10 claves para las organizaciones en la era de la colaboración

colaborativoHace justo un año escribí 5 pasos para llevar tu organización a la era de la colaboración. Durante este tiempo he tenido la oportunidad de observar nuevos casos y el privilegio de experimentar en primera persona la evolución de algunas organizaciones que van adaptándose, conscientemente o no, a un nuevo paradigma. El que preconizan entre otros, Jeremy Rifkin  (“La sociedad de coste de marginal cero”) o Brian Solis (‘The End of Business as Usual’).

Decididamente cada vez creo más en la máxima de Solis de “dejemos de hacer negocio como siempre y empecemos a hacer negocios que importen”. He revisado mis reflexiones y he reformulado pautas y conceptos que están relacionados entre sí. El objetivo siguen siendo el mismo, no pontificar (no hay dogmas y el único dogma “es que no hay dogmas”)  y compartir para debatir, contrastar y mejorar.

  1. Triple cuenta de resultados

Las empresas de la era de la colaboración deberán encontrar el equilibrio entre los resultados económicos (sostenibilidad y viabilidad económica), sociales (creación de empleo, sueldos razonables, no discriminación de sexo,…), o medio ambiental. El escándalo de #dieselgate del grupo Volkswagen y las sospechas hacia toda la industria del automóvil ponen bajo sospecha a los programas de Responsabilidad Social Corporativa y uno puede concluir que son puro maquillaje de los que hay que desconfiar. Lo ético y social deben estar grabados en el ADN o no vale. La triple cuenta de resultados es sin duda una apuesta a medio y largo plazo, pero más segura y fiable.

2. Transparencia y proximidad

La era de la colaboración se basa en la confianza, entre personas y organizaciones. Hay una serie de imperativos imprescindibles que refuerzan (o no) la credibilidad y los grados de confianza que se pueden depositar en estas organizaciones. La transparencia y la proximidad son dos de sus ingredientes fundamentales.

3. La ambición y la velocidad del proyecto

Con los años he cambiado mi percepción sobre la ambición y  la velocidad de los proyectos empresariales. Solemos confundir la aplicación de metodologías como MVP (producto viable mínimo o MVP, del inglés Minimum Viable Product), lean startup, etc. con buscar atajos y quemar etapas excesivamente rápido. Puede que sea legal y comprensible la ambición de convertirse en un ‘unicornio’, pero cada vez desconfío más de los que pretenden hacer de las rondas de inversión, su razón de ser. La cultura del pelotazo existirá mientras exista el deseo de enriquecerse (más o menos rápido) como único propósito. El retorno de esa cultura es la infelicidad para la inmensa mayoría de los mortales. Y aunque la mística startupera eleve a los altares ser millonario, seríamos más inteligentes redirigiendo el talento y esfuerzo para construir algo más sostenible y más trascendente. En términos empresariales he interiorizado aquello de vamos “lentos” porque vamos lejos.

4. La clave de la financiación

Los proyectos de la era de la colaboración ya exploran modelos de financiación alternativos. El desarrollo del crowdfunding en sus múltiples declinaciones es una excepcional buena noticia para la era de la colaboración. La financiación a base de capital riesgo sabemos lo que lleva implícito: la aceleración desmesurada por engordar la vaca y el negocio de ir de ronda en ronda. La financiación bancaria sigue a lo suyo. Con el grifo cerrado o con condiciones peligrosas. Con este panorama, el crowdfunding emerge con fuerza. No solo el de recompensa y el de donación, también el de inversión (equity crowdfunding o crowdequity). Este último año he vivido en primera persona dos campañas de crowdequity (Foxize y MindtheByte). El reto es aprovechar la oportunidad de estar acompañados por decenas, cientos o miles de accionistas. En un escenario con públicos con múltiples roles, tener un accionista con -también- el rol de cliente y/o prescriptor es una oportunidad y una gran responsabilidad.

5. Crea tu propia moneda social

En la era de la colaboración, la confianza es la divisa fundamental. La meritocracia social es la ‘escala de valor’ y no siempre es bien vista. Publicar en abierto las valoraciones de cada una de las sesiones realizadas en Foxize, imprime una exigencia elevadísima a nuestro faculty.

