‘Cómo funciona el miedo: la cultura del miedo en el siglo XXI’ de Frank Furedi

Los psicólogos dicen que la incertidumbre es un estado mental muy difícil porque significa que no podemos estar seguros de qué mecanismos para afrontar las situaciones necesitamos emplear y eso puede dejarnos sin usar ninguno y sintiéndonos incapaces de hacer frente.

Vivir cómodamente con la incertidumbre es el polo opuesto de la incertidumbre que provoca el miedo. Esto último genera problemas porque las personas a las que les asusta la incertidumbre tienden a convertir la incertidumbre ineludible en una falsa certeza –tienen certeza, pero se equivocan– y eso a su vez conduce a errores, incluso éticos.

Cómo funciona el miedo: La cultura del miedo en el siglo XXI de Frank Furedi se encuentra la sorprendente afirmación de que el concepto de ‘miedo’ es clave para comprender nuestra condición socio-histórica actual: su afirmación es que estamos atrapados en una ‘cultura del miedo’. Según Furedi, la idea de una cultura del miedo proporciona una visión genuina de nuestra situación actual.

Frank Furedi es un sociólogo jubilado y comentarista social que a menudo aparece en los medios británicos. El propósito de Cómo funciona el miedo es explicar dos temas interrelacionados: ¿por qué el miedo ha adquirido un estatus moralmente dominante en la sociedad actual y cómo ha cambiado la forma en que tememos hoy con respecto a la forma en que se experimentaba en el pasado?

Desmantelamiento de la autoridad moral

Furedi argumenta que uno de los principales impulsores de la cultura del miedo es el desmantelamiento de la autoridad moral. El miedo parece proporcionar una solución provisional a la incertidumbre moral y, por esa razón, es adoptado por una variedad de intereses, partes e individuos. Furedi predice que hasta que la sociedad encuentre una orientación más positiva hacia la incertidumbre, florecerá la politización del miedo.

La sociedad es bombardeada continuamente con el mensaje de que las amenazas a las que se enfrenta son incalculables y no se pueden gestionar ni contener. El ascenso de esta perspectiva ha ido acompañado del cultivo de la impotencia y la pasividad; todo esto ha aumentado la sensación de impotencia y ansiedad de las personas. Como consecuencia, estamos en constante búsqueda de nuevas formas de seguridad, tanto física como ontológica. ¿Cuáles son los impulsores del miedo, cuál es el papel de los medios en su promoción y quién se beneficia realmente de esta cultura del miedo? Estos son algunos de los temas que aborda Furedi para explicar la situación actual. Él cree que al comprender cómo funciona el miedo, podemos fomentar actitudes que ayudarán a lograr un futuro menos temeroso.

En lugar de protegernos, los niveles excesivamente altos de miedo nos dañan seriamente como individuos, comunidades y sociedades. “Un futuro menos temible” es de desear intensamente.

Lo que tememos es importante para la forma en que vivimos nuestras vidas. Por ejemplo, la gente solía temer el juicio de Dios después de la muerte, pero ahora temen sufrir mientras mueren. La legalización del suicidio asistido por médicos y la eutanasia puede verse como una respuesta a este temor.

La eutanasia se puede caracterizar como un «dispositivo de gestión del terror» o «mecanismo de reducción del terror». El miedo profundo provoca una ansiedad flotante libre que la persona busca controlar, a menudo en sociedades posmodernas con una solución tecnológica. Para usar tal solución necesitamos encontrar un foco para nuestro miedo. La muerte provoca, como dice Furedi, el “miedo más primario”. La eutanasia convierte el misterio de la muerte en el problema de la muerte y presenta la inyección letal como solución tecnológica a ese problema.

Furedi ve la ruptura de la autoridad como una causa de miedo porque hace que las personas sientan que no tienen un protector poderoso de confianza. Esto recuerda la investigación de Jonathan Haidt en La Mente de los Justos de que los millennials rechazan la autoridad y, en consecuencia, pueden ser más temerosos que las generaciones anteriores.

Hay poco escepticismo entre muchas personas con respecto a los pronunciamientos científicos. Furedi observa que puede ser de interés para los científicos, los gobiernos y los responsables políticos obtener el apoyo público para enfatizar los riesgos y generar miedo.

