El elefante en el cerebro o el egoísmo humano

Para entender el comportamiento humano hay que entender su naturaleza, sesgos y contextos morales con los que funcionamos. Uno de los aspecto que más influencian nuestro comportamiento es el egoismo.

Para introducirnos en esta tema es recomendable la lectura de The Elephant in the Brain: Hidden Motives in Everyday Life. Sus autores son Kevin Simler, que trabajó como ingeniero y diseñador de productos para Palantir Technologies (sí, la polémica empresa de software de vigilancia). Y Robin Hanson, que es profesor asociado de economía en la Universidad George Mason e investigador asociado en el Institute for the Future of Humanity de la University de Oxford..

Ambos presentan este entretenido estudio sobre cómo las personas actúan y expresan sus motivos ocultos. Como el llamado elefante en la habitación del que nadie habla, aunque es obvio, el “elefante en el cerebro” es el egoísmo humano. El cerebro evolucionó no solo para permitir que las personas se engañen entre sí, sino para permitir que las personas se engañen incluso a sí mismas. 

Contrariamente a la intuición, cuanto menos sepamos acerca de nuestros propios motivos ocultos, mejor podrás convencer a los demás de tu buena voluntad. Los autores investigan las incómodas verdades que motivan actividades altruistas, como votar y dar caridad. Evitando el cinismo absoluto, sugieren que los motivos egoístas traen un beneficio: la cooperación en nombre del bienestar social. Recomendado para interesados ​​en las ciencias del comportamiento o la evolución y a aquellos que buscan la autocomprensión.

Principales ideas de El elefante en el cerebro o el egoísmo humano

  • El comportamiento humano casi nunca es lo que parece.
  • Como el llamado elefante en la habitación del que nadie habla, el «elefante en el cerebro» es el egoísmo humano. 
  • Los seres humanos son más eficaces para engañar a los demás acerca de sus verdaderas intenciones después de que se engañan a sí mismos acerca de sus verdaderas intenciones.
  • Puedes obtener ventajas sociales si sabes cómo hacer trampa y cómo detectar a los tramposos.
  • El cerebro es experto en el autoengaño a través de su «secretaria de prensa», el módulo que manipula la realidad para favorecer el interés personal.
  • Las señales no verbales son lo suficientemente ambiguas como para revelar y disfrazar motivos ocultos.
  • Las instituciones sociales afirman actuar en el mejor interés de la sociedad, pero tienen agendas ocultas que sirven a motivos egoístas.
  • La educación “certifica” a los ciudadanos como buenos empleados.
  • Contrariamente a la intuición, cuanto menos sepas acerca de tus propios motivos ocultos, mejor podrás convencer a los demás de tu buena voluntad.
  • La búsqueda de un «interés propio ilustrado» asegura que las personas cooperarán para mejorar la sociedad.

Por qué la gente oculta sus motivos

Los humanos no son muy diferentes de sus parientes primates. La gente siempre compite por un lugar en la jerarquía de dominancia. Persiguen sus propios intereses en casi todas las interacciones sociales. Aunque admitir con franqueza sus motivos egoístas no es socialmente aceptable, el comportamiento humano casi nunca es lo que parece. Y la gente juzga constantemente las acciones y los motivos de los demás. Como el llamado elefante en la habitación del que nadie habla, el «elefante en el cerebro» es el egoísmo humano. Las personas disfrazan sus motivos para parecer menos egoístas de lo que realmente son. También se ocultan estos motivos. El cerebro humano evolucionó para engañarse a sí mismo por una razón estratégica: cuanto mejor te ocultes tus motivos, con más éxito podrás ocultarlos a los demás. Pero, con una mejor conciencia y perspicacia, puede confrontar lo que realmente lo motiva de manera más honesta.

