The Economic Singularity: el efecto de la IA sobre el capitalismo por Calum Chace

Para tratar de poner más contexto a la Inteligencia Artificial, uno de los grandes hypes de la actualidad (con permiso del metaverso). Hay que tratar de descifrar su largo recorrido, empezando con lecturas fundamentales como La Singularidad está cerca (2005) de Ray Kurzweil ya referenciada desde aquí. Otro de los texto “clásicos” es The Economic Singularity: Artificial intelligence and the death of capitalism de Calum Chace.

Durante décadas, los seres humanos han estado preocupados de que las máquinas se apoderen del mundo, y estas preocupaciones no son en modo alguno infundadas. Hoy en día, es completamente imaginable que se puedan desarrollar robots con todo tipo de rasgos humanos, capaces de mostrar empatía, cognición del habla y un alto nivel de inteligencia.

Si los robots son compatibles, esto podría ser muy práctico, como para las muchas personas solteras en el mundo que necesitan un compañero estable y confiable para vivir. Pero los robots también podrían decidir hacerse cargo y convertir a los humanos en esclavos.

Dejando de lado la ciencia ficción, la tecnología y las máquinas hasta ahora no han causado estragos en la Tierra; por el contrario, la mecanización ha significado que los seres humanos tengan que trabajar cada vez menos, dejándolos ser creativos, productivos o simplemente holgazanes. Esta tendencia continuará a medida que avance la tecnología, así que consideremos los aspectos positivos y negativos que nos depara este aumento de la IA.

Principales ideas de The Economic Singularity

  • La Revolución Industrial sentó las bases para la Revolución de la Información.
  • La historia muestra que las máquinas aumentan la riqueza de las naciones y no amenazan el empleo humano.
  • Dado que las máquinas están aprendiendo a tomar decisiones cognitivas, los trabajos de la industria de servicios ahora están en riesgo.
  • En un futuro cercano, las máquinas y los robots inteligentes dejarán obsoletos muchos trabajos de servicio.
  • La tecnología conducirá a la contracción económica y puede ampliar la brecha entre las clases sociales.
  • La renta básica universal podría ser la solución, aunque el desempleo también tendrá consecuencias psicológicas.

La Revolución Industrial sentó las bases para la Revolución de la Información.

Cuando las máquinas y las fábricas comenzaron a aparecer en la Inglaterra victoriana del siglo XIX, muchas personas criticaron este nuevo desarrollo. Charles Dickens, en particular, estaba preocupado por el efecto que tendría la maquinaria en los trabajadores de la clase trabajadora de Inglaterra y expresó estas preocupaciones en sus libros.

Incluso entonces, la gente estaba preocupada por perder sus trabajos debido a la nueva tecnología. Pero a medida que la producción en masa se hizo cargo durante la Revolución Industrial, no se detuvo el progreso realizado.

En realidad, no fueron las máquinas las que provocaron este cambio sino las máquinas de vapor que las impulsaban.

La gente ya estaba familiarizada con las máquinas impulsadas por el viento y el agua, ya que existían desde la época medieval. Lo que realmente impulsó la Revolución Industrial fue el hecho de que las nuevas máquinas a lo largo de las líneas de ensamblaje estaban aprovechando el poder de la máquina de vapor de Thomas Newcomen.

Inventada en 1712, la máquina de vapor aceleró el inicio de la era industrial y era mucho más poderosa que cualquiera de los artilugios impulsados por agua o aire que la precedieron.

Con las máquinas asumiendo una gran parte del trabajo, un porcentaje significativo de la población ahora podría concentrarse en otras cosas, y fue este tiempo extra lo que conduciría a la Revolución de la Información.

Con el paso del tiempo, las máquinas se volvieron cada vez más eficientes y se necesitaba menos trabajo manual en la línea de montaje. Como resultado, los trabajadores dirigieron su atención a la industria de servicios.

Antes de 1940, solo la mitad del producto interno bruto (PIB) de Estados Unidos provenía de la industria de servicios, pero para 1950, esta industria empleaba a más de la mitad de la fuerza laboral del país.

Este cambio, de la industria y la agricultura al servicio, marcó el comienzo de la Revolución de la Información, una era que se centraría en producir conocimiento e información en lugar de materias primas.

