New Space Economy y la esperanza de los asteroides

Como ya comenté en post anteriores, me interesa la New Space Economy. Eso me lleva a leer bastante documentación de referencia que existe en diferentes ámbitos. De entre ellos, hay una cuestión que aparece de forma recurrente que es la amenaza/oportunidad de los asteroides. Por esta razón, busqué una de las lecturas con buenas reviews y la encontré en ‘Asteroids: How Love, Fear, and Greed Will Determine Our Future de Martin Elvis, astrofísico senior del Centro de Astrofísica Harvard y Smithsonian.

Se trata de un libro divulgativo e interesante. Divertido, incluso. Martin me admitió que «It was fun to write» y eso se nota. En él desglosa la interacción de la humanidad con los asteroides de forma modular: podemos amar los asteroides (por su valor científico), debemos temer a los asteroides (porque amenazan a la Tierra) y podemos ser codiciosos con los asteroides (debido a su potencial económico).

Martin Elvis utiliza las tres miradas (del amor, el miedo y la codicia) en un enfoque gradual, con capítulos sobre la formación planetaria y la ubicación y composición de los asteroides, y luego los aspectos de defensa planetaria de los asteroides y cómo tienen, actualmente lo hacen y seguirán amenazando a la humanidad. Por último, se discuten las perspectivas y características de los asteroides mineros, incluidos los aspectos tecnológicos y económicos de los asteroides mineros, y cómo los asteroides mineros interactuarán con muchas de las otras actividades que aspiramos a realizar en el espacio y en los cuerpos celestes.

Me parece especialmente interesante su reflexión en el capítulo “In the long run” donde resume sus principales reflexiones.

La humanidad restringida a la Tierra… o no

Martin empieza con las clásica pregunta: ¿Estará la humanidad restringida a la Tierra para siempre, o seremos capaces de expandirnos a través del Sistema Solar y, quizás, más allá? En otras palabras, ¿tenemos los humanos un futuro en el espacio? Si lo hacemos, los vastos recursos que podemos utilizar gracias a la minería de asteroides tendrán que ser fundamentales para ese futuro. Para sobrevivir fuera de la Tierra, los seres humanos deben poder vivir en el espacio y, por lo tanto, deben encontrar los recursos para sustentarnos. Además, esos recursos deben aprovecharse a un costo que permita su uso continuo y creciente. Expresamos esta necesidad hoy diciendo que minarlos debe ser rentable. Los asteroides son, con mucho, el mayor depósito de materiales útiles y accesibles en el espacio. Como hemos visto, estos incluyen agua para vivir, protección contra la radiación y combustible para cohetes, materiales de construcción, roca y hierro, y los materiales valiosos especializados, elementos de tierras raras, metales del grupo del platino, que sustentan nuestras tecnologías avanzadas. Si podemos extraer materiales de asteroides de manera rentable, entonces podemos convertirnos en una civilización que abarque el Sistema Solar.

Harry Shipman, un astrónomo, redujo el problema a dos preguntas esenciales en su libro de 1989 Humans in Space: ¿Podemos sustentar la vida en el espacio sin suministros de la Tierra? ¿Podemos obtener ganancias haciendo cosas en el espacio, de modo que nuestra presencia en el espacio pueda crecer sin límites? Aún no sabemos la respuesta a ninguna de las preguntas, pero podemos ver cómo resultarían las cosas dependiendo de esas respuestas. Las opciones de Shipman encajan cómodamente en el antiguo respaldo de los consultores de gestión, la matriz de dos por dos». Eso nos da cuatro posibles futuros en el espacio.

Cuatro posibles futuros en el espacio

La tabla 1 los presenta. Hoy en día el espacio no es rentable, ni podemos vivir de los recursos espaciales. El espacio se parece así al caso de la Antártida. Tener solo un factor, pero no el otro no ayuda. La gente vive de plataformas petrolíferas en alta mar rentables, pero solo temporalmente y no de los recursos locales. La gente también vive en el desierto de Kalahari a tiempo completo, pero allí se obtienen muy pocas ganancias y la economía de Kalahari no está en auge.

