Cuatro grandes ideas que moldearon el mundo moderno

Para entender el mundo en que vivimos hay que entender las ideas que lo han moldeado. Las ideas importan. Justamente ese es el mensaje clave de The Shape of the New: Four Big Ideas and How They Made the Modern World. Los profesores de la Universidad de Washington Scott L. Montgomery y Daniel Chirot trazan las raíces de las filosofías políticas y económicas del mundo moderno. Este libro panorámico cuenta la historia de cómo las ideas revolucionarias de la Ilustración sobre la libertad, la igualdad, la evolución y la democracia han repercutido en la historia moderna y han dado forma al mundo tal como lo conocemos hoy.

Los autores, en su defensa de la ilustración liberal, analizan en detalle las raíces históricas e intelectuales de la Ilustración y la contra-Ilustración liberales, teniendo en cuenta diferentes geografías del mundo, incluido Oriente Medio. El libro te lleva a contemplar profundamente lo que ha sucedido durante los dos últimos siglos en el mundo.
Dado que los autores presentan este complejo material a un ritmo rápido, resumiendo hábilmente cientos de años de pensamiento occidental, es comprensible que algunos períodos y regiones estén representados de manera más precisa y extensa que otros.

Analizan las teorías capitalistas de Adam Smith, las críticas capitalistas de Karl Marx, las teorías evolutivas de Charles Darwin y el modelo de democracia moderna forjado por Thomas Jefferson y Alexander Hamilton. Hablan de los movimientos reaccionarios, incluidos el fascismo y el fundamentalismo religioso, que lucharon por suprimir los ideales de la Ilustración. 

The Shape of the New es recomendable a quienes busquen un debate integral sobre las transformaciones intelectuales y políticas en el mundo contemporáneo desde una perspectiva ilustrada. Al fin y al cabo, la hipótesis de Montgomery y Chirot, es que las instituciones y los sistemas políticos modernos se crean y moldean de acuerdo con los pensamientos de los pensadores importantes.

Principales ideas de ‘The Shape of the New

  • Gran parte de la perspectiva del mundo moderno proviene del pensamiento de la Ilustración.
  • El libro de 1776 de Adam Smith, La riqueza de las naciones, esbozó los contornos del capitalismo moderno.
  • La visión de Karl Marx del siglo XIX de una sociedad igualitaria sentó las bases para las revoluciones comunistas del siglo XX.
  • Las teorías evolutivas de Charles Darwin socavaron la autoridad religiosa contemporánea.
  • Los puntos de vista contradictorios de Alexander Hamilton y Thomas Jefferson permanecen en el corazón de la democracia moderna.
  • Las ideas pueden conducir a acciones que serían anatemas para sus autores.
  • Los ideales de la Ilustración provocaron una reaccionaria «Contra-Ilustración».
  • Los reaccionarios utilizan el «nacionalismo» como una herramienta para luchar contra los ideales de la Ilustración.
  • La Contra-Ilustración buscó desacreditar a la ciencia.
  • Las universidades deben enfatizar las humanidades para que los estudiantes aprendan a pensar críticamente sobre ideas importantes.

«El poder de las ideas»

Una idea puede cambiar el mundo. Una teoría de la economía o un nuevo modelo de biología pueden inflamar pasiones y agitar fuerzas que conducen a eventos históricos épicos. Las palabras grabadas en el papel en un siglo pueden desencadenar guerras y revoluciones en otro, o pueden conducir a avances tecnológicos asombrosos o niveles de prosperidad sin precedentes. Muchas de las características y eventos de la era moderna tienen sus raíces en las ideas de los intelectuales que vivieron en los siglos XVII, XVIII y XIX. Cuatro ideas resultaron particularmente significativas:

  1. El libre mercado: en La riqueza de las naciones, el economista del siglo XVIII Adam Smith analizó cómo funcionan los mercados y delineó los contornos del capitalismo moderno.
  2. La utopía comunista: la crítica del capitalismo de Karl Marx en el siglo XIX allanó el camino para las revoluciones comunistas del siglo XX.
  3. Evolución y selección natural: el libro de 1859 de Charles Darwin, El origen de las especies, ofreció una alternativa secular a las interpretaciones religiosas tradicionales del mundo natural y el lugar de la humanidad en él.
  4. Democracia estadounidense: después de la Revolución estadounidense, Thomas Jefferson y Alexander Hamilton sentaron las bases de la democracia moderna. Sus amargos desacuerdos establecieron un cisma político que sobrevive hoy.

