Lakoff y Haidt: marcos mentales y manipulación emocional

Falsa dicotomía entre razón y emoción

Durante mucho tiempo nos explicaron (y nos creímos) la dicotomía entre la razón y la emoción. La razón como una facultad de pensamiento consciente, sosegado, lógico y no emocional. Por el contrario, la emoción, se entendía, perturba la objetividad del razonamiento. Sin embargo, los descubrimientos neurocientíficos revelan que las emociones no son un elemento ajeno a la deliberación. Es más, en realidad, sin el componente emocional no sería posible tomar decisiones ni hacer juicios racionales.

Lakoff y Haidt

Según Lakoff (No pienses en un elefante) y Haidt, con su excelente libro ‘La mente de los justos. Por qué la política y la religión dividen a la gente sensata’, el modelo racionalista de acuerdo con el cual, la deliberación se asienta en un intercambio de argumentos e información que conduce al acuerdo en torno al mejor argumento, se basa en un error.

La causa de ello se encuentra, para Lakoff y Haidt en que el razonamiento ni se asienta sobre la reflexión y la evaluación de las evidencias presentes en el caso ni tampoco está dirigido al convencimiento racional. Por el contrario, el razonamiento consiste en una elaboración sesgada y una exposición de razones que chocan con la actitud previa del sujeto.

De esta manera la deliberación quedará reducida a un choque de razones que meramente apoyan la tesis hacia la que cada uno tiene una actitud positiva. Pero si la deliberación parte de un choque entre actitudes, el modo más inteligente de conducirla hacia el acuerdo será tratar de transformar la actitud del interlocutor para que adopte una similar a la propia.

La metáfora como arma

Las metáforas son para Lakoff y Haidt el factor clave que articula la deliberación. Así, toda la información y las pruebas que contradicen el marco son ignoradas. Las metáforas se convierten en el recurso más eficaz. Por medio de su repetición reiterada, las metáforas activan en el oyente la conexión sináptica hasta conformar un circuito persistente. Entonces, con solamente oír el término, se activará en el oyente el marco de pensamiento asociado a él. Es entonces una vez que se logrará obligar sobre el público un marco de pensamiento para hacer de esta forma aquel marco hegemónico en el discurso frente al marco opuesto.

El resumen de las principales ideas del libro de Haidt

La mente humana es como un jinete montado sobre un elefante

Tal cual. El jinete es la racionalidad y el elefante son las intuiciones. Y son las intuiciones las que guían el juicio y la decisión morales. La racionalidad la empleamos sobre todo para justificar (ante otros o ante nosotros mismos) la conducta ya tomada, no para escogerla.

Hay tres tipos de ética: de autonomía, de la comunidad y de la divinidad

Desde un punto de vista descriptivo, los occidentales tendemos a ser individualistas y pensamos que la única ética que existe es la ética de la autonomía, centrada en la justicia, la libertad y los derechos individuales. Pero hay otros dos tipos de ética: la ética de la comunidad y la ética de la divinidad. En la ética de la colectividad se trata a los individuos como miembros de grupos que tienen existencia propia y no son la simple suma de los individuos que los integran: familias, tribus, naciones, ejércitos, etc. En la ética de la divinidad se considera a los individuos como cuerpos en que está alojada un alma divina y pura, acosada por las impurezas del cuerpo.

Los humanos somos un 90% chimpancé y un 10% abeja

Los humanos somos un 90% chimpancé y un 10% abeja. En el nivel individual nos hace chimpancés egoístas, pero en el nivel de grupo nos lleva a ser altruistas genuinos y anteponer el bien del grupo a nuestro interés personal (nuestro lado abeja). Hay altruismo parroquial, nos interesamos por la salud de nuestro grupo, no por el bienestar de la humanidad. La religión es uno de los principales potenciadores de la sensación de pertenencia a un grupo.

El resumen del libro de Lackoff

 La persona que controla el marco controla el debate

Lakoff asegura que una vez que instituye el marco que circunda un problema, lo controla. En su marco, cualquier argumento que realice se verá como de sentido común. Bush enmarcó hábilmente sus recortes de impuestos como «desgravación fiscal». Bush mencionó que su iniciativa de desgravación fiscal liberaría a los contribuyentes de la abrumadora carga de un régimen derrochador. En la década de los 70, comenta Lakoff, los estadounidenses veían el pago de sus impuestos como un deber moral y una obligación cívica. Los medios de comunicación se refirieron a la iniciativa de Bush en sus términos, no como recortes de impuestos, sino como desgravación fiscal. Inclusive los demócratas hablaron de desgravación fiscal.

Así, toda la información y las pruebas que contradicen el marco son ignoradas. Entonces, con únicamente oír el término, se activará en el oyente el marco de pensamiento asociado a él. Es entonces una vez que se establece sobre el público un marco de pensamiento se convierte en discurso hegemónico en el frente al marco opuesto.