Dado que la revolución de la información aún está en curso, no podemos estar seguros de sus consecuencias generales; de hecho, sigue siendo difícil especular sobre cómo será nuestra fuerza laboral en el futuro.

Pero antes de mirar hacia adelante, primero echemos un vistazo más de cerca a cómo llegamos a donde estamos hoy.

La historia muestra que las máquinas aumentan la riqueza de las naciones y no amenazan el empleo humano.

¿Conoces el término ludita? Podrías serlo si prefieres vivir una vida libre de tecnología. Pero, ¿conoces el origen del nombre?

Según cuenta la historia, en 1779, un trabajador textil llamado Ned Ludd se rebeló después de ser azotado por su empleador. Para Ned, fue la gota que colmó el vaso y, en señal de protesta, destrozó su nueva máquina de tejer mecánica.

La historia permaneció en la imaginación del público, y cuando los trabajadores textiles en la Inglaterra del siglo XIX enfrentaron una mayor mecanización de su profesión, se unieron para protestar por la amenaza a su sustento, llamándose luditas. Y al igual que la historia de Ned Ludd, los trabajadores rompieron las nuevas máquinas de tejer en desafío.

Pero, ¿realmente la tecnología tiene la culpa? Cuando observamos la evidencia, podemos ver que la maquinaria generalmente aumenta la riqueza de una nación mientras el mercado laboral resistente se adapta.

Dado que las máquinas no necesitan dormir y no requieren salarios ni beneficios, hacen que la producción sea más barata y rápida. Y con la fabricación de más productos, se puede satisfacer una mayor demanda, lo que se traduce en más riqueza y más puestos de trabajo a largo plazo.

Por lo tanto, es miope suponer que la automatización conduce automáticamente al desempleo. Después de todo, no hay una cantidad fija de puestos de trabajo o trabajo que hacer.

Hasta ahora, la regla general ha sido que cuando las sociedades y las empresas innovan y se vuelven más prósperas, se crean nuevos puestos de trabajo.

Hoy en día, se utilizan más máquinas que nunca. Y al mismo tiempo, los humanos estamos trabajando tanto como siempre, porque las máquinas nos permiten ser más productivos y realizar tareas nuevas y emocionantes.

En 2015, la firma de consultoría financiera, Deloitte, estudió las tendencias de empleo que se remontan a 1871 y descubrió que, de hecho, las máquinas han generado más puestos de trabajo, principalmente debido a la automatización de la industria agrícola y las profesiones relacionadas con la lavandería.

Los trabajadores de estos sectores quedaron repentinamente libres para ocupar los puestos de trabajo de la industria de servicios en expansión, incluidos maestros y enfermeras. Entre 1992 y 2014, la cantidad de trabajos de enseñanza y enfermería en los Estados Unidos aumentó en un seis y un nueve por ciento, respectivamente.

Dado que las máquinas están aprendiendo a tomar decisiones cognitivas, los trabajos de la industria de servicios ahora están en riesgo.

Hasta ahora, las máquinas han hecho más bien que mal en el mercado laboral, por lo que podría pensar que mejorar las máquinas a través de la inteligencia artificial (IA) mejoraría aún más las cosas, ¿verdad? No tan rapido.

A medida que las máquinas se vuelven cada vez más inteligentes, en gran parte gracias a los desarrollos de IA como el aprendizaje profundo, significa que eventualmente podrán reemplazar los mismos trabajos en el sector de servicios en los que confiamos.

El aprendizaje profundo es un proceso en el que una máquina recibe diferentes conjuntos de datos y utiliza algoritmos para hacer predicciones y sacar conclusiones futuras basadas en los resultados de esas predicciones. Entonces, en cierto sentido, la máquina está aprendiendo. Y cuantos más datos recibe la máquina, más comparaciones puede hacer y más inteligente se vuelve.

Así es como las máquinas están aprendiendo a perfeccionar una variedad de habilidades humanas como el reconocimiento de voz e imágenes.

