Rocket Lab es referencia de la New Space Economy

La economía espacial global está valorada actualmente en alrededor de 350.000 millones de dólares y se estima que alcanzará el billón de dólares o más para 2040. Los conocedores dicen que la “revolución del espacio comercial apenas está comenzando” y los inversores se están dando cuenta.

Nuevos actores

La industria espacial original era centralizada, nacional y aspiracional; se limitaba esencialmente a programas estatales y asociaciones público-privadas. La nueva economía espacial es descentralizada, emprendedora y accesible; está cada vez más diversificado e incluye actores de todas las industrias Esta industria se está transformando de manera acelerada con la visibilización reciente de nuevos actores. Entre estos destaca Rocket Lab, nombrada como una las Space companies más innovadoras de 2021 por FastCompany.

Pero ¿qué es Rocket Lab? Se trata de una empresa espacial integral (end-to-end space company) que ofrece servicios de lanzamiento fiables, naves espaciales, componentes de satélites y gestión en órbita.

Rocket Lab es una Mini-SpaceX?

En algunos foros se la denomina la Mini-SpaceX. Creo que las diferencias son notables. Una de las grandes apuestas de SpaceX es Starlink, su propia constelación de satélites para dar acceso de banda ancha a toda la Tierra. Como afirma Peter Beck, fundador y CEO de Rocket LabEl negocio de Internet es una gran apuesta de SpaceX. SpaceX ha introducido todos los chips en la banda ancha de Internet … esa es una buena aplicación«, dice Beck. El enfoque de Rocket Lab «nunca será empujar todas las fichas«. Quiere adoptar un enfoque de cartera. Esa es una diferencia clave entre las dos empresas. Internet es una gran aplicación, pero Beck dice que parece que cada semana se anuncia una nueva constelación de satélites de banda ancha. Será un mercado competitivo.

Rocket Lab es una empresa aeroespacial centrada en el desarrollo de sistemas de control y lanzamiento de cohetes para las industrias espacial y de defensa. La empresa ofrece servicios de lanzamiento, componentes para satélites y otras naves espaciales, y soluciones de gestión en órbita; y diseña, fabrica y vende vehículos de lanzamiento de electrones y neutrones, además de ofrecer la plataforma Photon para soluciones de naves espaciales. Atiende a clientes de los sectores comercial, civil, de defensa y académico.

Rocket Lab tiene largo recorrido

Aunque la mayoría estaría de acuerdo en que SpaceX es el líder de la industria espacial en el futuro inmediato, hay docenas de otras empresas espaciales que se están financiando y construyendo para ser relevantes en esta industria de rápido crecimiento. SpaceX ha estado cotizando en los mercados privados a través de Vehículos de Propósito Especial (SPAC) y tiene una valoración que se acerca a los 100.000 millones de dólares. Además, los inversores privados aceptan comisiones exorbitantes en estos SPAC. Por lo tanto, se cree que, si SpaceX cotizara en bolsa, se valoraría con una capitalización de mercado mucho mayor que 100.000 millones de dólares.

Look Ma, No Hands. BlackSky Global-4 deployment. Fuente: Rocket Lab

Diversas expertos de la industria aeroespacial ven a Rocket Lab como un claro segundo lugar después de SpaceX para el resto de esta década, para cualquier negocio relacionado con la órbita terrestre baja (LEO) y más allá. Las otras empresas espaciales actuales, con valoraciones de miles de millones de dólares, no están probadas y aún no han enviado casi nada a la órbita terrestre baja. En cambio, Rocket Lab es el segundo cohete más lanzado, con 21 lanzamientos hasta la fecha y más de 107 satélites puestos en órbita (5/12/2021).

Rocket Lab crece con adquisiciones

Rocket Lab también se está integrando verticalmente para convertirse en una solución más completa: diseñando y construyendo satélites como vehículos de lanzamiento, junto con los controles para operar los satélites para sus clientes.

En los dos ultimos años ha comprado tres cuatro compañías:

Importantes ventajas de costes

La estrategia de integración vertical de Rocket Lab ha demostrado ser una ventaja entre los competidores del sector, ya que aproximadamente el 90% de los componentes de sus cohetes son de producción propia. Además, la adquisición por parte de Rocket Lab de su propia plataforma de lanzamiento en Nueva Zelanda les proporciona una ventaja única al ofrecer una frecuencia de lanzamiento inigualable, hasta 120 lanzamientos al año, debido a la escasa interferencia del tráfico aéreo. La propiedad de su plataforma de lanzamiento también proporciona estabilidad en los costes y rápidos plazos de entrega para sus lanzamientos. Entre sus tres plataformas de lanzamiento, son capaces de realizar 132 lanzamientos al año, lo que supone más que todas las plataformas estadounidenses juntas.

En comparación con sus competidores, como Firefly, Relativity, Astra, etc., Rocket Lab tiene el único cohete pequeño de clase orbital reutilizable (Electron), lo que permite una mayor frecuencia de lanzamiento sin ampliar la producción y reduce los costes de lanzamiento. Esto es extremadamente importante para la rentabilidad, teniendo en cuenta que la primera etapa representa la mayor parte del coste del vehículo. Esto ha sido reiterado con frecuencia por Elon Musk, al afirmar que la única manera de tener éxito en la industria de los cohetes a largo plazo es mediante la reutilización rápida.