El lenguaje de los marcos mentales explota la química cerebral

El encuadre no se lleva a cabo solo en los meses previos a las elecciones. Lakoff describe, con pesar, cómo los conservadores han logrado enmarcar sus problemas durante muchos años. Sus esfuerzos muestran una profunda comprensión de la neurociencia detrás del pensamiento político. El lenguaje conservador activa y fortalece los circuitos del cerebro para la perspectiva de la derecha. El lenguaje progresista enciende y fortalece las vías neuronales para el punto de vista progresista. Los circuitos de su cerebro pueden enviar información a través de una sola vía a la vez…. Cuanto más se activa el circuito conservador, más fuerte se vuelve. Y cuando eso sucede, la vía progresiva se atrofia simultáneamente.

A medida que la vía conservadora se fortalece, el lenguaje conservador crea una propensión en el cerebro que se refuerza a sí mismo para estar de acuerdo con una visión conservadora. El ciclo se perpetúa a través de la cobertura de noticias. Si alguien te dice: «No pienses en un elefante», tu mente automáticamente evoca un elefante. El encuadre negativo casi siempre provoca el hilo de pensamiento que intenta prevenir.

La derecha logró enmarcar cuestiones y la izquierda fracasó en su mayoría.

Algunos progresistas pueden llamar «estúpidos» a los conservadores, pero Lakoff considera que los conservadores son inteligentes. Aprendieron cómo piensan y sienten sus electores y entregan un mensaje que resuena con su audiencia. La verdad y la precisión son parte de la batalla, pero no son suficientes para ganar una campaña. Los conservadores pueden decir mentiras descaradas, pero lo que un progresista considera una mentira no siempre es una mentira consciente. Los conservadores presentan la verdad de acuerdo con su cosmovisión.

La derecha habla desde una perspectiva moral; la izquierda también debe hacerlo

Los valores fundamentales de los progresistas incluyen la libertad, las oportunidades, la prosperidad, la igualdad y el servicio comunitario. Los conservadores se unen en torno a valores compartidos. Los progresistas deben hacer lo mismo y deben conocer a sus enemigos.

El interés propio percibido supera al sentido común.

Los progresistas están desconcertados de que los conservadores de bajos ingresos voten a la derecha a pesar de que las plataformas del partido favorecen a los ricos. Creo que tenemos numerosas evidencias como los candidatos de la derecha son votados por votantes “teóricamente” de izquierdas. “Aproximadamente un tercio de la población”, cree Lakoff, cree que son ricos o algún día serán ricos. Lakoff sostiene que votan por los intereses percibidos de su yo futuro. Otros se identifican con ciertos tipos de candidatos incluso si las posiciones de los candidatos entran en conflicto con sus intereses personales.  

Siempre replantee el argumento

No importa cuán lógicamente un progresista debata a un conservador, los hechos nunca cambiarán un marco de derechas. Lakoff dice que olvidemos, o al menos, dejemos de lado los hechos que apoyan su punto de vista. 

Los conservadores no quieren un gobierno pequeño «pequeño».

Cuando los conservadores apoyan a un gobierno más pequeño, quieren decir menos del gobierno que no les agrada. Los conservadores buscan eliminar el gasto social, debilitar en los Institutos Nacionales de Salud, Head Start, viviendas públicas, los Centros para el Control de Enfermedades y la Comisión de Bolsa y Valores. Sin embargo, observa Lakoff, los conservadores no están interesados ​​en recortar el ejército, el FBI o los fondos para las prisiones y los programas de orden público. Los conservadores no son realmente partidarios de un gobierno más pequeño. En muchos casos, quieren un gobierno más grande.

Los conservadores pintan los derechos de las corporaciones a obtener grandes ganancias, impuestos bajos y una regulación ligera como el estilo estadounidense

Lakoff cree que el poder corporativo desbocado perjudica a todos. Le resulta frustrante que los progresistas no enmarquen este problema correctamente. Las corporaciones ejercen una influencia cada vez mayor a través de sus contribuciones de cabildeo y campañas. Exigen costos cada vez mayores del sector público a través de la contaminación y el daño ambiental, daño que los contribuyentes deben pagar para reparar. Mientras Lakoff describe la forma en que los conservadores enmarcaron el debate, han hecho que parezca que controlar el poder corporativo es un ataque a la libertad. Lakoff afirma que las corporaciones perpetran el verdadero ataque a la libertad. Él cree que los progresistas deben enmarcar el tema para aclararlo.

Conclusión

Según Haidt y Lackoff parece evidente que la deliberación queda reducida a un mecanismo de manipulación emocional (no hay que ir muy lejos para comprobarlo). Por tanto, las personas son conscientes de los juicios morales que realizan, pero los motivos reales por los que los hacen permanecen por completo ajenos a su control. Esto, me temo, explica una gran parte de la polarización que vivimos y de determinados resultados electorales.

Foto de meo en Pexels

Post relacionados:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.