Sobre el futuro: Perspectivas para la humanidad

El astrofísico Martin Rees ofrece una guía completa de las perspectivas y opciones que tiene ante sí la raza humana. Los seres humanos todavía representan el mayor obstáculo para su propia supervivencia. Sin embargo, Rees cree que el mundo puede sentirse optimista acerca de la tecnología y sus beneficios. La humanidad necesitará tecnología para combatir las amenazas, pero la gente debe aplicar valores morales para gobernar y dar forma a la investigación futura. 

La Tierra ha llegado a un punto crítico a medida que la humanidad se adentra más en el Antropoceno, una época de la historia definida por los impactos humanos en el planeta. En su libro de 2018, On the Future: Prospects for HumanityMartin Rees cita el panorama general y brinda una visión multidimensional de un futuro definido y alterado por todo, desde el cambio climático hasta la biotecnología, la inteligencia artificial hasta el posthumanismo, la religión y la realidad. Como anécdota, expone la posibilidad de pandemias (hay que recordar que el libro es de 2018).

On the Future está lleno de sabiduría; es una profecía que, incluso dentro de los tres años desde la publicación, ya se está cumpliendo. Quizás lo que realmente distingue a este libro es que, a pesar de los resultados potencialmente catastróficos de la humanidad, el autor se mantiene optimista y ofrece palabras de esperanza sobre nuestra capacidad para salvar, reparar y mejorar nuestro planeta. 

Rees es un «tecnooptimista» autoproclamado, y cree que las formas en que aprovechamos los avances tecnológicos pueden formar la columna vertebral de las soluciones para los desafíos existenciales que enfrentamos. Rees ofrece soluciones específicas e innovadoras a todos nuestros problemas, lo que hace que la lectura del libro sea atractiva. 

Principales ideas de ‘On the Future: Prospects for Humanity’

  • En el próximo siglo, cualquier extraterrestre que observe la Tierra podría ver la extinción de la vida o una mejora en las condiciones ecológicas.
  • La humanidad necesita una mayor comprensión de la naturaleza para utilizar la tecnología de manera productiva.
  • Los seres humanos representan la mayor amenaza para la supervivencia de la humanidad.
  • Un error de cálculo de las superpotencias durante la Guerra Fría podría haber llevado a la aniquilación de la vida en la Tierra.
  • Los avances agrícolas significan que la Tierra puede producir suficientes alimentos para mantener a su creciente población.
  • Durante las próximas décadas, los cambios en los «patrones climáticos» podrían causar «eventos extremos» y fomentar la migración masiva.
  • Los países en desarrollo podrían utilizar energía renovable si los costos bajan.
  • Las nuevas tecnologías, biológicas, cibernéticas y de inteligencia artificial, alterarán la vida de formas que a los investigadores les resulten difíciles de predecir.
  • Los avances médicos plantean inquietantes cuestiones éticas.
  • Los científicos, ingenieros y tecnólogos encuentran menos desafiante conceptualizar una nueva idea que aplicarla a propósitos prácticos.

Evolución lenta

Imagínese que seres extraterrestres observaran la evolución de la vida en la Tierra. En los «45 millones de siglos» de su existencia, habrían visto un cambio lento. Luego, durante los últimos 10,000 años, habrían visto cambiar la naturaleza de la vegetación en la Tierra más rápidamente que en el pasado. Los observadores extraterrestres atribuirían estos cambios a dos factores: los humanos comenzaron a cultivar plantas y luego construyeron ciudades.

«Una característica de la ciencia es que a medida que se amplían las fronteras de nuestro conocimiento, nuevos misterios, más allá de las fronteras, adquieren un enfoque más nítido».

Desde la década de 1970, los observadores extraterrestres habrían notado un aumento en la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera de la Tierra y el lanzamiento de cohetes. Algunos de estos rodearon la Tierra; otros se propusieron explorar la luna y más allá. Si los extraterrestres continúan su vigilia durante los próximos 100 años, lo que podrían ver en el futuro de la Tierra sigue sin estar claro. ¿Verían la extinción de la vida o una mejora de las condiciones ecológicas? ¿Podría una flota de cohetes salir de la Tierra a otras partes del universo? ¿Esta flota buscaría crear nuevas colonias humanas en otros mundos?

«Este libro ofrece algunas esperanzas, temores y conjeturas sobre lo que nos espera».

