Incubadoras y aceleradoras ¿Productividad, especulación o burbuja?

postLa aparición de incubadoras y aceleradoras ya no es noticia. La noticia es que solo el 4% de las startups españolas duran más de cinco años. La primera reflexión, bastante consensuada con el sector, es que faltan buenos proyectos. Una situación que provocará una dura competencia por captar proyectos interesantes.

Al ecosistema emprendedor no le falta de nada. No me atrevo a cuestionar el show business emprendedor, porque es necesario. Otra cosa, en la  que no hay consenso, es que falta mayor confianza en los proyectos de aquí. Empezando por los propios inversores.

El espacio de incubadoras y aceleradoras se ha expandido. El mapa del ecosistema emprendedor es tan amplio como complejo. Proliferación de iniciativas con filosofía, objetivos y enfoque radicalmente diferentes, que luchan por la relevancia, la diferenciación y  asegurarse el famoso deal flow.

La exuberancia del ecosistema tiene sus pegas. Desde el sector se comenta -con la boca pequeña- el temor de estar en una burbuja. Desde el lado emprendedor, tanta propuesta puede generar cierta angustia, pérdida de foco y de tiempo. El fenómeno de compatibilizar varios programas ya no es una rareza. Algunas conexiones entre programas son formales, otras, simplemente suceden por iniciativa del emprendedor. Alguien que se siente solo y busca ayuda, pero como con los médicos, a veces más opiniones, más diagnósticos, -a veces contradictorios- no siempre facilitan la tarea.

Para los emprendedores, cuanto más claro identifiquen y prioricen lo que necesitan, y elijan con criterio, mejor. Dos pasos importantes: tener a mano una lista de los aspectos claros a valorar (recomendable ‘Aceleradoras de startups en España, ¿cuál es la mejor?’), pero también conocer la naturaleza y la tipología de la aceleradoras, porque de ahí se desprende muy claramente su filosofía y potencial acompañamiento.

Sector público (o pseudo-público): Vinculadas a ayuntamientos, donde ya hay mucho hecho y no siempre con acierto. Algunas apuestas pioneras siguen siendo referencia (Barcelona Activa), otras han sabido evolucionar y construir buenas referencias territoriales (TecnoCampus). La mayoría de las iniciativas públicas locales, salvo honrosas excepciones de especialización o masa crítica suficiente, están condenadas a tener un rol puramente de orientador y/o concentrarse en proyectos emprendedores poco sofisticados (abrir una tienda o una peluquería también es interesante y necesario). Destacable el esfuerzo de Start-up Catalonia que está aprendiendo sobre la marcha (Start-up Catalonia segundo intento)

Universidades. Son los últimos en aparecer y salvo honrosas excepciones, han despertado tarde y con lentitud… A favor tienen la masa crítica de talento. En contra, les falta flexibilidad, rapidez, criterio startup y superar su empanada “académica”. Es uno de los grandes ámbitos de mejora

Empresa privada. Cuando parece que ya está todo el mundo y todo está inventando, nacen nuevas iniciativas de alto impacto y potencial (p.e Conector), que vienen a demostrar que siempre hay espacio para gente con iniciativa y con ganas de invertir. Algunos critican su oportunismo (he escuchado adjetivos como “especuladores”). Mientras algunas iniciativas se pelean por captar buenos proyectos, Conector se permite el lujo de escoger los mejores proyectos. Especulación no, oferta y demanda.

Entidades privadas. Fundaciones, asociaciones de inversores privados… una lista interminable, que no para de crecer y evolucionar. De todos los gustos y sabores. Nacionales o internacionales. Hay numerosas referencias globales como Keiretsu o Founder Institute ,…. otras locales, entre las que destacaría Seedrocket. Primera aceleradora que nació en España para startups TIC en fase inicial : 2000 proyectos analizados, 11 campus por las que han pasado 120 startups, 47 startups han pasado por la aceleradora, 32 mentores, 6 investor´s day, 78% de los proyectos acelerados han recibido inversión, levantando 20,3 millones de euros

Proyectos de responsabilidad social corporativa. Tradicionalmente han sido de los grandes animadores (p.e. Caixa Capital Risc) o últimamente Lanzadera, el proyecto de Mercadona, con una propuesta de valor muy agresiva para la competencia, pero muy interesante para los emprendedores beneficiados. Alojamiento gratuito y financiación blandísima. Hasta 200 mil euros, sin aval, sin equity y ‘sin intereses’. ¿Alguien da más?