La Ilustración

Las raíces del pensamiento moderno se remontan a la Ilustración europea, un movimiento que floreció en los siglos XVII y XVIII y marcó una ruptura decisiva con los mundos clásico y medieval. Al rechazar a las autoridades consagradas por el tiempo, los pensadores de la Ilustración utilizaron la razón y el empirismo para volver una mirada escéptica y secular al conocimiento humano. Consideraban el mundo natural como una máquina que podían comprender mediante el estudio y la experimentación en lugar de mediante la revelación religiosa. Los pensadores de la Ilustración apreciaban las libertades individuales, la tolerancia y la democracia. Estos intelectuales propusieron cambios tan profundos que surgió inmediatamente una oposición reaccionaria para contrarrestar las nuevas ideas apelando a la tradición y la religión. Finalmente, la guerra contra la Ilustración se convirtió en ultranacionalismo, fascismo y fundamentalismo religioso para luchar contra las ideas progresistas.

Adam Smith y el mercado libre

En su libro de 1776, La riqueza de las naciones , el economista escocés Adam Smith describió la libertad individual como esencial para el éxito de una economía de mercado. Usó la metáfora de una «mano invisible» para describir cómo dejar que los individuos persigan libremente sus propios intereses en un mercado autorregulado tiende a beneficiar a todos. Abogó por el libre comercio con regulaciones gubernamentales mínimas.

“Los mercados libres y abiertos en materia económica y los mercados libres en la expresión de ideologías políticas que son esenciales para la democracia están vinculados”.

Los defensores del capitalismo de libre mercado a menudo se centran exclusivamente en esta visión de un mercado autorregulado. Las ideas de Smith eran más complejas. Describió los peligros de los monopolios y la desigualdad de la riqueza, abogó por regulaciones gubernamentales para apoyar a los trabajadores y criticó los aspectos deshumanizantes del trabajo en las fábricas.

«El mundo del siglo XX fue construido en gran parte por las ideas de Adam Smith, Karl Marx y Charles Darwin, por los fundadores de la democracia estadounidense, pero también por las reacciones contra la visión ilustrada del progreso que defendían».

Hoy, dos facciones dominan la economía dominante. Los economistas conservadores abogan por el absolutismo antigubernamental y del libre mercado. Por otro lado, la escuela de la “síntesis neoclásica” sostiene que la intervención del gobierno en la economía es apropiada en algunos casos. La síntesis neoclásica, que se basa en las ideas del economista de principios del siglo XX John Maynard Keynes, está de acuerdo con Adam Smith en que, en general, el mercado funciona mejor como una búsqueda libre. Pero en tiempos de falla del mercado como la Gran Depresión, los gobiernos deberían estimular la demanda a través del gasto. Las ideas de Keynes se convirtieron en ortodoxias económicas hasta la década de 1970, cuando las opiniones más conservadoras de Milton Friedman y Friedrich Hayek pasaron a primer plano.

«Las revoluciones en Estados Unidos y Francia demostraron más allá de toda duda que se podían formar nuevos gobiernos, incluso sociedades, sobre la base de las ideas».

Hayek argumentó que las operaciones del mercado son tan complejas que no es posible el control del gobierno. Sus ideas inspiraron a Ronald Reagan, George W. Bush y Margaret Thatcher, así como al movimiento Tea Party. Este tipo de economía conservadora se generalizó cuando Alan Greenspan asumió la presidencia de la Junta de la Reserva Federal de EE. UU. En 1987. Abogó por una mayor desregulación, que finalmente condujo al colapso de 2008.

Karl Marx y el comunismo

Karl Marx propuso lo que llamó un plan «científico» para una sociedad utópica, libre de opresión y desigualdad. En cambio, sus ideas llevaron a revoluciones sangrientas, guerras y regímenes totalitarios en Rusia, Asia y América Latina y, en última instancia, a la muerte de millones de personas.

«Adam Smith» nos está diciendo … que existe un estado de sociedad civil perfecta donde la libertad personal, la industria personal y la recompensa personal trabajan juntas y se reflejan entre sí «.

