Resolver problemas desde el pensamiento sistémico: Thinking in Systems de Donella Meadows

Siguiendo con la serie de Superpoderes del Siglo XXI toca referirnos al pensamiento sistémico, a la que ya me referí cuando comenté en a La Quinta Disciplina de Peter Senge (La Quinta Disciplina: el origen de las organizaciones que aprenden). Para ello referirnos una lectura fundamental: Pensar en Sistemas de Donella H. Meadows, publicado póstumamente, es un libro conciso y crucial que ofrece información para la resolución de problemas en escalas que van desde lo personal hasta lo global. Este manual básico presenta el panorama conceptual de toda la disciplina en un lenguaje accesible para todos, incluidas las personas sin conocimientos técnicos, mostrando cómo desarrollar las habilidades de pensamiento sistémico críticas para la vida del siglo XXI.

Algunos de los mayores problemas que enfrenta el mundo (guerra, hambre, pobreza y degradación ambiental) son esencialmente fallos del sistema. No se pueden resolver arreglando una pieza de forma aislada de las demás, porque incluso los detalles aparentemente menores tienen un impacto enorme.

Pensar en Sistemas explica una forma nueva y refrescante de observar todo lo que ocurre a nuestro alrededor: Por qué baja y sube el precio del petróleo, que ocurre con nuestra economía cuando aumenta el producto interior bruto, O Probablemente te haya quedado claro a lo largo de los años que tu cuerpo es un sistema. Tu corazón bombea la sangre a través de tus venas, tus riñones eliminan los desechos de tu sangre, puedes respirar gracias a tus pulmones, etc. En otras palabras, los órganos que componen tu cuerpo se mantienen unidos por las relaciones que tienen entre sí, todos ellos con el propósito de mantenerte en marcha. Pero ¿qué pasa con un equipo de fútbol? ¿Una empresa? ¿También son sistemas? Pues claro que lo son. Los sistemas están en todas partes, aunque algunos son más obvios que otros. 

Sinceramente, me gustaría haber leído este libro hace mucho tiempo. Un libro de valor atemporal para cualquier persona interesada en una mejor comprensión de su mundo y sus opciones en él.

Principales ideas de Pensar en Sistemas:

  • Un sistema se define como un grupo de elementos conectados que comparten un propósito.
  • Todo sistema sostenible depende de la retroalimentación para estabilizarlo.
  • Las características de un sistema que funciona bien son que son resilientes, autoorganizadas y jerárquicas.
  • Ser capaz de comprender algunos errores comunes te ayudará a investigar sistemas de manera más productiva.
  • El poder desproporcionado es la causa principal de los sistemas corruptos, lo que permite su uso excesivo.
  • Puedes ajustar físicamente un sistema para mejorar su eficiencia.
  • Simplemente ajustando sus mecanismos y reglas internas, un sistema puede hacerse más eficiente.
  • Puedes comprender mejor el mundo si prestas atención al funcionamiento interno de los sistemas que lo rodean.

Un sistema se define como un grupo de elementos conectados que comparten un propósito.

¿Alguna vez te has detenido a asimilar realmente los diferentes sistemas que te rodean? Si es así, notarás que están en casi todas partes: desde tu cuerpo, la empresa para la que trabajas y la ciudad en la que vives. Esto se debe al hecho de que un sistema está diseñado simplemente como un grupo de elementos que están conectados por su relación entre sí y emparejados con la idea de propósito

Estos elementos pueden ser cualquier cosa, desde visibles hasta tangibles o físicos, pero también pueden ser intangibles. Por ejemplo, puedes ver físicamente los elementos del sistema que mantiene vivo a un árbol: sus raíces, ramas y hojas, pero cosas como la destreza académica en la universidad son mucho más abstractas. Ya sea que estos elementos sean físicos o no, todas y cada una de las partes de un sistema están unidas por relaciones.

Cuando se trata del árbol, las relaciones entre estos elementos son los procesos metabólicos y las reacciones químicas que produce el árbol para mantenerse con vida. Cuando se trata del sistema dentro de una universidad, los elementos pueden ser cosas como estándares de admisión, exámenes y calificaciones. 

