Nueva etapa en Foxize School


En pocas horas se iniciará mi primera campaña de equity crowdfundig y lo haré para Foxize School.

¿Qué explicarte sobre Foxize?

Creemos que se puede tratar de reinventar la formación a profesionales en el ámbito de negocios y digital, bajo la filosofía de Lifelong Learning, con un proyecto abierto y colaborativo. Hemos apostado por un formato accesible, ágil, flexible y personalizable a las necesidades de una gran parte de la población que necesita reciclarse profesionalmente.

Nuestra apuesta es llevar el formato de 3 horas a cualquier ciudad del mundo a lo largo de los próximos años. No sé si transformaremos el mundo, pero de momento ya hemos conseguido, directamente o a través de formación in-company, que 15.000 alumnos pasen por nuestras sesiones.

Después de casi tres años de operaciones hemos conseguido: 1) identificar demanda no satisfecha, 2) validar el modelo de negocio y 3) demostrar su viabilidad económica.

Por esta razón creemos que es el momento de acelerar el crecimiento e incorporar socios y recursos para incrementar desarrollo del proyecto. Contamos con algunas palancas de crecimiento para llevar lejos nuestro modelo:

  • Localización distribuida. La ventaja de no tener una localización fija
  • Gran catálogo: agregamos inventario «curado» de 3eros, empresas e instituciones. Es decir, cursos de terceros, validados, supervisados y operados por nosotros
  • Conectamos con redes de corporaciones (TerritorioCreativo, Infonomia,..) e instituciones (Alumni)
  • Instrumentamos y ayudamos a las empresas a posicionarse y vender
  • Los profesores son prescriptores (difusión extra) y su interacción con la plataforma genera visibilidad digital.
  • Generamos y compartimos recursos y conocimiento. El ebook de Transformación Digital es un ejemplo de ello.

Somos abiertos y colaborativos, pero tremendamente  meritocráticos. Con comentarios y valoraciones de nuestros alumnos pero totalmente públicas. Ser profesor/a en Foxize no está al alcance de cualquiera. Y esa es una de las razones fundamentales para tratar de reforzar los vínculos y convertirlos en accionistas de Foxize School.

¿Qué es el equity crowdfunding? Y por qué?

El crowdfunding es financiación colectiva de proyectos (donativos) a cambio de diversos beneficios. En Foxize no queremos donaciones y por eso hemos elegido el equity crowdfunding, porque la financiación se convierte en inversión. Esto significa que cada persona que decide colaborar con nuestro proyecto adquiere participaciones de la sociedad. El profesorado ha sido la excusa para esta ronda de equity crowdfunding. Esperamos que muchos de nuestros 250 profesores, se adhieran e inviertan.

Con esta cantidad de nuevos socios sería impensable hacerlo de forma tradicional. Para esto contamos con Crowdcube, la mejor plataforma europea equity crowdfunding en 2014, algunas de las ventajas que ellos mismos destacan son:

  • Inviertes en economía real
  • Tus derechos como accionista están garantizados
  • Sin comisiones antes, durante o después de la inversión
  • Con una inversión mínima (en el caso de Foxize es de 250€)

Compromiso personal

Si buscas  personas que apoyen el proyecto, que inviertan, es necesario demostrar un compromiso absoluto con el proyecto. Esa es una de las razones por las que incorporarme a Foxize. ¿Hay más? Por supuesto. Creo en el proyecto y en lo que estamos haciendo, me apetece trabajar más estrechamente con el equipo y ¿por qué no? Volver a ser cabeza de razón.

Para nosotros es muy importante este bloque inicial de inversores. Son los que nos acompañarán en un etapa clave del proyecto. Pedimos “poco dinero” (150.000€) no porque no pensemos que podríamos cubrir más, si no porque queremos diluirnos lo mínimo posible. La valoración Post-money es de 2.650.000 (150.000€ corresponden al 5,66% de Foxize).

Querer diluirnos poco es señal inequívoca que confiamos en conseguir algo importante. Por tanto y aunque una inversión de este tipo está etiquetada de ‘alto riesgo’, quiero invitarte a ti, si te interesa la formación, lo digital o apuestas por el futuro, a invertir en Foxize. Desde 250€ puedes hacerlo aquí.

Compártelo...:

Publicado en equity crowdfunding, Foxize, Foxize School, Sin categoría | Etiquetado , , | 1 comentario

El momento de la transformación digital y el usuario postdigital

Adoption-cycle-with-ChasmLos que llevamos conectados muchos años podemos tener la tendencia, por intereses o por aburrimiento, a afirmar que el proceso de digitalización ha madurado y que estamos en pleno proceso de transformación digital.