En 2012, el informático y psicólogo cognitivo Geoff Hinton llevó a un equipo a la victoria en un concurso de reconocimiento de imágenes de IA. A través del aprendizaje profundo, su computadora reconoció la mayoría de las imágenes, incluidas nubes, gatos y perros.

Este es el tipo de conocimiento que permitirá a las máquinas tomar decisiones informadas y realizar tareas humanas, convirtiéndolas en trabajadores mucho más baratos y eficientes que los humanos. Y algunos trabajos en el sector de servicios ya corren el riesgo de automatizarse.

El programa de software, Quill, está automatizando algunos de los trabajos más básicos en el sector del periodismo al escribir artículos de Associated Press sobre deportes y noticias financieras.

Desarrollado en 2010 por Narrative Science, Quill puede analizar datos y seleccionar los detalles más relevantes para un artículo. Luego puede generar rápidamente una estructura para el artículo y usar su software de generación de lenguaje para componer las oraciones necesarias.

Esto nos muestra que incluso los trabajos complejos que requieren análisis cognitivo pueden ser realizados parcial o totalmente por máquinas. Y una vez que una empresa comience a usarlos, otras empresas se verán obligadas a seguir su ejemplo o se quedarán atrás de la competencia.

En un futuro cercano, las máquinas y los robots inteligentes dejarán obsoletos muchos trabajos de servicio.

Una vez que una nueva tecnología está fácilmente disponible, inevitablemente se produce un cambio rápido. Piense en lo rápido que la gente cambió a las cámaras digitales, o cómo las máquinas de escribir quedaron obsoletas prácticamente de la noche a la mañana.

Con los avances constantes que se realizan en la IA, tenemos la garantía de que veremos cambios más rápidos en el futuro cercano, como la proliferación de automóviles autónomos.

Una competencia reconocida para autos sin conductor en los Estados Unidos es el DARPA Grand Challenge, y en 2004, el ganador fue Sandstorm, un Humvee convertido que solo recorrió siete millas antes de quedar atrapado en una roca.

Pero muchas cosas han cambiado desde entonces: los autos sin conductor que Google diseñó para Lexus y Chrysler ya han recorrido más de un millón de millas en las carreteras de California, y aún no ha habido un revés significativo.

Los expertos predicen que los vehículos autónomos tomarán las vías públicas para el año 2041.

Esto significa que las pruebas de manejo quedarán obsoletas, al igual que la mayoría de los trabajos de chofer y de conducción comercial. Con menos accidentes en la carretera, habrá una demanda drásticamente reducida de mecánicos y casi ninguna necesidad de seguro de automóvil.

Entonces, ¿cuándo puede esperar obtener su primer automóvil autónomo? Chris Urmson, jefe del proyecto de conducción automatizada de Google, predice que el público en general debería tener la opción de conducir con las manos libres para 2020.

Otra industria que es especialmente vulnerable a la automatización es el sector de la salud.

De hecho, el primer robot cuidador ya se está utilizando en Japón. Tanto el robot como su empresa matriz se llaman PARO, y el robot en sí parece una foca pequeña, con pelaje y ojos grandes.

La terapia con animales se ha vuelto bastante popular recientemente, ya que los pacientes expuestos a criaturas de peluche obtienen el ánimo que tanto necesitan para reducir el estrés y disminuir la presión arterial. Y PARO permite que más pacientes experimenten estos beneficios al llegar a aquellos que no tienen acceso a un animal real.

El autor cree que para 2041, todos tendremos acceso a dispositivos que monitorearán constantemente nuestras estadísticas vitales. Como resultado, veremos una disminución dramática en la demanda de médicos y enfermeras, ya que sus funciones básicas se automatizarán.

La tecnología conducirá a la contracción económica y puede ampliar la brecha entre las clases sociales.

Habrá una serie de desafíos que enfrentará nuestra sociedad en el futuro, uno de los cuales será el impacto económico que acompañará a un aumento en el desempleo.

Cuando un gran número de personas de repente se quede sin empleo, habrá un período posterior de contracción económica que podría paralizar la sociedad.

Cuando pongamos en uso la tecnología de IA, la productividad aumentará y los precios de los bienes y servicios bajarán para que la gente siga comprando.