¿y cuál es el propósito de un sistema? El propósito de un sistema en realidad se define por su comportamiento más que por sus objetivos declarados. Por ejemplo, el gobierno podría afirmar que tiene el objetivo de trabajar hacia la protección del medio ambiente, pero en realidad gasta su dinero en otras cosas. Por lo tanto, la protección del medio ambiente no es el propósito del gobierno ya que no se refleja en sus acciones. Lo más importante que hay que recordar es que las relaciones y el propósito de un sistema son siempre los que determinan el propósito del sistema, incluso si los elementos cambian. 

Además, el comportamiento de un sistema se desglosa en existencias flujos, que cambian con el tiempo. Su funcionamiento es especial.  

Las existencias son aquellos elementos que siempre se pueden contabilizar, en cualquier momento. Estas son cosas como agua en una bañera, libros en una tienda o dinero en un banco. Por otro lado, el flujo es el cambio en las existencias a lo largo del tiempo como resultado de las entradas, que se suman a las existencias, y las salidas, que se restan de ellas. Estos incluyen cosas como nacimientos, muertes, compras y ventas.

Todo sistema sostenible depende de la retroalimentación para estabilizarlo.

Ahora que sabemos cuáles son las existencias y los flujos de un sistema, es importante saber por qué cambian constantemente. Esto se debe a que cuando los cambios en las existencias afectan los flujos de un sistema, se considera que hay una retroalimentación. Además, si una fuerza estabiliza la diferencia entre los niveles de stock real y deseado, se conoce como retroalimentación de equilibrio

Este tipo de retroalimentación es una cadena de reglas o leyes físicas que se relacionan con el nivel de existencias y tienen la capacidad de cambiarlo. Por ejemplo, piensa en un termostato que equilibre la temperatura de una habitación. En este caso, la temperatura ambiente en sí misma es el stock, el calor de un radiador es la entrada y el calor que escapa a través de las ventanas es la salida. Esto significa que cuando la temperatura baja, el termostato reconoce la diferencia entre la temperatura real y la deseada, lo que le indica que le indique al calentador que se encienda. Sin embargo, esta es solo una de las muchas formas de retroalimentación. 

Otro es reforzar la retroalimentación, un tipo de retroalimentación que perpetuamente genera más – o menos – de lo que ya existe. Por ejemplo, esto significa que cuanto más dinero tengas ahorrado, más interés podrás acumular, y cuanto más interés acumules, más dinero estarás ahorrando. Esto muestra que el mecanismo de refuerzo de un sistema puede producir un crecimiento constante, tal vez incluso exponencial, pero también puede causar una destrucción constante. 

La retroalimentación es increíblemente crucial para un sistema porque una de las estructuras más comunes e importantes de un sistema consiste en un stock emparejado con una retroalimentación de equilibrio y otra de refuerzo

Por ejemplo, una tasa de natalidad positiva es una forma de retroalimentación de refuerzo para una población debido al hecho de que produce un crecimiento exponencial; para la raza humana, en este caso, más personas significa más bebés, y más bebés significa más adultos futuros que eventualmente tendrán sus propios hijos. Sin embargo, es importante tener en cuenta que a la población de cualquier tipo también se le da un tipo de retroalimentación de equilibrio: la muerte. Esto significa que a medida que una población se vuelve insosteniblemente grande, la retroalimentación de equilibrio se intensificará, causando que las personas mueran de cosas como enfermedades en recursos insuficientes.

Las características de un sistema que funciona bien son que son resilientes, autoorganizadas y jerárquicas.

¿Te has preguntado por qué algunos sistemas, como las máquinas que funcionan bien o incluso los ecosistemas naturales del mundo, funcionan de manera tan perfecta? Esto se debe en parte a la resiliencia, un factor determinante importante en la capacidad de un sistema para adaptarse a las condiciones cambiantes. Esto se debe a que la resiliencia de un sistema es también su elasticidad: qué tan bien se recupera de una transición. 

La resiliencia de cualquier sistema proviene de su estructura junto con sus retroalimentaciones, cada una de las cuales funciona de diferentes maneras y direcciones, e incluso varía en escalas de tiempo. 

Toma el cuerpo humano, por ejemplo. Tiene la capacidad de protegerse de los invasores, tolerar temperaturas extremas, adaptarse a cambios en el suministro de alimentos, reasignar sangre e incluso reparar huesos rotos. Sin embargo, a menudo se subestima la importancia de la resiliencia. La gente lo sacrifica por objetivos como la productividad o la comodidad hasta el punto en que todo el sistema colapsa. Por ejemplo, una industria podría usar los recursos naturales para obtener ganancias, pero no darse cuenta de que, como resultado de su ganancia de dinero, las especies están muriendo, los químicos que están usando están alterando el suelo y las toxinas en el aire se están concentrando más. llevándonos más cerca de una catástrofe ambiental inevitable. 

