Los satélites impulsan un mundo que se mueve con datos (II)

Como continuación a la primera parte del post donde introducía algunas de las ventajas que nos aportan los miles de satélites que orbitan la Tierra y que se han convertido en herramientas indispensables para la humanidad, especialmente como proveedores de datos.

Satélites con datos seguros

Una empresa ya está utilizando satélites para revolucionar la seguridad de los datos. Cloud Constellation Corporations SpaceBelt Data Security as a Service es una constelación de diez satélites en LEO que proporciona una ciberseguridad sin precedentes gracias a las capacidades espaciales. «Piense en ello como un Dropbox en el espacio», dijo Clif Beek, presidente y director ejecutivo de Cloud Corporation. SpaceBelt «aprovecha el aislamiento de una infraestructura de nube basada en el espacio,» operando independientemente de Internet y de las líneas arrendadas, porque las redes terrestres son vulnerables a las filtraciones de datos.

Por lo tanto, SpaceBelt es ideal para empresas y gobiernos que necesitan transferir datos confidenciales y valiosos a nivel mundial, “ya ​​sean datos sobre una transacción financiera, un problema medioambiental o algo ultrasensible para el departamento de defensa, dijo Beek. “Podemos proteger esos datos mientras se mueven por el mundo manteniéndolos en la superficie y luego entregándolos directamente a la empresa, dispositivo o ubicación de destino en la Tierra”, continuó. “Podríamos estar en Bahrein, podríamos estar en Arabia Saudita: podemos estar en cualquier ciudad del planeta, y podemos extraer los datos sin tener que pasar por ninguna red internacional«.

Observación de la Tierra y detección remota

Los satélites y las plataformas aéreas pueden llevar una variedad de sensores para respaldar sus misiones. Estas capacidades de detección remota van desde la resolución espacial, la resolución espectral, la resolución radiométrica y la resolución temporal. La teledetección óptica, el espectro de luz visible y las imágenes multiespectrales se extienden más allá del rango de luz visible.

Las plataformas aéreas para la observación de la Tierra también están aumentando en viabilidad, particularmente los pseudo-satélites de gran altitud (HAPS).

Pseudo-satélites de gran altitud (HAPS) Fuente: ESA

Los analistas ven con optimismo los proyectos de pseudo satélites de gran altitud (HAPS) más livianos que el aire (LTA) y más pesados ​​que el aire (HTA) han tenido un largo período de gestación, comenzando en la década de 1970. Los desafíos tecnológicos (especialmente la eficiencia de los paneles solares y la densidad de la batería) y el cierre reciente del proyecto Google Loon había planteado dudas sobre la viabilidad de HAPS, especialmente a la luz de la proliferación de satélites LEO de bajo costo. Sin embargo, los analistas prevén que este escenario cambiará con los nuevos avances tecnológicos. La tecnología ha realizado avances significativos en términos de eficiencia de las células solares, densidad de la batería, materiales avanzados y control (estabilidad) para hacer de HAPS un producto técnica y económicamente viable. 

Los satélites LEO tienen un gasto de capital significativo (CAPEX) incluso cuando continúan sufriendo ciertas desventajas. La propuesta de valor de HAPS radica en una menor latencia, persistencia, maniobrabilidad e inserción de capacidad rápida. El aumento de la capacidad tecnológica también reducirá la curva de costos de fabricación y operaciones en el futuro. Los costos y las ventajas más bajos permitirán el cierre del caso comercial en las aplicaciones militares y comerciales seleccionadas.

Agricultura de precisión controlada por satélite

Alimentar al mundo existirá para siempre como una industria global, y con el aumento de la población en áreas con más recursos limitados, existen razones de peso para buscar en el panorama tecnológico formas de mejorar la calidad de los alimentos, el rendimiento de los cultivos, la gestión de la tierra y la gestión del agua.

A medida que las plataformas satelitales emergentes se acercan cada vez más a la cobertura en tiempo real de la Tierra, la agroindustria es una de las principales industrias que se beneficia de las aplicaciones satelitales.

Las aplicaciones y beneficios agrícolas incluyen la detección y medición de la humedad del suelo, pronósticos meteorológicos más precisos, mayores niveles de producción de cultivos, pastoreo de ganado más eficiente a través de mapas de pastos, sincronización del clima para los ciclos de vida de los cultivos, alerta temprana de plagas y enfermedades de los cultivos y monitoreo de las condiciones ambientales.

Las acciones para mejorar la industria agrícola ya están en marcha en el sector comercial, y las corporaciones desarrollan tecnología innovadora y colaboran entre sí para maximizar estos esfuerzos.

Climate Corporation tiene una plataforma tecnológica que combina el monitoreo del clima hiperlocal, agronómico modelado de datos y simulaciones meteorológicas de alta resolución para ofrecer un conjunto completo de productos de control, análisis y gestión de riesgos durante toda la temporada. Es capaz de extraer información de campo histórica y durante la temporada para que los agricultores evalúen la salud de los cultivos e identifiquen problemas antes de que afecten el rendimiento «.