Corporativas: finalmente el signo de madurez del ecosistema emprendedor la demuestran las iniciativas vinculadas a empresas (servicios, industria o banca) que han visto en el apoyo a startups una oportunidad de negocio. Un par de ejemplos radicalmente distintos:

  • Ogilvy Upcelerator: proyecto pionero de la multinacional y su apuesta por las apps. Servicios a cambio de equity… y un acuerdo futuro de compra de servicios de las statups a Ogilvy.
  • Finanzas: Banc de Sabadell y su programa de aceleración BStartup10 integrado en su estrategia normal de negocio, con 70 oficinas especializadas y un programa de aceleración. Cada edición apoyan 10 proyectos, con una aportación de 100.000€ (de los que 30.000€ son en asesoramiento y el resto dinero). Suelen quedarse entre 5% y el 15% del capital social de la startup.

Industria.

  • Fluidra  grupo multinacional de soluciones para la conservación, conducción, tratamiento y disfrute del agua que ofrece mentorización, asesoramiento y posibilidad de inversión en proyectos ‘relacionados con el agua’, a cambio de equity.

Corporativas-Públicas: es una combinación un tanto extraña que solo se puede permitir grupos empresariales multinacionales…

  • Wayra que inició operaciones en abril 2011 y que hoy cuenta con 14 academias repartidas por todo el mundo. Uno de los programas más potentes. Duración de inferior a un año. Ofrecen financiación (entre 30 y 70.000 $), ayuda en la gestión, formación (especialistas externos), acompañamiento tecnológico, acceso al catálogo o a los clientes de Telefónica y un espacio de trabajo. Su histórico respecto al índice de supervivencia y rondas de financiación es bueno

Multi-corporativas: la consolidación implica mayor conexión con la industria. Parece lógico y  más eficiente la especialización de la incubadora/aceleradora en un sector determinado que ofrezca mayor masa crítica de startups, de mentores especializados e industrias interesadas en invertir, desarrollar y acompañar.

  • Reimagine-Food: se define como un ecosistema de creación y captación de diferentes iniciativas encaminadas a repensar el mundo de la alimentación, la industria agroalimentaria, la cocina y la manera en la que solucionamos nuestras necesidades alimentarias en el siglo XXI. Cuenta con un programa de aceleración, Prometheus que ofrece a 20 nuevas empresas cada año un período de tres meses y medio de acompañamiento y Networking con emprendedores de referencia, compañías de alimentos y fuentes de financiación con el fin de impulsar su desarrollo, así como un espacio de trabajo en el centro Reimagine Food.

A la vista de las diferentes iniciativas, la tendencia parece que es:

  1. Especialización en sectores concretos y conexión real con la industria (alimentación, textil? …),
  2. Profesionalización de los equipos gestores
  3. Conexión con otros programas (pre y post) que permita asegurarse un deal flow adecuado, así como la conexión con inversores, ya sean business angels o capital riesgo
  4. Captar e implicar a los buenos mentores. No solo es cuestión de poner el nombre. Es uno de los aspectos que más puede marcar la diferencia.
  5. Y sobre todo, las incubadoras y las aceleradoras deberán explicar mucho mejor su productividad: números de proyectos acompañados, índice de supervivencia, % de proyectos que han conseguido inversión, cuantía de inversión captada, puestos de trabajo creados,..

 

Compártelo...:

Publicado en acelereradoras, Incubadora, start ups | Etiquetado , , | 2 comentarios

Kompyte: aprender de la competencia, ir un paso por delante

kompyteLa oportunidad de mentorizar algunos proyectos, es compartir tu experiencia y sobre todo aprender de nuevos proyectos (y de otros mentores). Ahora toca Kompyte, “una herramienta de Inteligencia Competitiva que te permite controlar todos los movimientos de tu competencia online”.

¿Por qué Kompyte?

Sin ánimo de exagerar, estaremos de acuerdo que Internet se ha convertido en un gigantesco ecosistema ultra competitivo que evoluciona vertiginosamente. La guerra de precios, de servicios, el ruido comunicacional, … Surgen competidores a diario y la presión es constante.