Sin embargo, la resiliencia no es lo único que tienen los sistemas de defensa; algunos de ellos también pueden auto-organizarse

Esto significa que pueden aprender, lo que les permite diversificarse, evolucionar y construir sobre su propia estructura. Un buen ejemplo de esto es que un solo óvulo fertilizado puede crecer y convertirse en un adulto humano completamente desarrollado. Esto significa que a medida que los sistemas crecen y construyen estructuras nuevas y cada vez más complejas, también se organizan de forma natural en función de una estructura jerárquica. 

En realidad, todo en la tierra está dividido en subsistemas, todos los cuales forman subsistemas más grandes, y así sucesivamente. Una sola célula en tu hígado es un subsistema del órgano mismo, que es un subsistema de ti mismo, y tú eres un subsistema de una familia, que es un subsistema de una nación, y así sucesivamente. Pero ¿por qué jerarquías? Las jerarquías en realidad reducen la cantidad de información que debe manejar una determinada parte del sistema. Por ejemplo,

Ser capaz de comprender algunos errores comunes te ayudará a investigar sistemas de manera más productiva.

Es fácil ver sistemas que conocemos bien como transparentes, pero también es fácil malinterpretarlos si nos enfocamos demasiado en sus resultados, en lugar de su comportamiento: la forma en que cada uno funciona a lo largo del tiempo. 

Las salidas de un sistema son a menudo la parte más visible, lo que hace que a menudo simplifiquemos los sistemas en nada más que una serie de eventos. Es increíblemente fácil prestar atención a si un equipo gana o pierde un juego. Imagina que estás viendo un partido de fútbol. Quizás ambos equipos parezcan estar igualados, sin embargo, un equipo podría estar jugando excepcionalmente bien ese día. Cuando el equipo que está jugando increíblemente bien termina ganando, es posible que se sorprenda menos que una persona que no ve nada más que el resultado final: el resultado

También cometemos otros errores: tenemos una tendencia a anticipar que una relación dentro de un sistema será lineal, a pesar de la naturaleza no lineal del mundo. Por ejemplo, si un año agregas diez kgs de fertilizante a un campo y produce dos fanegas de trigo, puede esperar que agregar 20 kgs produzca cuatro fanegas más tarde. Pero la realidad es que el mundo real no funciona de esta manera. 

Si tu agregas 20 kgs de fertilizante, su rendimiento podría permanecer fijo porque el exceso de nutrientes puede dañar el suelo, reduciendo su fertilidad. Finalmente, es importante tener en cuenta que las personas a menudo olvidan que los sistemas rara vez están separados de otros sistemas

Pensamos de esta manera porque nuestras mentes tienden a no ser capaces de procesar mucho, lo que significa que, para simplificar las cosas, aislamos mentalmente cada sistema. Es bastante fácil olvidar que los límites entre cada sistema son artificiales, lo que nos lleva a acostumbrarnos tanto a que estén separados que la separación comienza a sentirse natural. Esto a menudo nos lleva a pensar en términos que son demasiado amplios o estrechos. Un buen ejemplo de esto en acción sería pretender que está pensando en formas de ayudar a reducir las emisiones de CO2:

El poder desproporcionado es la causa principal de los sistemas corruptos, lo que permite su uso excesivo.

Los sistemas comparten características comunes, pero algunos de ellos pueden producir un comportamiento extremadamente antinatural e incluso problemático. Esto sucede a menudo cuando los subsistemas dentro de un sistema tienen cada uno su propio objetivo independiente, lo que provoca lo que se conoce como resistencia a las políticas

¿Cómo funciona? si un factor dentro del sistema de alguna manera toma la delantera, por lo tanto, usándolo para cambiar la dirección del propósito del sistema, todos los demás tendrán que trabajar el doble para volver a alinearlo. Esto puede provocar que un sistema parezca atascado, que terminará reproduciendo los mismos problemas una y otra vez. Por ejemplo, los traficantes de drogas y los adictos quieren que la oferta de drogas sea alta, pero las fuerzas del orden quieren lo contrario. Esto significa que cuando la ley impida que las drogas crucen una frontera, los precios en la calle subirán. Como resultado, los adictos cometen más delitos para pagar los precios más altos y los proveedores invierten en aviones y barcos que pueden evadir a las autoridades. 

