Economía del propósito: inversiones para cambiar el sistema

Hace unos pocos años escribí acerca de la economía del propósito. Para que ese ecosistema crezca es necesario inversores que apuesten por propósitos de transformación masivos, y se concreten proyectos realmente transformadores (p.e. DevsHealth). La inversión actual ha evolucionado desde el enfoque básico y convencional del pasado, hasta reconocer la importancia de la inversión sostenible y han comenzado a considerar los factores ambientales y sociales. Sin embargo, la complejidad de los tiempos nos obliga a reconocer y acelerar la transición a una tercera etapa de la práctica de inversión: la inversión a nivel de sistema para acelerar los cambios.

En este contexto ya hay quien plantea un cambio de paradigma, por eso la lectura de 21st Century Investing: Redirecting Financial Strategies to Drive Systems Change de William Burckart y Steve Lydenberg.

Los autores muestran cómo los inversores a nivel de sistema apoyan y mejoran la salud y la estabilidad de los sistemas sociales, financieros y ambientales de los que dependen para obtener rendimientos a largo plazo. Conservan y fortalecen estos sistemas fundamentales mientras siguen generando un desempeño competitivo o aceptable.

21st Century Investing está empujando la frontera de dónde debe ir la inversión si queremos construir la próxima normalidad con mayor equidad, tanto racial como de género, como debemos. Nuestros sistemas casi fallan y demostraron ser más frágiles de lo que pensábamos en el último año. No menos importante nuestro sistema democrático, que casi se quiebra bajo el peso de las mentiras, la autocracia y la cultura de la supremacía blanca. La pandemia reveló el resto. Si no es ahora, ¿cuándo se aprovecharán los mercados financieros como parte de la solución? Necesitamos todas las manos a la obra, en todos los dominios para lograr el cambio de sistemas necesario. 

En su enfoque de «nivel de sistema», la asignación de activos no se trata de ganancias a corto plazo, sino de hacer que las sociedades y las economías sean más justas y, en última instancia, más estables. 

Principales ideas de 21st Century Investing

  • El modelo convencional de inversión está roto.
  • La inversión «a nivel de sistema» es un nuevo enfoque para elegir acciones.
  • Los inversores a nivel de sistema ven el cambio climático como un desafío existencial, no como una oportunidad comercial a corto plazo.
  • Establecer un nuevo tipo de objetivo es el primer paso en el enfoque a nivel de sistema.
  • Con un objetivo y una causa en mente, los inversores a nivel de sistema deciden cómo asignar sus activos.
  • Los inversores a nivel de sistema buscan formas de influir en las empresas para abordar la desigualdad de ingresos.
  • Seis enfoques ayudarán en la transición hacia un estilo de inversión más sostenible.

El modelo convencional de inversión está roto.

Históricamente, los inversores se han centrado en sus rendimientos, descartando otros factores como irrelevantes. Pero las desventajas de los enfoques tradicionales de inversión se están volviendo obvias. La desigualdad económica ha provocado impulsos nacionalistas y allanado el camino para políticas comerciales proteccionistas. El cambio climático se está acelerando. Una vez que estos problemas monumentales pasen por un punto sin retorno, resultarán catastróficamente desestabilizadores, y eso amenaza los rendimientos de los inversores. Sin embargo, muchos inversionistas siguen atascados en el enfoque convencional de maximizar los rendimientos a corto plazo mientras se desconectan de los riesgos sistémicos. De acuerdo con esta visión de la vieja escuela, la sustentabilidad es una tontería y las métricas ambientales, sociales y de gobernanza (ESG) son una pérdida de tiempo.

“Ahora es el momento de una nueva era de inversión con una visión que se expande más allá de los rendimientos individuales y supera el rendimiento de su vecino”.

A pesar de esta renuencia, el cambio está en marcha y atraviesa una serie de fases. En la primera etapa, los modelos de inversión tradicionales están hipercentrados en los rendimientos financieros. Una segunda fase de la inversión institucional incorpora la sostenibilidad como una consideración. En la tercera etapa, los grandes inversores aceptan cada vez más la idea de que sus decisiones guían la dirección general de las sociedades y las economías. En esta nueva mentalidad, los inversores miran más allá del enfoque darwinista del capitalismo y se dirigen hacia un marco basado en valores. En el ethos de “nivel de sistema”, los inversionistas sopesan el impacto de cada inversión en los ecosistemas globales, en la salud pública y en la justicia económica, entre otros factores. En este enfoque, la degradación ambiental, las lesiones de los trabajadores y la desigualdad económica no son simplemente resultados inevitables de una economía de mercado. Los inversores a nivel de sistema todavía quieren un rendimiento de sus activos; simplemente piensan en los retornos de una manera radicalmente diferente.