La pregunta es, ¿en qué punto estamos? ¿al principio, en medio o al final? La respuesta es depende… en que momento estés del ciclo de adopción de la tecnología. Ni más ni menos.

Empezaré por el final. Muchos gurús insistiendo en dar por inaugurada la era post-digital. Cuando lo digital está profundamente integrado en el conjunto de nuestras interacciones cotidianas. Momento en el obviamos la diferencia entre lo digital y lo no-digital. Señal inequívoca de haber integrado lo digital en nuestra vida, pero también una forma de admitir que lo “post-digital” no es el fin de la era digital, sino solo el comienzo del principio de la misma.

Vayamos por partes. Hay que reconocer que la incorporación masiva del internet móvil, fundamentalmente gracias al 3G, ha supuesto pasar a estar siempre conectados  y en casi todas partes (el famoso always on) siempre que tenemos cobertura o acceso wifi. Pero estar conectado no significa necesariamente estar digitalizado.

Como apunta Dennis Wetzing en todo caso estamos en una fase de la digitalización del mundo real, pero no necesariamente transformándola digitalmente.

Es decir, la gran mayoría de los conceptos del mercado masivos, perdurables y exitosos han implicado digitalizar el mundo real. Comprar,  consumir info, publicar anuncios clasificados, leer libros,… Mayoritariamente son cosas que ya se hacía antes de la llegada de Internet. Este cambio nos ha traído ventajas que han convencido a muchos millones de usuarios: que ahora es más fácil, más barato, más cómodo, accesible y tal vez más social. Pero en su esencia no son más que actualizaciones de los viejos conceptos a un nuevo canal.

Creo que casi todas las interacciones y los productos que conocimos en el mundo pre-web, que era potencialmente digitalizables, se han digitalizado. Y prácticamente siempre, la versión digitalizada mejora total o parcialmente, el concepto original.

Los cambios verdaderamente profundos empiezan cuando la gente desarrolla nuevos valores y comportamientos en un mundo online. Primero en la era del acceso (de CDs a iTunes –implica posesión- a Spotify – solo acceso) y más recientemente la era de la colaboración (del vehículo de alquiler al P2P). En el que los valores de ‘propiedad’ empiezan a quedar obsoletos y empieza a producirse una auténtica transformación digital.

Para expresarlo con otras palabras: hay cambio de paradigma cuando pasamos de la ‘propiedad’ al ‘acceso’  gracias a las tecnologías digitales. Pero esa transformación es más profunda cuando del ‘acceso’ pasamos a la ‘colaboración’, que implica la omnipresencia de las tecnologías digitales y a un cambio en los sistemas de valores.

El problema es que el cambio no es uniforme en toda la población, ni tan siquiera en las organizaciones. Sigue cumpliéndose el ciclo de adopción de la tecnología. Seguirán habiendo usuarios ‘innovadores’ o ‘early-adopters’ que ya están en plena etapa postdigital. En los que la disrupción digital convierte su dieta digital en más física. Con un creciente complejidad de su ecosistema digital (personal u organizativo). Dispositivos que te ayudan a sortear el tráfico de la ciudad o gestionar mejor el consumo energético de casa. Por no hablar de la incorporación de dispositivos wearables como tecnología habitual para tener una vida más saludable y vivir más años. No solo para medir de ejercicio físico diario o la calidad del sueño, también para controlar la calidad de los alimentos o medir su cantidad de sal.

Todo ellos conviviendo con personas u organizaciones más conservadoras o escépticas, que problamente nunca comprarán por internet o que siguen teniendo problemas para manejar un ordenador o un teléfono móvil.

Afortunadamente no todas las personas somos iguales, tampoco las organizaciones, ni los mercados. Sería todo demasiado fácil ;)

Compártelo...:

Publicado en digitalización, Transformación digital | Etiquetado , | 1 comentario

Foxize School: un estándar y una curva de valor

MyMaster_Todos_somos_diferentes_Foxize_School_bigCuando empezamos a pensar en el proyecto Foxize School, lanzado hace poco más de dos años, teníamos claro nuestro deseo de reinventar la formación a profesionales en el ámbito de negocios y digital. Bajo la filosofía de Lifelong Learning, buscábamos establecer un nuevo formato accesible, flexible, personalizable y adaptable a las necesidades de una gran parte de la población que necesita y necesitará reciclarse profesionalmente a lo largo de los próximos años.