Corregir un sistema como este requiere soltar y poner a disposición la energía y los recursos, para que cada parte de cada subsistema pueda unirse. De esta manera pueden encontrar una situación que funcione para todos. Pero puede haber otros problemas en un sistema. Por ejemplo, un sistema que utiliza un recurso que es bastante común y también insostenible colapsará inevitablemente. Si la tierra es utilizada por varios pastores que van agregando animales a sus rebaños, la tierra misma dejará de poder sustentar a los pastores, ya que a la hierba le faltará el tiempo necesario para volver a crecer, y las raíces perderán su agarre al suelo, la lluvia lo lava. ¿Por qué pasó esto? Esto se debe al hecho de que la retroalimentación entre estos recursos y las partes que usan el recurso no existe o se retrasa de alguna manera. Para evitar este inevitable colapso, es necesaria la educación de los usuarios del sistema.

Mejorar la eficiencia de un sistema ajustándolo físicamente

¿Por qué no encontramos una manera de hacer que los sistemas produzcan más cosas buenas y menos malas? Esto se debe a que, al cambiar los búferesel diseño del sistema y los retrasos, podemos producir sistemas más efectivos. ¿Cómo? Bueno, los búferes del sistema, como el tiempo, el inventario y el espacio de almacenamiento, deben tener un tamaño óptimo para funcionar correctamente. Esto significa que aumentar la capacidad de un búfer puede estabilizar un sistema. Sin embargo, aumentarlo demasiado hará que el sistema sea inflexible. 

Esta es la razón por la cual las empresas compran un inventario mínimo, lo que permite que haya escasez ocasional de productos, lo que es más barato que simplemente invertir en el costoso almacenamiento de bienes que la empresa podría no vender. El diseño del sistema es otro factor importante. Esto se basa en el hecho de que un sistema que ha sido diseñado adecuadamente permite la máxima eficiencia, es menos propenso a fallas y es capaz de comprender mejor sus propios límites y cuellos de botella. 

Por ejemplo, en ese pasado, solo había una carretera entre el este y el oeste de Hungría, que atravesaba la ciudad capital. La congestión que producía esta vía no podía solucionarse con la simple adición de semáforos, por lo que el sistema requería un rediseño total. Finalmente, los retrasos– el tiempo que tarda un sistema o sus actores en notar y responder al cambio – representan otro punto de influencia. Todos los sistemas tienen retrasos, pero cuando se vuelven demasiado largos, un sistema tendrá dificultades para responder a cualquier cambio nuevo a corto plazo. 

Como resultado, los retrasos deben ser proporcionales a la tasa de cambio de un sistema. Un buen ejemplo de esto es el caso de la economía global, en la que el mundo siempre está presionando para lograr un crecimiento económico más rápido. Sin embargo, la realidad física de elementos como fábricas, tecnologías, precios e ideas no cambia al mismo ritmo. En otras palabras, hay un retraso. Esto significa que frenar el crecimiento y luego dar a la tecnología y los precios el tiempo que necesitan para ponerse al día haría que el sistema fuera más eficiente.

Hacer más eficeinte un sistema ajustando sus mecanismos y reglas internas

Esto significa que cambiar los elementos físicos de un sistema podría mejorarlo, sin embargo, hay otras formas de solucionar los problemas que podría tener un sistema. Una forma es centrarse en mejorar el flujo de información, las reglas del sistema y su autoorganización. A menudo, los sistemas carecen de suficientes flujos de información. Esto significa que agregar un flujo de información más suficiente puede generar mejoras significativas. 

Un ejemplo de esto es que la instalación de medidores eléctricos en los pasillos en lugar de los sótanos redujo el consumo de energía en un tercio en algunos suburbios holandeses, simplemente porque los residentes ahora tenían acceso a la información sobre su uso y podían ajustar la cantidad de energía que usaban en consecuencia. Pero también, si las personas que se benefician del sistema también pueden establecer reglas y ejercer control sobre ese sistema, no podrá funcionar bien. 