Competencia y Evolución

Los humanos pueden haber desarrollado cerebros grandes porque deben cooperar para sobrevivir. La razón menos saludable es navegar por “desafíos sociales”: alianzas, conflictos intergrupales, trampas, mentiras y competencia por parejas. Los cerebros humanos se desarrollaron rápidamente en un corto período de tiempo. La cantidad de energía que tomó la gente para producir cerebros tan grandes parece desperdiciada, considerando que ninguna otra especie podría igualarlos. Los seres humanos participaron en una “carrera armamentista evolutiva” intraespecífica; es decir, competían sólo entre ellos por la supervivencia. La capacidad de engañar y detectar el engaño se volvió imprescindible para su supervivencia. La gente necesitaba tener mentiras contra las cuales discernir la verdad.

«Normas y cumplimiento de normas»

Las especies que compiten sin restricciones desperdician una energía preciosa. Las secuoyas, por ejemplo, no necesitan ser tan altas como ellos, pero como especie, no son capaces entre ellas de coordinar un límite de altura, digamos, 100 pies, que las beneficiaría a todas. Por otro lado, los seres humanos han desarrollado normas sociales y aplicación de normas para convertir la «competencia derrochadora» en una cooperación útil. La humanidad utiliza la «imposición colectiva» para contener el poder de sus miembros dominantes. El lenguaje produjo leyes y reglas escritas para hacerlas cumplir. Las instituciones evolucionaron para hacer frente a la infracción de normas peligrosa, como el asesinato. En las interacciones sociales, ciertas normas son más flexibles y el engaño y la locura son más comunes, como en los «crímenes de intención», cuando se actúa con afecto hacia la esposa de un amigo pero secretamente se intenta seducir.

La «meta-norma» contra las trampas

Sus incentivos para ajustarse a las normas sociales incluyen mantener su reputación y no convertirse en objeto de chismes. El chisme socava la reputación de una persona; y la reputación es valiosa para formar y mantener alianzas cruciales. Ser percibido como alguien que no tolera a los tramposos sirve casi tan bien como detener a un tramposo en el acto. La sociedad condena a aquellos que dejan que otros se salgan con la suya con un comportamiento que rompe las normas, proporcionando así una meta-norma que les da a los que se portan bien una ventaja sobre los que rompen las normas.

“Entonces, ¿qué es exactamente el elefante en el cerebro, esto de lo que somos reacios a hablar y pensar? En una palabra, es egoísmo, las partes egoístas de nuestra psique «.

Todo el mundo hace trampa, al menos en pequeñas formas, porque hacer trampa es beneficioso. El engaño simple evolucionó para que las personas pudieran evitar ser vistas como infractoras de las normas. El cerebro se adaptó desarrollando mecanismos para detectar las trampas. Las formas de hacer trampa incluyen ofrecer excusas falsas ya hechas, conspirar en secreto, violar parcialmente una norma para evitar el enjuiciamiento y usar insultos velados para incitar el mal comportamiento en los demás. Un mínimo de discreción puede disfrazar violaciones de normas más abiertas, como beber en público. Todos pueden conocer a alguien que bebe demasiado, pero también saben que todos los demás saben que lo saben. El cuento de hadas «El traje nuevo del emperador» describe la idea de «conocimiento común»: cuando una persona inocente declara lo que todo el mundo ya sabe implícitamente, lleva a que el engaño sea expuesto y castigado.

Autoengaño

Los humanos se engañan constantemente a sí mismos. Como parte de una compleja estrategia de autodefensa, distorsionan o ignoran información crucial, incluso a riesgo de su salud y seguridad. El cerebro puede retener información de algunas de sus partes para ayudar al autoengaño. Sigmund Freud postuló que los humanos desarrollaron mecanismos de defensa para preservar su «autoestima». El ego humano es demasiado frágil para lidiar con información preocupante, por lo que se miente a sí mismo para reducir la ansiedad. Pero, ¿por qué el cerebro no desarrolló mejores mecanismos de autoestima? La investigación en psicología está tratando de encontrar respuestas a tales preguntas.

«Nuestros antepasados ​​se volvieron inteligentes principalmente para competir entre sí en una variedad de escenarios sociales y políticos».

Decir una mentira rotunda es difícil debido al miedo a que te descubran. La mejor manera de convencer a los demás de que cree en algo es creyéndolo usted mismo. Exponer mentiras es difícil cuando la persona que las dice las cree. Y, si pretendes ser de cierta manera el tiempo suficiente, te conviertes en la persona que pretendes ser.

