El Cuadrante del Flujo del Dinero y por qué es económicamente importante

No hay duda de que la digitalización está transformando la economía. Los beneficios económicos potenciales de las tecnologías digitales son inmensos, pero las nuevas oportunidades vienen acompañadas de complejos desafíos.

Las desigualdades en la renta y la riqueza han aumentado a medida que la digitalización ha remodelado los mercados y el mundo de la empresa y del trabajo. Han crecido las desigualdades entre las diferentes empresas y también entre los trabajadores.

Según un informe de BBVA Research la participación del trabajo en la renta nacional ha caído en la mayoría de los países desarrollados y emergentes durante las últimas décadas. Esta tendencia no se observa en todos los sectores de la economía: la participación de los salarios en la renta ha experimentado un incremento en el sector servicios, mientras que registró un descenso en el resto de los sectores.

Comprar maquinaria y bienes de equipo ha inducido a las empresas, particularmente en el sector industrial (más intensivo en tareas rutinarias), a adquirir máquinas en vez de contratar trabajadores. La tecnología aporta productividad, pero eso pueda exacerbará aún más la desigualdad de ingresos, y el dinero fluirá hacia los propietarios del capital y se alejará del trabajo.

Cuadrante del Flujo del Dinero

Este marco favorece el «Cuadrante del Flujo del Dinero» de Robert Kiyosaki que se hizo famoso a raiz del bestseller Padre Rico. Padre Pobre y que posteriormente plasmó en El cuadrante del flujo del dinero: Guía del Padre Rico hacia la Libertad Financiara. El «Cuadrante del Flujo del Dinero» analiza esos patrones mentales respecto a la cultura financiera ¿Por qué existen millones de personas analfabetas financieramente que viven al día con su dinero y otras que viven en la abundancia gracias a su conocimiento sobre el funcionamiento del dinero?

Según Robert Kiyosaki existen cuatro mentalidades que se traducen en formas de ganar dinero. Estas cuatro formas las describe en un esquema con forma de eje cartesiano con cuatro cuadrantes: Empleado (E), Autoempleado (A), Dueño de negocios (D) e Inversionista (I). Todas las personas estamos obligatoriamente en alguno de estos cuatro cuadrantes.

En este artículo del Blog Salmón explican muy bien que la libertad financiera está en el lado derecho. La gente que vive en el lado izquierdo del cuadrante lo hace al límite. Se puede ser un Empleado o un Auto-Empleado exitosos, tener un trabajo bien remunerado, comprar una casa al contado, tener un buen coche e ir de vacaciones un par de veces al año, pero ¿cuánto tiempo podrán vivir con sus ahorros estas personas si dejasen de trabajar?

En el lado derecho del cuadrante, mientras tanto, hay abundancia y no se da este problema. Por esta razón, Kiyosaki invita a las personas a desplazarse del lado izquierdo al lado derecho del cuadrante, tarea que como te puedes imaginar, no es sencilla. El libro da perspectiva e invita a reflexionar sobre nuestro entorno (pasado, actual y futuro). Para empezar, el entorno condiciona. La educación en las escuelas, el entorno de familiares y amigos, muchas personas nacen, viven y mueren el cuadrante Empleado. En mi opinión, mayoritariamente se nos educa para ser empleados. No solo eso, en muchos casos la moralidad de la izquierda demoniza la figura del empresario y del inversor.

El cuadrante del Flujo del Dinero y su impacto en la Economía

El cuadrante del flujo del dinero es una realidad y acaba impactando en la economía. Como explica el profesor Lawrence C. Marsh en Optimal Money Flow: A New Vision of How a Dynamic-Growth Economy Can Work for Everyone debido a que los ricos gastan menos de sus ingresos que los demás (porque invierten), las empresas se enfrentarán a un empeoramiento de la demanda de los consumidores y hace circular menos dinero en la economía. El libro, escrito en clave estadounidense, argumenta que para hacer frente a este nuevo mundo de demanda débil y presiones deflacionarias, se propone un nuevo tipo de flexibilización cuantitativa que ayudaría directamente a los estadounidenses en tiempos de recesión. 