6. Negocios con API abierta.

El crecimiento de las organizaciones no está basado en hacer tu el negocio, sino en generar más valor del que necesita para sobrevivir. Habilitar para que terceros puedan hacer su negocio. Integrar y producir activos abiertos: plataformas, aplicaciones, procesos autogestionables. Por ej para Foxize es abrir su faculty para que más de 200 profesores puedan hacer docencia o para que varias docenas de organizaciones puedan ofrecer sus programas de formación, empleado a Foxize como sistema operativo en lo que llamamos ‘nube de escuelas’.  Hay muchos ejemplos, pero quizás llama la atención el movimiento de algún gigante como Microsoft, que también se están pasado al open source.

7. La IP Sharing (propiedad intelectual compartida)

Aplicar la máxima de “hazte imprescindible por lo que compartes no por lo que ocultas”. He aprendido que tiene más potencial aprovechar los activos preexistentes para que puedan ser mejorados por la comunidad. Aunque a ojos de la economía de lo cerrado y de la escasez sea visto como naif o un suicidio económico, es lo que tiene más recorrido y futuro. Las grandes corporaciones están empezando a entenderlo, ahí están los ejemplos de Nike y  General Electric abriendo plataformas y patentes.

8. Marcas abiertas

Marcas capaces de captar la confianza de la gente, de combinar con otras marcas y organizaciones. Que incorporan se adaptan a un universo el que la comunicación es bidireccional, participativa y menos reverencial.

9. Softwarizar, algoritmizar y datificar

Estos conceptos suenan fatal, lo sé, pero los nuevos tiempos requieren nuevas soluciones. En Foxize incorporamos sesiones propias y de terceros para tener el mejor catálogo de formación posible. Diseñamos nuevos procesos que faciliten la autogestión, tratando de transformar en software todo aquello que se puede automatizar y algoritmizar aquello que la intervención humana  no mejora. Ponemos recursos para que otros puedan desarrollar sus propios negocios; desarrollamos comunidad y definimos un marco de confianza entre los miembros. Estamos empeñados en objetivar toda nuestra actividad, transformándola en datos. Y por decirlo de alguna manera, dónde algunos imponen ‘títulos’ nosotros aportamos ‘datos’ objetivos.

10. Permeabilizar la organización

La comunidad activa es tu nuevo equipo. Aprovechar las multitudes, los colectivos, las comunidades y cooperativas para colaborar… El reto de la organización abierta, adaptándose a la tercera oleada de la digitalización, no se  construye a base de contratos, se construye a base de implicación y compromiso de las partes. No es de estructuras rígidas, sino flexibles. Rapidez de decisión y ejecución. Sin seducción mutua, no hay compromiso. Cuanto más intensivo sea en capital intelectual, mayor debe ser la apuesta en esta dirección.

Todas estas claves, con más o menos profundidad, no solo son compatibles sino que se retroalimentan entre sí. El potencial de reducir a casi cero los costes marginales está dando lugar a una economía mixta -en parte mercado capitalista y en parte procomún colaborativa- que empieza a tener importantes repercusiones. Las organizaciones deben reformularse para aprovechar el cambio de paradigma económico.

Compártelo...:

Publicado en crowdequity, Economía colaborativa, equity crowdfunding, Era de la colaboración, Foxize, Mind the Byte | Etiquetado , , , | 1 comentario

Makers: soberanía tecnológica y nuevos modelos de negocio

maker movementtEl movimiento o revolución maker es interesante por muchas razones, pero hay dos aspectos que me llaman poderosamente la atención y que en cierta medida son contradictorios según criterios actuales: la soberanía tecnológica y los modelos de negocio.

La soberanía tecnológica: cada vez más tenemos más dependencia tecnológica, tanto en software con sistemas operativos, ofimática, apps diversas, etc.; como de hardware cerrado de los que ni tan siquiera podemos reemplazar la batería si se estropea con la sospecha que la obsolescencia del dispositivo nunca está cubierta por la garantía del fabricante. Esto aplica a smartphones, tablets, ordenadores, televisores, consolas,….