Furedi señala que la ciencia ha reemplazado a Dios como la máxima autoridad a nivel social, por lo que, si la ciencia no respalda una creencia, se trata como irrelevante. Esto es consistente con la actitud secularista de que la religión es un asunto privado puramente personal y no tiene cabida en la plaza pública.

La medicina reemplaza la moral

Furedi identifica correctamente el poderoso impacto del fenómeno de la medicalización de la toma de decisiones en las sociedades del siglo XXI, incluso en relación con la toma de decisiones de política pública y social. Por ejemplo, el debate sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo en Australia se convirtió en una cuestión de proteger la salud mental de las personas LGBTQI+ y prevenir daños psicológicos, especialmente disminuyendo el riesgo de suicidio. Furedi argumenta que tal medicalización da como resultado que la medicina reemplace la moral y los médicos reemplacen a los sacerdotes como fuentes de autoridad.

De los dos puntos anteriores se deduce que el pecado posmoderno es no seguir los dictados de la medicina y la ciencia.

Las palabras importan: los medios usan el lenguaje para crear y mantener el miedo. Los beneficia atrayendo espectadores y lectores.

A nivel macro o social, nuestra actitud hacia el riesgo ha cambiado del riesgo como posibilidad al riesgo como probabilidad. Esta es una fuente del aumento del miedo en la sociedad. Por ejemplo, aunque las sociedades democráticas occidentales posmodernas tienen niveles de delincuencia mucho más bajos que en el pasado, muchas personas creen lo contrario.

Sobreprotección de los hijos

Furedi sugiere que los padres son sobreprotectores con sus hijos, “padres helicóptero”, porque sobrestiman los riesgos. No están dispuestos a permitir que sus hijos participen en ninguna actividad que consideren de riesgo, lo que perjudica gravemente el desarrollo de sus hijos. Los niños sobreprotegidos pierden oportunidades de desarrollar resiliencia ante la adversidad o de aprender a lidiar con el fracaso.

El miedo y los valores

Furedi propone que debido a que no podemos ponernos de acuerdo sobre cuáles son los riesgos, no podemos ponernos de acuerdo sobre los valores que deben tener prioridad cuando no todos los valores pueden ser honrados.

Pero ni siquiera podemos ponernos de acuerdo sobre qué constituye legítimamente un valor. Por ejemplo, Furedi escribe sobre la importancia de un desarrollo crucial en la perspectiva moral de la sociedad: la transformación de la seguridad en el valor fundamental… Esto fue paralelo a la dramática degradación del estatus de persona. Desde finales de la década de 1970, las actitudes culturales pesimistas hacia la capacidad de las personas para enfrentar la adversidad se han convertido en la norma. El lenguaje cotidiano refleja el cambio a través del uso regular de términos como ‘vulnerable’ o ‘en riesgo’ para describir a las personas.
El corolario de este énfasis en la fragilidad emocional y la impotencia de los individuos es la inflación constante de la gama de experiencias definidas como riesgosas. La definición de daño y de su impacto también se ha ampliado para abarcar experiencias que en épocas anteriores se consideraban normales y no excepcionales. Beber agua de un grifo, o comerse una gran hamburguesa con queso, son ahora blanco de alertas sanitarias. De hecho, ¡prácticamente todo lo que comes se ha asociado con el cáncer! Un estudio de 50 ingredientes comunes, tomados al azar de un libro de cocina, encontró que 40 de ellos eran objeto de artículos que informaban sobre sus riesgos de cáncer.

A más conocimiento, más temor

Paradójicamente, nuestro aumento en la incertidumbre es el resultado del inmenso aumento de la gama de conocimientos proporcionados por nuestras exploraciones del vasto espacio exterior con la astrofísica y la investigación del espacio profundo y del vasto espacio interior con la genética y la biología molecular. Hemos expandido exponencialmente nuestra percepción de lo desconocido. Ahora sabemos mucho más de lo que sabíamos en el pasado; incluso sabemos que no sabemos casi nada.

Pero en lugar de ver lo desconocido con asombro, lo miramos con gran temor.

Furedi advierte que “La forma más efectiva de contrarrestar la perspectiva del miedo es familiarizar a la sociedad con valores que ofrezcan a las personas el significado y la esperanza que necesitan para enfrentarse efectivamente a la incertidumbre. El problema… no es el miedo como tal sino la dificultad de la sociedad para cultivar valores que la guíen para manejar la incertidumbre y las amenazas a las que se enfrenta.”

Foto de Andrea Piacquadio

Post relacionados:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.