‘The New Map’ de Daniel Yergin: el nuevo mapa del poder geopolítico desde la energía y la economía

Un post sobre geopolítica y energía, totalmente necesario a la vista del contexto energético que estamos sufriendo, con subidas de la tarifa eléctrica, amenaza del corte de suministro de gas,… Todo esto no sucede por casualidad. Lleva muchos años cociéndose despacio, es geopolítica. Puede parecer que lo de «geopolítica» nos queda lejos pero la realidad dice justamente lo contrario.

Nueva geopolítica

El autor, orador, experto en energía e historiador económico ganador del Premio Pulitzer Daniel Yergin detalla cómo la dinámica económica y militar entre países y el suministro y distribución de energía dan forma a la geopolítica. Yergin explica cómo los patrones cambiantes de extracción y distribución de energía afectan poderosamente a Estados Unidos, China, Rusia y Oriente Medio. La revolución estadounidense del petróleo y el gas de esquisto, según el autor, transformó los mercados energéticos del mundo y convirtió a los Estados Unidos en la principal fuente de petróleo y gas y en un importante exportador.

Este bestseller del Wall Street Journal y Mejor Libro de 2020 de USA Today le valió a Yergin el premio al Escritor de Energía del Año de la American Energy Society. NPR llamó a esto, «Una clase magistral sobre cómo funciona el mundo«. El Wall Street Journal lo consideró como «informativo y sumamente legible, no es una hazaña entre los tomos de geoestrategia«. Y The Economist encontró las ideas de Yergin, «Enérgicas y autorizadas, una combinación impresionante«.

Flujo de energía

Yergin prepara el escenario recordando a los lectores que la geopolítica involucra la dinámica de poder entre naciones. La energía da forma a esta dinámica a nivel mundial, revela, a través de la oferta, la demanda y el movimiento cambiantes.

«La energía refleja alteraciones de gran alcance en el suministro y los flujos globales, impulsadas en gran parte por el notable cambio en la posición energética de los Estados Unidos y por el creciente papel global de las energías renovables y la nueva política climática.»

Yergin atribuye la renovada fuerza energética de Estados Unidos a los avances en la extracción de petróleo y gas de esquisto. Pero se apresura a señalar que el poder energético de una nación podría, en el futuro, depender de su voluntad y capacidad para avanzar hacia emisiones de «carbono neto cero».

La extracción de petróleo del esquisto revela Yergin, cambió la posición de Estados Unidos y Texas en los mercados energéticos. Yergin ofrece la sorprendente verdad de que, en 2014, Texas producía más petróleo que cualquier otra nación que no fueran Arabia Saudita e Irak.

Unión Soviética

En 1991, relata Yergin, la Unión Soviética se desintegró en naciones independientes, lo que dejó a la nueva Federación de Rusia con una población y una economía disminuidas. Yergin vincula el impulso de Putin por convertir a Rusia en una potencia mundial con las reservas de petróleo y gas del país.

«Las ganancias de las exportaciones de petróleo y gas proporcionan la base financiera para el estado y el poder rusos … Mucho más que cualquier otra cosa, estos recursos hacen de Rusia un actor importante en la economía mundial«.

Como prueba del resurgimiento de Rusia, Yergin cita que, a partir de 2018, Rusia igualó el pico de producción de petróleo de la Unión Soviética: 11,4 millones de barriles por día. Entre 2000 y 2012, concluye Yergin, Rusia pasó de la vulnerabilidad económica a la estabilidad y fortaleza económicas.

Rusia, Estados Unidos y China

Curiosamente, Yergin señala que Rusia otorgó asilo a Edward Snowden en 2013 como un punto de inflexión en el deterioro de las relaciones entre Estados Unidos y Rusia. No muchos analistas califican ese momento como tan crucial; este énfasis habla de la perspectiva original de Yergin.

Nuevamente nombrando un momento crucial, Yergin cuenta cómo, en 2014, Putin realizó una visita de estado oficial al presidente de China, Xi Jinping, que ilustró la vinculación de poder y energía de Rusia. Putin llegó a un acuerdo de 400.000 millones de dólares con China por el gas ruso, y Yergin nombra el quid pro quo: China acordó financiar un gasoducto de 45.000 millones de dólares y 1.300 millas en Siberia. Yergin caracteriza esto como una relación perfectamente sencilla en contraste con los complicados tratos entre Estados Unidos y Rusia.