La realidad de lo que es hoy Foxize School ha variado notablemente desde los primeros esbozos allá por enero de 2012. Por nuestros cursos han pasado más de 3.000 alumnos. Evidentemente hemos aprendido mucho de los numerosos errores cometidos. Pero este hecho confirma la propia esencia del proyecto: para reinventar algo hay que explorar y equivocarse bastante.

Evidentemente, cualquiera que pretenda reinventar un sector, deber intentar crear su propio océano azul. La premisa principal para hacerlos es dejar de mirarse el ombligo y no plantear la estrategia desde los que nosotros producimos o sabemos hacer, sino concebida desde la percepción de valor del cliente, y por tanto nuestro objetivo debe ser centrarnos en el proceso de entrega de valor.

Si hoy tuviera que describir la curva de valor de Foxize School, sería la siguiente:

Presencial vs online

  • La formación presencial tiene inconvenientes operativos, pero sigue siendo la mejor con algunos matices. Seguimos apostando por el estándar de tres horas, con grupos reducidos.
  • La formación online es un buen complemento, pero -al menos en nuestro caso- no sustitutiva.

Claustro cerrado vs claustro abierto

  • A lo largo de los años hemos aprendido que para ser un buen profesor/a hay tres ingredientes imprescindibles: conocimientos, capacidad docente y compromiso/disponibilidad. Nuestro modelo pone a prueba permanentemente una base de casi 300 profesionales, de los que 200 han sido probados y 100 representan el núcleo de la comunidad docente que colabora, evoluciona, se evalúa y se renueva permanentemente.

Programación fija vs Personalización y flexibilidad

  • Los cursos y sus contenidos, evolucionan permanentemente. Foxize School es un laboratorio.
  • Nuestro catálogo está especialmente diseñado para profesionales que no tengan tiempo de hacer un máster o posgrado estándar (o ya lo hayan realizado!): Cursos muy concretos y concentrados (3 horas de duración), de 3 niveles (básico, intermedio y avanzado), en horario afterwork y con fechas abiertas. Una propuesta flexible, adaptada a sus necesidades, horarios y presupuesto.
  • Además, ahora crecer en itinerarios profesionales que combinan entre 5 y 10 sesiones, que incluyen seguimiento tutorizado (antes, durante y después)

Laboratorio vs fábrica

  • Foxize es un laboratorio. Nosotros sugerimos a los profesionales “qué hay que saber”. Somos curators y nuestro proceso de curación es intenso: nuestros propios conocimientos y experiencia, la propia demanda de nuestros cursos, nuestro claustro open, el análisis de la navegación por nuestra biblioteca, la gestión del “me interesa” que nos permite detectar temas, profesores y ciudades en los que puede haber demanda de un curso determinado. Porque además, el “qué hay que saber” en Barcelona, Madrid, Tarragona o Bogotá, no es igual.

Corporativismo vs social y meritocrático

  • Las valoraciones de los cursos y profesores son públicas para garantizar al máximo la transparencia y ayudar a los alumnos a elegir bien su formación.

Título vs Practicidad

  • Sabemos que hay bastantes sectores donde un título no aporta valor, aunque éste sea universitario. Los títulos oficiales (es decir “universitarios”) son una trampa en términos de actualización. El sistema y sus procedimientos dificultan la renovación de los planes docentes, el profesorado fijo, hace el resto…
  • Los otros títulos (no oficiales) de programas de larga duración, tienen el inconveniente de tener demasiadas sesiones lectivas, muchas de relleno, bastantes de innecesarias o poco prácticas. Es la desventaja de construir la propuesta de valor desde el producto.
  • En Foxize distinguimos las masterclass, los workshops, así como los niveles 3 niveles (básico, intermedio y avanzado).

Precio alto vs precio ajustado

  • El precio base son 90€ por la sesión presencial de tres horas. A partir de aquí cada cual se construye el traje a medida.
  • Los costes son ajustados, variables y las reglas son muy fáciles. Bajos costes de estructura (ni edificios, ni profesorado en plantilla, etc.). La remuneración del docente es variable en función del número de alumnos y de quién los capta.

Generalista vs Nicho

  • Es algo de lo que nos sentimos muy orgullosos. Nos gusta definirnos como “escuela de negocios experta en el mundo digital”.