Competir en este ecosistema no es sencillo. Hacerlo bien siempre es relativo. La referencia a la competencia no es un capricho, es un must. Hacerlo es una cosa, hacerlo bien, algo más exigente. La monitorización permanente puede parecer una exageración para algunos, para otros la oportunidad de identificar oportunidades de contratacar o directamente atacar. El tiempo real y la automatización son obligatorios si no quieres tener a personal (caro e inviable) rastreando permanentemente. Es posible monitorizar ‘a mano’ la actividad de un competidor… cada cinco minutos?

Por eso surge una herramienta como Kompyte con la que en pocos minutos tienes un conocimiento exhaustivo –en su primera versión- de:

  • Cambios en los contenidos de las páginas web de la competencia
  • Actualizaciones en sus redes sociales
  • Cambios en resultados de búsqueda: posicionamiento y anuncios
  • Detección automática de nuevos competidores

Qué tecnología utiliza? Este Saas (Software as a service) usa algoritmos de Inteligencia Artificial y tecnología Big Data que le permiten a día de hoy analizar centenares de miles de sitios web a diario. Las posibilidades parecen infinitas.

Todavía tiene que evolucionar mucho pero ya es capaz de democratizar una herramienta con la que uno puede ir un paso por delante respecto a su competencia. Kompyte entra de lleno en la industria de la paranoia (Amazon’s Greatest Weapon: Jeff Bezos’s Paranoia). Al fin y al cabo, para sobrevivir hay que competir con todas las herramientas… permanentemente.

Compártelo...:

Publicado en Big Data, Kompyte | Etiquetado , | 5 comentarios

Marcas con una causa… monárquica

Admito que me siento alejado de todo el episodio de la abdicación- proclamación Real. Llevo semanas sin ver la televisión porque entre el fútbol y el episodio Real parece que no hay más actualidad. La saturación es extrema.

A raíz de la proclamación del rey Felipe VI la presión de los medios de establishment es imponente, y la complicidad de algunos medios y marcas, me ha hecho recordar lo que escribí hace unos meses, respecto a la irrelevancia de la publicidad, en Sobra publicidad, faltan marcas buenas.

Estamos ante un discurso único, con leves matices entre los medios del sistema, pero sin fisuras. Una uniformidad que asusta y asfixia. Hasta aquí todo normal. Lo que quizás sorprende es que grandes marcas (Telefónica, Iberia y Banco Santander) hayan decidido sumarse sin complejos a la fiesta. Son todas las que están, pero no están todas las que son.

Los anuncios que publica hoy LaVanguardia (panegírico monárquico) son reveladores. Nadie duda de sus intereses, pero hacerlo de una forma tan obscena me parece arriesgado, con independencia que comparta (no es el caso) su ideología.

telefonica monarquia

iberia monarquíasantander monarquiaHoy se pone de manifiesto que estas marcas son parte del núcleo del sistema operativo del estado español y que por tanto deben sostener el sistema hegemónico que les mantiene sus privilegios. ¿O es al revés? Da igual quien mantiene a quién. Lo cierto es que los medios del régimen necesitan a las marcas del régimen y viceversa.

Personalmente agradezco que las marcas sean sinceras. Por tanto, aplaudo su decisión de manifestarlo abiertamente.

Si filtramos este episodio por los cinco puntos sobre cómo sobrevivir en un mundo impermeable a la publicidad, el resultado es curioso:

 

  • Primero los fundamentos. Construye el proyecto, la empresa, con una misión y un ADN sólido, realista y creíble:  Las tres marcas lo consiguen
  • Busca una causa y conviértete en activista. Compramos productos/servicios, pero ganar el corazón solo nos enamoran las causas. También lo consiguen
  • No me lo expliques, hazlo. Las marcas son lo que hacen, no lo que dicen. También
  • Puntos de contacto infinitos. Es difícil de comprobar y me temo que aquí suspenden. El mensaje lo adaptan al medio. Salvo que empiece a ver una campaña display monárquica de alguna de las tres marcas….
  • La mejor campaña de publicidad es la que no es necesaria. El boca-oreja. Tampoco aciertan. La campaña monárquica no es orgánica y en todo caso sospecho más una efecto negativo que positivo
  • Relaciones. El presente y el futuro, no es ni vender ni comunicar exclusivamente, son las relaciones. A largo plazo,con beneficios claros y sinceros por ambas partes. Tampoco

Aunque no están todas las marcas del establishment, admitamos que han actuado desde los valores sólidos, insights auténticos, transparencia y la verdad. Otra cuestión es si su causa, mantener la monarquía para asegurar el statu quo, genere más rechazo que adhesiones. Los marcos mentales que diría Lakoff