En su obra principal, Das Kapital , Marx escribió que la revolución comunista era inevitable. Vio la historia como una serie de épocas, cada una con un modo de producción distinto. Escribió que la historia comenzó como un idilio, en el que la gente compartía la tierra y vivía de los frutos de su propio trabajo. Esto dio paso al modo de producción esclavista, luego al feudalismo y, finalmente, al capitalismo.

«Las formas puristas de fe, como sus contrapartes seculares – fascismo, totalitarismo, maoísmo – son por naturaleza sordas, fanáticas y violentas».

La crítica de Marx predijo que el capitalismo también caería. Creía que el modo de producción capitalista, especialmente a raíz de la Revolución Industrial, conduciría inevitablemente a una serie de crisis financieras, cada una peor que la anterior, con los trabajadores soportando la mayor parte del dolor en forma de bajos salarios o desempleo. . Con el tiempo, creía, los trabajadores se rebelarían y formarían la nueva «clase dominante» con un modo de producción comunista. Entonces la humanidad podría regresar al estado idílico compartido, pero con el beneficio adicional de la tecnología moderna.

«La variedad de malentendidos aplicados a la ‘evolución’ fue crucial para su impacto».

El comunismo se extendió a un tercio del mundo, pero finalmente fracasó. Marx pasó por alto la posibilidad de que los reformadores que vivían en naciones que suscribían los ideales de la Ilustración pudieran mejorar las vidas de los ciudadanos comunes. Como resultado, las revoluciones comunistas ocurrieron principalmente en países, como Rusia y China, que históricamente carecían de una tradición liberal que prometiera una mejora gradual. En la década de 1990, muchos regímenes comunistas abandonaron el marxismo.

Charles Darwin y la evolución

Las ideas de Charles Darwin demostraron ser fundamentales para cambiar las visiones aceptadas del mundo natural y provocaron un debate sobre los orígenes y el propósito de la vida que aún hoy sigue vigente. Darwin fue el primero en ofrecer una gran cantidad de pruebas que hicieron de la evolución parte de la ciencia establecida. Sin embargo, su teoría también eliminó a Dios del cuadro y proporcionó la base para una reconceptualización de la vida como un proceso interminable de lucha, cambio y muerte.

«La lectura crítica y la discusión de textos que han sido de enorme importancia en la creación del mundo moderno deberían ser una parte esencial de la educación superior».

El concepto de evolución no se originó con Darwin. Su contribución más importante fue identificar la «selección natural» como el mecanismo principal por el cual las especies se crean y modifican durante eones. Como explicó en Origen de las especies , algunos individuos de una especie nacen con variaciones, por ejemplo, una pequeña diferencia de color o un pico un poco más largo. Si esto demuestra incluso una pequeña ventaja en «la lucha por la existencia», tiene una mayor probabilidad de sobrevivir y pasar a los descendientes. De esta forma, la naturaleza “selecciona” los rasgos que hacen que una especie se adapte cada vez más a su entorno.

«La sociedad contemporánea … se ha construido a lo largo del tiempo a partir de los materiales del pensamiento».

Muchos odiaban esta idea, porque no dejaba un papel necesario para Dios o lo divino sobrenatural. La evolución darwiniana sugirió que el único punto de la vida era sobrevivir y reproducirse. Pero el impacto de Darwin fue mucho mayor que en biología y geología. Otros emplearon ciertos conceptos suyos, como «aptitud», «competencia» y «ascendencia común», para promover sus movimientos en dominios que van desde la política y la teoría social hasta la «ciencia» racial y la educación. Así, mientras muchos han admirado mucho a Darwin durante el siglo pasado, algunos también se han opuesto y negado sus pensamientos por complejas razones. Sobre todo, la oposición ha venido de los fundamentalistas religiosos que continúan intentando prohibir la enseñanza de la evolución en las escuelas. 

Hamilton, Jefferson y la democracia estadounidense

Alexander Hamilton y Thomas Jefferson compartían muchos ideales de la Ilustración. Ambos favorecieron «la libertad individual, la igualdad ante la ley, la tolerancia religiosa, la soberanía popular y la separación de poderes». Sin embargo, tenían ideas radicalmente diferentes sobre cómo aplicar estos valores a la incipiente democracia de Estados Unidos. Jefferson abogó por una autoridad central pequeña y débil, mientras que Hamilton quería un gobierno federal fuerte. Jefferson veía la tiranía como un peligro constante y quería dispersar el poder entre la gente. Hamilton temía concentrar demasiado poder entre los ricos, pero también desconfiaba de entregar demasiado poder a las masas con poca educación. Este conflicto entre el gran gobierno y el pequeño gobierno sigue siendo una gran brecha en la política estadounidense actual.