Compártelo...:

Publicado en Foxize, Foxize School | Etiquetado , | Deja un comentario

El futuro de la industria en manos de la impresión 3D

Impresora-3d-Torre-EiffelLas impresoras 3D han estado con nosotros durante los últimos treinta años. No son nada nuevo. Lo que sí es nuevo son su precio, los diferentes software que las hacen más fáciles de usar y el enorme potencial que suponen miles de millones de usuarios consumiendo, produciendo, compartiendo y colaborando.

El goteo de nuevas aplicaciones de la impresión 3D no para de crecer. Natural Machines, una startup de Barcelona, que ya comercializa la primera impresora 3D de comida. Se imprimen casas en Shanghai reciclando materiales de la construcción. La tecnología 3D también genera todo tipo de piezas para el cuerpo humano, como puentes dentales o prótesis de cadera. Además de acelerar su producción, reduce espectacularmente su peso a escasos 200 gramos. Parece que no hay fronteras. Llevar la impresión 3D al espacio ya es posible, algo que la  NASA ya ha probado con éxito, abriendo la puerta a que Estación Espacial Internacional (IIS) construya (imprima) sus propias piezas.

Proyectos tan sofisticados y futuristas contrastan con el hecho que la impresión 3D comienza a entrar en las casas. Ya se pueden adquirir impresoras por 300€, por tanto la pregunta no es si en cada casa va a haber una impresora 3D, sino en qué habitación.

Un fenómeno que suma

Para entender la enorme trascendencia de la impresión 3D, Scott Crump, Presidente de Stratasys, afirma que el éxito de la impresión 3D no radica en la sustitución de los métodos de fabricación tradicional, sino más bien es una tecnología que ofrece tres ventajas clave a la industria en general:

  1. Juega un papel interesante en la modificación de la conducta del consumidor
  2. Ayuda a hacer realidad nuevas ideas
  3. Amplía las ofertas de fabricación

Fundamentalmente, Crump cree que la impresión 3D está cambiando el mundo del desarrollo y fabricación de productos, creando nuevas oportunidades y aplicaciones.

Algunas compañías están empezando a usar la fabricación aumentada; otras como BMW han estado aprovechando sus beneficios desde hace 10 años. Me estoy refiriendo a todos aquellos utillajes de fabricación presentes día a día en las plantas de producción: accesorios, calibres, fijaciones, guías, modelos, plantillas, organizadores, protectores, etc.”

La oportunidad es real cuando las necesidades coinciden con lo que ofrece la impresión 3D o, en algunos casos, cuando la fabricación tradicional simplemente no lo puede ofrecer

Los consumidores dispondrán de una selección de productos extraordinaria así como la opción de imprimir en 3D ellos mismos, o dejar que otros se encarguen de la fabricación

El mercado de la fabricación industrial se va a dividir en dos segmentos: la fabricación aumentada, donde la impresión 3D producirá las herramientas y utillajes que se utilizarán para la fabricación tradicional; y los segmentos de fabricación alternativa, donde la impresión 3D producirá el artículo o pieza de uso final”.

Re-industrialización

El hecho que la fabricación se vuelva digital, puede acelerar los procesos de re-industrialización. En lugar de deslocalizar puede fomentarse la producción local. Ya hace un par de años, The Economist (The third industrial revolution) enumeraba sus ventajas. A pesar de tratarse de una tecnología que ha madurado en los últimos 30 años, la revolución está prácticamente en el punto de partida.

impresion 3D revolucion industrialQue las cosas se hagan económicamente en mucho menor número, de forma más flexible, alejándonos de la fabricación en masa, hacia una producción mucho más individualizada. Produciendo una enorme cantidad de aplicaciones y posibilidades, gracias a los nuevos materiales, procesos completamente nuevos, con robots mucho más fáciles de usar y de nuevos servicios de fabricación de colaboración disponibles online. Sin olvidar la posibilidad de crear algunos puestos de trabajo en los países ricos, que hace mucho tiempo los perdieron.

Liderazgo europeo

Los que tengan dudas, quizás les convenza las palabras del  consejero delegado y fundador de EOS , Hans Langer (Impresión 3D: la próxima revolución industrial):

Esta nueva tecnología no solo va a cambiar el modo en que se diseñan y manufacturan los productos, sino que revolucionará la fabricación por completo y alumbrará ideas de negocio que no podemos ni imaginarnos”.

Estamos a punto de presenciar una segunda revolución industrial. Y subida a la cresta de esa ola está la impresión 3D, un fenómeno digital de vanguardia que ya está llegando al mercado. El sector industrial va a transformarse hasta tal punto que no lo vamos a reconocer.