Compártelo...:

Publicado en branding, Lakoff, marcos mentales influenciadores, política, Sin categoría | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Ultra Trail Emmona 2014 punto y aparte

albert garcia pujadas qtorb emmona 2014 v2Llegó el momento de volver a intentar la Emmona. Ultra trail esperada durante dos largo años (‘Si te caes, te levantas y sigues‘). A priori abordaba el reto con menos volumen de entreno del deseado, aunque mucho más específico. La sensación es que la afrontaba algo justo físicamente, pero sin molestias y mentalmente bastante más fuerte que en cualquier otra carrera anterior. O sea, sin excusas. A posteriori, soy consciente que para sufrir algo menos (todo el mundo sufre) hay que entrenar más desnivel y adelgazar un mínimo de cinco quilos.

Esta edición de la Emmona la he vivido con mucha intensidad por varias razones. Porque el itinerario se había endurecido en kilómetros (+4km), en desnivel (500metros +/- adicionales), en tecnicidad y en mayor altitud. Y porque colaborar con la dirección de carrera, aunque con una dedicación ridícula respecto a los cuatro miembros del equipo de dirección, sin duda te da una perspectiva distinta y valoras extraordinariamente la experiencia vivida. Chapeau por ellos y los más de 300 voluntarios.

La salida de StJoan dirección Puig Estela fue menos dura de lo esperado. Los 0,5km extras “suavizaron” el ascenso. La bajada justo lo contrario. Campo a través hacia Pardines, por una fuerte pendiente inclinada de hierba húmeda que provocó numerosas caídas. Tuvo un punto cómico, todo el mundo andaba fresco  y las risas fueron mayoría.

El avituallamiento de Pardines (km 17) fue excesivamente ligero. Me sentí fuerte y lleno….y lo pagué caro. Salimos rápidos, Toni marcaba un ritmo alto. El calor apretaba con intensidad. A los 30 minutos no podía seguir su ritmo. Lo iba perdiendo de vista,  mientras me quedaba sin fuerzas. Todos me adelantaban. Era incapaz de dar más de cinco pasos seguidos sin parar. Empezaba a tener calambres musculares. La situación era desesperante ¿Tanto tiempo para esto?

Me senté, bebí y comí. Llegué como pude al avituallamiento de la Serra de la Canya (km 23,7), donde volví a coincidir con Toni. Me esperó unos minutos y salimos juntos. Incapaz de seguir su ritmo decidí relajarme. Deseaba llegar al Coll dels Tres Pics para iniciar la bajada hacia Coma de Vaca.

Empecé el trote ligero y en pocos minutos estaba en el suelo retorciéndome de dolor por un fuerte calambrazo en la pierna derecha. Después de unos minutos maldiciendo mi suerte, un corredor me ayudó a estirar y ponerme en pie (gracias amigo).

Continué caminando mientras me iba avanzando todo el mundo. Los prados de Coma de Vaca me permitieron recuperar buenas sensaciones.

La subida a Coll de la Marrana recuperé fuerzas y cogí cierto ritmo. Llegué al Coll de la Marrana y comí lo que pude. A partir de este punto, empezaba el espectáculo, con la subida al Bastiments (km 37 y 2.881metros), cima que alcancé a las 14h. La travesía hacia Pic de l’Infern es entretenida y técnica, en un espectacular ambiente de alta montaña que impresiona.

Con la travesía había recuperado fuerzas. El tramo de bajada hacia Nuria (km 48) ya puede trotar sin dolor muscular. Once horas después, el plato de pasta que comí en Nuria, me sentó perfecto. Las caras del resto de corredores de la Ultra reflejaban la dureza de la prueba. Las risas, habían sido sustituidas por cansancio y concentración pensando en lo mucho que nos quedaba por delante.

En menos de veinte minutos estaba enfilando el tramo de Coll d’Eina. A media subida la sensación de frío aumentaba con el intenso viento. En el coll d’Eina (2750 metros de altitud) el ambiente era duro. Los voluntarios del control me parecieron super héroes.

La travesía hacia el Puigmal (2.914 metros de altitud) siguiendo el recorrido de l’Olla de Núria, espectacular y frío, aunque no extremo. Me lo estaba pasando bien.

Todos los corredores manteníamos un ritmo similar lo que no impidió alcanzar el último tramo del Puigmal oscureciendo, en soledad y con la sensación de frío aumentando por momentos. En la cumbre control de chip en el que no paré más de cinco segundos.