Este ecosistema de software y hardware hace que siempre estemos sujetos a los intereses de las grandes corporaciones para los que solo somos meros usuarios compradores. Y si son “gratis” significa que el producto somos nosotros. Ya sea como audiencia publicitaria o –peor aún- explotando nuestros datos. Algo que quizás no le damos importancia hasta que nos enteramos –gracias al Sr.Snowden- que la NSA monitoriza tranquilamente nuestra actividad digital gracias a la inestimable complicidad de Google, Facebook, etc.

Por tanto, aunque recuperar la soberanía tecnológica no implica estar a salvo de todos estos inconvenientes, significa tomar consciencia de la situación. De dónde estamos y empezar a tomar decisiones con conocimiento de causa y –probablemente- empezar a gestionar nuestro hardware y software de una manera distinta.

La soberanía tecnológica implica un consumo más consciente y responsable. También implica empezar a apostar por alternativas autogestionables  (aplica al sector energético, telecomunicaciones, software, redes sociales, etc.) que crean alternativas a las tecnologías comerciales de las corporaciones gigantes. ¿Qué hace diferentes a estas alternativas? Imperativos de responsabilidad social, transparencia, proximidad… algo que les da más garantías y refuerza los grados de confianza que se pueden depositar en ellas.

El fenómeno maker propone “hazlo tú mismo” en colaboración con otros. Lo que lleva a una duda razonable sobre quién y cómo generan negocio. Quizás hay una reflexión previa que tiene que ver con el modelo económico y con los síntomas de agotamiento que muestra el capitalismo. Con una realidad económica que crece (y bien) aunque no para la mayoría.

La tecnología es problema y solución. No olvidemos que el diseño de la tecnología es un acto político. El capitalismo es esencialmente una tecnología: de producción -de bienes-, de reproducción -de sí mismo. Increíblemente exitosa y desarrollada, logra pasar inadvertida a la vez que resulta fascinantemente mágica: mágica en sus procesos, mágica en sus resultados. Puede que no haya que confiar en que la tecnología disparará la productividad, sino en plantear un nuevo capítulo más ético y sostenible, gracias a la tecnología

La colaboración entre usuarios es la clave para conseguir una economía sostenible a partir de un modelo colaborativo y circular. La premisa es que los recursos son limitados y cada vez creamos más necesitados. El estancamiento de la economía hace pensar que las empresas no alcanzarán los beneficios que han tenido hasta ahora. Hablamos de que las empresas del presente, -y sobre todo- del futuro, tendrán que cambiar el concepto de beneficio. Deberán tener tres cuentas de resultados: los económicos, los sociales y los medioambientales.

Por esta razón, aquellas iniciativas disruptivas que pretenden optimizar el uso de recursos preexistentes, tienen más futuro. Sea un coche, una bicicleta, un smartphone o aprovechar diferentes componentes electrónicos o no. Se trata de apostar por alargar la vida de los productos al máximo a través del reciclaje y la reutilización, e incluso que la propia tecnología (hardware incluido) sea fácilmente replicable.

Ante todo esto, la pregunta es obligada: si lo “mejor” es lo abierto, sea hardware y software, ¿Cuáles son los modelos de negocio que hacen posible la actividad económica?

En mi opinión, no todo es blanco/negro. Es necesario verlo de una forma más holística, en el que el usuario también es productor (prosumer). Productos abiertos en los que el fabricante o desarrollador, no monetiza por la licencia sino por la formación o la configuración en determinados casos. O fabricantes de impresoras 3D que monetizan un precio justo por la impresora… que es modificable e incluso replicable gran parte de las piezas. ¿Condición? Que las mejoras gracias al código abierto sean puestas a disposición de la comunidad. Así hay casos de impresoras profesionales (BCN3D) o de introducción (Formbytes). Fabricantes de software de código abierto como OpenBravo o fabricantes de nuevo cuño que resetean todo su modelo de negocio.

