Me voy a la montaña

Otra forma de decir que hoy inicio mis vacaciones. Estaré un par de semanas en Gessa, un encantador pueblo de Naut Aran (en la Val d´Aran) con mi mujer Anna, mi hija Berta y mi hijo Eric.

Reconozco que soy poco viajero. Aún menos en agosto. No me gusta volar, ni los hoteles y menos los aeropuertos. No sé si es debido a que vuelo prácticamente cada semana el resto del año o que pasé dos años de mi vida viviendo en un hotel. Algo tendrá que ver.

También soy muy poco original. En mis vacaciones familiares busco tranquilidad. Es mi terapia para el resto del año. Para los araneses, soy un pixapins (mea_pinos). Término por el que se nos define fuera del área de metropolitana de Barcelona, a los que somos –al menos en origen- unos urbanitas.

Como decía, la Val d´Aran es mi hábitat preferido. Supongo que mis catorce años de veraneo allí lo atestiguan. Aunque más en verano que en invierno, por aquello de la insoportable tontería capitalina y sus Cayenne.

Estaré (casi) desconectado. Este año me resisto a llevarme el portátil. Voy con la Qtek. Suficiente para llamar por teléfono y aunque no actualizaré este blog (aunque admito que he hecho alguna prueba con el twitter…), sí me conectaré con las previsiones de meteo que son de mucha utilidad. Fundamentales en la Val d´Arán y más teniendo en cuenta que –como cada año- voy con la intención de practicar mi mayor pasión, hacer montañismo.

Una actividad nada geek (no tengo GPS) y menos cool. Por eso cuando me preguntan acerca del destino de mis vacaciones, quizás con el prejuicio de desvelar algún destino exótico, sorprendo con un “en la Val d´Aran, entre montañas y vacas”.

Este año, tendré que bajar el ritmo de los itinerarios y las ascensiones. Siempre voy con la familia. Este año –escarmentados por el ritmo del pasado verano- me han presionado, lo admito. Hay que tomárselo con más tranquilidad. O al menos eso quieren ellos. Ya os contaré.

Será por eso que este año incrementaré la lista de libros transportados, luego ya veremos si leídos. Las lecturas previstas son La Rebelión de Atlas de Ayn Rand, una buena recomendación del blog los buenos libros y del que ya voy por la mitad de sus mil páginas); El gozo intelectual, recomendación de la Revista If; y Aquesta història de Alessandro Baricco, regalo de mi esposa.

Hablamos a la vuelta. Cuidaros, desconectad y disfrutad.

Post relacionados:

  • No Related Posts

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.