Las imágenes hiperespectrales, que son incluso más precisas que las multiespectrales, están surgiendo por esta razón. Orbital Sidekick (OSK), una empresa de monitoreo hiperespectral, se enfoca tanto en los sectores comercial como civil, OSK atiende mercados que van desde la agricultura hasta la defensa y la inteligencia, tiene una carga útil operando en la ISS y planea construir una constelación de cinco nanosatélites durante 2021.


Imágenes hiperespectrales. Fuente: Wikipedia

Hypercubes, una startup con sede en San Francisco, utiliza sensores de imágenes hiperespectrales en nanosatélites, con la ayuda de inteligencia artificial, o proporciona datos hiperespectrales para industrias que van desde la agricultura de precisión hasta el monitoreo ambiental. Fábio Teixeira, cofundador de Hypercubes, explicó en una entrevista que su empresa se enfoca en abordar los desafíos globales que se encuentran en las próximas décadas. «Al aprovechar los avances en imágenes satelitales que nos permiten ver lo que antes no se veía, Hypercubes está poniendo tecnologías en el espacio que revelarán detalles sin precedentes de nuestro planeta», dijo Teixeira. «Al escanear todo el mundo a diario, nuestra red de sensores entregará lo fundamental componente en un futuro verdaderamente sostenible, la información «.

Hypercubes luego compila todos los datos y puede usarlos para detectar patrones y crear asignaciones de nivel personalizado de la agricultura y los cultivos. Para 2050, las Naciones Unidas pronostican que habrá 9,6 mil millones de personas en este planeta. El desafío de garantizar que todos en este planeta tengan suficiente comida, agua y energía recae en nuestra generación. Hypercubes está aquí para responder a ese desafío.

Datos inteligentes para todos

Cualquier dato producido para su uso en el terreno se vuelve aún más valioso cuando agrega conocimientos, análisis e inteligencia. El Internet de las cosas y su predecesor, Machine to Machine (M2M), juegan un papel influyente en el avance del sector. Estas capacidades utilizan satélites para comunicarse con dispositivos físicos en la Tierra. M2M e IoT se han disparado como industrias en los últimos años, más conocidas por hacernos la vida más fácil con dispositivos como los termostatos domésticos Amazon Alexa y Nest, pero también están ayudando a industrias como la agricultura de precisión. ORBCOMM, un proveedor de soluciones de comunicaciones industriales LoT y M2M, ha estado utilizando estas funcionalidades desde 1993 para proporcionar «dispositivos de hardware, módems, aplicaciones web y servicios de datos entregados a través de múltiples redes satelitales y smartphones«

Conectar una dirección a tu GPS y recibir una ruta recomendada que muestre los niveles de tráfico es un ejemplo cotidiano de M2M. Waze es una versión de GPS de éxito famoso, que se basa en la capacidad M2M mediante el uso de IoT para proporcionar información más precisa casi en tiempo real. La aplicación móvil proporciona rutas, direcciones y tráfico, pero también permite a los usuarios de la aplicación informar accidentes o baches en lugares específicos, que luego se marcan para que otros usuarios de Waze los vean (y eviten).

Estas capacidades de datos no solo tienen modelos comerciales funcionales; hacen que nuestras vidas sean más cómodas, aumentan la seguridad, ahorran tiempo y energía, y contribuyen a industrias increíblemente lucrativas y en constante crecimiento. También llevaron a un subconjunto emergente de la industria de los satélites: una extensión del movimiento Big Data que se ha llevado a su extremo lógico. Las aplicaciones de datos inteligentes (y otros desarrolladores geoespaciales) ahora utilizan el aprendizaje automático, la inteligencia artificial y otros análisis para generar conocimientos más profundos a partir de Big Data.

La empresa australiana Fleet Space Technologies (Fleet), utiliza IoT habilitado por satélites de bajo costo para crear soluciones industriales asequibles. Por ejemplo, el cambio climático ha afectado gravemente a los agricultores del sur de Australia en los últimos años. Los efectos adversos incluyen sequías, aumento de incendios y disminución de la producción ganadera. Estos problemas también conducen a precios más altos para los consumidores.

Los sensores de IoT de Fleet son de bajo costo y bajo consumo, lo que hace que las soluciones sean accesibles y asequibles para el agricultor cotidiano. Estos sensores usan riego inteligente para mantener los niveles de humedad correctos necesarios para que el suelo produzca cada cultivo, y los sistemas evitan el desperdicio al regar solo cuando y donde la tierra lo necesita. Luego, los agricultores pueden plantar semillas y cuidar sus cultivos de manera adecuada, lo que resuelve Un problema evidente porque, con los cambios ecológicos recientes, puede ser difícil para los agricultores determinar el momento óptimo para plantar.

Satélites imprescindibles

Tenemos la suerte de vivir en una época en la que los datos sobre nuestro planeta no solo se están volviendo más omnipresentes, sino que la creciente inteligencia detrás de ellos nos ayudará a todos a tomar decisiones más informadas e inteligentes en nuestros respectivos campos. Muchos predicen que a medida que más personas y organizaciones, como ONGs, científicos ciudadanos y empresarios, se den cuenta de los beneficios de los datos espaciales, veremos una tendencia creciente en las aplicaciones habilitadas o derivadas del espacio, y que beneficiará a la Tierra y a todos los que la habitamos.

Post relacionados:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.