Los seres humanos podrían alterar el clima de la Tierra con peligrosas consecuencias. Podrían dejar un mundo menos hospitalario a sus descendientes. La gente no necesita detener la evolución de la tecnología para evitar este escenario deprimente. Necesitan una mayor comprensión de la naturaleza para poder utilizar la tecnología de forma productiva.

Desastres naturales

Si un asteroide de «unos pocos kilómetros de diámetro» golpea la Tierra, podría crear un cataclismo. Tales eventos ocurren solo una vez en 10 millones de años. Pero incluso los pequeños asteroides que chocan contra la Tierra pueden causar daños importantes. En 1908, un asteroide arrasó con «cientos de kilómetros cuadrados de bosque en Siberia». Las agencias globales se han propuesto crear una base de datos de aproximadamente un millón de asteroides de más de 50 metros de tamaño, cada uno de los cuales podría chocar contra la Tierra. Los gobiernos podrían usar estos datos, por ejemplo, para evacuar a personas de áreas donde un asteroide podría golpear.

«El avance acumulativo de la ciencia requiere nueva tecnología y nuevos instrumentos, en simbiosis, por supuesto, con la teoría y la comprensión».

La humanidad también enfrenta amenazas de terremotos y volcanes. La ciencia no ha encontrado forma de controlar o incluso predecir estos eventos. En el lado positivo, estos eventos no se han vuelto más frecuentes. Sin embargo, los seres humanos dependen de la infraestructura en mayor medida que en el pasado. Las calamidades naturales que interrumpen el funcionamiento de los servicios públicos podrían dañar a un gran número de personas. A pesar de estos desafíos de la naturaleza, los propios seres humanos todavía representan el mayor obstáculo para la supervivencia humana.

«Amenazas nucleares»

Durante la Guerra Fría, las naciones superpotencias tropezaron o calcularon mal en ocasiones. Estos pasos en falso podrían haber llevado a la destrucción del mundo. La Tierra se enfrentó a una mayor amenaza de aniquilación nuclear que de asteroides. A veces, el mundo evitó la destrucción solo por una astilla. En 1983, un oficial de la Fuerza Aérea rusa, Stanislav Petrov, recibió una alerta de un sistema de alerta temprana soviético. Sugirió que Estados Unidos había lanzado cinco misiles intercontinentales contra la URSS. Eligió ignorar la advertencia. Petrov pensó que un error en el sistema probablemente desencadenó la señal. De hecho, el sistema confundió el «reflejo» de la luz solar con el lanzamiento de misiles.

«Amenazas ecológicas y puntos de inflexión»

Desde la década de 1980, la población de la Tierra se ha más que duplicado, a aproximadamente 7,6 mil millones de personas. Ahora, el crecimiento de la población se ha desacelerado. A pesar de eso, la cantidad de personas en el planeta podría aumentar a nueve mil millones o incluso más para 2050. Los avances en la agricultura significan que la Tierra puede producir suficientes alimentos para todos. La tecnología puede, por ejemplo, fabricar sustitutos de la carne. Sin embargo, la disponibilidad de agua podría limitar la producción de alimentos.

«Los ordenadores mejorarán enormemente las habilidades matemáticas y quizás incluso la creatividad».

Para el 2050, la mayoría de la gente podría tener un estilo de vida de los «occidentales libertinos» de hoy. Sin embargo, los países en desarrollo pueden adoptar un patrón de crecimiento económico ecológicamente sostenible. Pueden evitar el modo de industrialización derrochador que han seguido Europa y América del Norte. Los factores combinados del tamaño de la población mundial y el aumento del calentamiento global podrían reducir la biodiversidad. Tales cambios pueden conducir a peligrosos «puntos de inflexión». Múltiples factores pueden intensificar y acelerar las consecuencias negativas del cambio climático. La humanidad podría encontrar imposible hacer frente a estos cambios.

«La IA obtiene su ventaja sobre los humanos a través de su capacidad para analizar grandes volúmenes de datos y manipular y responder rápidamente a entradas complejas».

En 1987, el protocolo de Montreal prohibió el uso de CFC, sustancias químicas que dañan la capa de ozono. Eso tuvo éxito porque el mundo tuvo acceso a sustitutos de bajo costo. Pero la gente no se ocupa de otros factores, como el crecimiento de la población, que requieren un mayor compromiso de recursos. Aunque los investigadores y analistas debaten estos temas, los políticos no han respondido. Los responsables de la formulación de políticas se centran en consideraciones locales y de corto plazo más que en cuestiones de largo plazo con consecuencias globales. La humanidad debe considerar si los gobiernos deben ceder autoridad en algunas áreas a nuevas agencias similares a las entidades que ahora forman parte de las Naciones Unidas.