Principales ideas de ‘Optimal Money Flow’ de Lawrence C. Marsh

  • Un «flujo de dinero óptimo» es una mejor métrica económica que el PIB.
  • La tecnología está moviendo el flujo de dinero hacia el capital y alejándolo del trabajo.
  • La tecnología de producción es la principal razón por la que los empleos están desapareciendo, no el comercio con China.
  • En Estados Unidos, cada vez más dinero fluye hacia los ricos, que no lo gastan.
  • El dinero que influye en la política estadounidense sesga aún más el capital hacia los ricos.
  • El gobierno puede optimizar la circulación del dinero.
  • La flexibilización cuantitativa de la Reserva Federal puso dinero en la economía, pero el dinero se destinó a los activos y no a quienes lo gastarían.
  • Una solución canalizaría los fondos hacia los consumidores durante las recesiones y fomentaría el ahorro durante los auges.

Un «flujo de dinero óptimo» es una mejor métrica económica que el PIB.

El concepto de PIB que marca si una economía está experimentando crecimiento o recesión está establecido desde hace mucho tiempo. Pero eso solo cuenta una parte de la historia. En tiempos de creciente desigualdad e inflado de burbujas de activos, un titular de crecimiento podría no ser un buen reflejo de cómo les está yendo a los estadounidenses comunes. El producto interno bruto representa los numerosos intercambios de dinero y salarios por bienes y servicios en el mercado, y destaca la naturaleza circular de una economía, en la que el gasto de una persona proporciona el ingreso de otra.

“Para una economía saludable, el gobierno debe actuar como los ventrículos del corazón, trabajando en concierto y ritmo adecuado con el atrio para fomentar una distribución adecuada de la riqueza a todas las extremidades”.

Los economistas que apoyan un enfoque de flujo de dinero óptimo creen que el grado en que una economía es saludable y próspera se ve en qué tan bien se mueve el dinero dentro de ella. Esta forma de ver las economías enfatiza el alcance y la dispersión de los flujos dinámicos de dinero, en lugar de los totales agregados del PIB en cualquier momento. Para entender este pensamiento, imagina que la economía es un cuerpo vivo, con dinero en efectivo como la sangre que circula dentro de él. Un cuerpo sano necesita que la sangre fluya de manera efectiva a todas las áreas; un cuerpo con cantidades masivas de sangre oxigenada yendo a sus brazos extremadamente fuertes mientras los dedos de sus pies se vuelven azules no es saludable.

La tecnología está moviendo el flujo de dinero hacia el capital y alejándolo del trabajo.

La tecnología siempre ha tenido un papel importante en la generación de progreso y un mejor nivel de vida, ya que la misma población puede producir más con una mejor tecnología. Pero una ola de desarrollos en inteligencia artificial, aplicada especialmente a las áreas de vehículos autónomos, impresión 3D, entregas con drones y robótica, reemplazará muchos trabajos en las próximas décadas.

“Los políticos criticaron a los extranjeros que estaban tomando nuestros trabajos cuando, en realidad, esos trabajos estaban destinados a la automatización de todos modos… Al final, es la tecnología y no la globalización lo que desafía nuestro sistema económico”.

En el lenguaje de los contables, esta tecnología significará que los costos para las empresas se convertirán en más desembolsos de capital de costo fijo y menos salarios de costo variable. Aquellos que invierten en robots y otros dispositivos de IA que ahorran mano de obra gastarán capital por adelantado pero ahorrarán en salarios más adelante, porque todo lo que esas máquinas requieren es un poco de servicio. Y ese cambio redirigirá el dinero del trabajo al capital. Además del impacto social del aumento del desempleo, algunas consecuencias de reemplazar la mano de obra por capital en la producción son la disminución de la motivación de los trabajadores para adquirir nuevas habilidades, la disminución de la productividad y el crecimiento económico, y la inestabilidad financiera. En última instancia, más dinero fluye hacia el capital significa más dinero fluye hacia los ricos, lo que empeora la desigualdad.

