Papás futboleros haciendo el ridículo

Acabo de llegar (empapado) del partido de fútbol de mi hijo. Hoy jugaban en casa. Han empatado. Se ha visto un partido decente y a pesar de no ser nada futbolero (de hecho cada vez menos), me lo he pasado bastante bien. He sufrido. El papá del portero siempre sufre y cuando llueve, más.

Mi hijo ha jugado bien. Algunas intervenciones de mérito… y la verdad, que los otros padres alaben las paradas de tu hijo, le hinchan a uno su orgullo paterno. A pesar que en la última jugada del partido “hemos encajado” un gol tonto que ha significado el empate. Llovía, a mi hijo le ha resbalado el balón, etc.

Cuando ha acabado, he felicitado a mi hijo. Salía ligeramente cabizbajo, pero se ha ido animando por los comentarios de ánimo del resto de padres, entrenador. La verdad, lo normal.

Lo que es anormal, pesado, inverosímil pero tristemente extendido son los padres (y madres) que creen tener a ronaldinhos en potencia. Son fáciles de identificar. Se quejan cuando su hijo juega pocos minutos. También cuando no les pasan el balón. Su hijo siempre juega bien (o muy bien), son el resto del equipo los que fallan….

Son padres (y madres) que están convencidos que tarde o temprano, algún ojeador de un gran equipo, descubrirá el diamante que está siendo desaprovechado entre jugadores vulgares.

Son padres que perciben la realidad de una forma increíblemente distorsionada y que cuando hablan de fútbol y de su hijo, simplemente hacen el ridículo.

¡Qué pesadez aguantarlos cada partido!

Post relacionados:

  • No Related Posts
Esta entrada fue publicada en familia, fútbol. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Papás futboleros haciendo el ridículo

  1. Sakkarah dijo:

    Jajaja, me gusta ver como se te cae la babita, a todos nos pasa con los hijos.

    Tienes razó, una cosa es sentirse orgulloso de los suyos, y otra es hacerse ciegos. Hay personas que no ven mucho más allá de sus narices, y todo lo suyo (no s´lo sus hijos) es lo mejor…

    Pasando de ellos.

    Un beso.

  2. Albert Garcia Pujadas dijo:

    Cuanta razón tienes…
    gracias por tu comentario sakkarah.

  3. Anonymous dijo:

    soy madre de portero, se lo que es sufrir pero tb se lo que el orgullo, cdo tu hijo para un gol y salva el partido. Siempre han existido los padrs/madres que se creen que sus hijos son los mejores en casa, aunque muchos de ellos tienen un velo y no ven lo que realmente tienen. Por no gustarte el futbol, eres un padre que va a todos los partidos 🙂 y disfruta viendo a su hijo jugar, (como lo describes en tu articulo) auqnue igual preferirias esta subiendo una montaña y pensando en tus cosas, pues muchos padres ni los van a ver. Pero en la vida se ha de valorar el momento y disfrutar el dia a dia :-)))

  4. Carlos Blanco dijo:

    Se de lo que hablas perfectamente, siempre se ven más los fallos más determinantes, pero al final todos los fallos y aciertos son igual de importantes.

    Ya puse un post parecido al tuyo hace año y medio:

    http://www.carlosblanco.com/2006/05/02/los-penaltys-solo-los-fallan-los-que-lo-tiran/

    Con respecto a lo que dices de los padres, te doy la razón, soy entrenador titulado y he estado 15 años de técnico en equipos de todo tipo (Fútbol Base, Fútbol Reginal, Fútbol Profesional y Fútbol Semi-Profesional) y he visto de todos los colores.

    La presión que los padres meten a los niños y entrenadores en este país es muy exagerada. Quizás por eso pocos tienen paciencia, y enseguida quieren irse a equipos ingleses que les pagan más dinero.

    Te puedo contar unos cuantos casos de «estrellitas» venidas a menos por el ego y vanidad de los padres (Corona -Almeria-, Mata -Valencia-, ….).

  5. Albert Garcia Pujadas dijo:

    Gracias por el comentario Carlos. La verdad es que esa obsesión paterna es la causa de numerosos transtornos psicológicos en jóvenes deportistas. De hecho, está tipificado como una patología bastante habitual entre los deportistas de pre-élite, por ejemplo entre jóvenes tenistas. Eso me comentaba un amigo psicólogo del CAR de Sant Cugat.

    Personalmente mi única aspiración es que practique un deporte de equipo, dónde la competición es un aliciente importante, pero donde el objetivo final es pasarlo bien con una actividad saludable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.