Frontal Fatigue: impacto de la vida moderna y la tecnología en la enfermedad mental

«La gente que tiene éxito es la que es capaz de concentrarse, sea inteligente o no». Esta frase es del Dr.Mark Rego en una reciente entrevista.

Dr.Mark Rego autor de Frontal Fatigue: The Impact of Modern Life and Technology on Mental Illness comienza preguntándose por qué los que vivimos en sociedades del Primer Mundo, con alimentos adecuados, vivienda, atención médica, seguridad general y ausencia de guerra, parecemos estar cada vez más infelices y, de hecho, parece que estamos desarrollando más y más enfermedades mentales, particularmente ansiedad, depresión y afecciones relacionadas. 

El Dr. Rego presenta con elegancia lo que se sabe sobre la neurociencia del cerebro y presenta el argumento novedoso de que en las sociedades del Primer Mundo hemos llegado al punto en que la cantidad de información que llega a nuestras vidas, la cantidad de «filtros» que deben aplicarse y la cantidad de decisiones que requieren atención han superado la «capacidad de cálculo» de nuestros lóbulos frontales.

La fatiga frontal argumenta que los tiempos no son necesariamente más difíciles, pero la cantidad y complejidad de la información y las tareas que tenemos que gestionar hoy en día están teniendo un efecto perjudicial nuevo y diferente en nuestras capacidades mentales y físicas. Otros se han lamentado de los efectos de la tecnología en nuestra salud mental, pero la fatiga frontal ofrece una base neurocientífica para justificar estas preocupaciones.

Parte I: La epidemia de enfermedades mentales

Su teoría, y el tema central que se discutirá a lo largo del libro, es que la vida moderna (y particularmente su dependencia de la tecnología) crea un cierto tipo de estrés mental que nuestra corteza prefrontal (PFC) debe manejar. Sin embargo, no todas las enfermedades mentales están relacionadas con el estrés de PFC, y hay algunas (afecciones del espectro autista, discapacidades intelectuales, demencia, trastornos de personalidad y TEPT) que están excluidas de la discusión en este libro. El resto de esta parte analiza los tipos de enfermedades mentales que están aumentando tanto en frecuencia como en gravedad, y que el Dr.Rego cree que tienen algún vínculo con el estrés de la vida moderna.

Ansiedad, depresión y agotamiento son algunos de los que esperaba ver, y me interesó leer la descripción de un psiquiatra sobre lo que tienden a decir los pacientes que presentan estas enfermedades, así como los efectos que la enfermedad tiene en todos los aspectos de sus vidas. Hay evidencia en los últimos años de un aumento en las condiciones de salud mental como la ansiedad, la depresión e incluso la esquizofrenia. Es decir, las personas que se han mudado a un entorno más urbanizado o que son inmigrantes también muestran niveles elevados de estos trastornos mentales.

Parte II: Vida Moderna

Las mejoras en la tecnología incluso han hecho que lo que sucede en el mundo físico sea menos preocupante; por ejemplo, después de COVID-19, muchos las personas ya no necesitan estar ubicadas en el mismo lugar para trabajar juntas de manera efectiva . Las ideas sobre qué valorar, nuestra identidad, vestimenta, comportamiento, cómo debemos relajarnos, están todas influenciadas y moldeadas por la tecnología que tenemos disponible. La vida moderna y la tecnología han facilitado la vida de muchas formas materiales, pero este entorno de alta tecnología no es necesariamente útil para nuestra salud mental. También tenemos que hacer esto sin (para muchos de nosotros) ningún conocimiento sobre el funcionamiento interno de los dispositivos en los que confiamos.

Esto agrega complejidad a nuestras vidas que tiende a complicarse: no entendemos la tecnología que habilita un teléfono inteligente cuanto más lo usamos, porque no sabemos cómo funciona.

Parte III: ¿Por qué estamos más enfermos?

Existen múltiples teorías y explicaciones para los cambios en la salud mental en las sociedades modernas, que se clasifican en las categorías biológica, psicológica y social. Sin embargo, todos se derivan de una observación común: que nos hemos desviado significativamente de nuestros orígenes evolutivos. Las teorías biológicas para el aumento de la enfermedad mental incluyen la dieta, la falta de actividad física, la luz y el sueño. También existe una asociación entre el aumento de la actividad física y la reducción de la depresión y la ansiedad.