La bajada a Fontalba (km 62) fue al trote. Necesitaba perder altura rápidamente y sentirme algo más confortable. El fuerte viento se había llevado la carpa de la organización en Fontalba y el avituallamiento lo hice dentro de un remolque de ganado. Muy precario pero recibiendo la atención y mucho cariño de la gente –senior- del avituallamiento. Allí conocí a Raimundo y Marc, otros dos corredores. Nos enfriábamos con rapidez por el viento. El riesgo de hipotermia era demasiado evidente así que nos activamos, iniciando el camino hacia Planoles temblando como hojas.

Ya con las luces de los frontales iniciamos el descenso ligero. En pocos minutos supe que tenía buenos compañeros de viaje. Su currículum ultrero me dejaba a mí como el aprendiz del trío. El camino se hizo eterno. En el peor momento, primera torcedura de tobillo derecho  (el bueno). Unos segundos sentado para recuperarme del dolor…. No podía quedarme allí. Me dolía solo con pisar el suelo. Mis compañeros bajaron el ritmo pero la ruta era la que era. De noche notaba el dolor a cada pisada, calculando con la luz del frontal donde ponía los pies. Tenía el tobillo muy débil y volví a torcérmelo otra vez, que no fue peor gracias a los bastones.

La llegada a Planoles (km 72) fue agónica, aunque el buen avituallamiento, cambio de ropa, recambio de compeed y el largo descanso, fueron un auténtico reset. Pasaba de medianoche y las fuerzas eran muy escasas. Raymundo decidió abandonar. Salí con Marc dirección al refugi de Prat con la temible subida a  la Covil (2.004 m) y la bajada hacia Ribes. Tercera torcedura del tobillo, del que me recuperé en unos minutos mientras Marc se recuperaba de una pájara monumental. Ahora ya me costaba andar mientras amanecía.

La bajada hasta Ribes (km 92) se hizo larga, muy larga. A las 6:20 tenía que comer algo pero solo fui capaz de tomar tres vasos de caldo y una chocolatina con relleno sabor a fresa. Extraña combinación para un estómago revuelto.

Salimos con determinación a encarar el tramo más duro. Iba fuerte, tirando de las últimas reservas de energía. Me vacié antes de tiempo. Los últimos 300 metros de desnivel (de los 1100) fueron en modo “slow-motion” hasta la cumbre del Taga (km 90,9). Atalaya perfecta a 2040 metros de altitud, desde donde hay una espléndida perspectiva de gran parte de la ruta. Precioso.

Solo quedaban 12 kilómetros para StJoan…. Que fueron los más largos de mi vida. Marc aumentó el ritmo, deseando llegar cuanto antes. Mi tobillo no daba más de sí, y si quería llegar, tocaba bajar –todavía más- el ritmo. Insistí que tirara solo. Nos despedimos.

Los últimos diez kilómetros ya fueron en solitario. Iba extremadamente lento, solo me preocupaba llegar justo antes de la entrega de premios (a las 12h). El calor apretaba mucho, bebía todo lo que podía. El tramo de sube y baja siguiendo el río, parecía una gincana, hasta el punto que llegué a pensar que estaba en un bucle. Apreté los dientes e incluso pude trotar en algunos tramos. Faltaba poco, se intuía StJoan a lo lejos y bajo un sol de justicia realicé el último tramo.

Me crucé con las primeras personas del público que animaban. Iba al trote y no sabía si reír o llorar.  La llegada a meta fue como estar en una nube. El vaso de cerveza Emmona que me entregó Jordi, a los pocos instantes de cruzar la llegada, me supo a gloria.

La satisfacción fue en aumento cuando supe que había conseguido rebajar el objetivo de sub30. Una intensa aventura de 29horas y 55 minutos, con 110km y 8460metros de desnivel positivo y otros tantos negativos.

Y sí, dos días después todavía sigo mentalmente enganchado a la Emmona. Una prueba mucho más dura de lo esperado. La calificaría de extrema aún con unas condiciones meteorológicas normales. Recomendable con una preparación a conciencia. Una experiencia única, inolvidable… ¿irrepetible?

Mi track: http://emmona.livetrail.net/coureur.php?rech=77

Compártelo...:

Publicado en Emmona, Ultra resistencia, Ultra Trail | Etiquetado , , | 6 comentarios