Ahí está el caso del smartphone Fairphone (el smartphone  que cambiará el mundo) una empresa social, cuyo modelo de negocio apunta verdaderamente la solución para resolver los problemas de su sector.

El proyecto Fairphone, pivota en cinco ejes: financiación a través de crowdfunding, el uso sustentable de minerales; diseñando una nueva relación entre el teléfono y el usuario (más durabildad, piezas reemplazables con impresión 3D, etc.); manufactura inclusiva (empleos con condiciones laborales dignas); y un ciclo de vida integral (reciclable, reparable por el usuario, etc.)

Solo recuperaremos parte de nuestra libertad si conseguimos recuperar, total o parcialmente, nuestra soberanía tecnológica. Y solo seremos soberanos –tecnológicamente hablando- si somos makers.

Hay una enorme oportunidad para nuevos modelos de negocio. Con nuevas propuestas de valor, con modelos de negocio basados en la colaboración y no en el vasallaje o feudalismo digital. Y que además, no tienen necesidad de maquillar su negocio con responsabilidad social corporativa, porque en su ADN llevan grabado lo ético y social.

Compártelo...:

Publicado en Fairphone, Makers, Soberanía tecnológica | Etiquetado , , | Deja un comentario

Fabricación digital: 10 razones que la impulsan y sus consecuencias

fabricacion digital¿Qué es la fabricación digital?

La aplicación de modelos que han funcionado en el mundo digital o del software, en el ámbito de la fabricación, que puede transformar el mundo industrial. Hay una serie de razones cuya convergencia está cociendo una nueva revolución de dimensiones, aún imprevisibles, con impacto no solo en el nuestro modelo productivo, sino también en nuestro modelo económico.

¿Cuáles son las razones que la impulsan?

Razones tecnológicas:

1.La difusión e implantación de la soluciones cloud y de la informática distribuida. Almacenar, compartir ficheros o software, …

2. Las tecnologías de fabricación de bajo coste: como la impresión 3D, scanners 3D, las cortadoras láser de bajo coste o las máquinas CNC (fresadora o máquina que te permite elaborar piezas mecánicas mediante un diseño previo)

3. La electrónica personalizada: el uso de Arduino (Genuino), RaspBerry, etc. ha abierto el mundo de la electrónica a población no especialista. La mayor demanda de este tipo de electrónica, está provocando la entrada de nuevos jugadores (p.e.Intel) y el abaratamiento y una mejor accesibilidad

4. El crecimiento de Internet de las cosas: cuando incorporamos electrónica a los objetos, también podemos incorporarles conectividad, facilitando la interacción con otros objetos.

Razones sociales:

5. El impulso del Consumo colaborativo Economía colaborativa: como sistema económico en el que se comparten y se intercambian bienes y servicios a través de plataformas digitales.

6. Open hardware: trasladar los principios del open source a un producto físico, con el impulso que supone en términos de innovación, colaboración y aplicación.

7. El crowdfunding en sus diferentes versiones (de recompensa, inversión, préstamo y donación): que permiten financiar las inversiones de proyectos evitando la voracidad o las barreras de entrada de la financiación vía capital riesgo y de la financiación bancaria.

8. Creación de empleo: nunca había sido tan necesario colocar el empleo en el centro de las estrategias económicas y sociales. Con menos barreras de entrada de maquinaria, software, instalaciones o financiación, la fabricación digital crea nuevas oportunidades incluso desde casa.

Razones de consumo:

9. La inmediatez: La digitalización de la vida cotidiana trae consigo un profundo cambio de los hábitos y exigencias de los consumidores . La posibilidad de adquirir productos  de manera inmediata a través de la red (ebooks, música)  está trayendo consigo un gran cambio: los consumidores son cada vez más impacientes. Las tiendas de e-commerce son conscientes  y están dedicando grandes esfuerzos en acortar los plazos de envío.

10. La personalización: los consumidores exigen cada vez más productos y servicios que, mediante la personalización, satisfagan sus deseos específicos y les permitan expresar su propia identidad, extendiéndose a cosas temporales como el estado de ánimo, la localidad o las necesidades puntuales.