Materiales imprimibles, posibilidades infinitas

La lista es amplia y se amplía cada vez más: pásticos (ABS, PLA, PC), arena, biocamptibles, comestibles, titanio, gomas, silicona, metales, hormigón, papel, cerámica, fibra de carbono,… Y las posibilidades son inmensas.

Oportunidades para emprendedores

El movimiento maker y su ‘do it yourself’ adquiere un nuevo sentido con la impresión 3D. Los prosumidores  pueden crear sus propios objetos o fabricar piezas (repuestos de objetos cotidianos). Ya hay plataformas que facilitan esta tarea como Cubify, Shapeways, Turbosquid o  Thingiverse. Este último, Thingiverse, que dispone de modelos 3D con licencia de código abierto, gratuitos.

En cambio los otros, son importantes mercados de pago de modelos 3D. Shapeways y Cubify, orientados a modelos para impresión 3D, que además de la descarga del modelo 3D, ofrecen un servicio de impresión propio, a través del cual, quien compre tu modelo, podrá imprimirlo en diversos materiales tales y recibirlo en casa.

La realidad es que se pueden dar múltiples combinaciones. Los propios fabricantes de los productos también pueden vender sus diseños.  Un ejemplo es Teenage Engineering, que  vende un mini sintetizador y comparte en su web los diseños CAD, para que cualquiera pueda imprimir en 3D las piezas de repuesto del dispositivo.

Nuevos negocios de actores tradicionales

Todavía es pronto para calibrar su alcance, pero parece que su implantación masiva traerá una revolución social y nuevos negocios. Grandes compañías como Nike, Google y Disney ven un futuro con una impresora 3D por hogar y empiezan a experimentar, buscando que la gente pueda imprimir en su casa cosas relacionadas con sus productos.

Como hecho ilustrativo la reciente alianza de Hasbro y Shapeways, en la que se permitirá vender al marketplace Shapeways, diseños Hasbro, impresos en 3D y vendidos como productos oficiales Hasbro.

Reciclaje de residuos

Una de las preocupaciones en materia de sostenibilidad es dar una utilidad a las toneladas de plástico que se generan a modo de residuo diariamente. Por eso, uno de los aspectos que más me ha sorprendido es el aprovechamiento de residuos domésticos para cargar las impresoras 3D.

Las impresoras 3D funcionan con algunos tipos de plástico, sobre todo ABS y PLA. El precio de una carga está entre 30 y 60 dólares (23 y 46 euros). Al imprimir en 3D se genera una gran cantidad de merma, pero ya hay máquinas de uso doméstico (coste $300) que permiten transformar esos desechos en filamento para volver a imprimir.

Hay iniciativas que van más lejos. Como The Plastic Bank  que trabaja a escala global para fomentar la utilización de plástico reciclado en los procesos de fabricación con impresoras 3D (Reciclar el plástico de los océanos ya permite generar objetos impresos en 3D) o Reciclaje doméstico para nutrir impresoras 3D. Unos científicos han creado una máquina capaz de convertir en plástico útil para una impresora 3D residuos domésticos. 20 botellas de leche se podría producir un kilo de plástico, mientras que la misma cantidad cuesta en el mercado entre 30 y 60 dólares.

Sea lo que sea, la impresión 3D a través diferentes tecnologías, software y materiales, puede imprimir desde el busto de Darth Vader, una prótesis, comida, una casa o piezas de la Estación Espacial Internacional, no es una moda ni acabará en una anécdota. Como afirma Scott CrumpSugiero a todos los escépticos que, si no están preparados para actuar, por lo menos comiencen a planificar y elaborar estrategias para su futuro con la impresión 3D, porque el futuro de ésta es infinito. Su única limitación será la imaginación

Pero no será un camino fácil. Lo pude comprobar en la reciente sesión de Foxize, de la serie makers, sobre “Introducción a la Impresión 3D”. El aprendizaje será esencial no solo para entender, sino especialemente para hacer. De momento, el proceso de imprimir en 3D no es equiparable a cambiar los canales del televisor o usar el microondas.

En cualquier caso, parece que estamos ante un fénomeno redondo, con un potencial increíble, que genera beneficios de forma muy distribuida y que además puede convertirse en solución para el reciclaje.

Compártelo...:

Publicado en 3ª Revolución Industrial, Impresión 3D, Makers, Revolución industrial, Sin categoría | Etiquetado , , | Deja un comentario