Capítulo final: Ya te lo advertí

Si algún día vuelvo a plantear meter capital riesgo en un proyecto, recuérdame este episodio. Si insinúo repetir con los mismos, tienes permiso para darme una colleja. O dos. No hay mucho que contar. C’est fini. La última reunión fue una pantomima. Un trámite formal que había que cumplir. Una buena metáfora de lo que ha sido nuestra relación y una excelente oportunidad para leernos la cartilla. A saber, somos chicos malos. No es que

seguir leyendo