la mayoría de los sectores, pero el torbellino de inflación junto con tasas de interés más altas puede ser increíblemente destructivo debido al inmenso endeudamiento de los gobiernos de todo el mundo (ver Superar crisis de gran endeudamiento según Ray Dalio).

The Great Demographic Reversal fue publicado en agosto de 2020, la posdata del libro afirmaba una inflación inducida por la pandemia del 5-10% y un aumento en los salarios de los trabajadores. Goodhart y Pradhan también predijeron correctamente que los principales economistas tardarían en reconocer la gravedad de la situación (recordemos las vergonzosas declaraciones de «inflación transitoria»).

Todavía nos dicen que la inflación actual se debe a factores temporales, como cuellos de botella en la cadena de suministro. Según Goodhart y Pradhan, los factores que llevaron a la deflación a largo plazo fueron eventos puntuales: el auge de China y Europa del Este, el ingreso de las mujeres a la fuerza laboral y la inundación del mercado laboral por parte de los boomers, todos ocurrieron simultáneamente, creando un shock masivo en la oferta de mano de obra y salarios deprimentes en las economías avanzadas.

Predicciones de final del superciclo de 40 años

Algunas de las predicciones más interesantes son:

  1. La inflación y las tasas de interés aumentarán: según algunas medidas, las tasas de interés se encuentran en su punto más bajo en 500 años, en parte debido a las fuerzas demográficas y el «exceso» global de ahorros personales en países como China. Estos factores ahora se están revirtiendo, y el próximo (enorme) gasto en salud y pensiones para los ancianos agravará aún más la inflación.
  2. Los trabajadores recuperarán el poder: ya estamos viendo cómo los esfuerzos de sindicalización se derrumban a través de la resistencia de los gerentes en Amazon y Starbucks, dos empresas que derrotaron fácilmente los esfuerzos de organización sindical anteriores durante muchos años.
  3. Las empresas aumentarán la inversión: en parte como resultado de la mano de obra barata, los gastos de capital se han quedado atrás. Goodhart y Pradhan predicen que las empresas aumentarán la inversión en herramientas de productividad en respuesta al aumento de los costos laborales.
  4. La demanda de vivienda sigue siendo sólida: en 2018, numerosos estudios predijeron una gran disminución en los precios de las viviendas debido a la jubilación de los Boomers y la demanda insuficiente de las generaciones más jóvenes. Goodhart y Pradhan rechazan este punto de vista, citando evidencia de que los ancianos prefieren permanecer en sus hogares (algunos estudios muestran que el estrés emocional de mudarse es similar al divorcio).

Hacia dónde vamos

Si la tesis de The Great Demographic Reversal resulta ser correcta, los responsables políticos y los inversores, como de costumbre, serán sorprendidos. Muchos de ellos han crecido en un mundo donde la baja inflación y las bajas tasas de interés eran lo habitual.

Si bien es probable que la inflación baje de los niveles del 8 % o del 10 %, ¿qué pasa si se mantiene elevada en el 4 % o el 5 % y las tasas de interés se duplican a partir de aquí? Para pensar.

¿Que traerá el futuro? El enorme aumento de la oferta laboral mundial es cosa del pasado. La población en edad de trabajar de China ya se está reduciendo y su reserva de trabajadores rurales “excedentes” se ha reducido enormemente. 

Los baby boomers ahora tienen canas, pero ellos y sus hijos han dejado un rastro de bebés a su paso. La tasa global de fecundidad ha caído a 2,3 hijos nacidos por mujer, no muy por encima de la tasa de reemplazo de 2,1. Sospecho que Goodhart y Pradhan son demasiado optimistas al proyectar que la TGF en los países ricos se estabilizará alrededor de 1,6 y que la TGF global se mantendrá cómodamente por encima de la tasa de reemplazo durante las próximas dos décadas. Creo que estas tasas caerán notablemente por debajo de lo que predicen la mayoría de los demógrafos. Lamentablemente, en todo el mundo, muchas personas en edad fértil simplemente no consideran que tener hijos sea una opción deseable (La natalidad caerá aún más en los próximos diez años).

