Banalización y vacas púrpuras

Este fin de semana tuve la ocasión de asistir a Animadrid. La atenta y generosa organización invitó a todo el equipo Nikodemo. Viaje y estancia pagados. Lástima que nos tocó ir en avión. Desde luego, después de haber probado el AVE, se hace difícil regresar al avión. En esta ocasión volamos con Vueling. La experiencia no fue satisfactoria. Salimos con un retraso de cuarenta minutos. Nadie se disculpó, pero tampoco nadie se quejó. Parece que

seguir leyendo