La tecnología de producción es la principal razón por la que los empleos están desapareciendo, no el comercio con China.

El enfoque de muchos estadounidenses en los aspectos negativos de la relación económica de EE. UU. con China es una distracción de preguntas más importantes sobre el impacto de la tecnología en los empleos. Muchos trabajos se han trasladado de Estados Unidos a China, pero de todos modos una buena cantidad de ellos eran vulnerables a la tecnología. Y debido a que los salarios en China ahora están aumentando, la fabricación se está trasladando a otros países con trabajadores peor pagados.

En cambio, la forma correcta de ver el comercio con China es a través de la lente de la ventaja comparativa, en la que los países que se especializan en lo que hacen mejor o más barato que otras naciones generan ganancias económicas para todos. Los estadounidenses se benefician de importaciones más baratas, e incluso si las empresas estadounidenses no revenden a China mercancías del mismo valor, exportan bienes y servicios a otros países, que se producen con menos mano de obra y capital por dólar ganado. Una estadística que contradice silenciosamente la narrativa comercial contra China es que el valor de los bienes manufacturados producidos por Estados Unidos, de hecho, no está disminuyendo.

“Muchos de los trabajos que van a China habrían ido a los robots aquí en los Estados Unidos de todos modos. Los trabajos que van a China, luego a Vietnam y luego a África se están deteniendo brevemente en su camino hacia el olvido, porque la mayoría de estos trabajos terminarán perdiendo ante la automatización sin importar dónde aterricen”.

Muchos expresan su preocupación acerca de que China compre deuda del gobierno de EE. UU. en lugar de exportaciones de EE. UU. Pero con las tasas de interés actualmente bajas, Estados Unidos está obteniendo un buen trato, y su mejor manera de avanzar sería utilizar con mayor audacia los préstamos del gobierno, financiados por China, para invertir en el futuro de la economía estadounidense. La condición, a menudo ignorada, que los economistas a favor del comercio agregan a sus argumentos es que es importante que los ganadores del comercio compensen a los perdedores dentro de cualquier país, lo que podría traducirse en más apoyo para el reciclaje. Crear una guerra comercial con China solo alentará a los chinos a unirse en torno a sus líderes autoritarios. Además, con el envejecimiento de la población de Estados Unidos, la inmigración de personas en edad de trabajar sería positiva para la economía estadounidense.

En Estados Unidos, cada vez más dinero fluye hacia los ricos, que no lo gastan.

En los Estados Unidos, la perspectiva del creciente impacto de la tecnología empeora una tendencia ya establecida: una cantidad cada vez mayor de dinero desviada hacia los bolsillos de quienes poseen activos de capital y negocios. Al observar los hábitos de gasto de diferentes grupos, los economistas estudian las “propensiones marginales a consumir”; en otras palabras, cuánto de cualquier dólar adicional de ingresos gasta una persona y lo utiliza en la economía en general, en lugar de ahorrarlo o invertirlo. 

Un estudio reciente mostró que la propensión marginal a consumir del 20% más rico de los estadounidenses es de alrededor del 8%, mientras que la del 20% más pobre es de alrededor del 94%. Estas crudas estadísticas resaltan las implicaciones del flujo de dinero de la creciente desigualdad de Estados Unidos, junto con el papel que la tecnología puede tener para exacerbarla. Las tendencias de crecientes reservas de capital y la débil demanda de los consumidores se reflejan en el hecho de que las empresas están recomprando sus propias acciones con sus ganancias, en lugar de invertir en una mayor capacidad productiva. Los gastos de los consumidores impulsan alrededor del 70 % de la economía de EE. UU., lo que demuestra por qué los ingresos de la clase trabajadora y la clase media son cruciales para los mercados empresariales y para la creación de empleo.

“El dinero tiene una tendencia natural a acumularse en la cima de la pirámide económica. El gobierno juega un papel esencial en mantener el flujo de dinero hacia las clases media y baja, quienes de otra manera no podrían volver a comprar los bienes y servicios que están produciendo”.