Pero el efecto positivo inicial de estos cambios eventualmente se estabilizará y será reemplazado por una contracción económica causada por tantas personas desempleadas.

Hemos visto que esto sucede en Grecia, donde el 46,5 por ciento de los jóvenes del país están desempleados.

Si bien los miembros de la familia pueden proporcionar una red de seguridad temporal para los parientes en situaciones como la de Grecia, no hay precedentes del desempleo en expansión que ocurrirá en el futuro. Abarcará todas las edades, clases y grupos demográficos, por lo que no hay una red de seguridad lo suficientemente grande como para evitar que la economía se deteriore bajo tal estrés.

Otro problema es la disparidad entre clases, lo que podría llevar a que algunas personas no puedan pagar el acceso a ciertas tecnologías y se queden atrás.

Si bien la tecnología cambia rápidamente, aún queda mucho tiempo antes de que los nuevos productos sean asequibles para el público en general.

Entonces, digamos que surgen implantes que permiten a las personas ricas mejorar sus cuerpos y mentes mucho más de lo que es posible hoy en día. Esto podría hacer que la división social sea aún peor de lo que es hoy al hacer que las vidas de los ricos sean tan drásticamente diferentes que su acceso a la tecnología los convierta en seres «superiores».

Tendremos que trabajar juntos si vamos a superar los desafíos futuros, y en el último parpadeo veremos cómo podemos perseverar.

La renta básica universal podría ser la solución, aunque el desempleo también tendrá consecuencias psicológicas.

¿Cómo te sentirías si ganaras dinero y no tuvieras que trabajar? Puede sonar como un sueño, pero pronto podría ser una realidad para muchos de nosotros.

Este concepto se conoce como ingreso básico universal y será una necesidad en un futuro donde la mayoría de los trabajos puedan automatizarse.

Después de todo, seguiremos necesitando ingresos, incluso cuando la IA sofisticada se encargue de las tareas que mantienen los servicios en funcionamiento.

Una renta básica universal permite distribuir una cantidad fija a todos los ciudadanos, ya sea de forma incondicional o a través de lo que se conoce como impuesto sobre la renta negativo, un método que funciona proporcionando una determinada cantidad de dinero para ayudarte a alcanzar una cifra determinada.

Este modelo de asistencia social de ingresos básicos ya ha sido probado en algunas áreas, y el mayor experimento tuvo lugar durante la década de 1970, en la ciudad canadiense de Dauphin.

El gobierno canadiense determinó que cada familia recibiría una cantidad mínima de dinero cada año, sin condiciones. Ajustado por inflación, decidieron que esta cantidad sería de $16,000 canadienses. Entonces, si el ingreso normal de una familia cayera por debajo de esa cantidad, el gobierno cubriría la diferencia.

Entre 1974 y 1976, 10.000 ciudadanos se beneficiaron del programa y, a pesar de las preocupaciones de que conduciría al desempleo voluntario, solo las madres con recién nacidos y adolescentes dejaron de trabajar por completo.

La renta básica universal debería permitir más actividades artísticas, pero también podría conducir a la depresión.

Un trabajo es lo que da sentido a la vida de muchas personas, y podemos predecir con seguridad que alrededor del diez por ciento de la población sufrirá psicológicamente por estar desempleado. Se hundirán en una depresión o escaparán al mundo del entretenimiento de realidad virtual.

Pero la mayoría de la población encontrará esfuerzos saludables para alegrar sus vidas, como escribir, practicar deportes o descubrir otras actividades creativas y artísticas.

Si vamos a hacer que esto suceda, necesitaremos estar preparados, con estrategias y estructuras implementadas para permitir una transición económica sin problemas y evitar algunos de los mayores peligros que seguramente enfrentaremos.

Conclusión

A diferencia de los cambios anteriores en la sociedad, la revolución de la información terminará teniendo un gran impacto en el empleo, haciendo que muchos de los trabajos que realizamos hoy en día sean en gran medida innecesarios. Para evitar una gran catástrofe, debemos planificar con anticipación esta inevitabilidad y encontrar una manera de organizar una sociedad exitosa que continúe funcionando en ausencia de trabajo como la conocemos hoy.

Imagen de DrSJS en Pixabay

Post relacionados:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.