Cambio climático

Antes de 2050, los cambios en los patrones climáticos generarán varios efectos. Afectarán la disponibilidad de alimentos y agua. Pueden provocar «eventos extremos» y fomentar la migración. Si el mundo se aferra a su dependencia de los combustibles fósiles, los gases de efecto invernadero podrían provocar fuertes aumentos de temperatura. Hacia el final del siglo, este aumento podría resultar en el derretimiento de la capa de hielo de Groenlandia. Para prevenir tales calamidades, el mundo podría adoptar tres medidas con poca oposición política. Los gobiernos podrían fomentar la eficiencia energética. Una iniciativa de política podría buscar reducir las emisiones de «metano, carbono negro y CFC». A diferencia de las emisiones de dióxido de carbono, que influyen en el sistema meteorológico global, estas emisiones provocan contaminación local. Los gobiernos tienen una razón apremiante para controlarlos. 

«La gente suele sentirse incómoda con las innovaciones que parecen ‘contra la naturaleza’ y que plantean riesgos».

Los líderes políticos deben fomentar la investigación y el desarrollo de tecnología que reduzca o elimine las emisiones de carbono. Estos incluyen energía renovable y energía nuclear. Los países en desarrollo, que requerirán la mayor parte de la nueva capacidad de generación en el futuro, podrían usar energía renovable si sus costos bajan.

Tecnología

Las nuevas tecnologías, biológicas, cibernéticas y de inteligencia artificial (IA), alterarán la vida de formas que a los investigadores les resulten difíciles de predecir. Por ejemplo, en el año 2000, los científicos creían que costaría miles de millones de dólares secuenciar el «genoma humano». Sin embargo, para 2018, una persona privada podría comprar su propia secuenciación del genoma por menos de $ 1,000.

«Los avances en microbiología (diagnósticos, vacunas y antibióticos) ofrecen perspectivas de mantener la salud, controlar las enfermedades y contener las pandemias».

Los avances en medicina ofrecen una bendición a la humanidad. Sin embargo, generan preguntas preocupantes sobre cómo los médicos deben tratar a los pacientes al principio y al final de sus vidas. Por ejemplo, los avances médicos han creado una brecha sustancial entre cuánto tiempo las personas pueden vivir una vida sana y cuántos años la tecnología médica puede extender sus vidas artificialmente. Otros factores impredecibles incluyen, por ejemplo, el desarrollo de resistencia a los antibióticos en bacterias que ha provocado una nueva propagación de la tuberculosis.

Procesamiento de información

Las computadoras poderosas aprenden mucho más rápido que los seres humanos. Estas máquinas adquieren experiencia sin estar necesariamente programadas para funcionar de una manera particular. La gente se enfrenta a un desafío al evaluar estas máquinas. Si algo sale mal, es posible que los tecnólogos no puedan averiguar el defecto exacto. La integración de estos sistemas en la vida cotidiana de las personas podría tener importantes implicaciones. Las grandes empresas pueden tener acceso a todo lo que hace, incluidos sus registros financieros y de salud. Los intereses comerciales podrían utilizar esta información para beneficiar o perjudicar a sus clientes. A largo plazo, los intereses comerciales podrían adquirir el poder que antes solo tenían los gobiernos.

Inteligencia artificial

Los científicos e investigadores sugieren que la capacidad de la inteligencia artificial solo ha llegado a la infancia. Podría cambiar esa naturaleza del trabajo de manera significativa. Las máquinas que utilizan inteligencia artificial podrían hacerse cargo de muchos de los trabajos de fabricación y distribución minorista. La IA podría manejar gran parte del trabajo rutinario en derecho, contabilidad y medicina. Pocos expertos coinciden en la velocidad con la que la IA adquirirá una mayor versatilidad. Las computadoras se vuelven más poderosas al practicar repetidamente una serie de ejercicios, por ejemplo, jugar o analizar imágenes. Para obtener información sobre los rasgos humanos, las computadoras deben lidiar con el ritmo lento de la vida real. La mayoría de las interacciones humanas no dan a las computadoras el «circuito de retroalimentación» que las guía al siguiente paso en un proceso.

«Debemos tener la mente abierta sobre dónde podría surgir la vida en el cosmos y qué formas podría tomar, y dedicar un poco de pensamiento a la vida no similar a la Tierra en lugares no similares a la Tierra».