Razones de la falsificación y el Secretario de prensa

La capacidad del cerebro para racionalizar es tan fuerte que inventa historias sin pretender engañar. Cuando alguien da información falsa para ganar la aceptación social, esa persona ha aceptado internamente esas razones falsas. El cerebro tiene un «módulo de interpretación» que manipula la información para beneficiar la versión preferida de la realidad de la mente. Al igual que un secretario de prensa del gobierno, esta parte de su cerebro puede hacer un mejor trabajo para convencer a otras personas de mentiras o casi mentiras si permanece menos que completamente informado de sus motivos más oscuros. Por ejemplo, al responder a la pregunta «¿por qué?», ​​Su cerebro presenta una serie de racionalizaciones, algunas muy sospechosas, otras no. El truco consiste en superar al portero para que veas el motivo de lo que realmente es.

Motivos ocultos en la vida cotidiana

Las acciones siempre hablan más que las palabras. Esta «señalización honesta» transmite mucho sobre las intenciones del comunicante, a menudo de forma inadvertida e inconsciente. Por ejemplo, para demostrar un estatus más alto, un líder controlará el contacto visual, adoptará un tono de voz más alto y adoptará una postura más abierta frente a sus subordinados. Mostrar falta de miedo indica fuerza. La risa es otra forma no verbal de reaccionar ante situaciones sensibles sin correr el riesgo de ser censurada porque es involuntaria y, lo que es más importante, negable. La gente se ríe sin saber siempre por qué, lo que hace que reírse de las personas en peligro, por ejemplo, no sea del todo inaceptable.

«No importa qué tan rápido crezca la economía, sigue habiendo una oferta limitada de sexo y estatus social, y ganar y gastar dinero sigue siendo una buena manera de competir por ello».

Las estrategias no verbales transmiten información y disfrazan motivos. Por ejemplo, decidir no declarar abiertamente sus intenciones le ayuda a protegerse del escrutinio directo. El lenguaje se desarrolló principalmente para compartir información, pero todo comportamiento tiene una estructura de costo-beneficio. Escuchar «cuesta» menos que hablar. Los humanos hablan más de lo que escuchan porque hablar demuestra ingenio, comprensión, inteligencia y estatus. La conversación permite a ambas partes evaluar el valor del otro como aliado. El conocimiento en sí mismo no es el activo más valioso. Facilidad con nueva información y saber qué es relevante gana más prestigio.

Consumo para aparentar

El consumo llamativo es una señal competitiva bien conocida diseñada para ganar estatus y respeto. Las compras muestran la riqueza, el rango y los rasgos de personalidad deseables de las personas. Por ejemplo, viajar indica un sentido de aventura. La publicidad se dirige a la forma en que las personas perciben lo que quieren sus compañeros. Este «efecto de tercera persona» convierte el consumo en una actividad social en la que las personas compran productos para anunciar sus cualidades más deseables a sus pares.

Arte para impresionar

La creación y la apreciación del arte son comportamientos costosos que han existido durante más de 100.000 años, por lo que deben tener un propósito evolutivo. El arte es evidente en todas las culturas de la Tierra, ya sea que las personas hagan música, escriban poesía, peinen, decoren sus cuerpos o decoren sus hogares. La mayoría de los pensadores evolucionistas ven el arte como una «adaptación» que contribuye al desarrollo de las especies, más que como un «subproducto» del desarrollo. El arte impresiona a posibles compañeros y aliados porque el esfuerzo que requiere indica la capacidad de una persona para perder tiempo y energía valiosos, así como otros recursos, para competir.

Caridad para mostrar virtud

Dar a la caridad parece altruista pero, de hecho, los donantes caritativos en su mayoría están mostrando su virtud a los demás. Si las personas donaran solo a las organizaciones benéficas más efectivas, no a las más visibles, las tres organizaciones benéficas más efectivas de GiveWell recibirían la mayor cantidad de donaciones. En 2015, esa lista incluía la Iniciativa de control de la esquistosomiasis, que ayuda a asegurar el tratamiento para las personas que padecen un gusano parásito específico. Pero los donantes no escalan sus donaciones en función de su impacto en los destinatarios. En cambio, buscan un refuerzo social positivo de sus compañeros dando a grupos de mayor perfil, como United Way o Make-A-Wish. Mostrar empatía es un activo valioso en la sociedad; ofrece a la persona empática oportunidades para atraer aliados y compañeros.