Nuestros entornos son más confusos en estos días, debido a la cantidad de tecnología de la que dependemos que no entendemos. También hay factores sociales, como que el círculo de confianza de las personas se vuelve más pequeño. Estas relaciones informales sirven para disipar cierta tensión mental en nosotros: esperamos que las personas que vemos con frecuencia nos ayuden si tuviéramos problemas.

Parte IV: La Corteza Prefrontal – La Joya de la Corona

La corteza prefrontal (PFC) juega un papel importante en múltiples tipos de funciones, incluidos los sentidos, la función motora, el habla y muchas otras tareas complejas. Toma datos de muchas regiones del cerebro y los ensambla en formas que podemos usar conscientemente. El PFC maneja la función ejecutiva, nuestra capacidad para formar representaciones simbólicas a partir de datos y la capacidad de cambiar y reformar estos símbolos. El PFC también restringe los siguientes tipos de comportamiento: distracción, perseveración (la repetición de una palabra, frase o gesto simple cuando no es necesario) y desinhibición (decisiones impulsivas sin tener en cuenta las consecuencias).

El PFC también tiene algunas funciones especiales que pueden ser algo inesperadas. Desempeña un papel importante en nuestra capacidad para tolerar e interactuar con la novedad, la incertidumbre y la ambigüedad del entorno. Esto es inusual ya que otras áreas del cerebro no se comportan de esta manera. Cuando el estrés aumenta más allá de cierto punto, perdemos la función PFC con bastante rapidez.

Parte V: Fatiga frontal: nuestros PFC cansados ​​y la enfermedad mental

Hay mucho menos énfasis en las formas en que evolucionamos inherentemente para hacer frente al estrés, es decir, el apoyo interpersonal, las tradiciones, la naturaleza. El Dr.Rego ve esto como una tendencia social más amplia que no se puede reducir al uso de teléfonos inteligentes. Nuestras sociedades se han vuelto mucho más complejas, y aquellos que ya tienen disfunción PFC tendrán dificultades con esto.

Sin embargo, la fatiga frontal afecta a todos: nuestro trabajo es más complejo, los roles sociales están menos definidos y hay una gran cantidad de opciones que tomar sobre qué dirección tomar y cómo gastar el tiempo.

Parte VI: Afrontamiento en un mundo centrado en PFC

Algunos síntomas comunes de esto incluyen falta de concentración, dificultad para encontrar palabras, la sensación de tener que esforzarse mentalmente para hacer algo atractivo (como leer un libro técnico). Las estrategias externas son interactuar con el mundo a través de nuestras manos, sentidos (es decir, pasar tiempo con el arte o cosas que nos interesen) y actividades que son sociales y se pueden realizar con otras personas. Las estrategias internas tienen que ver con actividades mentales que no enfocan directamente el PFC, aunque lo involucran de ciertas maneras. Algunos ejemplos de esto son actividades tranquilas como pintar, ejercicios de respiración o meditación .

Leer profundamente también es una buena práctica: recomienda encontrar algo que requiera al menos unas pocas sesiones de 30 minutos para completar.

Conclusión

Este libro ayuda a obtener una comprensión más profunda de cómo la tecnología puede afectar nuestros cerebros. Es interesante su visión más holística de la tecnología en nuestra sociedad y cómo es más que solo teléfonos inteligentes y entretenimiento online. Las últimas dos secciones son particularmente útiles: las herramientas que presenta para identificar si está experimentando fatiga frontal y cómo mitigar esto parecen muy valiosas. Permite comprender qué actividades estoy realizando que no son útiles y cómo estructurar mi vida de una manera que le dé a mi PFC la oportunidad de descansar.

Un libro recomendable para cualquier persona que sienta que hace un uso excesivo de la tecnología y que se siente afectado negativamente en términos de su estado de ánimo, enfoque y comportamiento. 

Foto de Polina Zimmerman

Post relacionados:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.