La combinación de estas razones tiene unas consecuencias importantes:

  • Reducción de barreras de entrada para emprender negocios de carácter industrial, oportunidad que puede ser aprovechada de emprendedores con iniciativa
  • Genera un excelente caldo de cultivo: el fenómeno maker y el open hardware está teniendo un impacto relevante en la Educación, especialmente en Primaria y Secundaria (robótica con Arduino, lego League etc.). Una nueva generación familiarizada con hardware y software open source, de creadores, productores y consumidores que pueden cambiar radicalmente el futuro a medio plazo.
  • Re-localización industrial: el incremento de los costes de mano de obra asiáticos, la automatización de la producción, la huella de carbono, el deseo de series de producción más cortas o incluso la personalización, son elementos que empiezan a favorecer la reversión en las grandes tendencias el sector productivo como el desplazamiento de los grandes centros de producción hacia Asia (offshoring). El regreso de la producción para estar más cerca del cliente.

El cambio es lento pero imparable. En un futuro, quizás no será necesario ir a comprar una silla a Ikea, porque podremos crearla fácilmente a través de nuestro ordenador y nuestra impresora 3D. Puede que el negocio de Ikea sea (también) de software y/o de la venta de diseños.

La fabricación digital fruto de la combinación, convergencia y retroalimentación de razones y consecuencias probablemente profundizarán el cambio. Probablemente no amenace al sistema macroeconómico actual, pero la fabricación personalizada y el sistema global, están condenados a entenderse. De su combinación nacerá algo diferente y seguramente con más posibilidades para el individuo y para el colectivo.

Compártelo...:

Publicado en Arduino, Fabricación digital, Makers, Raspberry Pi | Etiquetado , , , | Deja un comentario

¿De la digitalización a la ciencia ficción? la Singularidad Tecnológica

360_singularityRaymond Kurzweil en 2005, a través de su “La Singularidad está cerca” dio a conocer su visión sobre los mecanismos que marcarían el progreso tecnológico de la humanidad en las próximas décadas. El libro es altamente recomendable. Una excelente y exhaustiva descripción del estado del arte de la ciencia y la tecnología en el año 2005, mayoritariamente vigente 10 años después.

Kurzweil nos viene a decir que, cuando cualquier campo de la ciencia es informatizada y monitorizada por ordenador, este campo experimenta un crecimiento exponencial. Esto se debe principalmente a la capacidad de cálculo de los ordenadores más allá de la capacidad humana y las facilidades inherentes al sistema informático. Acelerando el crecimiento lineal que venía experimentando la humanidad desde sus orígenes hasta mediados del siglo XX.

Su tesis central, la que llama ‘ley de los rendimientos acelerados’ es que la medida fundamental de la tecnología de la información siguen trayectorias predecibles y exponenciales, desmintiendo la creencia convencional de que no se puede predecir el futuro“. Sorprendentemente, estas tendencias son sin inmutarse por condiciones tales como la guerra o la paz y la prosperidad o la recesión”.

La aplicación en las ciencias de la salud es un buen ejemplo. Hasta hace no demasiado sólo era posible el método de ensayo / error. Ahora podemos monitorizar el genoma humano y ver qué genes son responsables de qué, en tiempo real. Podemos saber si hay algún defecto en genes de organismos menos complejos que el nuestro y podemos reemplazar genes por otros (terapia génica) para potenciar según qué aspectos de la funcionalidad del individuo.

O la misma química computacional, diseñar fármacos mediante cálculos con gran cantidad de procesadores… en ordenadores remotos, accesibles a través del cloud. Algo que he podido entender gracias a MindTheByte (empresa de la que soy consejero). Unas líneas de desarrollo que ya esbozan lo que será la medicina personalizada del futuro.  Por no hablar de la biología computacional, que permite simular ensayos biológicos, todo ello ahorrando enorme cantidad de tiempo y recursos.,. Haciendo posible lo que hace poco más de 10 años hubiera sido imposible sin este crecimiento exponencial que ofrece la computación.