La “paradoja del ahorro” describe lo que sucede cuando las personas que ahorran durante tiempos económicos inciertos terminan empeorando las cosas para todo el país al no gastar. De la misma manera, el proceso natural de las empresas de ahorrar en salarios mediante el uso de la tecnología puede, a nivel agregado, destruir sus propias bases de clientes porque las empresas están creando menos empleos bien remunerados. Los flujos de dinero óptimos entre los grupos es una estrategia de ganar-ganar que es mejor para todos a largo plazo que las tácticas de “yo gano, tú pierdes” del mercado ultra libre.

El dinero que influye en la política estadounidense sesga aún más el capital hacia los ricos.

El cabildeo político y las contribuciones de campaña que promueven los mercados libres no regulados son factores que dirigen los flujos de dinero a aquellos que ya poseen capital. Las políticas que reducen los impuestos benefician más a los ricos, aumentando su acumulación de capital. Y la dependencia principal de algunos estados de los impuestos sobre las ventas de bienes y servicios, en lugar de los impuestos sobre la renta o las inversiones, afecta más a los menos favorecidos, desviando el flujo de dinero de las personas que tienen más probabilidades de gastarlo. El flujo ascendente crea una economía intensiva en capital, con empresas gigantes llenas de efectivo y pequeñas empresas sin reservas para sobrellevar las recesiones.

El Gobierno puede optimizar la circulación del dinero

Algunos economistas de libre mercado ven al gobierno como una necesidad indeseable que, en sus modelos, actúa como un lastre para una economía de mercado dinámica y productora de riqueza. Pero las regulaciones y leyes que el gobierno proporciona y hace cumplir son la base del sistema de mercado. El estado también aborda muchas externalidades que los mercados no abordan.

“El gobierno no se entromete en el libre mercado. El gobierno define, crea y mantiene el libre mercado… Los intereses especiales saben que son los que más se beneficiarán manteniendo la ficción de que el gobierno de alguna manera está interfiriendo con el funcionamiento eficiente y natural del libre mercado”.

Los economistas que exponen ideas de flujo de dinero óptimo ven una economía de libre mercado como una en la que el dinero gravita sistemáticamente hacia los ya ricos, pero se estanca con ellos; es solo el gobierno el que puede desviar y bombear flujos de dinero más ampliamente. Sin las intervenciones del gobierno, el comercio se marchitaría, ya que grandes sectores de la economía estarían privados de oxígeno por la falta de circulación. Los mercados prósperos necesitan clientes con ingresos disponibles antes de que necesiten empresarios para responder a esa demanda. Gravar con sensatez a alguien con una propensión al consumo del 8% y poner ese dinero en los bolsillos de los menos favorecidos o en áreas como infraestructura, investigación básica, educación y atención médica, inevitablemente aumentará el consumo interno.

“El paradigma del flujo de dinero trata al gobierno como el corazón de la economía, con una función de utilidad legítima y un papel clave en el mantenimiento del flujo de dinero en una economía de libre mercado naturalmente inestable”.

Un papel vital del gobierno es contrarrestar los inevitables auges y caídas de una economía de mercado. Los más efectivos en este sentido son los “estabilizadores automáticos” que no tienen que esperar decisiones políticas, como, por ejemplo, el seguro de desempleo, cupones de alimentos y Medicaid. Los estados podrían mejorar la potencia de estos programas, por ejemplo, aumentando automáticamente los pagos de beneficios por desempleo durante las recesiones. Alternativamente, algunas de las políticas más equivocadas son aquellas que impulsan presupuestos equilibrados, lo que aumenta la profundidad y la duración de las recesiones.

La flexibilización cuantitativa de la Reserva Federal puso dinero en la economía, pero el dinero se destinó a los activos y no a quienes lo gastarían.