Rocket Lab tiene gran potencial de crecimiento

Como se señala en la declaración de objetivos de Rocket Lab, los expertos creen que hay espacio para importantes oportunidades de crecimiento dentro de varios segmentos de negocio de una industria espacial en rápido crecimiento. Se ha previsto que la industria espacial en su conjunto crezca hasta alcanzar un TAM de 1,4 billones de dólares en 2030. Rocket Lab estima superar los 1.000 millones de dólares de ingresos anuales para el año 2026, y seguir creciendo hasta superar los 1.500 millones de dólares al año siguiente. Creen que esto es alcanzable si tenemos en cuenta que sus reservas actuales para 2021 representan el 90% de sus ingresos previstos y que se beneficiarán en gran medida de sus clientes actuales y de la naturaleza repetitiva de su modelo de negocio.

La gran apuesta por Neutron

Rocket Lab está desarrollando un vehículo de clase media llamado Neutron, cuyo primer lanzamiento está previsto para el año 2024. Neutron será el primero de su clase en la categoría de elevación media y tendrá una ventaja única con respecto al Falcon 9 de SpaceX, que pertenece a la categoría de vehículos de gran elevación. Neutron proporcionará a Rocket Lab una posición única para aprovechar el segmento de mercado de elevación media, ya que otros no tendrán la capacidad de carga útil o no podrán ofrecer precios competitivos debido al tamaño de su cohete. Por ejemplo, los satélites de una constelación necesitan ser lanzados en lotes a diferentes planos orbitales y los cohetes de gran tamaño simplemente no son razonables para este caso de uso. Rocket Lab ha realizado un análisis de las grandes constelaciones y ha llegado a la conclusión de que un cohete de 8 toneladas proporciona la capacidad de elevación ideal.

Esta semana Peter Beck, fundador y CEO de Rocket Lab hacia un update, largamente esperado, del desarrollo del cohete Neutron. Un cohete reutilizable que se espera que compita en el segmento de lanzamientos de cargas medias-altas donde ahora reina en solitario el Falcon 9 de Space X.

Sobre la base de la experiencia probada de Rocket Lab en el desarrollo del vehículo de lanzamiento Electron, el vehículo de lanzamiento Neutron de clase de carga útil avanzada de 8 toneladas está diseñado para transformar el acceso espacial al brindar servicios de lanzamiento confiables y rentables para megaconstelaciones de satélites, misiones en el espacio profundo y vuelos espaciales humanos.

Liderazgo sólido de Peter Beck

Mientras SpaceX tiene a Elon Musk, Rocket Lab tiene a Peter Beck. Lo he estudiado a fondo y, desde la distancia y con casi nulo conocimiento de la industria aeroespacial, lo encuentro extremadamente competente y con una visión clara de la empresa. Algunos detalles ilustrativos:

  • Se empeñó en conseguir la aprobación del gobierno como empresa estadounidense para realizar lanzamientos de cohetes desde sus instalaciones en Nueva Zelanda.
  • Ha conducido a la empresa a varios otros avances de la industria, como el primer motor de cohete impreso en 3D y el primer vehículo de lanzamiento totalmente compuesto de carbono.
  • Su estilo de liderazgo está lejos de los modos mesiánicos de otros. Parece un tipo normal, capaz de reírse de sí mismo (la anécdota de comerse la gorra ante las cámaras) o ser abierto pero responsable en sus respuestas vía twitter.

Mi convicción en Peter Beck como fundador visionario sigue creciendo. Creo que su competencia es fundamental para el éxito a largo plazo de Rocket Lab. Además, se ha sabido rodear de un equipo altamente competente con experiencia previa en SpaceX, la NASA e Intel, entre otros.

Inversores que apuestan a largo plazo

Good Soil ha desarrollado un modelo financiero y creen firmemente que Rocket Lab está infravalorada dada su posición única en una industria de rápido crecimiento. Good Soil ha desarrollado este modelo de valoración basado en las proyecciones de ingresos de Rocket Lab hasta el año 2027.  Han aplicado lo que consideran un múltiplo realista de Precio a Ventas y una tasa de descuento de acciones, llegando a su precio objetivo de 30 dólares. Otra fuerte señal del compromiso de los inversores fue la tasa de reembolso del SPAC, anormalmente baja, del 3%, lo que sugiere que los inversores están muy interesados en la historia de Rocket Lab, dado que la tasa media de reembolso del tercer trimestre de 2021 se estima en ~70%.

Desde su salida oficial a Nasdaq con el ticker RKLB de Rocket Lab, ésta ha crecido hasta convertirse en una de las mayores posiciones de la cartera algunos grandes fondos.

Rocket Lab es una apuesta personal

Como ya comenté en su momento, me interesa la New Space Economy. No sé si como dicen será la Wall Street’s next trillion-dollar industry, pero sí un sector de crecimiento a largo plazo. Sigo Rocket Lab desde hace tiempo, me han convencido sus fortalezas, incluido el tipo de liderazgo. Ahora mismo es mi única mini-inversión en este sector. Mi neófita opinión (no es en absoluto un recomendación de inversión) es que Rocket Lab es la mejor empresa que cotiza en bolsa para exponerse a una industria espacial de rápido crecimiento.

Post relacionados:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.