Los jubilados demandarán bienes y servicios

De cualquier manera, los jubilados demandarán bienes y servicios, pagados con sus ahorros, pensiones públicas y atención médica proporcionada por el estado, pero la fuerza laboral para producirlos no se mantendrá al día y la tecnología no avanzará lo suficientemente rápido, por lo que los precios subirán, junto con los salarios reales de muchos trabajadores, argumentan Goodhart y Pradhan. Explican que las edades de jubilación se han incrementado en muchas economías avanzadas, pero esto no hará mella en la tendencia general, y argumentan que ni India ni África pueden repetir el impacto económico global que China ha tenido en las últimas décadas.

La dependencia, la demencia y la próxima crisis de los cuidados

En su capítulo más pesimista argumentan que a medida que aumenta la esperanza de vida, una proporción cada vez mayor de la población que envejece quedará incapacitada por la demencia y otras causas de dependencia. Necesitarán un apoyo personal que las nuevas tecnologías, como los robots, no pueden proporcionar. El cuidado de los ancianos requiere mucha mano de obra y no se puede deslocalizar, aunque Goodhart y Pradhan sugieren que las economías avanzadas podrían apuntar a los inmigrantes que trabajan en este sector.

Gobiernos miopes

Estas tendencias (tasas de fertilidad bajas, tasas de jubilación altas y la probable reducción de las tasas de ahorro) se basan en decisiones de personas que presumiblemente conocen su propio interés y pueden sopesar sus propios costos y beneficios, haciendo ajustes cuando sea necesario. Entonces, ¿cuál es la preocupación? El mayor problema, como ven Goodhart y Pradhan, es que los gobiernos han tomado decisiones miopes que no se adaptarán fácilmente a estos cambios. Estas fuerzas demográficas han producido las tasas de interés reales más bajas de la historia, con una gran población mundial en edad laboral que ahorra para la vejez y tasas de ahorro chinas en niveles sin precedentes, ya que sus ciudadanos no tienen pensiones públicas y no tienen hijos que los mantengan en su vejez. Sin embargo, a medida que más personas se jubilan, las tasas de ahorro caerán y las tasas de interés reales subirán. Además, un mercado laboral ajustado provocará inflación, lo que hará que las tasas de interés nominales suban incluso más rápido que las tasas de interés reales.

La trampa de la deuda

Los gobiernos de todo el mundo han utilizado las tasas de interés históricamente bajas como excusa para pedir prestado, pero tan pronto como las tasas de interés comiencen a subir, los pagos del servicio de la deuda se dispararán. Goodhart y Pradhan caracterizan esto como una «trampa de la deuda». Una vez que aumenten las tasas de interés de equilibrio, los bancos centrales se verán presionados para mantenerlas bajas mediante la expansión del crédito, pero esto provocará inflación, lo que aumentará aún más las tasas de interés: un círculo vicioso. No hay una salida fácil de la trampa. Una vez que aumenten los pagos del servicio de la deuda y el ciclo inflacionario se haga evidente, los gobiernos se verán obligados a aumentar los impuestos, lo que generalmente no es una receta para el crecimiento. 

Goodhart y Pradhan sugieren que entre los impuestos más aceptables se encuentran los impuestos sobre la tierra y las emisiones de carbono…

Contracorriente, pero ¿y si aciertan?

Queda por ver si sus puntos de vista se mantienen o no a largo plazo. De entrada, The Great Demographic Reversal, escrito en 2019 y publicado en abril de 2020, cierra advirtiendo que la reacción a la COVID-19 ha acelerado las tendencias más preocupantes —especialmente la trampa de la deuda pública y el regreso de la inflación— pronosticando un “aumento de la inflación, muy probablemente más del 5%, o incluso del orden del 10% en 2021

Su punto más fundamental es que los principales cambios demográficos (el envejecimiento global y las bajas tasas de fertilidad) reducirán las tasas de ahorro y aumentarán las tasas de interés. Cuanto más sentido tenga esto para ti, más pesimismo acerca de las implicaciones del endeudamiento masivo del gobierno, más inflación e impuestos más altos.

Foto de Andrea Piacquadio

Post relacionados:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.