Después de la crisis financiera de 2008, la flexibilización cuantitativa (QE, por sus siglas en inglés) fue una forma controvertida para que la Reserva Federal contrarrestara la drástica reducción del stock de dinero de EE. UU. causada por las contracciones bancarias y de empresas privadas. A pesar de las advertencias de algunos, la visión de la Fed sobre la situación resultó ser correcta, ya que la inflación no se materializó. El QE tuvo lugar durante un período en el que el sector privado estaba de ánimo deflacionario y los bancos intentaban reparar sus balances y otorgar menos crédito. La globalización de las cadenas de suministro, las compras de comparación de precios en línea, la tecnología que ahorra mano de obra y la disminución del impacto de los sindicatos están contribuyendo a reducir la amenaza de inflación, en comparación con hace unas décadas.

«Imprimir más dinero por sí solo puede no generar suficiente demanda si el dinero solo ingresa al sistema bancario y financiero y no va a quienes lo usarían para comprar bienes y servicios».

Sin embargo, QE contribuyó de manera desproporcionada a impulsar el valor de los activos, ya que el dinero impreso se convirtió en valores, propiedades y otros activos. La lección parece ser que si el dinero del estímulo ingresa a la economía a través del sistema bancario, tiende a terminar en activos financieros, en contraste con gastarse en bienes y servicios en sectores no financieros. El dinero de QE fue a los inversores y no a los consumidores. El gasto deficiente del consumidor no conduce al tipo de inversión que crea puestos de trabajo y demanda.

Una solución canalizaría los fondos hacia los consumidores durante las recesiones y fomentaría el ahorro durante los auges.

La desigualdad estadounidense, junto con la perspectiva de que fluya más dinero hacia los propietarios del capital debido a los avances tecnológicos, describe un nuevo mundo económico en el que la baja demanda de los consumidores y las condiciones deflacionarias son la norma. Esto significa que es probable que surjan con mayor frecuencia políticas de tipo QE para contrarrestar las condiciones deflacionarias.

Las lecciones aprendidas del último QE, combinadas con los conocimientos del modelo de flujo de dinero óptimo, sugieren una nueva forma radical de administrar la política monetaria: una nueva herramienta de la Fed llamada cuenta «My America». Según este plan, cada adulto estadounidense tendría una cuenta bancaria especial a través de la cual la Fed podría calentar o enfriar directamente la demanda de los consumidores en la economía. Para empezar, la Reserva Federal depositaría $1,000 en cada cuenta, dinero que una persona no podría retirar hasta que cumpliera los 70 años. Las personas podrían hacer depósitos discrecionales en estas cuentas, que generarían intereses. Luego, cada vez que la economía se dirigiera hacia una recesión, la Fed podría usar sus poderes QE para inyectar efectivo en cada cuenta bancaria.

«Al establecer cuentas individuales… la Reserva Federal podría expandir (inyectando dinero) y contraer (aumentando las tasas de interés de las cuentas) la oferta monetaria directamente, lo que tendría un impacto inmediato en el flujo de dinero en toda la economía».

Alternativamente, si la economía se recalentara y entrara en un período de auge inflacionario, entonces la Reserva Federal podría aumentar la tasa de interés ofrecida en las cuentas, alentando a los estadounidenses a retrasar el gasto y ganar intereses en su lugar. Al administrar las cuentas de forma colectiva, la Fed podría gestionar la economía en respuesta a la demanda de los consumidores.

“Seguiremos sufriendo una holgura innecesaria en nuestra economía y recesiones ocasionales hasta que nos demos cuenta de que nuestro sistema actual es demasiado lento para responder a las distorsiones e interrupciones económicas que se desarrollan a partir de nuestro flujo de dinero desequilibrado”.

Hace una generación, estas ideas no habrían sido factibles, pero las condiciones económicas han cambiado, especialmente en lo que respecta a la inflación. Este diseño podría proporcionar una política monetaria rápida y efectiva que también rechazaría la desigualdad y los períodos de baja demanda de los consumidores. Una ventaja de este escenario sería que las respuestas a las condiciones económicas no tendrían que esperar a que los políticos acuerden las acciones, pero conlleva una condición previa importante: una Fed fuerte y políticamente independiente para que funcione.

Imagen Skitterphoto en Pexels

Post relacionados:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.