Estos sólo son algunos de los ejemplos aplicados al campo de la salud, pero los avances son ya imparables a todos los niveles. Si Kurzweil tiene razón, el año 2045 la tecnología no estará en nuestra vida diaria, sino que será nuestra vida. Parece pero que aunque nos estemos acercando al final de la Ley de Moore, y a pesar de la imposición de las leyes de la física natural, que ponen un límite al nivel de encogimiento que pueden llegar a los circuitos, este obstáculo podría ser superado gracias a la nanotecnología.

La pregunta es, ¿Qué pasará cuando se alcancen límites de la miniaturización superiores y la computación siga evolucionando? ¿Qué vendrá después?

La ‘singularidad tecnológica’ es una hipótesis que sugiere que la velocidad tan acelerada a la que progresa la tecnología provocará que la inteligencia artificial tarde o temprano exceda la capacidad intelectual de los humanos y por lo tanto el control que tenemos sobre ella. Esto cambiará para siempre la civilización o acabará con ella. Una idea increíblemente interesante y bastante aterradora. La ‘singularidad’, nos debe resultar ligeramente familiar porque es el tema en películas como Terminator o Matrix, que plantean un escenario en el que la civilización ha llegado a un estado en que las máquinas han sobrepasado la inteligencia humana. Hablamos de transhumanismo y posthumanismo.

Estas posibilidades son ahora mismo muy difíciles de comprender y aún más de predecir. Lo cierto es que hay quien ya se ha atrevido a decir que dentro de 20 o 30 años llegaremos a un nivel de súper-inteligencia que permitirá que la ‘singularidad’ suceda en algún momento. Quizá todo ello parezca sacado de un guion de película de ciencia ficción, pero algunos detalles coincidentes con la vida real, dan mucho para pensar.

Kurzweil no es un visionario, ni un escritor de novelas de ciencia ficción. Es un reconocido científico y sus predicciones se basan en datos estadísticos. De hecho, muchas de sus predicciones se han cumplido. Sólo por eso, hay que tener en cuenta lo que dice. Además, desde el año 2012 es el director de ingeniería de Google.

Con motivo de los 10 años de publicación de “La Singularidad está cerca“, el autor ha escrito Celebrating the 10 year anniversary of book the singularity is near que toca alguno de sus temas más controvertidos.

En cualquier caso, el debate está todavía en el plano de las hipótesis y las conjeturas. Tanto los que apoyan y consideran viable la singularidad, como aquellos que lo niegan categóricamente. Aunque es cierto que a Kurzweil hay que reconocerle que además de brillante es persistente. Así en 2010, preparó un informe (“How My Predictions Are Faring“) donde analizaba extensamente cada una de sus 147 predicciones tecnológicas para 2009 de uno de sus anteriores su libro “La Era de las Máquinas Espirituales“, escrito en los 90s  y que fue como conocí a Kurzweil. El citado informe valoraba que:

Hice 147 predicciones para 2009 en ‘La Era de las Máquinas Espirituales, que he escrito en la década de 1990. De ellos, 115 (78%) son totalmente correctos a partir de finales de 2009, y otros 12 (8%) son “esencialmente correcta”. Por tanto, un total de 127 predicciones (86%) son correctas o esencialmente correctas. Otro 17 (12%) son parcialmente correctas, y –sólo- 3 (2%) están equivocadas.

El futuro sigue siendo una hoja en blanco, aunque algunos hace años que escriben el guion. Hay más incógnitas que certezas. Como comentan Albert Cortina y Miquel-Àngel Serra en ¿Humanos o posthumanos?¿Estamos dispuestos a aceptar una especie humana mejorada tecnológicamente a partir de la transformación radical de sus condiciones naturales? ¿Qué papel desempeñan la conciencia, la ética y la democracia para controlar los abusos en este proceso?” El debate será largo.

Compártelo...:

Publicado en Posthumanismo, Singularidad tecnológica, Transhumanismo | Etiquetado , , , | 1 comentario