Educación para certificar la empleabilidad

Las instituciones educativas publicitan sus planes de estudio para demostrar su motivo manifiesto de proporcionar aprendizaje a los estudiantes. Su verdadero motivo es calificar, clasificar y acreditar a los estudiantes para beneficiar a los empleadores. El desempeño escolar supuestamente predice el desempeño laboral futuro y, por lo tanto, certifica el valor del estudiante para la sociedad. La escuela también cumple otras funciones sociales, como ofrecer a los adultos jóvenes la creación de redes, nuevas experiencias y ayuda para encontrar compañeros. La educación también tiene motivos menos dignos: “adoctrinar” a los jóvenes con un sentimiento patriótico respaldado por el estado y “domesticarlos” para que sigan los rígidos horarios, reglas y expectativas que exige el lugar de trabajo.

Atención médica

La atención médica cuesta más de lo que debería porque recibirla no es una simple transacción de oferta y demanda. Los médicos reemplazan el papel de las madres en la prestación de «atención conspicua» para ganar la lealtad. Incluso las personas que se preocupan por los miembros de la familia quieren que los demás vean que se preocupan por sus seres queridos. Por ejemplo, llevar comida casera a un pariente enfermo es mejor que llevar comida comprada en la tienda, porque hiciste un esfuerzo adicional. Por eso los cuidados paliativos son tan elaborados; nadie quiere parecer que no está haciendo todo lo posible para aliviar el sufrimiento de un ser querido, incluso si no mejora su calidad de vida. La mayoría de las intervenciones médicas no mejoran los resultados y, a veces, causan nuevos problemas. La atención preventiva es una mejor estrategia, pero carece del elemento de atención conspicua.

Creencias religiosas

La suposición común sobre las creencias religiosas se basa en causa y efecto: la gente cree en Dios y, por lo tanto, practica su religión. Pero, ¿y si lo hicieran sin creer? Si bien la fe religiosa satisface muchos anhelos internos, no obstante, es socialmente beneficioso mostrar a los demás creyentes que usted cree. Compartir prácticas y creencias comunales y sacrificar el interés propio estrecho por el bien de la comunidad recompensa al participante con un sentido de pertenencia, confianza y alianzas. Siempre es beneficioso no solo aparentar creer, sino creer realmente, para persuadir a otros de su creencia.

Ser políticamente correcto

Cuando se trata de compromiso político, la mayoría de la gente quiere pensar en sí mismos como un «hacer lo correcto» que se centra seriamente en lo que es mejor para su país. Las estadísticas muestran que muchos votantes no votan basándose en el conocimiento de los problemas. En cambio, votan más en respuesta a las presiones sociales de su comunidad, que recompensa el apego emocional a la ideología más que recompensa el debate razonado.

Aprendiendo del elefante en tu cerebro

Con una mejor «conciencia de la situación», puedes identificar motivos ocultos en tiy en los demás. Si bien ser egoísta es natural, no es necesariamente bueno. Aun así, es biológicamente imposible «sobreponerse» a los impulsos. Reconocer verdades difíciles demuestra honestidad, inteligencia e incluso valentía. Nadie puede ser del todo bueno. Las acciones hablan más que las palabras, y la gente te juzga más por lo que haces que por lo que perciben que quieres en secreto. En última instancia, hacer el bien por los demás lo beneficiará a ti, al igual que muchas acciones que la gente realiza basándose en ese «interés propio ilustrado», también mejorará la sociedad. Con respecto a las instituciones, investigar los motivos ocultos de la educación y la medicina puede identificar el desperdicio y mejorar los servicios. A pesar del egoísmo de la humanidad, la gente demuestra una enorme capacidad para cooperar y ayudarse unos a otros. La evolución favorece la toma de decisiones éticas para la supervivencia y el enriquecimiento humano.

Post relacionados:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.