Esto significa que, si el sistema de comercio mundial está gobernado, dirigido y beneficia principalmente a las corporaciones, inevitablemente se derrumbará. Además de esto, cuando los sistemas pueden autoorganizarse, pueden evolucionar y, por lo tanto, aprender por sí mismos, una característica fascinante, pero que a menudo asusta a los humanos, ya que significa perder el control. 

El resultado de esto son los límites hechos por el hombre que se imponen a los sistemas. Pero, a menudo, esto puede producir problemas mayores con el sistema, lo que significa que dejar que un sistema se organice solo es mucho mejor. Los sistemas también tienen problemas cuando mantienen no pueden aprender por sí mismos: una característica fascinante, pero que a menudo asusta a los humanos, ya que significa perder el control. Los sistemas también tienen problemas cuando mantienen incorrectamente objetivos o paradigmas.

Si un sistema se basa en lograr el objetivo equivocado y luego se cambia ese objetivo, es posible que todo el sistema se adapte. Por ejemplo, algunos países han descubierto que un sistema centralizado de planificación económica simplemente no funciona, y cuando cambiaron sus objetivos, todos los subsistemas de la economía se ajustaron al nuevo modelo. ¿Y los paradigmas? Bueno, los paradigmas son las creencias más profundas sobre las que se construye un sistema, como «el crecimiento es bueno» o «uno puede poseer tierra». Esto significa que, si los paradigmas de un sistema son incorrectos, deberán cambiarse. Por ejemplo, los ecologistas han comenzado a cambiar los paradigmas de la protección ambiental y los resultados han sido cambios en una variedad de sistemas a medida que industrias, pueblos, ciudades y países enteros comienzan a adaptar la forma en que manejan los desechos.

Podrás comprender mejor el mundo si prestas atención al funcionamiento interno de los sistemas que lo rodean.

Está claro que los sistemas son incontrolables y que en realidad solo son comprensibles en el sentido más general. La buena noticia: hay algunos pasos increíblemente simples para ayudarte a navegar y comprender mejor el mundo de los sistemas, lo que aumentará tu eficiencia. 

Es importante observar cómo se comportan los sistemas aprendiendo la historia de dicho sistema y recopilando información de él. Nuestro mundo está lleno de conceptos erróneos, y cuantos más datos tengamos sobre estos sistemas, mejores juicios podremos hacer. Por ejemplo, si bien puede pensar que los precios están subiendo, también podrían estar bajando. Una vez que haya recopilado su información, sería útil escribir cómo funciona el sistema, prestando especial atención a sus arreglos estructurales y funciones. Hacer esto asegurará que tus modelos estén completos, se sumen y sean consistentes de principio a fin. 

En términos generales, para que un sistema funcione correctamente, su información debe estar distribuida. Esto significa que cuanto más oportuna, precisa y completa sea la información, mejor podrá funcionar el sistema. Al pasar por este proceso, es importante prestar atención a lo que es realmente importante, en términos de factores medibles e inmensurables. Esto se debe al hecho de que los humanos tienden a dar más valor a los números y la cantidad y menos a la calidad (la cantidad es más fácil de medir y relacionar). 

Sin embargo, cosas como la justicia, la democracia, la seguridad y la libertad también son esenciales, aunque no se puedan evaluar cuantitativamente. También es importante notar la forma en que un sistema puede producir su propio comportamiento. Para hacerlo solo ten en cuenta estas preguntas: ¿Qué influencias externas e internas producen ciertos comportamientos? ¿Son estos factores controlables? Una vez que responda estas preguntas, verás dónde reside la responsabilidad dentro de un sistema, así como también cómo se producen las acciones y qué consecuencias pueden tener. 

Por ejemplo, la próxima vez que estés molesto por el retraso de un vuelo, podrás hacerse estas preguntas, lo que hará que sea mucho menos probable que descargue su frustración con una azafata inocente. luego verá dónde recae la responsabilidad dentro de un sistema, así como también cómo se producen las acciones y qué consecuencias pueden tener. 

Conclusiones de Thinking in Systems

Todo lo que vemos, hacemos y experimentamos en este mundo está hecho de sistemas. Si bien no podemos comprenderlos completamente, predecir cómo funcionarán o ejercer control sobre ellos, al menos podemos estudiar su comportamiento y los patrones que muestran. 

Hacer esto nos permitirá ayudarlos a funcionar mejor y de manera más eficiente, para que podamos identificar cuándo un sistema roto necesita cambios y reparaciones. 

Post relacionados:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.