Las new space economy como inversión multigeneracional

Escribe Cody Willard que las revoluciones tecnológicas maduran. A lo largo de los años, ha invertido en The App Revolution (Google, ahora Alphabet, Apple, Amazon, Neflix), invirtió en The Social Revolution (Facebook, ahora Meta, Twitter, Snapchat), La revolución de Bitcoin/Blockchain o la revolución de vehículos eléctricos/conducción autónoma (Tesla o Nvidia) y negociar un poco estas posiciones mientras mantiene la disciplina para poseerlas a largo plazo a medida que se desarrollan estas revoluciones.

Willard tiene cierta capacidad por ser uno de los primeros en encontrar empresas que estén revolucionando el mundo al ayudar a crear nuevas economías. Willard lo tiene claro, la es “The Space Revolution” (o new space Economy).

La App Revolution está probablemente en la séptima etapa, habiendo comenzado originalmente con la llegada del iPod e iTunes, que continuó con The Smartphone Revolution, o The Social Revolution. Todos los cuales son habilitadores de aplicaciones o dependen de aplicaciones para su éxito, parados sobre los hombros de ese iPod original. Por otra parte, todavía tenemos que pasar por la fase The Metaverse Revolution, que podría ser enorme y duradera.

Willard se refiere a la revolución de Bitcoin/Blockchain probablemente esté en su segunda entrada y estará completamente madura en otros 10 años a medida que surjan nuevas formas de incentivar y estructurar organizaciones y monedas.

En cuanto a The Social Revolution está probablemente en su etapa madura, excepto por la fase Metaverso de ésta. Explica Willard que la revolución social se basó en la revolución de los smartphones, que se basó en la revolución de las aplicaciones, que se basó en la revolución de Internet, que se basó en la revolución de la PC y la revolución de las telecomunicaciones, que se basó en la revolución de la electricidad, y así sucesivamente…

La revolución del Vehículo Eléctrico probablemente esté en su tercera entrada y se desarrollará durante los próximos 10 a 15 años hasta su plena madurez, ya que Tesla lidera el camino con un puñado de otras nuevas empresas y algunas de las compañías automotrices de la vieja escuela sobreviviendo, si no prosperando (docenas de vehículos eléctricos nuevos e incluso algunas de las compañías automotrices de la vieja escuela probablemente quiebren tratando de llegar allí).

La mayoría de los inversores en tecnología se centran en la inteligencia artificial, los vehículos eléctricos o las cripto-industrias en estos días, y las mejores empresas en esos espacios se convertirán en grandes inversiones desde los niveles actuales, que son entre un 30 % y un 90 % más bajos que sus máximos históricos. Cabe mencionar también que algunos de los mejores juegos en AI (GOOG, NVDA) o EV (TSLA) o crypto (bitcoin, ethereum) ya valen cientos de miles de millones o billones de dólares.

¿La próxima revolución?

Con SpaceX a la cabeza, Blue Origin y Rocket Lab no muy atrás, The Space Revolution apenas está comenzando a caminar, pero ya hay evidencias. “Tal vez me equivoque” admite Willard, estamos al final de la primera etapa y todo apunta a que The Space Revolution va a crear una economía de un billón de dólares en los próximos cinco años y una economía de varios billones de dólares en los próximos 10, convirtiéndose en la economía más grande del mundo.

Junto a Space X están naciendo los nuevos grandes jugadores. Rocket Lab será uno de ellos. El proyecto encabezado por Peter Beck está construyendo una de las primeras end-to-end space company. Hace pocos días se anunciaba su mayor contrato con MDA y Globastar por un valor mínimo de 143 millones de dólares del valor total del contrato para para reponer y extender la vida útil de su constelación Low-Earth Orbit (LEO). Además de las naves de lanzamiento, Rocket Lab explicó que su asociación con MDA incluye opciones para proporcionar el centro de control de operaciones satelitales, dispensadores de lanzamiento, integración de lanzamiento, así como trabajo en la extensión opcional de nueve naves espaciales de Globastar.

La nave espacial se diseñará como una variante de banda C del modelo Frontier Satellite Radio (Frontier-C) de Rocket Lab y se fabricará en el complejo de producción y la sede de la compañía en Long Beach, donde está desarrollando una nueva línea de fabricación de naves espaciales de alto volumen. Los satélites contarán con componentes y subsistemas producidos por las subsidiarias recientemente adquiridas por Rocket Lab, SolAero Technologies, ASI y Sinclair Interplanetary.

Riesgos de la new space economy: volatilidad .. y guerra

El riesgo actual es importante para las empresas espaciales que cotizan en bolsa. Astra Space, una de las nuevas aspirantes, tuvo una caída de -26% en su cotización en Nasdaq a causa de un lanzamiento fallido.

Todavía estamos a unos años de que las empresas comiencen a construir fábricas en el espacio o a explotar la luna. Hay varias empresas que planean comenzar a construir hoteles espaciales en los próximos años e incluso he invertido de forma privada en una que pretende comenzar a construir su hotel desde la Estación Espacial Internacional en el próximo año o dos. Todavía es pronto para considerar el impacto de la guerra en Ucrania.

Explorando nuevas oportunidades

Empresas como BlackSky Technology y Planet Labs están tratando de descubrir cómo crear negocios en torno a la tecnología de imágenes satelitales y en los próximos cinco a diez años, muchas compañías de tecnología dispares pondrán en órbita tantos satélites de video con una óptica, un software y una IA tan buenos que podrá grabar su contenido de video Social Revolution 3D surround Metaverse sin tener que sostener su cámara frente a su cara mientras presencia algo que vale la pena grabar.