El mundo depende del buen funcionamiento de las redes, ya sean cadenas financieras, eléctricas o de fabricación global. Cuando las redes no funcionan correctamente, provocan catástrofes. A medida que el mundo se vuelve más dependiente de la biotecnología, la robótica y la inteligencia artificial, eventos desafortunados en un lugar podrían pasar en cascada a través de otras redes y sistemas.

Una mota en el cosmos

En 1990, la sonda espacial Voyager tomó una fotografía de la Tierra a seis mil millones de kilómetros de distancia. La Tierra aparece como un «punto azul pálido«. Los científicos estiman que la Vía Láctea contiene alrededor de mil millones de planetas que se parecen a la Tierra. No pueden determinar cuántos de estos podrían fomentar la vida. No pueden descartar la posibilidad de que la vida en la Tierra sea un evento raro que podría no ocurrir en ningún otro lugar de la galaxia. Los seres humanos deben permanecer abiertos a la diversidad potencial de formas de vida que pueden encontrar en el resto del universo. Durante el siglo XXI, la gente explorará todo el sistema solar utilizando robots extremadamente pequeños. La utilidad de los vuelos espaciales tripulados disminuirá a medida que aumenten las capacidades de robot y miniaturización.

La misión científica

Los científicos, incluidos ingenieros y tecnólogos, tienen una obligación especial al pensar en el futuro del mundo. Puede que les resulte más difícil aplicar una idea científica para un uso práctico que conceptualizarla.

«Pero nosotros (y nuestra progenie aquí en la Tierra) deberíamos animar a los valientes aventureros espaciales, porque tendrán un papel fundamental en encabezar el futuro posthumano y determinar lo que sucederá en el siglo XXII y más allá».

Los investigadores jóvenes que comienzan sus carreras deben elegir un tema que se adapte a sus personalidades e inclinaciones. Deben ingresar a campos en los que los rápidos avances significan que los científicos deben descartar el conocimiento pasado. Deben considerar la importancia del problema que buscan investigar y la probabilidad de que puedan encontrar una solución. Algunas de las mejores universidades del mundo realizaron investigaciones hace 100 años que impulsaron los avances en la tecnología de la información en el pasado reciente. La ciencia todavía no sabe lo suficiente, por ejemplo, sobre el funcionamiento del cerebro. Esto ha llevado a empresas como Pfizer a abandonar la investigación para desarrollar fármacos para combatir la enfermedad de Alzheimer. El aumento de la riqueza de la élite les permite realizar investigaciones científicas fuera de las universidades o los laboratorios gubernamentales. 

Confianza

La globalización está aumentando y las sociedades son cada vez más vulnerables a la piratería. La gente debe lidiar con comunidades distantes y desconocidas. Estos factores actúan para reducir la confianza. Las sociedades a menudo deben implementar molestas medidas de seguridad. Las naciones de todo el mundo sufren grandes disparidades en los ingresos y los estándares de gobernanza. Esto puede provocar una confusión mundial. Las personas de los países menos ricos ahora pueden aprender fácilmente lo mal que los tratan sus gobiernos y sociedades. Los países más ricos deben determinar cómo controlar la migración. Las naciones más ricas servirán a sus propios intereses mejorando la calidad de vida en los países más pobres. 

Un mundo sostenible

El futuro ofrece diferentes visiones: por ejemplo, debido a la tecnología, la mayoría de las personas en todo el mundo llevan una vida más productiva que sus predecesores. Esta tendencia podría continuar en el futuro. O, en otro escenario, la «degradación ecológica» y el rápido aumento de la población mundial podrían conducir a una catástrofe. La humanidad necesita tecnología para combatir estas amenazas.

“Podemos esperar más avances dramáticos en las ciencias durante este siglo. Muchas preguntas que ahora nos dejan perplejos serán respondidas, y se plantearán nuevas preguntas que ni siquiera podemos concebir hoy”.

El mundo tiene que lidiar con la posibilidad de eventos calamitosos. Pero, tecnológicamente, las personas en áreas menos desarrolladas podrían llevar vidas más ricas y sencillas de lo que disfrutan las personas en los países desarrollados. El mundo puede sentirse positivo acerca de la tecnología y sus beneficios, pero la humanidad debe mantener y aplicar valores morales para gobernar la realización de investigaciones futuras.

Imagen de Press 👍👍 Love you 💖 en Pixabay

Post relacionados:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.