Iran

Arabia Saudita e Irán han estado constantemente enfrentados, dice Yergin, y aunque la religión y la política son factores, el petróleo y su distribución siguen siendo fundamentales. Irán creía, explica el autor, que las sanciones petroleras occidentales tendrían poco efecto, pero subestimó la producción de petróleo de esquisto estadounidense. Por eso, postula Yergin, Irán mantuvo conversaciones con Estados Unidos sobre las capacidades nucleares.

Demanda reducida

Rastreando los procesos bizantinos que determinan los precios del petróleo, Yergin comenta sobre la situación contradictoria que ocurrió cuando, con la producción de petróleo de esquisto estadounidense en aumento, los precios del petróleo se mantuvieron altos debido a los déficits de producción causados ​​por las turbulencias en Libia y Nigeria.

En el otoño de 2014, relata Yergin, los precios del petróleo se desplomaron a 84 dólares por barril cuando Canadá, Rusia, Brasil e Irak aumentaron la producción. Los patrones cambiantes en los mercados mundiales, propone Yergin, surgen de que el petróleo de esquisto es menos costoso de producir de lo que la mayoría de la gente pensaba. Él informa un cambio importante en la mentalidad de la industria petrolera de «ciclo largo» a «ciclo corto». El ciclo corto fue el petróleo de esquisto, aclara Yergin: El intervalo entre la perforación y la producción de petróleo es corto. Por otro lado, dice Yergin, el petróleo en alta mar, que puede tardar años en generar retornos, ejemplifica el ciclo largo.

Cambio climático

Después de detallar cómo el petróleo da forma a la geopolítica, Yergin confiesa que avanzar hacia un «mundo con bajas emisiones de carbono» será una de las aspiraciones más importantes a las que se enfrenta la humanidad. El autor conecta los eventos actuales con un contexto histórico al señalar que Gran Bretaña pasó de quemar leña a quemar carbón en parte porque la deforestación hizo que la madera escaseara. No fue hasta 1900, dice, que el carbón alimentó más o menos al mundo y el petróleo no reemplazó al carbón hasta la década de 1960; el punto de Yergin es que las transiciones energéticas no son un fenómeno nuevo ni inmanejable.

El autor ofrece que la Conferencia Climática de París significó que la lucha contra el cambio climático fue más allá de la geopolítica y las finanzas para convertirse en un movimiento social.

Pero el mundo, se lamenta Yergin, se ha ido alejando de la colaboración y hacia la división.

«El mundo se ha vuelto más fracturado, con un resurgimiento del nacionalismo, el populismo y la desconfianza, la competencia entre grandes poderes y una política creciente de sospecha y resentimiento.«

Esto, advierte, agravará los problemas económicos existentes.

El futuro interrumpido

El último capítulo escrito, al parecer, con un poco de prisa para dar cabida a los últimos acontecimientos dramáticos en la arena mundial, plantea no solo una pregunta de un millón de dólares, sino una pregunta de 90 billones equivalente al valor de toda la economía mundial: “¿La crisis de Covid-19 acelera una transición energética o la ralentiza? » En otras palabras, ¿nos espera un futuro oscuro, en más de un sentido, o una recuperación ecológica?

En contraste con otros académicos y escritores más optimistas, el pronóstico de Yergin es bastante sombrío. Una certeza para él es que “las luchas por el clima” continuarán. En nuestra tempestuosa “era de tensiones crecientes y orden global en fragmentación”, también predice un “choque de naciones” que suena siniestro, que a suena como un eufemismo apenas camuflado para la Tercera Guerra Mundial.

Complejo y sorprendente

Si no has considerado pertinente la geopolítica petrolera internacional, Yergin cambiará de opinión. Él lo considera convincentemente como primordial para el funcionamiento de cada gobierno y para cada disputa de poder significativa en todo el mundo. Yergin demuestra ser un escritor cautivador con un gran conocimiento. Establece conexiones a través de una densa telaraña de consumo y producción de petróleo que se encuentra debajo de tantos conflictos globales actuales y recientes. Este es un buen libro, revelador y original, que vale la pena leer con atención. 

Espero sinceramente que la historia (¿o debería decir el futuro?) Demuestre que Yergin se equivoca en ese aspecto en particular.

Foto de Markus Distelrath en Pexels

Post relacionados:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.