La inversión a nivel de sistema es un nuevo enfoque para elegir acciones.

En el pensamiento a nivel de sistema, los inversores reconocen que sus acciones conllevan costos. La desigualdad de ingresos es un desafío destacado: muchos inversores viven en la cima de la escala de la riqueza y, por lo tanto, están sesgados a favor del statu quo. Pagar menos a los trabajadores o ignorar la seguridad de los empleados generalmente se traduce en mayores retornos de inversión. Así que los inversionistas convencionales no cuestionan las prácticas de las empresas que intensifican la desigualdad de ingresos. Los inversores a nivel de sistema, por el contrario, ven la desigualdad de ingresos como una amenaza a largo plazo para sus rendimientos. Como resultado, buscan soluciones, como abogar por salarios mínimos más altos. La idea es que las fracturas sociales representan riesgos a largo plazo para el sistema. Los inversores a nivel de sistema buscan reparar esas fracturas y reducir los riesgos que plantean.

“Los inversores a nivel de sistema creen que es hora de apoyar y mejorar la salud y la estabilidad de los sistemas sociales, financieros y ambientales de los que dependen para obtener rendimientos a largo plazo”.

Del mismo modo, los inversores convencionales a menudo hacen la vista gorda ante las brechas en la atención médica; por lo general, tienen los medios para buscar tratamiento médico cuando lo necesitan, entonces, ¿por qué deberían preocuparse por el bienestar de quienes se encuentran en la parte inferior de la escala de ingresos? Los inversores a nivel de sistema, por otro lado, ven una brecha en la atención médica como una amenaza para sus rendimientos a largo plazo. Conscientemente buscan empresas que aborden el problema reduciendo los costos médicos o creando formas para que las personas vivan una vida más saludable.

Los inversores a nivel de sistema ven el cambio climático como un desafío existencial, no como una oportunidad comercial a corto plazo.

Los inversores convencionales ven el calentamiento global como una oportunidad para hacer más negocios como de costumbre: ¿Se están derritiendo las capas de hielo? Eso solo abre el Ártico para la extracción de petróleo y Groenlandia para la extracción de minerales, y el aumento del nivel del mar presenta una oportunidad para invertir en empresas de desalinización. Los inversores a nivel de sistema rechazan esas nociones. En su lugar, están vendiendo sus carteras de empresas de combustibles fósiles y apoyando activamente el desarrollo de la energía solar, la energía eólica y otras fuentes de energía sostenibles. Los inversores a nivel de sistema no aceptan el cambio climático como algo inevitable; se esfuerzan activamente por cambiar su trayectoria.

“Cada vez más, los inversores se han dado cuenta de la realidad del cambio climático”.

En un ejemplo dramático, los herederos de un magnate del petróleo decidieron poner fin a su inversión en el sector de los combustibles fósiles. El Rockefeller Brothers Fund es una fundación familiar que tenía $ 1200 millones en activos a partir de 2020. En 2014, la fundación comenzó a deshacerse de las participaciones en empresas que extraían energía a través del carbón y las arenas bituminosas. Luego, la fundación comenzó a salir de sus inversiones en acciones de petróleo convencional. El movimiento fue digno de mención debido a las raíces del fondo: las riquezas de la organización sin fines de lucro provinieron de la fortuna de John D. Rockefeller, el titán que fundó y dirigió Standard Oil.

Establecer un nuevo tipo de objetivo es el primer paso en el enfoque a nivel de sistema.

La inversión a nivel de sistema rechaza la noción de la teoría de cartera moderna de que las decisiones de los inversores se producen en el vacío y no afectan al resto del mundo. Los inversionistas a nivel de sistema aceptan que una decisión de inversión puede causar daño y buscan no solo minimizar el daño sino también maximizar los resultados positivos. En respuesta al problema de la desigualdad de ingresos, un número creciente de inversores persigue como objetivo el “crecimiento inclusivo”. Esto puede incluir objetivos tales como reducir la brecha digital, expandir el acceso al tratamiento médico o extender los servicios financieros convencionales a los históricamente desatendidos. Los inversores a nivel de sistema también reconocen que los combustibles fósiles, durante mucho tiempo un motor de crecimiento, ahora están creando más daños que beneficios. Entonces, un objetivo en este frente se centraría en reducir las huellas de carbono a través de la inversión.