Martin Elvis trata sobre el cuarto caso, en el que podemos obtener beneficios y podemos vivir de la tierra. La economía espacial podría crecer entonces exponencialmente, como lo hacen las economías. El modelo del que más hablarán los entusiastas de la expansión espacial es cómo la fiebre del oro en California se convirtió en la potencia económica de hoy. Este es sin duda un gran ejemplo. Sin embargo, no necesariamente funcionará de esa manera en el espacio. Bolivia es un contraejemplo. Las minas de plata de Potosí en Bolivia produjeron enormes ganancias, y ciertamente es posible vivir de la tierra en Bolivia. Sin embargo, Bolivia no tuvo el espectacular crecimiento económico de California. ¿Por qué no? Las minas de Potosí eran administradas por el Estado español y estaban dotadas de reclutas de las regiones circundantes.

Me parece que estas son condiciones poco probables para producir una economía boliviana dinámica. Si bien los asentamientos espaciales necesitan tanto rentabilidad como la capacidad de vivir de la tierra, también dependerán de otros factores.

La forma en que los recursos de asteroides se distribuyen entre un número modesto de asteroides cercanos a la Tierra y un número enorme de asteroides del cinturón principal implica que probablemente habrá tres edades de nuestra historia futura: escasez, abundancia y, potencialmente, agotamiento.

La era de la escasez

La era de la escasez se desarrollará en las próximas décadas; la era de la abundancia durante los próximos siglos; y, si llega el segundo período, una era de agotamiento en el próximo milenio. Cada una de estas tres edades planteará cuestiones morales que tendremos que afrontar, dice Martin Elvis.

Según él, en una escala de tiempo de décadas, estaremos en una era de escasez de recursos espaciales. Solo un número modesto de asteroides cercanos a la Tierra y la Luna pueden proporcionar recursos espaciales rentables por ahora. Inevitablemente, el alto valor y la escasez darán lugar a disputas. La forma en que nos enfrentemos a esta etapa podría marcar la pauta durante muchas décadas en el futuro.

La escasez aumenta la probabilidad de piratería y otras actividades extralegales, así como de guerra. Se trata de potenciales muy reales que la mayoría de nosotros querría evitar. La distribución de los granos deberá verse como justa, o de lo contrario las corporaciones que explotan los recursos enfrentarán problemas en la Tierra. Un régimen justo es un régimen estable. Siempre que se puedan obtener beneficios en esta etapa, se invertirá más capital y la tecnología mejorará, lo que nos permitirá extraer muchos más asteroides cercanos a la Tierra. Eso aliviará un poco la escasez y comenzará a hacer que la economía espacial sea significativa, proporcionando la base material para los hábitats permanentes en el espacio.

La era de la abundancia

En una escala de tiempo de varios siglos, podemos mirar a una era de abundancia. Eso es porque, si se obtienen ganancias, eventualmente se minarán los muchos asteroides del cinturón principal. En ese momento, los recursos disponibles para la humanidad serán realmente vastos, millones de veces más de lo que podemos acceder en la superficie de la Tierra. Si la población humana no crece tan rápido, entonces -dice Martin Elviscada uno de nosotros podría ser mil veces más rico de lo que somos hoy durante siglos. Es probable que los robots hagan la mayor parte del trabajo. Podría haber algo así como un ingreso básico universal para las personas, pero establecido en un nivel que hoy consideraríamos “rico”. Este sería el sueño de «post-escasez» de Star Trek hecho realidad. Nadie querría cosas materiales, si nos organizamos apropiadamente.

Seguiré con la cuestión de los asteroides en próximos post 🙂

Imagen: Primer plano del asteroide Ida tomado por la nave espacial Galileo de la NASA.

Fuente: NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA.

Post relacionados:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.