La contrailuminación

La Ilustración ofreció la promesa de un futuro más brillante bajo el reinado de la razón y los avances científicos. Pero cuando el futuro llegó en la forma del siglo XX, marcó el comienzo de una serie de catástrofes históricas que casi acaban con la civilización. En parte, eso sucedió porque las nuevas ideas de la Ilustración inspiraron una reacción contra la Ilustración que finalmente condujo al surgimiento de los movimientos antiliberales del fascismo, el ultranacionalismo y el fundamentalismo religioso. La Ilustración atrajo resistencia desde sus inicios. Luego, los atropellos de la Revolución Francesa provocaron una respuesta de pánico en toda Europa. Los gobiernos suspendieron muchas libertades mientras intelectuales como Edmund Burke advirtieron sobre los peligros del cambio y las nuevas ideas. El influyente escritor Joseph de Maistre argumentó que basar una sociedad en la razón era imposible. En cambio, la sociedad debe basarse en la tradición y la autoridad religiosa. Denunció la ciencia, porque producía conocimientos que carecían de contenido moral. Los conservadores se han basado en las ideas de De Maistre desde entonces.

«Las ideas han hecho el mundo en el que vivimos y todavía dirigen nuestras concepciones, incluso nuestra imaginación, para bien y para mal».

En el siglo XIX, cuando la industria y el crecimiento de las ciudades provocaron un torbellino de cambios en todos los países avanzados, las fuerzas de la Contra-Ilustración encontraron que era cada vez más ineficaz desaconsejar el progreso social. Los conservadores se adaptaron impulsando la doctrina del nacionalismo. Los estados difunden ideas nacionalistas a través de la propaganda oficial que retrata a los ciudadanos de una nación como una familia, unidos por un origen y tradiciones comunes. Intentaron utilizar el nacionalismo para fomentar la impresión de que todos tenían voz en el estado, cultivar la lealtad al estado y convertir esa lealtad en un arma contra el liberalismo.

Fascismo

En casos extremos, el nacionalismo se transformó en fascismo, una ideología violenta que celebra los mitos nacionales y se dedica a la veneración de un culto a un jefe de estado fuerte. Los fascistas reaccionaron contra los inconvenientes del capitalismo, creyendo que enfrentaba a las clases entre sí y socavaba la unidad de un país. Los estados fascistas ensalzan la superioridad de la raza nacional y acusan a las «razas inferiores» de manchar la «pureza racial» de la nación. Por ejemplo, en Alemania, los nazis identificaron a los judíos como los forasteros “contaminantes” que estaban detrás del surgimiento del capitalismo. El fascismo se desvaneció a finales del siglo XX, pero ahora muchas de sus señas de identidad, como el «ultranacionalismo» y la xenofobia, siguen siendo potentes.

Religión fundamentalista

La religión había sido un bastión del pensamiento de la Contra-Ilustración desde los días de la persecución de Galileo por parte de la Iglesia Católica. La tensión religiosa reaccionaria se manifiesta con más fuerza hoy en los movimientos fundamentalistas. En los Estados Unidos, el sentimiento antiliberal ha crecido en las últimas décadas entre las sectas cristianas fundamentalistas políticamente activas. El Islam radical fundamentalista también continúa extendiéndose, alimentándose de su convicción de que las ideas de la Ilustración han corrompido el mundo.

Comprometerse con las ideas

El poder de estas ideas demuestra por qué las universidades deben ayudar a los estudiantes a «interactuar» con grandes pensadores. Para comprender su sociedad, los estudiantes deben comprender las ideas que la animan. Deben encontrar grandes ideas leyendo y discutiendo textos originales innovadores, no solo clásicos de humanidades, sino también obras de ciencia y economía. Desarrollarán las habilidades de pensamiento crítico que necesitan para comprender y evaluar las ideas que construyeron el mundo moderno y las ideas que construirán el mundo del futuro.

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

Post relacionados:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.