El cambio hacia el pensamiento sobre los sistemas en los que invierten requiere un cambio en la forma en que los inversores estructuran sus inversiones”.

El siguiente paso es elegir un tema sobre el cual entrenar el enfoque del inversionista. Un objetivo apropiado es uno de importancia ampliamente aceptada. Tal vez sea el agua: más de mil millones de personas en el planeta se enfrentan a la escasez de agua. El siguiente criterio para elegir un problema válido es la relevancia. En el caso del agua, es un recurso natural vital para la agricultura y la salud humana. Un inversionista a nivel de sistema debe sopesar la efectividad de cualquier inversión: con respecto al agua, existen muchas formas de medir las mejoras, como medir su calidad y disponibilidad. Finalmente, la incertidumbre es un factor importante en la elección de un área de enfoque. En el caso del agua, se desconoce el suministro, depende de las lluvias y nevadas, y del ritmo al que se derriten los glaciares. La escasez y sus efectos también son impredecibles.

Con un objetivo y una causa en mente, los inversores a nivel de sistema deciden cómo asignar sus activos.

Los inversores despliegan activos ya sea poseyendo una participación en empresas o prestándoles. El Sistema de Jubilación de Maestros del Estado de California (CalSTRS) es un ejemplo de un inversionista a nivel de sistema que usa la propiedad para perseguir una meta. En 2017, CalSTRS lanzó un índice de bajas emisiones de carbono de $2500 millones diseñado para adquirir participaciones en empresas que están reduciendo su huella de carbono. CalSTRS trabajó con Duke Energy para crear un plan para reducir las emisiones de dióxido de carbono de la empresa de servicios públicos. El fondo de pensiones también se apoyó en los productores de petróleo y gas para reducir la contaminación por metano. Además de su participación en la propiedad a través de acciones de empresas que cotizan en bolsa, CalSTRS también utiliza capital de riesgo para respaldar empresas que invierten en energía renovable. Algunos inversionistas a nivel de sistema eliminan el enfoque tradicional de invertir a través de fondos de capital privado; para maximizar su impacto,

“El mundo siempre ha sido un lugar peligroso, pero el contexto, el alcance y la escala de los riesgos actuales han cambiado”.

El objetivo de cada inversor puede depender de su situación única. Prudential Financial, por ejemplo, ha dedicado mil millones de dólares a la remodelación económica de Newark, Nueva Jersey, su ciudad sede. Los objetivos de Prudential han incluido empresas sin fines de lucro y con fines de lucro en Newark, y el gigante financiero donó $29 millones al New Jersey Performing Arts Center. En otra estrategia enfocada geográficamente, el fondo de pensiones Caisse de dépôt et placement du Quebec (CDPQ) ha destinado $3.3 mil millones para apoyar al sector privado en su provincia, incluidos $250 millones en inversiones a través de un fondo de capital privado que respalda empresas canadienses de inteligencia artificial. CDPQ también está invirtiendo en centros comerciales, hoteles y restaurantes en Montreal. Además, el fondo es un patrocinador financiero de un sistema de metro que conectará el aeropuerto y el centro de la ciudad de Montreal.

Los inversores a nivel de sistema buscan formas de influir en las empresas para abordar la desigualdad de ingresos.

Los fondos de pensiones que promulgan políticas de contratistas responsables (RCP, por sus siglas en inglés) utilizan estas herramientas para obligar a las empresas a prohibir las prácticas despiadadas de los contratistas y subcontratistas. El Sistema de Jubilación de Empleados Públicos de California y el Fondo Común de Jubilación del Estado de Nueva York se encuentran entre los inversionistas públicos que requieren que las compañías de cartera utilicen solo proveedores que paguen salarios dignos. Los RCP también pueden incluir lenguaje que aliente el uso de mano de obra sindicalizada o que requiera capacitación adecuada en seguridad para los trabajadores.

“Los inversores pueden apoyar un modelo de pago de CEO más equitativo que también mejorará las ganancias corporativas y sus propios rendimientos”.