Meta/Facebook entrará eventualmente en el negocio de los satélites, al igual que Alphabet (mapas en tiempo real y vistas de calles), Amazon (seguimiento y logística de paquetes en tiempo real) y tal vez Comcast Corp y otras compañías de medios también. Caterpillar, Deere y los agricultores utilizarán tecnología satelital en tiempo real para producir más alimentos a menor coste. Los gobiernos y sus fuerzas armadas y policiales también tendrán acceso a tecnología mejorada de rastreo satelital en tiempo real.

Pero más importante que estas aplicaciones obvias para las tecnologías espaciales, habrá miles de aplicaciones y servicios que los empresarios idearán a medida que los costes para llegar al espacio caigan a un nivel nominal de la misma manera que Los ordenadores e Internet avanzaron lo suficiente como para los costos cayeron a un nivel lo suficientemente nominal como para que The App Revolution pudiera atraer a miles de millones de usuarios a través de sus teléfonos para crear billones de dólares de actividad económica en todo el mundo cada año.

El Espacio es una infraestructura digital

En una reciente entrevista a Mark Boggett, director de director ejecutivo de Seraphim Space, se le preguntaba si las space tech se convertirían en un activo fundamental de cartera de inversiones del futuro.

Uno de los argumentos de Boggett es el cambio de perspectiva cuando empiezas a ver jugadores del cloud acelerando su alcance en el espacio en el próximo año. AWS (Amazon Web Services), el jugador número uno en la nube, estableció una unidad espacial dedicada en 2019. Inversiones como ésta están transformando rápidamente la industria espacial al proporcionar soluciones potentes, rentables y escalables para acelerar las empresas espaciales en todo el ecosistema. 

El espacio es, en última instancia, la infraestructura digital que nos permitirá mapear, monitorear, administrar y conectar nuestro planeta, permitiendo cambios como lo han hecho los ferrocarriles o Internet. Esta es una inversión multigeneracional. A medida que los jugadores más importantes se centran en gran medida en el sector espacial, inevitablemente estamos entrando en una era en la que el espacio se está volviendo ampliamente aceptado como una nueva clase de activos de inversión en los mercados públicos y privados. 

Tecnologías que están transformando la industria espacial

Mark Boggett tiene claro que los avances tecnológicos están cambiando los modelos tradicionales para operar en el espacio, ya que el acceso al espacio a bajo costo se vuelve una realidad con innovaciones como los cohetes reutilizables. El costo de construir y lanzar un satélite se ha reducido en un factor de más de 100 veces desde 2010.

Además, la explosión de nuevos datos geoespaciales y el desarrollo de análisis se han vuelto cada vez más relevantes para resolver grandes problemas relacionados con el cambio climático. La diversidad de datos espaciales más frecuentes y de mayor resolución está permitiendo nuevas aplicaciones para monitorear y rastrear objetos y actividades en la Tierra. Los datos espaciales proporcionan herramientas poderosas para ayudar a las instituciones a establecer una línea de base para monitorear sus operaciones a escala y rastrear su progreso y huella de carbono a lo largo del tiempo. Esperamos ver más empresas espaciales que aborden el cambio climático.

Los impulsores del crecimiento

A corto plazo, es probable que el espacio como tema de inversión también afecte a varias industrias más allá de la aeroespacial y la defensa, como los sectores de hardware de TI y telecomunicaciones como los principales impulsores del crecimiento. 

Las oportunidades más significativas a corto y mediano plazo pueden provenir del acceso a Internet de banda ancha por satélite. La banda ancha satelital representa alrededor del 50 % del crecimiento proyectado de la economía espacial global para 2040. El lanzamiento de satélites que ofrecen servicio de Internet de banda ancha ayudará a reducir el costo de los datos, justo cuando la demanda de esos datos se dispara. 

Los impulsores clave del crecimiento, por lo tanto, provienen claramente de la oportunidad de proporcionar acceso a Internet a partes del mundo que no cuentan con suficiente servicio, pero también habrá una mayor demanda de ancho de banda de automóviles autónomos, Internet de las cosas (IOT), inteligencia artificial (IA), realidad virtual y video. 

Tendencias que afectarán al mercado

La industria de la Observación de la Tierra (EO) se está transformando rápidamente con nuevas tecnologías y verá un aumento significativo en la capacidad y las modalidades en el próximo año. Primero, Maxar está lanzando su constelación Legion, que ofrecerá imágenes ópticas de alta resolución con tasas de revisita de hasta 15 veces por día, más del triple de su capacidad. Planet Labs planea duplicar su capacidad de imágenes con el lanzamiento de 44 satélites SuperDove. Esperamos ver un aumento significativo en el SAR comercial (radar de apertura sintética) con más de media docena de compañías SAR de satélites pequeños expandiendo sus constelaciones. 

Compañías como Tomorrow.io, SatelliteVu y Pixxel planean lanzar sus primeros satélites EO, poniendo a disposición del mercado comercial por primera vez una nueva modalidad de datos meteorológicos, infrarrojos e hiperespectrales. permitiendo nuevas capacidades para ofrecer mejores soluciones al cliente. Vemos que esta tendencia impulsa una mayor consolidación horizontal y vertical, especialmente para que los jugadores ópticos de EO bien financiados adquieran una constelación complementaria como el radar de apertura sintética (SAR), para mejorar sus ofertas de productos.  

Conclusión  

El interés, la inversión y la innovación en la space tech continuarán y crecerán exponencialmente durante la próxima década. Un nuevo ecosistema está comenzando a formarse que creará las condiciones ambientales para expandir nuestra presencia en el espacio y recopilar datos más precisos para ayudar a resolver algunos de los problemas ambientales y económicos más importantes del mundo. Se trata de una apuesta a medio-largo plazo, una auténtica inversión multigeneracional.

Imagen de PIRO4D en Pixabay

Post relacionados:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.