El salario de los ejecutivos es otro punto crítico en la desigualdad de ingresos. Los inversionistas convencionales preparan el escenario para la elevada remuneración de los directores ejecutivos al basar la compensación de los ejecutivos en los rendimientos de los accionistas. Esta práctica generó consecuencias predecibles, a saber, que los jefes están aliados con los inversores pero en desacuerdo con sus trabajadores. Mientras tanto, la remuneración de los directores ejecutivos se ha disparado. Los inversionistas a nivel de sistema buscan remodelar esta relación moviendo el enfoque del pago del CEO de los retornos de los accionistas a un marco a más largo plazo.

Seis enfoques ayudarán en la transición hacia un estilo de inversión más sostenible.

Una vez que un inversionista acepta la premisa de que las decisiones de inversión dan forma a la sociedad en general, surge una variedad de estrategias para implementar un cambio hacia la inversión responsable. Diferentes tipos de inversionistas eligen el enfoque que funciona mejor para ellos:

  • “Propiedad universal”: los inversores institucionales más grandes son tan masivos que esencialmente invierten en toda una economía. Esto significa que los grandes inversores están vinculando sus fortunas a las de la sociedad en general, y eso se traduce en un enfoque más allá de la cartera. El Fondo de Inversión de Pensiones del Gobierno (GPIF) de Japón es un propietario universal que ha adoptado su nuevo rol. El fondo ha tomado medidas para ampliar su visión del mercado. En 2020, GPIF se alió con CalSTRS y el fondo USS Investment Management de Gran Bretaña. Los fondos gigantes emitieron un manifiesto destacando su enfoque a largo plazo.
  • “Administración”: en el mundo de la inversión institucional, la administración connota un nuevo enfoque en la responsabilidad social y ambiental. Los delegados miran más allá del desempeño financiero como la única medida del éxito. Por ejemplo, la Junta de Pensiones de la Iglesia de Inglaterra ha adoptado el concepto de inversión de impacto. El fondo poseía acciones en la empresa minera brasileña Vale. Después de que Vale sufriera dos accidentes mortales que mataron a cientos de personas, el fondo de pensiones presionó con éxito a Vale para que instituyera reformas de seguridad. Los administradores piensan más allá de sus propios rendimientos y consideran las ramificaciones más amplias de sus inversiones.
  • “Creación de valor a largo plazo”: este enfoque va más allá de una mentalidad de comprar y mantener para considerar lo que es bueno para la sociedad. El Fondo de Pensiones del Gobierno Global de $ 1 billón de Noruega, por ejemplo, incluye a docenas de empresas en su lista de no invertir porque trafican con productos que el fondo considera problemáticos, como armas, tabaco y carbón. El objetivo general es hacer coincidir las necesidades de los inversores con los intereses de la sociedad.
  • “Inversión de impacto”:  si la creación de valor a largo plazo se trata de evitar inversiones en ciertos tipos de empresas, la inversión de impacto se enfoca en poner dinero en organizaciones que buscan resultados socialmente deseables. En un estudio de caso, la Fundación KL Felicitas prestó dinero a MA’O Organic Farms, una operación hawaiana que hace que el empleo juvenil y la seguridad alimentaria sean parte de su misión. La fundación también invirtió en Forestry and Agricultural Investment Management, una organización que trabaja con agricultores ruandeses.
  • “Integración ESG”: muchos inversionistas hacen que ESG forme parte de su modelo tradicional para elegir valores, pero simplemente hablar de ESG de boquilla no es efectivo. La inversión a nivel de sistema requiere una actitud más holística hacia ESG. El gigante asegurador Allianz destina sus activos al cambio climático como prioridad. Allianz comenzó a reducir sus participaciones en la minería del carbón y en los operadores de plantas de energía a base de carbón, y reservó el 20 % de su cartera para inversiones verdes. Allianz también requiere que los administradores de fondos externos consideren los factores ESG.
  • “Establecimiento de estándares”: esta parte del cambio a la inversión a nivel de sistema implica medidas como la sobreponderación de las empresas responsables y la subponderación de las irresponsables en las carteras. Establecer estándares hace una declaración clara sobre los valores de un inversor. Este paso también puede generar debate y, en última instancia, crear un cambio destinado a construir una sociedad más justa y estable.

Imagen de Tumisu, please consider ☕ Thank you! 🤗 en Pixabay

Post relacionados:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.